lunes, 22 de abril de 2013

Bagels canadienses... para Bake the world



Hola a todos... ¡¡feliz inicio de semana!!
Hoy nos estrenamos con un nuevo reto panarra... los bagels!!
Las chicas de Bake the world nos han propuesto preparar estos bollos/panes/bocadillos... no sé cómo describirlos tan americanos y a la vez tan judíos.
Sí, señoras y señores, una vez más la comunidad judía, una de las más viajeras del mundo llevó consigo de la vieja Europa esta receta de masa fermentada, cuya principal característica reside en su doble cocción... una con agua y otra con horno.



Curiosamente no hemos conocido los bagels en Europa, ¿verdad? No, sabemos de ellos por los americanos, que los consumen como nosotros lo hacemos con nuestro pan untado en tomate, en quinientas versiones todas ricas.
Es su desayuno de oficina, su café compartido de las 10 y un quasi deporte nacional.
Curiosamente como digo, es una receta tan tan americana y a la vez tan tan ligada a las bakerys judías, los Delis que como todo en este mundo la controversia está en quién llegó primero.
La discusión cruza fronteras porque por un lado tenemos los bagels neoyorkinos archifamosos... esos que se ven en escaparates, se compran en carritos callejeros y de los que existe hasta servicio de entrega a domicilio para el desayuno familiar... y por otro los bagels canadienses que se consumen principalmente en el barrio judío de Montreal, y en dos de sus más famosas panaderías (que por cierto compiten entre sí sobre quién llegó primero) St-Viateur Bagel y Fairmount Bagel.
¿En que se distinguen los bagels canadienses de los bagels neoyorkinos? Pues, ejem... en poca cosa... principalmente que los canadienses enriquecen la masa con huevo y malta y que al agua de cocción le añaden miel... Simplemente eso.

Pero el debate en sí, y la mera distinción de ambos tipos me ha permitido participar en el reto, así que... un aplauso, por favor.
Os explico, en septiembre, meses ha... ya publiqué una receta de bagels, una que saqué de un blog francés, el de Hervé cuisine.com que os recomiendo un montón... y que prepara los que ahora entiendo son bagels neoyorkinos.
Hoy como digo y descubriendo esta nueva receta, he preparado bagels canadienses... os confesaré una cosa, en casa, han gustado más estos últimos... más bollito, con un regusto dulce de la miel de cocción muy agradable, más esponjosos y de conservación más duradera.

Os diré que los bagels y yo ya éramos viejos conocidos... ya os he hablado más veces de mi experiencia transatlántica (en concreto aquí y aquí),  y sí, de nuevo os hablo de ella... fue la primera vez que comía bagels, y os diré que volví prefiriendo los wafels o las tortitas... que los bagels californianos eran grandísimos y que meterte entre pecho y espalda 200 gramos de pan untado con queso era para morirse!!.
Total, que sí, muy ricos y todo eso... pero nada que fuera a echar de menos.
De todas formas, cuando hacíamos compras en The Taste of América, mi padre siempre compraba un par de bolsas, de los simples y de los con cebolla y bueno... jejeje... también yo comía.

La verdad, y como todo en esta vida, terminaron por gustarme por pura imitación, me explico.
Si os pregunto quién es el Doctor Joel Fleischman, ¿Me lo sabriáis decir? Jejeje... esto es como el otro día la referencia a Friends, un "concepto" muy generacional.
Creo que fue la primera serie "adulta" que a Almu y a mí nos enganchó, un verano en nuestros tiernos 12-13 años, viendo esa serie de la 2, Doctor en Alaska... que principalmente veíamos porque era en un horario de esos imposibles de ver... de 11 de la noche a 1 de la mañana... o algo así.
Total, que tan guays como cualquiera ahí nos quedábamos pegadas viéndola... una vez a la semana a las tantas de la noche... total que como la serie tiene tropecientas temporadas, ahí seguimos viéndola, de forma más o menos seguida a lo largo de los años, porque curiosamente, por entonces la 2 no variaba lo que se dice mucho su programación.
En el caso de Doctor en Alaska había un punto positivo, que mi padre era de los de a las 11 en la cama... y más si la otra opción era la televisión... que en casa siempre se ha llamado no muy cariñosamente ejem "basura". ¡¡A mi padre le gustaba la serie!! Total que ahí estábamos los 3 viviendo en propia carne las desgracias del pijo, judío neoyorkino plantado en Alaska con sus palos de golf y sus horribles jerseys.
El pobre Joel con esa consulta cutrísima, su ascética secretaria Marilyn pionera portadora de botas Ugg dándole a troche y moche a la hamburguesa de caribú y a las tortitas con grasa de foca.... Ummm qué tiempos aquellos y en qué mal lugar quedan las series de ahora...
Pues como os digo a Almu y a mí nos pasa como con Friends y algunas otras series "clásicas y míticas" (como Las chicas Gilmore y Buffy cazavampiros... y que nadie pregunte), Doctor en Alaska es hoy referente de anécdotas corrientes... en este caso los bagels... tal y como aparecen en este enlace en que se refleja la devoción neoyorkina por los mismos.

