miércoles, 13 de marzo de 2013

Millefeuille de fresas y crema de mascarpone




 Hola a todos,

A pesar de que Madrid amanece helado y nevado, poco a poco llega mi época preferida del año.
Esa en la que aún abrigaditos disfrutamos de los cerezos y almendros en flor, de las mimosas de los puestos de gitanas, las fresas y fresones y el sol que cada día aguanta más a la espera de que salgamos del trabajo.



Pues pensando ya en el terremoto de acontecimientos, celebraciones y reuniones de los meses por venir he decidido publicar estos pasteles… son realmente fáciles de hacer, muy ricos de comer y como veréis entran fenomenal por los ojos, ¿o no?

Antes de hablaros de mi receta de hoy quería contaros que con ella quiero participar en el concurso que ha convocado Yolanda, del blog “Cocido de sopa” y con el que celebra tres años y medio en directo!!! Os reconozco que yo que llevo poco más que seis meses con el blog me resulta increíble la gente que de forma totalmente desinteresada, accesible y super amable mantiene el tipo en proyectos como los blogs, manteniendo la ilusión, las ganas y esa simpatía con la que empezaron… y que hacen que sea tan-tan fácil acercarse a su cocina, cotillear y disfrutar de sus recetas.
Así que como primera celebración de la temporada estreno estos pasteles para Yolanda.



En casa el tema pastelería… para qué engañaros, ¡¡nos encanta!! Tanto, tanto que nos hemos vuelto un poco “sibaritas”, o mejor dicho… puñeteros con este tema.
A mí que me encanta probar sitios nuevos, merendar en cafés de esos cucos de los que hay tantos nuevos por Madrid, que una de las tradiciones del verano es ir a merendar a Aguirre en Irún, y que en cada visita de mi padre es viaje obligado pasar a por bartilillos a La Duquesita o por pasteles a Mallorca el tema de los pasteles hechos en casa me fascina.
Almu ya tiene dominada su receta de eclairs (que son con diferencia nuestros favoritos) y yo poco a poco me lanzo cada vez más a copiar ideas de pasteles que veo en los escaparates.
Aunque reconozcámoslo, los pasteles son un poco tecla hacerlos, un poco delicado y dan más trabajo; pero también es cierto que quedan más bonitos en pequeñas porciones y que para celebraciones de esas de andar de pie con la copa en una mano y la servilleta en la otra son mucho más "comestibles"
Si es cierto que estos serán todo lo comestibles que quieras... pero en casa a este tipo de postre lo llamamos "el momento embarazoso del día", ¿que por qué? Ummm... son los típicos que ves, libianos, preciosos, dulces y tú que llevas 4 horas de pie con tus tacones o harto de la chaqueta de traje ahí que te lanzas... total en estas cosas casi todos salimos muertos de hambre.

En fin, que ahí estás tú, rodeado de parentela con un ansia loca por llegar a casa a meterte a remojo en la bañera cuando aparece el camarero/prima/anfitriona de turno y te planta en toda la barbilla la bandeja de pasteles "¿les apetece?" ¡¡hombre, pues claro!!
Lo del tema de la lucha por el canapé en estos "convites" es tema para llenar otro post... sólo diré que cuando alguien aparece con una bandeja lo más sensato que puedes hacer es disfrutar a manos llenas y no ser muy escrupuloso en si no te gusta el espárrago o el paté de marisco... no seas tonto... a saber cuando aparecerá otra bandeja!!
Total que volvemos a la escena de la bandeja debajo de mi barbilla y yo cogiendo como puedo un pastel... si pusiéramos en este ejemplo "hipotético" uno de los pasteles que os presento, y no uno de esos "bocaditos"... ummmm el momento embarazoso sería total... porque no sólo es grandecito (como de la cuenca de una mano) sino que encima es un hojaldre con crema, jejeje.....

Vaya, que normalmente cuando aparecen postres así en estas celebraciones he descubierto que el truco está en coger el pastel con mucha confianza, y seguir parloteando sin descanso, mientras de reojillo y en modo periscopio intentas "aprender" cómo los demás hincan el diente al postre.
Ahí tenemos el momento embarazoso!! Momento en que la crema cae en la corbata, momento en que el hojaldre se te espachurra en toda la mano ¡¡y tú sólo tienes una porque la otra tiene la copa!! o lo que es peor (y juro que he visto realmente) cuando la crema se te cae en el suelo del salón de casa de quien celebre!!
Jejeje... ya sé que soy malísima pero reconocer que todos hacemos o padecemos ese tipo de cosas en los eventos familiares/amigos/conocidos/empresa... y el largo etc....

Bueno, en cualquier caso y pasando de esos momentos a la receta de hoy, os aviso que estos son de los de ojo con dejaros azúcar por la nariz o la barbilla, por lo demás aunque grandecitos son esponjosos, milhojas suaves y dulces rellenos de fresas (o de lo que a cada uno más le guste, claro) y una crema muy rica, nada empalagosa. Con lo que el postre no es para nada pesado o saciante... antes bien... no perdáis de vista al camarero, o no lo dejéis marchar con la bandeja llena!!

