viernes, 22 de marzo de 2013

Muñecas de pan de Pascua croatas... para Bake the world


























¡¡Feliz viernes a todos!! Y más para los que os lanzáis tras las vacaciones... ánimo en la carretera y pasarlo bien el resto de días.



Yo por mi parte como os conté el otro día por aquí andaré, y hoy en concreto lo hago publicando el reto mensual panarra... con el que tan contenta estoy. Me obliga a meter las manos en la masa (literalmente) cada mes, y eso se nota... en la soltura, facilidad y el resultado casi-casi bueno que siempre sale.

Digo casi-casi porque esta vez no he quedado contenta, no Señor.
Y creo que lo mismo que publicamos nuestras recetas preciosas y bien hechas, también debemos hacerlo con las que no han salido como queríamos, ¿porqué? Precisamente para que os cuente qué errores creo que he cometido, esperando que a vosotros no os pase, eso por un lado, y por otro porque así también yo lo pongo por escrito.
Me ha pasado muchas veces que no paro de repetir una receta concreta y nunca sale bien... y siempre pienso, los fallos son este, este y este... pero al final en el trajín no lo anoto y a la siguiente vez que repito la misma receta... cometo los mismos fallos.
Así que esta vez quiero dejar constancia de las cosas "mejorables" de mis muñecas.
Sí, me han salido muy "pichonas" como dice mi abuela, porque la verdad es que con su carita hecha raro es que no queden simpáticas... sí, el bollito de leche estaba muy rico... pero.... ummm... varios peros que os iré contando.

Pues bien, como os contaba la receta la he preparado al hilo de los retos mensuales de Bake the world, que nos animaron a preparar unas primorski uskrsne bebe, en croata... o unas muñecas de pan de Pascua croata como se diría por estos lares.
Os confieso que no he investigado esta vez mucho... entre unas cosas y otras esta vez me ha pillado el toro (parte del problema de realización creo que ha sido ese), pensando por un lado que sería la mar de sencillo de hacer (ilusa.... que sí lo son, pero con cuidadito) y por otro pensando que los días por venir se estirarían como chicle y me alcanzaría para tachar todos mis pendientes de la lista (ilusa de nuevo).
En cualquier caso, consultando algunas páginas de las que al final he tomado la receta he podido leer que estos bollitos son algo así como nuestras Monas de Pascua, nuestras Coronas o nuestros huevos de chocolate. Una manera de endulzar a los niños estos días que en muchas regiones, religiones y culturas son un tanto grises y sobrios... por eso, estos bollitos enriquecidos con leche, huevos y mantequilla son un éxito,... pero si encima los trenzas haciendo una figura que además de divertida es fácilmente comestible con la mano, mejor que mejor... ¿la guinda del pastel? Esos huevos tintados y pintados... en algunos casos por los propios niños, vaya, entretenimiento para toda la familia.
Sólo os lo apunto como idea... en caso de que estas vacaciones llegue un momento (que sé que siempre llega) en el que ya no sabes qué hacer con la alegria de la huerta.

Así, la idea era preparar estos bollitos el Sábado Santo, para obsequiar a los niños en el Domingo de Pascua. Como os digo algo que aquí en España nos suena un montón, ¿verdad? Al menos en mi casa siempre hemos tenido la tradición de que los padrinos regalaran a sus ahijados una Mona de Pascua... llamándose a eso una figura (cuanto más bestia mejor) de chocolate. Mi hermana y yo tenemos en ese frente una suerte tremenda... ¡¡siempre teníamos dos monas!! Como digo a cuál más enorme y tremenda, de esos huevos de a kilo rellenos de regalitos... mi abuela (que es mi madrina) era más partidaria (no me preguntes porqué) de las gallinitas... pero eso era lo de menos, lo bueno es que el Domingo de Pascua siempre acabábamos con una tripotera de aúpa. ¡¡Y eso que no nos gusta el chocolate negro!!
Sin embargo, y a lo que iba... en casa como digo siempre las hemos llamado Monas de Pascua, a lo que no era.
Como he podido ver, aquí (sí,... yo también leo la Wikipedia... confieso, y de ahí es la foto que os muestro a la derecha) la tradición es completamente mediterránea, y más en versión bollito, torta o incluso tartas más elaboradas... que curiosamente asemejan nidos... y sí, la connotación es la misma, hacerlas y darlas a los ahijados el Domingo de Resurrección.
Como veis... la similitud con la tradición croata es también evidente... al final tradiciones ancestrales tienen todas un hilo común, y más curioso aún es (y sin querer ponerme a filosofar) que a pesar de que creamos que el mundo se ha encogido con esto de la globalización... ¿no creéis que estos rasgos culturales comunes nos demuestran que el mundo nunca ha sido tan grande como pensábamos, después de todo?
Yo con mi pasión cocinilla es a la conclusión a la que he llegado, más evidente si cabe en la cultura panarra donde ejemplos muy claros de recetas típicas se repiten con muy poca diferencia en rincones opuestos del globo.
Ummmm, reflexión a la vista.

