viernes, 18 de enero de 2013

Cerdo agridulce chino... para Whole Kitchen






Whole Kitchen en su propuesta salada para el mes de enero nos invita a preparar un clásico de la cocina china: Cerdo agridulce.

Hola de nuevo a todos... no, no he emigrado en estos días, ni he desaparecido en combate, que seguro que tal y como está el patio alguno podría pensar que esas posibilidades no están tan lejos de hacerse realidad... pues no, en mi caso he aguantado con bastante impaciencia para publicar en las fechas señaladas en mi calendario (en concreto, el 18 y el 20 de cada mes) porque coincide que son los días de publicación de los retos en los que participo... total que esta semana mis entradas serán hoy y el domingo, aviso a navegantes.



Yo soy ya de una generación (Jesús ¡¡cómo ha sonado eso!!) en la que el ir a comer los fines de semana al chino del barrio en familia era ya una tradición consagrada... en el que la presencia de estos sitios era aún un tanto tímida pero no extraña... En mi caso, (y pasando a fardar un poquito) como vivo en la zona de Colón en Madrid el "chino de barrio" no era otro que el legendario "House of Ming" del que (me vais a matar) el único recuerdo que conservo era el postre que me pedía ¡¡una copaza de nata montada con almendras garrapiñadas!! Ojo... es algo que en todas las cartas de restaurante chino de barrio que se precie ponen... y yo he visto a más gente pedir ese postre...

Siendo ya más mayor y una vez "independizada" dejamos de "disfrutar" de la elegancia, sobriedad y monocromatismo del restaurante in situ para incorporar el teléfono de reparto a domicilio en el marcado rápido del teléfono.
Pasamos así a la etapa de comer comida china por antojo, ¿no os pasa a vosotros? ¿que de tiempo en tiempo tenéis antojo de comida china? No sé que le ponen (aparte de mucho frito, mucha sal etc...) pero siempre repites, literalmente....
Otro factor que he visto se repite con bastante frecuencia es que te reunas con quien te reunas para cenar/comer comida china todos tienen sus platos favoritos...siempre son los mismos ¡¡para todos!! Si sois unas 10 personas veréis que todos queréis pedir los rollitos, el arroz, el pollo en versión bolitas o al limón... la ternera o el cerdo agridulce... pero nunca he conocido a nadie que se pida a los grandes ignorados de la carta. Pongamos un ejemplo: ¿habéis probado alguna vez los calamares que aparecen en las cartas? Cocinados como sea, pero ¿los habéis probado?, ¿y la ternera con cebolletas? o el tesoro con gambas y pollo... la familia feliz o las hormigas suben al árbol...
Tantos y tantos platos que sniff... todos ignoramos para luchar por el último trozo de cerdo agridulce....

Si es cierto que con el paso de los años... poco a poco y un poco tímidamente hemos ido despertando el paladar para darnos cuenta de que estos chinos de barrio españoles... ¡¡no son como los demás restaurantes chinos del mundo!!

Por eso, podemos ver cómo en medio de estos restaurantes de barrio, que dejaron de serlo en esos tiempos de bonanza de los que hablaremos a nuestros nietos y que no volveremos a ver... al paso que vamos... dejaron de ser "de barrio" para ser "el chino de mi calle"... y de la de cualquiera porque en un radio de 500 metros seguro seguro que caes en al menos un par de chinos... ha aparecido como digo una nueva tendencia, más arriesgada... ¡¡ir a comer a un restaurante chino de verdad!!
Vale, vale... es cierto que todos lo son, pero... ¿os habéis dado cuenta que los chinos (dícese de las personas que ostentan tal nacionalidad) jamás aparecen por la puerta de uno de estos sitios?
Siempre que caigo en ello pienso en cómo alucino cuando salgo de viaje y veo los restaurantes "dícese españoles" que pueblan el mundo, leo sus cartas y pongo mala cara... pues estoy convencida de que cuando un chino huele la salsa agridulce sale pitando.
Como os decía ya podemos ser aventureros y arriesgarnos de verdad a conocer una cocina tremendamente rica, misteriosa y totalmente diferente a lo esperable. Pensad además, que China es grande como ella sola... y que su cultura gastronómica es tan rica como su tamaño... de forma que vayas al chino-chino que vayas siempre te sorprenderan sus platos y preparaciones en función de la provincia de donde haya emigrado el dueño del sitio.