Al igual que hice el otro día con el episodio de Friends os pongo en contexto... el capítulo empieza con la némesis de Joel, su archienemiga Maggie O´Connell también piloto de suministros y servicios varios entre USA y Alaska (que como todos sabéis... yo al principio de ver la serie no lo sabía y mi padre por poco me mata... aunque por aquel entonces tenía 14 años y la geografía no es... ni llegará a ser lo mío... está encima de Canada, con esta como relleno de un sandwich entre USA y Alaska), que llega como un cohete en su camioneta pisándole fuerte para hacerle una entrega urgente al doctor Fleischman. Total que llega a la consulta abre la puerta, deja la caja como si le fuera a explotar en las manos en la mesa de Marilyn y ésta grita: "Ya está aquí!!" (mujer de muy pocas palabras, Marilyn, famosa por sus labores de punto y sus avestruces)... sale corriendo Joel de la consulta gritando "Por fín!!" A lo que Maggie contesta: "me he dado toda la prisa que podía"... total que el otro abre la caja (una señora caja) y tachán!!!!! La caja está llena de arriba a abajo de bagels... él como el tonto que es sonríe feliz mientras coge varios y los abraza como si fueran su hijo mientras se mete uno en la boca.... ante la mirada de Maggie con la boca abierta... "¡¡Bagels!! ¡¡He venido en un viaje suicida por unos malditos bagels!!" "Si", dice él," ¿y?", "¡¡Pensé que eran suministros médicos urgentes!!".

Bueno... después de tanta anécdota... os hablaré de mi receta, que ya es hora, jejeje...
Os diré que si bien tengo hasta 3 libros de cocina americana... y si, a nivel biblioteca de cocina el tener 3 volúmenes de un mismo tema es como tener las obras completas de Shakespeare... ejem, que sí, que todos tenemos en casa algún libro, pero ¿todos?, pues esto es lo mismo.
Y os diré que en ninguno de estos aparece esta mítica receta... ¿?¿?¿?
Buscando en miles de páginas, al final me he decantado por un video, del que os dejo enlace a su primera parte (tiene 3) en el que se explica de principio a fin todo el procediemiento... si os diré que está en inglés... las explicaciones son las mismas que os voy a dar yo porque la receta sale perfecta, con lo que a vuestro gusto, o el video o la receta...Si es verdad que yo prefiero los videos,... se ve mejor en vivo y en directo todo el asunto... pero aún no me manejo con las fotos ¡¡imagináos con el video!!.

Receta de Bagels Canadienses
Ingredientes para 12 bagels:
1. Prefermento:
- 1 sobrecito de levadura seca de panaderia o 14 gramos de levadura fresca de panadero
- 1 taza de agua caliente
- 1 cucharada de azúcar
2. Masa:
- 1 huevo
- 1/4 taza de azúcar (unas 4 cucharadas soperas)
- 1/4 taza de aceite de girasol (yo usé de oliva porque era el único que tenía.... su sabor no se aprecia en absoluto)
- 1/2 taza de cerveza o bebida de malta
- 1 cucharadita de sal
- 5 tazas de harina o lo que es lo mismo 925 gramos de harina de trigo corriente, no de fuerza
- 1/3 taza de miel
3. Decoración:
- 1 yema de huevo mezclada con 1 cucharada de agua
- Semillas de sésamo, de amapola, de girasol (pipas)
- Sal gorda
- Cebolla en polvo