No me enrollo más, que quiero hablaros de las recetas y de mis "gazapos".
Bien, para empezar deciros de donde he sacado mi receta. En concreto me quedé con estas dos, la primera estaba en español, y encima venía con un paso a paso sobre cómo trenzar la masa... la segunda, esta otra, me gustó por el aspecto de sus muñecas, pero una vez leída la receta ambas eran la misma solo que en distinto idioma.
- Primer fallo... ninguna de estas hablaba de cómo teñir los huevos, a pesar de que ambas lo habían hecho... no le di más vueltas, la verdad hasta que me puse a preparar la receta.
Entonces recordé que en el blog de Las recetas de MJ ésta había escrito un post sobre cómo teñir huevos cocidos... ¡¡primer problema!! Los dejaba en el agua teñida, toda la noche...
- Segundo fallo... ¡¡yo no tenía tiempo!! ya os he contado que este mes me ha pillado el toro, tanto tanto... que hice mis muñecas este pasado lunes 18 que aquí en Madrid fue festivo.
Pensé que ya que tenía el día libre, y habiendo leído la receta con antelación y apreciando que los tiempos de levado no eran muy largos, que me iba a dar tiempo de sobra. Error.
Después de llegar con retraso el mes pasado, este me apetecía ser de las primeras... puff, pues mira qué chasco!!
Total, que al final dejé los huevos en el tinte 4 horas de las 24 de rigor... como veis el tinte hizo su trabajo, y el horno se encargó de destrozarlo. Vale, que sí, que es un detalle... pero ojo!! Respetar esas 24 horas...

- Tercer fallo... ¡¡mis muñecas son enormes!! Si veis las recetas originales y luego leéis la mía podréis ver que yo he reducido por la mitad las cantidades, que luego muchas de estas recetas de panes y bollo acaban en el congelador muertos de risa... me suelen salir cantidades ingentes...
En este caso, por terca también me pasó, en vez de muñecas me han salido bastones!!!
Es importante que respetéis las cantidades y los pesos de las porciones, si no queréis que os salgan gigantes.
- Cuarto fallo... y a por ser tan grandes y yo tan terca... como veis se me pegaron entre sí, ¿Como? Pues porque las puse todas juntas en la misma bandeja a levar, con lo que una vez la masa creció se pegaron entre sí... vuelvo a decir que no pasa nada... pero si se puede evitar también mejor, ¿no?.
- Quinto fallo... ¡¡todas mis muñecas llegaron desnucadas a la foto!! ¿Por qué?... Almu la pobre conforme las iba pintando en la misma bandeja que veis en la foto iba viendo como las cabezas se rompían sin que llegara a tocarlas... ¿porqué? Pues porque la superficie sobre la que estaba fijado el huevo era muy endeble, "el cuello" de la muñeca no estaba bien pegado al cuerpo trenzado, lo que le hubiera dado más firmeza.

Total, que como veis, lo suyo habría sido repetirlas variando estas cosas... pero ya no hubo momento, así que aquí os traigo mis muñecas, que aunque con sus pequeños "problemillas" son la mar de simpáticas... y muy, muy ricas.

Ingredientes:
(si bien a mí me salieron como veis cinco muñecas lo suyo es que hubiesen sido unas 8... para que fueran más pequeñas y menos pesadas, pensad que una muñeca como las mías son sin exagerar casi dos bollos de leche.)
- 1 taza de leche
- 2 cucharadas de levadura seca activa
- 1/2 cucharadita de azúcar
- 3 tazas de harina de todo uso (tamizada)
- 1 huevo batido
- 1/4 de taza de mantequilla a temperatura ambiente
- 1/4 taza de azúcar
- 1/2 cucharadita de sal
- Un huevo batido para pincelar
- 8 huevos duros (o tantos como muñecas hagas)

Modo de hacerlo:
1. Lo primero que tenemos que hacer es calentar 30 segundos la leche en el microondas (o en un cazo).
2. A esta le añadimos las cucharadas de levadura y la 1/2 cucharadita de azúcar. Removemos bien y reservamos unos minutos.
3. Mientras en un bol aparte mezclamos bien con máquina, bien con barillas, con espátula o con la misma mano... el huevo batido, la mantequilla, el azúcar y la sal a máxima velocidad unos 3 minutos.
4. A continuación y de forma alterna y espaciada, empezando y terminando siempre con la harina vamos incorporando la harina y la leche mezclada con levadura.
5. Una vez la máquina haya hecho su trabajo, pasamos la masa formada a una superficie de trabajo ligeramente enharinada y amasamos durante 5 minutos, trabajando para formar una masa consistente, elástica y un poquito pegajosa.
6. Cuando la tengamos lista, pasamos a un bol ligeramente engrasado con un poco de aceite y la tapamos con papel film, con cuidado de no presionar mucho por arriba, porque queremos que la masa suba como quiera.
7. Y dejamos levar en lugar cálido y sin corrientes durante tres horas.
8. Pasado ese tiempo ya podemos formar nuestras muñecas. ¿Cómo?

