lunes, 1 de abril de 2013

Piña colada.



Buen día a todos.
Hoy toca entrada facilona y cortita... que no estamos hoy muy católicas... y nunca mejor dicho.
Puff... mañana se acaban las vacaciones, y no sé qué me da más pereza, si volver a la rutina o si darme de cabezazos por haber hecho de todo menos descansar estos días...



Si, yo soy de esas obsesas que en cuanto tiene un par de días libres los aplasta sin piedad con listas kilométricas de tareas... sino preguntad a cualquiera... no libro a nadie de alguna tarea.
Y esta Semana Santa en concreto... yo que os anticipé que escribiría, que os dije que estaría por Madrid, que también he tenido estos días de vacaciones...¡¡¡me los he pasado haciendo limpieza de primavera!!!
Vamos que tengo más cansancio en el cuerpo que cuando empecé.
Como dice mi pobre hermana para esto es mejor no tener vacaciones.
Mi problema: yo soy de las que no puede quedarse en casa leyendo un libro, salir a ver escaparates o a dar una vuelta, o ir a tomar algo... vamos en plan relajo en varios días sin que la conciencia me esté repitiendo la lista interminable de tareas.... esas que dejamos "para cuando tengamos un momento", os diré que organizar armarios, limpiar el horno y los cristales y dar cera a los suelos es algo para lo que nunca tengo un momento... conclusión...¡¡tengo que hacer limpieza de primavera!!
Ojo, no creáis que soy una fanática de esas con el trapo a cuestas... ni mucho menos, por eso cuando tenemos estos días de limpieza son tan brutales... hay que hacerlo todo.

Total, que a pesar de preparar mis torrijas, mis platos de bacalao y el brunch de Pascua que Almu y yo hemos institucionalizado y que hubiese querido enseñaros, me habéis pillado en otros fregados... y nunca mejor dicho.
Hoy que terminan mis vacaciones estoy en modo conexión con la realidad... vaya, mirar mi correo, hacer llamadas, preparar la ropa y la agenda de la semana, esas cosas, además... tenía ya mono por publicar, jejeje...
Así que aquí estoy, aunque como os he dicho, lo que traigo hoy es una receta de las fáciles... y además os la va a explicar mi hermana, la barman oficial de casa.

Almu y yo somos "fans" de los cocktails... en concreto ella los hace, yo me los tomo, jejeje... vale, eso ha sonado fatal... aunque no deja de ser menos cierto,... un ejemplo, ayer junto al Brunch de Pascua Almu preparó unos margaritas de fresa que otro día os enseñará... conclusión, yo no sé si por el cambio de hora, el tequila, el cansancio o que una ya no es lo que era... pero a las 3 de la tarde tenía un dolor de cabeza de los de no te muevas que el mundo está cabeza abajo.
No, no somos un par de borrachinas, no... pero en ocasiones especiales, cenas, fiestas y demás nos gusta preparar bebidas diferentes.

Por eso os traigo esta piña colada, al igual que os enseñé la limonada casera, el kir royal o los margaritas de mango. Son ideas que podéis poner en práctica cuando tengáis invitados en casa, o hagáis alguna celebración de esas de las que os llevo hablando en varios post.
Yo este año celebro mi 30 cumpleaños, y como no podía ser menos ya estoy haciendo lista de bebidas para las fiestas que quiero preparar.
La idea de montar una barra o mini-bar (en versión casera de mesita auxiliar, camarera o carrito) es algo que suele divertir a todo el mundo, preparas un par de bedidas alcohólicas, un par sin alcohol y junto con los consabidos refrescos, vinos y cervezas montas un mini-bar.
Es un poco como lo que os conté de las barras de ensalada, a la gente le divierte prepararse la bebida, combinar y así montas otra zona de encuentro en plan romper el hielo entre invitados, caso de que os haga falta.

Muchos de los cocktails que os enseño sí es verdad que hay que prepararlos con antelación, combinarlos previamente y tener sólo listos para servir, pero esa es la gracia, así no tienes que hacer nada más.
Este en concreto como los margaritas de mango yo suelo servirlos al final de la parte "comida" y antes de llegar al postre, vamos en el momento copa... así hay opción de los conocidos gin-tonics y cubatas... pero también presentamos este, que al final es lo que a la gente le divierte.
Son de esas tonterías que alargan y rellenan las fiestas, como yo digo... los típicos momentos un poco más lentos en que la gente o bien se acomoda o bien se despide.

Como os he contado antes en casa el tema cocktails es territorio de Almu, por eso quiero que sea ella quien os presente esta Piña Colada... sin embargo, ejem... no estaba ella muy de ánimo para escribir y tras la paliza de limpieza, ejem... una sabe que ya ha llenado el vaso de la paciencia lo suficiente.
Así que la receta os la va a contar ella... pero a través de varias preguntas que le voy a hacer hoy, espero que sea un medio claro y ameno para todos.

Vamos con la receta.

1. Almu, ¿de donde sale esta receta?
 No sé... tu la viste y dijiste que la hiciéramos, jejeje...
Bromas aparte, tengo este libro que es lo mejor del mundo, se llama 200 cockteles fabulosos, de Jane Rocca (ejem,... me meto por medio para recomendar el libro... aunque si os advierto que es un libro para chicas...) en el que me baso para ver los ingredientes, pero luego en realidad lo tuneo a mi gusto.

2. ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de ella? ¿Porqué querías prepararla?
Pues la verdad es que quiero probar todas las recetas del libro, suenan genial y llevo tiempo ampliando mi sección utensilios para cocktails.
Esta receta la hicimos en Nochevieja, nunca la habíamos preparado y además pensamos que sería fresquita y digestiva tras el atracón de cena.

3. ¿Te ha gustado? ¿La repetirías?