Modo de hacerlo:
1. Lo primero que vamos a preparar es el prefermento, lo que buscamos es activar la levadura... de la siguiente manera.
- Mezclamos en un bol el agua, que esté caliente... no templada, que sino enseguida pierde temperatura cuando la manejamos un poquito. Así, el agua caliente, la levadura y la cucharada de azúcar.
- Dejamos 10 minutos reposando después de haber intedrado bien. Veréis que se forma como una capa opaca en la superficie... la levadura ya está activa.
2. La masa:
- Vamos mezclando primero los ingredientes húmedos con ayuda de una barillas eléctricas, manuales, con una cuchara... como queráis.
- Primero el huevo, seguido del azúcar, el aceite y la media taza de cerveza... con cuidado de que sea volumen de líquido y no de espuma.
- Sin parar de remover añadimos el prefermento, y cuando tengamos toda esta mezcla bien integrada pasamos a los ingredientes secos.
- Así, la harina iremos añadiéndola de taza en taza, cada una de mis tazas pesaba 185gramos de harina, yo fui (como vi que hacía el del video) incorporando tazas según la masa me lo pedía.
- Primera taza junto con la cucharadita de sal.
- Y una segunda y una tercera, veremos entonces que ya es muy difícil trabajar con la batidora, así que pasamos a trabajar la masa con las manos.
- Como ví que aún estaba muy líquida añadí una cuarta taza, y ya la quinta en la mesa de trabajo.
- Comenzamos entonces la labor de amasado, como siempre pero sin caer en la tentación de añadir más harina... ya llevamos 5 tazas y no nos va a hacer falta más, a pesar de verla pegajosa y sin formar. Pasados 10 minutos de amasado tenemos una bola compacta, tersa y no pegajosa.
- Colocamos esta bola en un bol engrasado con aceite, la cubrimos con un trapo o papel film y ponemos 90 minutos a levar en lugar cálido y sin corrientes.
3. Bagels:
- Pasado ese tiempo la masa habrá doblado su volumen. La sacamos con cuidado del bol, y sin desincharla por completo formamos un rollito para ir cortando porciones por mitad, así primero este en dos y los dos en cuatro del que saldrán 3 porciones cada uno.

Yo en este caso ni los pesé, unos quedaron más grandes que otros, pero eso también tiene su gracia, ¿no?.

 - A continuación tenemos que formar cada porción. Así, primero hacemos con cada una un rollito, cogemos un extremo entre el dedo pulgar y el canto de la mano y pasamos el resto del rollito a lo largo de la mano hasta juntar los extremos (perdonar, no sé explicarlo, en el video aparece muy bien).

- Seguidamente y para cerrar bien los extremos sin que queden costuras que luego puedan soltarse... vamos a deslizar el bagel por la mesa de trabajo, pero con él en la mano, apretando ese extremo para que desaparezca.

- Vamos dejando cada bagel en una bandeja de horno forrada de papel de hornear.
- Tapamos con un trapo y dejamos reposar otros 40 minutos.

4. Cocción:
- Mientras precalentamos el horno, calor arriba y abajo a 200ºC.
- Y ponemos una gran olla llena de agua a cocer, tiene que hervir no muy fuerte, pero hacer bien de burbujas... a este agua le añadimos la miel.
- Con nuestros bagels ya listos vamos a pasar a cocerlos en agua.
- Así, en tandas de 3 en 3 (dependiendo del tamaño de la olla, claro) vamos introduciendo en el agua y los dejamos 45 segundos por cada lado, damos la vuelta y sacamos con una espátula, y dejaremos sobre una toalla (nada de servilletas de papel, OJO!! se pegan todas).
- Una vez secos trasladamos a la bandeja de horno forrada con papel de hornear, aquí primero le pincelaremos con la mezcla de yema de huevo y agua y luego lo decoraremos. Yo hice 12 en total, 3 simples, sin nada, 3 con sal, 3 con semillas de sésamo y 3 con cebolla.
- Y vamos horneando por tandas, yo hornee de 6 en 6 20 minutos.
- Una vez sacados del horno es importante dejarlos enfriar en una rejilla, tras lo cuál más importante aún para su conservación es guardarlos en un recipiente hermético.
A mí me han durado varios días. Sino, siempre podéis congelarlos.

Ya lo último, como veréis yo los he acompañado con dos dips de los que ya os pasaré receta, pero que para estas cosas son estupendos.
Uno de salmón ahumado y otro de bacon picados ambos muy finitos, mezclados y sazonados con queso crema.

¿Qué os ha parecido? Espero que os haya gustado.
Una vez leída la entrada mi hermana me ha sugerido que os ponga este enlace. Es del blog de Intercultura y Cocina, del que Almu sigue todos sus viajes.
Este en concreto es de los bagels que os he hablado de Montreal, y que Noema comparte con una de mis bloggers favoritas Arancha de Sirope de Alce... que vive en la misma tierra de los bagels.

Nada más por hoy, sólo mandaros un besazo enorme a todos y desearos un feliz comienzo de semana.
Luz.

15 comentarios:

  1. Fantásticos tus bagels y el paso a pas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aisha, mil gracias por el comentario.
      También en Bake the World he visto los tuyos, ¡¡me encantan los de pipas!!
      Un besazo enorme, Luz.

      Eliminar
  2. Yo me inicié con los bagels en los mercados callejeros de Jerusalén y Hebrón, y los vendedores eran árabes palestinos, a pesar de que la receta tradicional es judía... bueno, adoptada por los judíos, en realidad.