Lo primero es sacar la masa del bol y amasar unos dos minutos, pasados los cuales procederemos a dividir la masa en porciones, de forma que los trozos que necesitáis para cada muñeca son 3 así que todas las divisiones os tienen que llevar a un múltiplo de 3.
Mis porciones eran de entre 75-80 gramos y como veis quedaron muy grandes, así que si repitiera la receta pesaría los pedacitos y los haría de entre 50-60 gramos máximo.
9. Pasamos a formar las muñecas una vez la masa esté dividida.


Creo que lo veréis mucho mejor en las fotos, sin embargo os diré que la idea es formar un ramito con las tres porciones convertidas en tres barritas de masa, las cuales uniremos en un extremo formando como un colchoncito para el huevo teñido. (Como os he dicho antes en los fallos, es importante que la cabeza está sujeta con suficiente masa)


10. A continuación hacemos con las barritas una trenza normal y corriente. Llegado al extremo y con la barrita de cierre la remetemos por dentro y sellamos haciendo un poquito de fuerza por detrás. Lista.


11. Repetimos con las demás y las ponemos en una bandeja de horno previamente cubierta con papel de hornear. (Otro de mis fallos... no las amontonéis) Dejamos levar otra hora bien cubiertas.

12. Precalentamos el horno a 200ºC.
13. Antes de meter las muñecas en el horno las pincelamos con huevo batido diluido en una cucharada de agua... para que luego las muñecas tengan ese aspecto brillante.


14. Horneamos 20 minutos, o hasta que el pan dulce esté hecho y la superficie dorada.
15. Dejamos enfriar sobre rejilla.


16. Una vez frios podemos pasar a dibujar las caritas.

Huevos tintados
El procedimiento para teñir los huevos es sencillo aunque como veréis largo...
1. Cocemos los huevos (tantos como muñecas queráis hacer)
2. Mezcláis en unos boles aparte agua (la suficiente para cubrir los huevos), un chorro de vinagre de vino blanco y tintes alimenticios (yo usé los de vahiné líquidos). Es importante que los colores sean rabiosos, más si cabe si vuestros huevos son morenos... para que el color quede bien definido.
3. Una vez cocidos los huevos los añadís al agua, corregir si hace falta para tapar los huevos y dejar ahí tranquilitos 24 horas.
4. Pasado ese tiempo ya podéis sacar y decorar como queráis.

Bueno, pues espero que os haya gustado la receta de hoy, como veréis fácil (relativamente, jejeje) y muy apetitosa. No requiere ingredientes raros y se hace en cuestión de unas horas... así que si algún lector se anima a hacerlas ya me contaréis el resultado. Aunque os animo a pasaros previamente por la página de Bake the world a ver que han hecho los demás participantes... un lujazo de muñecas, seguro.

Aquí os dejo, un besazo enorme, ya nos veremos la semana que viene, Luz.

5 comentarios:

  1. Son muy bonitas!! os han quedado genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff... Lisa, mil gracias por el comentario.
      Ando como cuando era pequeña y en las notas ponían eso de "Necesita mejorar" Jejeje... pero la verdad quedaron muy, muy ricas.
      Un besazo, Luz.

      Eliminar
    2. Que va! no necesita mejorar! si estaban ricas eso es lo más importante! un beso!

      Eliminar
  2. Hola Luz, te he conocido a través de Cocido de Sopa y su concurso, y me quedo para seguir tu maravillosa cocina, y de paso invitarte a que conozcas mi blog, tus muñequitas han quedado geniales! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María... encantada de conocerte y de tenerte por aquí.
      La verdad es que lo bueno de estos concursos y convocatorias es conocer y darse a conocer, ¿verdad? Con la cantidad de gente que hace cosas estupendas y de la que ni siquiera has oído hablar!!
      También me he pasado por tu blog, ¡¡y me encanta!!
      A Almu (mi hermana) y a mí también nos gustan las labores... así que me han llamado la atención no sólo tus recetas, también tus habilidades con la aguja.
      Un besazo enorme, Luz.

      Eliminar