Sí, me gustó, por estar fresquita... pero no es de las que más me ha gustado. En casa no somos muy aficionadas al coco, y sí es verdad que es uno de los sabores que más predomina, así que...
Pero para los que les guste el coco y los cocktails con fruta este es muy rico, y va bien con distintas comidas.
Si que la voy a incluir en las que me gustaría repetir, no con frecuencia, pero para fiestas con más gente o en plan digestivo si la voy a dejar en la reserva.

4. ¿Sabes algo curioso y/o interesante de esta receta?
Pues sé, porque Luzma me lo ha contado... que es la bebida oficial de Puerto Rico, pues fue un pirata de este país el que la inventó en el siglo XIX, ya sabéis el ron es la bebida pirata, y este en concreto la usaba para "entonar" a sus marineros.
Yo me quedo con esta versión aunque como en casi todos los cockteles de éxito su autoría es muy reñida y discutida.
También deciros que su fama se debe a una canción de los 70 del pasado siglo... que ejem, os dejo por si tenéis curiosidad... anque, ejem... no os perdéis nada, madre mía y luego se queja mi padre de la música que escucho!!!!!!
Todas estas cosas y curiosidades han salido de la wikipedia, por si hay alguien que quiera saber más...

5. Vamos a los ingredientes... ¿Qué has usado? ¿Para cuantas personas es?
Para los cocktails lo que suelo hacer es seguir la receta original en la cantidad de alcohol y poner la misma cantidad de los demás ingredientes, lo mezclo en una jarra, pruebo y voy rectificando, así puedo poner al gusto las cantidades tanto de alcohol como de los demás ingredientes.
He usado:
- 90 ml de Ron
- 90 ml de Zumo de piña
- 90 ml de leche de coco de las de lata de la sección de leche del supermercado
Y con estas cantidades preparé 4 copas, de las de martini que veis en la foto.

6. ¿Hay algún equipo o utensilio que sea necesario emplear?
Vale, lo normal es picar hielo y en ese mezclar las bebidas para que quede un mezcla entre granizado y bebida con hielo, como los margaritas.
Pero como nosotras tenemos una batidora que no pica hielo ¿¿?¿? lo que hago es usar la heladera, la congelo previamente un par de horas, hecho la mezcla, pongo en marcha la máquina y así granizo la bebida.
Así que si tenéis heladera o una batidora de las que pica hielo genial, o bien frostizas la bebida o bien la mezclas en la batidora con el hielo picado.
Sino tienes ninguna de estas máquinas tienes otras dos opciones. O bien la haces tipo helado hecho de forma tradicional, en un tupper al congelador rompiendo los cristales que se formen cada media hora hasta que la textura sea de granizado; o sino tienes tiempo refrigerar la bebida en la nevera en una jarra con hielos.

7. Vale, ahora cuéntanos cómo la has preparado
- En una jarra de un litro he echado las cantidades de líquido indicadas.
- Lo mezclé bien y probé (y probé yo, que Almu los deja muy flojitos). En este caso me pareció que estaba muy cargado, además de saber demasiado a coco, así que rectifiqué con zumo de piña, eso al gusto de cada uno. (Otra nota, no penséis sólo en vuestro gusto, pensad en los que se lo van a beber también).
- Al rectificar echar en pequeñas cantidades, como medios vasos, e id probándolo cada vez.
- Cuando alcancé el sabor deseado dejarlo media hora en la nevera para que coja frío, así cuando lo metes en la heladera es más fácil y rápido el proceso para frostizarlo.
- Y ya sólo queda meterlo en la heladera, tarda como una media hora, dependiendo de cada heladera, claro, la nuestra tardó eso en escarchar la bebida.
- Ahora os diré cómo lo presento:
En una copa de martini preparo el borde. Mojo el borde con agua y en un plato pongo azúcar y le doy la vuelta a la copa en contacto con el azúcar de forma que esta se quede pegada en el borde.
Para que no se despegara el azúcar, serví la bebida con un cuharón de sopa, como un par de cucharones por copa.
Si se quiere se decora con un trozo de piña o una pajita.
Y ya está.

Pues eso es todo, espero que os haya gustado, si Almu lo prepara una próxima vez espero que lo haga en una cáscara de piña con sombrillita... ¡¡y una bengala!!
Pero eso ya es otra historia que os contaré a su debido tiempo.
Hasta entonces un besazo enorme y feliz rentrée.

5 comentarios:

  1. Hola,

    Descubrí tu blog en el concurso de cocido de sopa (yo también participé), y me gustó mucho.

    Por eso te he dejado un premio en el mio (http://www.e-cuina.blogspot.com.es).

    Un abrazo,

    Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Marta, ¡¡qué ilusión!! Jejeje... me alegro que el blog te guste, espero que podamos vernos por aquí, o por el tuyo que también he estado cotilleando las cosas riquísimas que preparas.
      Un besazo, Luz.

      Eliminar
  2. Hmm... ¡qué rico!
    Aquí aún falta bastante para que tengamos fresas, por eso tu mermelada me da una envidia tremenda :D

    Por cierto, vengo desde el blog de Marta, en el que hemos estado co-premiadas, y definitivamente me quedo para seguirte, que me gusta mucho tu estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que despiste llevo, que tengo dos recetas tuyas abiertas y comento en la que no es xD

      Eliminar
    2. Jejeje... mil gracias por los comentarios Laura... estén donde estén, yo los he visto igual, y me hacen muchísima ilusión.
      Oye, ¿cómo es eso de que aún no te han llegado las fresas? Umm... sino siempre puedes decirme y te envío un bote de esta mermelada, parece una tontería pero anima un montón y uno ya ve más cerca la primavera.

      Un besazo enorme y muchas felicidades por tu premio bloguero. Luz.

      Eliminar