    Curioso, verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen día Mamá Vaca.
      Te confieso que hasta hoy no había visitado tu blog, y que tu comentario me ha despertado mucha, mucha curiosidad.
      Total que me he leído enterita tu entrada de los bagels, otras entradas más y tu manifiesto, ¡¡y me ha gustado muchísimo!!
      Es muy interesante lo que me has escrito de los bagels, y más pensar cómo una receta que no era judía en origen ha pasado a ser una de las más conocidas por serlo... y que sea una de las cosas que más destacamos todos en cuanto la hemos publicado.

      En cualquier caso me quedo con ganas de saber más, así que ya iré a cotillearte.
      Un besazo enorme y mil gracias por tu comentario. Luz.

      Pdt: no quería quedarme con las ganas de saber si conoces los restaurantes Ottolenghi de Londres, unos vegetarianos increibles cuyos dueños son, el propio Yotam Ottolenghi (judío) y Sami Tamimi (palestino) y cuyos libros son increibles... a falta de viajar al mismo Londres.

      Eliminar
  3. una entrada de lo más completa y fabulosa.

    Te han quedado de lujo, y gracias a participar en este reto por primera vez, hemos conocido tu blog,

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad chicas que esto es lo que más me gusta de los retos y concursos, la posibilidad de ver qué se cuece en otros blogs, de compartir una misma receta hecha de quinientas formas distintas, ¿verdad?

      Vosotras este mes os habéis estrenado de lujo, mucho ánimo con los demás y un abrazo enorme.

      Pdt: Estoy aquí por si "cualquier cosa" jejeje.
      Luz.

      Eliminar
  4. estoy babeando! me llevo el de queso crema con salmón ummm que rico, muchas gracias por tan detallada explicación, besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje... la verdad es que en casa el tema dip o salsa de untar es un tema, ejem... espinoso ¡¡nos encanta!! Somos de las de rebañar el bol, no te digo más.
      Quiero preparar una entrada con varios dips muy facilones y para untar con todo.
      Por ahora te dejo enlace a la receta de la que saqué este de salmón, tiene un nombre que me encanta, se llama Taramasalata y saqué la receta de la revista BBC Good Food, aquí te dejo.

      http://www.bbcgoodfood.com/recipes/1841666/smoked-salmon-taramasalata

      un besazo enorme y mil gracias por tu comentario.
      Luz.

      Eliminar
  5. Que bien nos lo hemos pasado horneando bagels para el reto de Bake the World.. con todas esas semillas,te quedaron riquisimos.. Un paso a paso estupendo. Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquina, mil gracias por el comentario.
      Como he puesto en el post aquí en la variedad está el gusto.
      Si yo he puesto varios toppings no te quiero contar los tipos que se pueden ver en USA!!!! Ya no sólo semillas sino frutos secos, frutas liofilizadas, cebolla, hierbas aromáticas... vamos lo que te dé la gana seguro que ya se ha inventado, jejeje...

      Claro que lo bueno de hacerlos en casa es hacerlos de lo que sabes que tu familia va a disfrutar más, ¿no?
      Un besazo enorme y feliz martes, Luz.

      Eliminar
  6. Que geniales me parecen los canadienses! Los voy a probar segurísimo. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjejeje... y viendo tu perfíl (ejem... y tu amor por lo dulce) seguro que te encantan.
      Como he puesto en la receta tienen un regusto dulce muy muy rico, y como verás quedan más esponjosos y blanditos que crujientes... muy ricos, de verdad.
      Además estos si los haces sin decorar, simples vaya, admiten miles de ideas dulces, de queso crema y mermelada, nutella, y una mezcla de la que me he hecho adicta ¡¡una mantequilla de sirope de arce!! que pronto pondré en el blog, es como una mantequilla con miel, pero con el dulce típico canadiense.
      Ahí te dejo, jejeje.
      Un besazo, Luz.

      Eliminar
  7. Bueno, creo que veíamos las mismas series y lo instructivas que eran algunas, (Buffy era un poquico bruta) me pongo en pendientes tu receta, que con huevo tiene que resultar más suave. Saludos panarras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Me han encantado también tus bagels!! SObre todo el paso a paso. He visto que muchos de vosotros habéis hecho los "roscos" de otra manera, vamos la manera de cerrarlos, tengo que probar.

      Lo de las series como siempre digo es más generacional que otra cosa, jejeje... y que antes y aunque suene viejuna total no había ni tantas series ni tantos canales, vamos, que todos veíamos lo mismo, ¿no?

      Estos bagels que he hecho, canadienses, sí son más suaves, más tipo bollito, un poco dulces por la miel que se añade al agua de cocción y más esponjosos por dentro.
      Yo después de haber probado estos es con la receta que me voy a quedar, si la preparas cuéntame qué te ha parecido.
      Un besazo, Luz.

      Eliminar
  8. Menuda pinta! a ver si me animo un día y hago vuestra receta:)

    ResponderEliminar