Y bueno, siempre nos queda probar con todos estos sitios de comida oriental/japo/thaï/coreana que pueblan la geografía... de cualquier forma y para el curioso/interesado en lo que os he comentado os dejo un par de enlaces para que veáis direcciones y toméis nota de restaurantes más allá del "tele-chino".

Y... ejem.... creo que ya toca hablar un poco de la receta de hoy, ¿no?... Que yo me enrollo y enrollo, y esto de lo que va es de cocinar.
Poco os puedo decir de esta receta que estoy convencida todos habréis probado,... sólo que en contra de todas las apuestas esta receta si viene de China, según la Wikipedia ya en el siglo XVIII se conocía en la región de Cantón un plato de cerdo que llevaba una salsa de azúcar y vinagre (véase salsa agridulce)... luego la receta llegó junto con los buscadores de oro y constructores del ferrocarril a los USA y de ahí, al mundo...

En cuanto a la receta, os advierto que la misma os va a sorprender por su facilidad... por los ingredientes que lleva, y que son muy de andar por casa y lo más sorprendente ¡¡sabe a chino de barrio!!
La receta que os pongo la he copiado de "mi blog" ese que lo tiene todo... y sobre todo una explicación maravillosa, Mercado Calabajio.
Os dejo ya con mi receta.

Cerdo agridulce

Ingredientes para 4 personas (en plan comida china con varios platos... pensad que este plato es fuerte, si es plato único las cantidades son para 2 personas con apetito)
- 1 solomillo de cerdo en trozos
- 1/2 pimiento verde de los gordos y grandes en trozos medianos
- 1/2 pimiento rojo también cortado en trozos grandes
- 1 cebolla cortada en trozos
- Maicena
- Cerveza
- 1 cucharadita de levadura en polvo
- Salsa de soja
- Aceite de girasol
- Salsa agridulce (yo compré un tarro del super...)

Modo de hacerlo:
1. Preparamos las verduras como os he dicho y habréis visto en los platos de cerdo que coméis... en trozos grandecitos.
2. A continuación preparamos el cerdo, así, primero limpiamos el solomillo de grasitas etc... cortamos en medallones y estos en trozos medianos.
3. Lo dejamos macerar 5 minutos en salsa de soja suficiente para que se empape toda la carne pero sin que se encharque el plato.
4. Mientras esperamos preparamos una mezcla para tempura. Así, en un bol ponemos medio vaso a Maicena, la levadura en polvo y  por último vamos incorporando cerveza, a cucharadas ¡eh!, de forma que con una cuchara vamos removiendo la mezcla, es importante alcanzar la textura adecuada, para ello el truco es tener una tempura lo suficientemente espesa como para que pasando por ella un trozo del cerdo el rebozo se mantenga.
5. Llegamos a la parte un poco más sucia... ¡¡pasar todo por la sartén!! Yo suelo hacerlo a la par, la verdura en una sartén tipo wok puesta al fuego con una cucharada de aceite de girasol, y el cerdo en otra sartén con abundante aceite de girasol caliente.
6. Vamos friendo la verdura de ingrediente en ingrediente, nada de juntar todo, no... primero el pimiento verde, dejamos que coja color pero quede crujiente... unos 5 minutos, a continuación sacamos a plato para que escurran y ponemos el pimiento rojo, otros 5 minutos y a la fuente, finalmente la cebolla.
7. El cerdo lo sacamos previamente de la salsa de soja, si lo hemos marinado bien no estará muy húmedo, pero si se nos ha ido la mano es mejor pasarlo primero por servilleta de papel o nos saltará un montón en el aceite. Vamos friendo en tandas con cuidado que el fuego no se arrebate, o se hará el rebozo muy rápido dejando la carne cruda.
8. Una vez todo cocinado pasamos a una fuente de servir y vertemos sobre los ingredientes la salsa agridulce... al gusto, sabéis que en estos platos cuanto más salsita mejor...
9. Veréis que no le he añadido sal a la preparación,  más que nada porque la salsa de soja ya cumple esa función con el cerdo, y como el resto del plato lleva la salsa es mejor no sazoarlo en exceso.

Y ya está!! Muy fácil, ¿verdad?
Tengo otras recetas chinas para ir publicando, así que estar pendientes porque dentro de poco podremos hacer un menú de chino completo en casa sin necesidad de llamar al "Tele-chino"... aunque claro, ya sé que eso no tiene la misma gracias, jejeje...

Un besazo enorme, nos vemos el domingo.
Luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario