jueves, 3 de enero de 2013

Bacalao al ajoarriero... o qué hacer con unas migas o sobras de bacalao



¡¡Feliz año a todos!!
No, hoy no os voy a poner repaso de mi segundo menú navideño... (suspiro de alivio colectivo), y no por falta de ganas jejeje... sino porque no me ha dado tiempo a editar las fotos, que una gracias a Dios tiene que trabajar...
Pero... no os agobiéis... el menú llegará...



Sin embargo y pensando en cuál quería que fuera mi primera entrada del año el otro día hice quórum en casa... preguntando qué receta debería abrir 2013, todos estuvieron de acuerdo en que el plato estrella en casa es el pescado, ¡a todos nos encanta!.
Siguiendo con la encuesta pensamos recetas que dentro de conservar el festivo de las fiestas que aún colean también sirvan para aligerar esos frigoríficos (y estómagos... que no quiero mirar a nadie) de la cantidad de restos, sobras y congelados que por ahí van quedando.

Así me ha venido a la cabeza esta receta. En casa, la verdad casi siempre tenemos bacalao, ya sea de esos paquetes en migas que congelas, los trozos al punto de sal esos de Pescanova o similar... y como más nos gusta ¡¡fresco!!
Os reconozco que el tema de los salazones aún no lo controlo, vaya que se me da fatal!! O bien me paso y el pescado se me estropea en el remojo, o bien lo pongo demasiado poco y eso no hay quien se lo coma... ultimamente aprovecho que en Mercadona han estado vendiendo los peces enteritos para comprar... les pido que me lo corten de distintos modos (filetes, lomos enteros, rodajas...) y luego en casa organizo y congelo...

No nos dura mucho, también es verdad... cada vez que nos reunimos siempre aparece el consabido bacalao, para nosotros el tapeo no es tapeo sin bacalao... ya sea en forma de dip (brandada), croquetas, tortilla o como más le gusta a mi padre ¡¡rebozado y frito!!. Él ha sido un fiel a casa Labra toda su vida, jejeje...

Pues la receta de hoy auna un poco todo lo que más me gusta de la cocina... para empezar es un plato contundente, de los que lo mismo comen 8 que 80, está riquísimo, a todos gusta (bueno excepto a mi amiga Leti, que es oír la palabra bacalao y ya se pone verde) y se hace muy rápido y muy fácil.
Además, es comida de lo que se llama "aprovechamiento", con unas migas o un par de trozos de bacalao que tengas por ahí, una cebolla, unos pimientos de lata y un par de patatas te montas un plato de campeonato.

Pues ahí vamos con este bacalao al ajoarriero, pero primero, como siempre un par de anotaciones...
La primera que la receta aunque conocida en casa, hecha por mi abuela y repetida en muchos de mis libros de cocina (sobre todo los que os cuento siempre de cocina vasca) yo la he preparado conforme la receta de uno de mis blogs de cabecera, en realidad el primero que empecé a seguir como una descosida... por dos razones publica casi todos los días, y las recetas tienen un amplísimo paso a paso fotográfico que ayuda una barbaridad. Además de todo eso, Mercado Calabajío destaca por sus geniales recetas, porque gran parte de ellas son recetas saladas en un universo bloguero marcado por casitas de caramelo y porque son recetas de toda la vida de Dios con un punto actual, con productos asequibles y mucha información adicional... ¡¡un lujazo!!
Este es el blog que a todo el que me pregunta recomiendo, además... todas, y digo TODAS en mayúsculas sus recetas salen.
Si queréis conocer un poquito más el blog, aparte de entrar en él, por supuesto os recomiendo este reportaje que les hizo "El Comidista".

Otra cosa que quería contaros del bacalao al ajoarriero era un poco su historia, origen etc... pero mira por donde me he topado con un artículo curioso, completo y genial escrito por otro blogger que sigo a menudo, así que directamente os dejo su enlace y no os desvelo el secreto... aunque os aseguro que la historia y evolución del plato merecen la pena.

Entrando ya en la receta,

Ingredientes para 2, 4 o 6 personas... todo va en función del apetito de cada uno y de los demás que coman con él, si lo pones de plato único, de segundo en menú completo o de picoteo con más cosas...