Antes de contaros cómo la hice os diré de donde he sacado la idea... de esta receta de Lorraine Pascale, cuyos videos (que veo en YouTube) me encantan.
Me gusta mucho el estilo que tiene, porque se parece al que tengo yo en cuanto a ideas de cocina para invitar, hacer cenas de amigos o el típico detalle para regalar... cosas super tontas de hacer, muy asequibles pero con pintaza... como estos pasteles que hace ella.

Millefeuille de fresas y crema de mascarpone
Ingredientes para 6 pasteles de dos capas o 4 de 3 capas
(aquí contaros que la idea era seguir la receta de Lorreine, pasteles de 3 capas... pero mi horno se rebeló y el hojaldre se me infló muchísimo...total que como veis los dos pasteles que hice de 3 capas son como torres de Pisa de comer cual boa constrictor desencajándose la mandíbula... pensando en ello, seguí haciendo sólo de dos capas que también quedan muy bien)



- 1 hoja de hojaldre, de las caseras, congeladas o refrigeradas... como queráis
- Azúcar glas 
- Fresas en láminas muy finas... con unas 6 nos bastan
- 100 ml de nata para montar
- 100 gramos de queso mascarpone
- 1 cucharada de azúcar
- 1 cucharadita de esencia de vainilla

Modo de hacerlo:
1. Hojaldre:
- Empezamos amasando el hojaldre para lograr una plancha de 27X30 cm. Lo haremos sobre una superficie previamente espolvoreada con azúcar glas.
Sólo una cosa... la plancha que yo compré, que como veis era refrigerada una vez desenvuelta ya tenía esas medidas... así que le quité los dobleces alisándola con el rodillo.
- Una vez tengamos el hojaldre con esas medidas lo cortamos, bien con un aro de emplatar (como en mi caso), con el canto de un vaso, un corta-galletas o un simple cuchillo de cocina.
Cortarlo de la forma que queráis, bien redonda, ovalada, cuadrada o rectangular... como más os guste.
Pensar que hay que cortar tantos pedacitos de hojaldre como pasteles queráis hacer... en caso de una docena de pasteles necesitáis el doble de trozos de hojaldre etc... eso calcularlo con antelación y cortar tantos trozos como pasteles queráis, pensando que habrán de ser en número múltiplo a dos o tres.
- A continuación los colocamos en una bandeja de hornear forrada con papel de horno y espolvoreada con más azúcar glas. Y los dejamos reposar 30 minutos en la nevera.
- Precalentamos el horno a 180ºC
- Pasada la media hora metemos la bandeja en el horno, horneamos el hojaldre 5 minutos, pasados los cuales sacamos la bandeja, espolvoreamos de más azúcar glas y de vuelta al horno otros 5 minutos más.
- Sacamos los hojaldres y dejamos que enfríen. ¡¡Este último paso es muy importante!! Pensar, que como montéis el pastel con el hojaldre aún caliente la crema se fundirá... literalmente... y acabaréis con una masa chorreante... no digo más.
2. Crema de mascarpone y nata:
- Lo primero que tenemos que hacer (aparte de pesar los ingredientes) es montar la nata... bien firme. Yo lo suelo hacer con barillas... eso cada uno como mejor le salga. Empezamos a velocidad media-alta y cuando veamos que la nata coge cuerpo añadimos media cucharada de azúcar... y cuando ya esté más sólida casi a punto la otra media cucharada y la cucharadita de esencia de vainilla.
Cuando la nata forme picos y esté bien firme paramos la batidora y reservamos.
- En un bol aparte mezclamos el queso con cucharadas de nata, despacio y con una espátula siguiendo el fondo del bol mientras que mezclamos para evitar que la nata pierda cuerpo y dejar que se integre bien con el queso.
- Por último y en caso de que tengáis, meter la crema en una manga pastelera con una boquilla mediana y reservar. 


3. Montaje de los pasteles:
- Teniendo ya listas las fresas (previamente lavadas y laminadas), la crema y el hojaldre pasamos a montar los pasteles.
- Para hacer la primera capa cogemos un trozo de hojaldre, sobre él o bien con la manga o bien con una espátula, cuchillo o lo que tengáis a mano extender una capa de crema, ni muy gruesa ni muy en el borde, para que una vez montado el pastel el relleno no se nos salga por todos lados.
- A continuación colocamos una capa de fresas... unas 3 o 4 láminas por pastel, haciendo como un trebol entorno al centro.
- Ahora cogemos la siguiente capa de hojaldre y la untamos con otro poco de crema pero por abajo, de forma que nos haga de "pegamento" de las fresas.
- Montamos esta segunda capa, apretamos muy ligeramente y listo.
- Caso de que queráis hacer torres de Pisa procedemos a hacer esta segunda capa montándola como la primera, con más nata por encima, a continuación fresas y una nueva lámina de hojaldre previamente untado por abajo para fijar lo anterior.
- Terminamos decorando con lo que más os guste, o bien con una lámina o dos de fresa, unas hojas de menta, incluso petalos de flores de esos comestibles... ¡¡imaginación al poder!!
Pero no dejéis de espolvorear con azúcar glas.


Trucos y recomendaciones:
- Un par de cosas... por un lado que aunque el nombre de los pasteles es bastante cursi la gracia es que tenga un nombre bien rimbombante, ¿no?, pero en realidad no es más que un hojaldre de toda la vida.. del que luego salen los canutillos, o las tartas de frutas.
- Otra cosa, lo mismo que lo he hecho yo con fresas y Lorraine Pascale lo ha hecho con arándanos vosotros podéis hacerlos con otras frutas... tipo trozos de melocotón, gajos de mandarina o incluso pedacitos de plátano... no sé... también se me ocurre si no sois muy "fruteros" podéis "emborrachar" ligeramente el hojaldre con kahlúa y además de la crema untar con un poco de salsa de caramelo y espolvoreados con cacao en polvo y tenéis la opción hojaldre de tiramisú... no sé... tantas opciones como cosas que se pueden contener en un pastel.
- Lo que si os aviso porque es importante tenerlo en cuenta es que estos pasteles no duran mucho "frescos", el hojaldre se empapa, la nata de los bordes se endurece y las fresas se espachurran... así que si queréis hacerlos os recomiendo si queréis ahorrar tiempo preparar todo (hojaldre, crema y fresas) con antelación, reservarlo en el frigo y montarlos un par de horas antes como mucho.

Y con esto os dejo por hoy... espero que os hayan gustado los pasteles y que me hagáis saber si han pasado vuestro "control de calidad".
Un besazo enorme.
Luz.

9 comentarios:

  1. Luz, en realidad, yo no celebraba nada en concreto a la hora de organizar este concurso, que lo hice simplemente porque me apetecía. Me alegro de que a pesar de la corta vida que tiene el tuyo, te sientas tan contenta de pertenecer a esta comunidad. Y es que nos damos mucho unos a otros, ¿verdad?

    Sobre tu receta, casualmente podría ser empleada para participar en algún reto que anda circulando por la red, porque se ajusta a una de sus propuestas, je je je. Como se dice: a nadie le amarga un dulce, así que me creo totalmente eso de que os encanta también a vosotros.

    Muchas gracias por tu aportación. Te recuerdo que el 18 de marzo publicaré un recopilatorio con todas las recetas participantes en el concurso para que vengas a conocerlas y a valorar qué tres de entre todas ellas merecen tus votos.

    Mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé de donde sale lo del otro reto!!!!! Jejeje... me habías dejado intrigada, jejeje...
      Mil gracias por mencionarlo, aunque ya lo conocía no sabía cómo funcionaba, espero apuntarme pronto también.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  2. Yolanda, tienes razón en lo de la celebración... al volver a leer tu post he caído, no sé porqué pensaba que estabas de aniversario... bueno en cualquier caso el concurso ya es en sí una celebración importante, y más tras 3 años publicando recetas. La verdad es que han sido vuestros blogs, comentarios y cercanía lo que me lanzó a mí a crear mi propio blog, el hecho de existir una comunidad tan abierta, cercana y en la que siempre aceptáis a uno más... un lujazo.

    Del otro reto que me cuentas no sé nada. Te confieso que en estas cosas ando un poco como pollo sin cabeza, conforme voy viendo retos que me apetecen me animo a apuntarme a todos... al final sólo salen adelante la mitad... y a veces hasta menos, depende del mes de trabajo, planes etc... pero me ha encantado participar en el tuyo.
    Ahí estaré el 18, ya he ido viendo las recetas de los demás... ¡¡y menudo nivel!! Genial recetario el que se está creando, podrías hacer un libro paralelo al del regalo, jejeje...
    Un besazo enorme, Luz.

    ResponderEliminar
  3. Madre mía que pinta tiene esto.. Tendremos que probarlo! Felicidades y suerte en el concurso! :)

    http://bonprofitbarcelona.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias!!
      Como has visto, más fácil imposible, jejeje...
      Un besazo enorme, Luz.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ¡¡Gracias por el comentario!!
      También he visto tu entrada para el concurso, jejeje... ¡qué ricos son los dulces con té matcha! ¿verdad?
      Un abrazo grande y suerte con el concurso. Luz.

      Eliminar
  5. Te han quedado ideales, las fresas me encantan. Suerte y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!
      Como puse en el blog creo que la receta sirve igual para otras frutas... incluso he pensado preparar este postre con varias frutas de relleno... quedaría muy vistoso, ¿verdad? Tipo frutas del bosque, o con melocotón y melón... no sé, muchas ideas.
      Un besazo y mil gracias por comentar.

      Eliminar