martes, 15 de julio de 2014

Salmorejo de mango... sip, de mango


¡¡Hola a todos!! Una semana más y contando los días para las vacaciones... que sí, que sé que estoy muy pesada, jejeje... pero no puedo evitarlo.... ¡¡ya tenemos los billetes a la playa!! Yuju!!!!!!!
Ya es real, vamos... ¿no os pasan a vosotros esas cosas? Cuando compráis el traje de baño, cuando empezáis a vaciar la nevera, o a dejar pendientes directamente para septiembre porque ya no tienes más días..... ummmmmmm... ¡¡queda nada para vacaciones!!



Total, que otro de los "síntomas" de la llegada del veraneo es la pereza que me da cocinar, la poca gana que tengo de meterme en la cocina y aún menos la de complicarme la vida con la clásica pregunta de "¿y yo que preparo?"... gracias a la dieta, de la que no os puedo hablar más porque a estas alturas sabéis tanto como yo, jejeje... estamos comiendo muchísimas cremas, muchas ensaladitas de las ricas, y muchas comidas "fáciles" de esas de listas en 10 minutos que ya quisiera Jamie Oliver....
Estos días, que encima han amanecido con tantísimo calor... todo se me va en meterlo todo en la trituradora, servirlo en bol acompañado de una tosta con alguna cosa y punto final...

Os recomiendo a todos los que no sepáis que hacer de comida estos días varias cosas... a ver que os parecen:

1. Aprovechar a preparara pescados de temporada a la plancha, bonito, sardinas, pez espada y calamares... así, tal cuál con una buena ensalada de tomate y cena de 10.
2. Yo estos días para lo único que enciendo el horno es para asar pollos, sí, aso un par de pollos a la semana y los despiezo in situ... y tiro de ello toda la semana, asado un día para el tuper de la oficina, otro para unos sandwiches o una ensalada cesar rica... el pollo frío tal cuál es una cena buenísima con un bol de gazpacho... y lo más importante... no mancha, lo tienes ya hecho y no hay ni que pensarlo.
3. Además comemos muchas tostadas (con pan de hogaza cortado en rebanadas) a las que ponemos de todo,... desde unos trozos de queso, pasando por una lata de bonito en escabeche o un poco de humus hasta un pan con tomate y jamón en toda regla... una de estas la acompañas con una vichyssoise fresquita... y ¿para qué quieres más?.
4. Más ideas... tener cocida pasta para hacer ensaladas... o para improvisar con una salsa que el otro día pillé a mi compañera de la oficina y que me muero de gana de copiarle... con salsa de tomate, lata de atún y un huevo duro picadito.... ummmm.... cenas improvisadas que sólo tienes que sacar de la nevera.
5. Mucha fruta!!! En macedonia, en sorbete, en sopas (de melón, por ejemplo), en ensalada (la de sandía), ahora con el calor es lo que más apetece... cosas frescas de fácil digestión y con un buen aporte de azúcar... así que no dudéis ante las cajas de picotas o los melocotones...
6. Y por último... ¡¡manteneos hidratados!! Importantísimo y algo que muy a menudo se nos olvida... no dejéis de beber líquidos... y os pido que sustituyáis las bebidas con gas y llenas de azúcar por bebidas frescas y más saludables... tés a la menta con hielo, cafés con leche helados, limonada, zumos de frutas... lo que os de la gana... pero no paréis de beber!!!

Y con esto os añado una receta más al repertorio de recetas de verano, recetas de dieta y recetas que combinan fruta y verdura... un salmorejo.
Un salmorejo cordobés poco tradicional.
Para los que no sepáis y queráis saber cuál es la diferencia entre un gazpacho y una salmorejo os diré que la única diferencia está en los ingredientes que el salmorejo no lleva... no lleva ni pepino, ni pimiento, ni cebolla... sólo tomate, ajo, pan, aceite, vinagre y sal.

Este... bueno, este salmorejo es en honor de Almu, que a la pobre no le gustaba y que se comió con mucho gusto... creo que porque el complemento de la fruta es perfecto... suaviza el salmorejo tradicional, le aporta el toque dulce y contrasta el sabor... muy, muy rico.
Yo descubrí la receta hace tiempo en el templo de recetas útiles, facilonas y riquísimas, sí, en el blog de Mercado Calabajío, y desde entonces ahí estaba en reserva.

Total, que finalmente uno de estos días cayó... y lo disfrutamos muchísimo... desde entonces lo he repetido otro par de veces, y siempre en boles generosos con tropezones... os aseguro que sale rico, rico.
La receta no puede ser más tonta, pero sí os recomiendo que los ingredientes sean ricos... ya sé que parece una obviedad, pero si el tomate no sabe a nada, o peor... sabe ácido, y el mango no está maduro y sabe también un tanto ácido o insípido... apaga y vámonos, que este plato lo bueno que tiene es que lo que destacan son sus dos componente principales, si estos fallan... no hay tu tía... así que os recomiendo cuidar eso un poquito... si veis que en el super no hay mangos buenos, no os arriesguéis y esperar a que los haya, no merece la pena acabar con un plato que no os guste cuando podría no ser así.

Receta de salmorejo de mango.


Ingredientes para dos boles hermosos como los que veis:
- 6 tomates pera
- 1 mango maduro... el tamaño... que quitando el hueso os quede unos 300 gramos de fruta.
- Un cuscurro de pan
- 1/2 diente de ajo
- Aceite de oliva
- Vinagre de vino blanco (en mi caso... y a gusto de cada uno)
- Sal
- 2 lonchas de jamón cortadas en tiritas

Modo de hacerlo:
1. Yo como os he contado soy de la liga de todo a la trituradora, así que meto los tomates en trozos hermosos y tal cual, lavados y punto.
2. Al vaso añado también el mango en trozos (salvo un trozo que luego cortaremos en trocitos a modo de tropezones).
3. El cuscurro de pan que habremos remojado en agua previamente... unos 10 minutos escurriendo luego muy bien, que queremos las sopas de pan, pero no el agua de las sopas.
4. Y por último el diente de ajo.
5. Yo suelo triturar en este momento toda la verdura y fruta, antes de aliñarla... así amalgamo los sabores, pruebo y me hago más idea de cuánto necesita de cada componente de aliño... pero eso, a gustos.
6. Así que yo trituro todo, pruebo y añado, primero un chorro generoso de aceite, como 1/4 de vaso, un chorrete de vinagre... al gusto y por último la sal.
7. Volvemos a triturar, probamos y ya podemos jugar a rectificar sabores en función del gusto de cada uno.
8. Una vez el sabor del salmorejo sea de nuestro gusto terminamos dejándolo enfriar un par de horas en la nevera antes de servirlo con los tropezones de mango y jamón.... y un hilillo de aceite de oliva si os gusta.

Y listo... como os decía en 15 minutos tenéis esta crema fresca y bien saciante preparada.
Posdata!!!! No quiero dejar de deciros que si bien sé que mi salmorejo no es el tradicional, típico y homologado... es el salmorejo que nos gusta en casa, el que preparo y el que quiero compartir con vosotros... lo digo por si me lee algún purista y me pide que rectifique o corrija algún ingrediente, cantidad o modo de proceder.
Creo que en ese sentido, cuando tú das una receta... das la receta que a ti te gusta, la que preparas en casa y la que crees que puede gustar a los demás, ninguna otra... dicho queda.

Por lo demás sólo me queda despedirme y desearos una semana tranquila, bien resguardada del exceso de calor y que pase con brío para aquellos que estamos esperando a irnos y que pase con calma, ganas y mucha alegría para los que ya descansan.

En fin, un besuco grande a todos... Luz.

2 comentarios:

  1. Se ve super rico, gracias por tan deliciosa receta.Besosss y buenas tardes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado Doris... y sí, es fresquito, riquísimo y muy saciante... así que creo que con este calor y esta pereza por entrar en la cocina son estas recetas las que más triunfan en verano...
      Un besazo grande y mil gracias por tu comentario, Luz.

      Eliminar