- 1/2 kilo de bacalao, como más os guste, en migas, trozos, lomos o por ahí un refundido que tengáis...
- 1 cebolla picada
- Unos pimientos del piquillo, de lata o bote de cristal, intentad que sean un poco buenos... eso si.
- 1 pimiento choricero (que venden así... yo al principio no sabía lo que eran, así que tranquilos) o en su defecto... dos cucharadas de puré de pimiento choricero (que os recomiendo... lo venden mil sitios ya... y es mucho más sencillo tanto para usar como para conservar en el frigo)
- Un bote de los de 400gr de tomate triturado
- Una cucharadita de pimentón dulce
- 2 dientes de ajo picados
- 1 pimienta de cayena si te gusta un punto picante
- Y unas patatas paja para acompañar... también queda muy rico con patatas cocidas, arroz, macarrones o una ensaladita de espinacas.

Modo de hacerlo:
1. Pues lo primero que tenemos que hacer en caso de los amantes de la salazón es poner el bacalao a desalar... no os voy a explicar cómo lo hago yo, porque como os he contado no soy ninguna experta, antes bien, al contrario.
Os dejo enlace de cómo se hace en un blog que también me gusta un montón.
2. Con nuestros ingredientes preparados, esto es... el bacalao desalado y seco, la cebolla, el ajo y el pimiento bien picadito comenzamos.
3. Ponemos una olla o sartén al fuego con medio vaso de agua.
4. Metemos dentro los trozos de bacalao y tapamos.
5. Dejamos que se cueza al vapor unos 5 minutos, lo justo para que el pescado se deshaga en esas escamas grandes tan características.
6. Escurrimos por tanto y dejamos la sartén al fuego (eso si el bacalao no se ha secado o ha formado costra... si así ha sido mejor cambiar a otra). En ese fuego incorporamos 3 cucharadas de aceite a calentar.
7. Mientras se calienta limpiamos el pescado bajo chorro de agua fría (salvo que seas IronMan y los dedos no se te vayan a escaldar tocando pescado hirviendo), dejando reservada la carne de bacalao y por otro lado las pieles, espinas etc...
8. Esas pieles las añadimos al aceite caliente ¿para qué? para que el aceite se infusione en el sabor del bacalao, y que este a su vez suelte su grasita y gelatina en el aceite... lo que viene fenomenal para ligar luego la salsa.
9. Bien, una vez pasados 5 minutos al fuego escurrimos bien, aceite y restos... tiramos ya si estos y volvemos el aceite a la sartén al fuego, donde pochamos las verduras (cebolla, pimiento y ajo picados) así como la guindilla.
10. Una vez pasados unos 5-8 minutos a fuego medio tendremos el sofrito en marcha... así que podemos añadir primero la pulpa de pimiento choricero, y a continuación el tomate triturado, finalmente incorporamos la cucharadita de pimentón.
11. Dejamos que la salsa se vaya haciendo durante otros 5 minutos (como veréis esto es muy rápido... en media hora tienes lista la comida) y entonces le añadimos el bacalao en escamas.
12. Ya entonces con todo en la sartén dejamos unos 10 minutos a fuego medio... que no se arrebate se consuma el tomate y se nos arme el desastre... y si, lo digo por experiencia, así que ojo.
Mientras podéis preparar el acompañamiento, poner la mesa o lo que sea, porque una vez apagado hay que comer en el momento... esto es importante que ya me está pasando mucho estas navidades eso de tener que esperar al invitado de turno... pues no!! A la comida se la espera en la mesa, no al revés... ea...

¿Qué os ha parecido? Un lujazo de plato, eh?? Y pensad que con 4 ingredientes por ahí mustios que tengáis en la nevera tenéis la comida resuelta...
Pues por ahora eso es todo... tranquilos que antes de Reyes subiré receta... lo único que no de Roscón, mi intención es hacer paso a paso con fotos. del mismo.. así que hasta el 5 que no haga Roscón no habrá fotos... el 6 la que suscribe tiene cuchipanda familiar por lo que hasta el 7 no podré enseñaros... a los animosos pero indecisos os dejo enlace de cómo hago el Roscón en casa... vamos de la receta que yo sigo, ¡¡viene con vídeo!! Animaros porque merece muchísimo la pena...

No hay comentarios:

Publicar un comentario