sábado, 1 de junio de 2013

Bistró francés para mi cumpleaños


Vale... os prometo que después del post de hoy no os volveré a amargar la existencia con referencias a mi cumpleaños... prometido. Aunque, ejem... como ya os comenté aún tengo varias celebraciones por llegar y estas sí os las publicaré... pero más por la comida que por otra cosa. Que yo mis velitas ya las he soplado y ya me he quedado tranquila.



¿Vistéis la pedazo de tarta que me hizo mi hermana? No es que fuera impresionante (que lo era) tanto por fuera como por dentro, ni que fuera riquísima y deliciosa (que también lo era, y mucho) no... lo más alucinante señoras y señores es que salió íntegramente de su imaginación!!! Almu no ha recibido una sóla clase de modelaje de tartas, de fondant o de cualquier otra cosa... no ha visto ese diseño en ningún libro, ni ha copiado la receta de ningún blog... no... la tarta es 100% marca registrada.
Y después del post que escribió el otro día y que por desgracia para ella era un reflejo fiel de cómo de en serio me tomo los cumpleaños no puedo sino deciros que ya sabe lo que tiene que hacerme para el año que viene, jejeje....

Vale... vuelvo a perder lectores por abusona y desagradecida... ummm, no?? Pues no... ella sabe lo feliz que me hizo su tarta, el trabajazo que se metió... bueno lo sabe ella y todos los que vinieron a casa a celebrarlo conmigo y a quienes echaba miradas asesinas mientras protegía mi tarta para que no se la comieran....¡¡no quería!! Me duró poquísimo... toda preciosa y entera... una pena, snifff.

Sin embargo no quería hoy volver a recrearme con la tarta, no... quería contaros el resultado de la comida que hice el sábado pasado para celebrarlo con mis amigos, mi menú bistró.

Para empezar os diré que desde los 20 celebro los cumples siempre en casa... ha sido muy raro el año en que lo hayamos celebrado en algún restoran... y os diré porqué. Principalmente por dos razones, la primera... que suelo invitar a bastante gente, con lo que en muchos sitios nos ponen caras, nos atienden peor y al final suele ser un chasco... comiendo rápido, con prisas y poco... por otro porque precisamente nosotros somos de los de disfrutar del aperitivo, la comida, el postre, la sobremesa y la merienda... y si me apuras como suele pasarnos habitualmente llegamos a la cena todos allí charlando, riéndonos y disfrutando.
Conclusión, los últimos años como os digo lo he celebrado en casa. O bien cena, fiesta o comida siempre montamos un menú, preparamos bonita la casa y a disfrutar.

A Almu y a mí... (ejem... más concretamente a mí, en realidad... la pobre me sigue la corriente porque sino ésta se la lleva por delante) nos encanta preparar menús temáticos, resultones, abundantes y fáciles de preparar, de los que la gente pueda tripitir sin ningún empacho y de los que gusten a todo el mundo... así, si hace dos años hicimos una super comilona italiana con antipasto, varias pastas y distintas salsas, pizzas y un tiramisú riquísimo el año pasado preparamos una cena rusa con su tartar de salmón, su ensaladilla rusa, pollo Kiev y ensaladas de remolacha y arenques... también guay.
Pero este año tenía que ser especial...muy especial... que como me ha dicho una amiga del trabajo estaba cambiando de prefijo, jejeje...

Total que pensé en varias ideas que reflejaran mis gustos... y que pasaron por hacer un almuerzo tipo picnic en referencia a mi personaje infantil favorito...Winnie the pooh (pero este lo descarte... ¿porqué? Ummm no es evidente... cumplo 30... ejem... yo también tengo un poco de vergüenza de vez en cuando... aunque las velitas de la tarta como veréis solo podían ser suyas...en eso soy muy leal desde hace años... a pesar de que en casa hay que adaptarlas porque no se venden esas velas mas que hasta los 5 años....).
Otra idea fue una merienda tipo té haciendo alusión a Jane Austen cuyos libros son mis favoritos... pero esa idea ya la he hecho un par de veces... y no quería repetir.

Finalmente... y no os cansaré con las otras 6 opciones que barajamos dí con el tema bistró francés.... ¿porqué?
Pues porque como dice Sabrina si España es mi país, Paris es mi ciudad... me encanta su cocina, su música, su ambiente, su pan... sus parisinos snobs , su vino... ¡¡sus tiendas!!!.... así que era obvio... un menú francés que fueran a disfrutar todos.

Respecto a todos me refiero a mis amigos. Siendo completamente sincera os confesaré que en este terreno tengo una suerte inmensa... mis amigos aguantan lo suyo mientras yo les suelto una diatriba interminable sobre lo que he cocinado, cómo y porqué, todos son bebedores y carnívoros, vienen dispuestos a probar cosas nuevas y critican lo que les gusta y lo que no... como digo tengo una suerte tremenda... sino, dejar que os enseñe algunos de los regalos que me hicieron el otro día... jejeje... (la foto de la derecha)
¿Creéis que me conocen? Increible, verdad??? Entre el libro de recetas de Jane Austen, el libro de cocina de Ottolenghi y los libritos de recetas con frutas en francés estoy en las nubes desde hace días.

Total, que lo que quiero ahora es mostraros lo que preparé en este menú.
¿Porqué? No, no es con ánimo de poneros los dientes largos, ni mucho menos, sino como una forma de daros ideas a vosotros tal y como hice en Nochebuena... para vuestras propias reuniones y celebraciones. Las recetas las iré publicando con el tiempo... si hay algún ansioso que quiera la receta antes que me escriba y con muchísimo gusto se la doy.

Vale, pues el menú estaba compuesto de unos aperitivos, un entrante, un plato principal y el postre que fue la tarta.
Acompañamos la comida, en el aperitivo de un vermouth, en la comida propiamente dicha con un vino tinto muy, muy rico y para acompañar la tarta y brindar hicimos unas mimosas.

Os diré que el menú lo ideé con ayuda de un auténtico bistró francés de aquí de Madrid, mi restaurante favorito, L´Entrecote, en la calle Claudio Coello ya casi pegado a Goya. Aunque en realidad a nosotras nos han llevado siempre al que estaba en Claudio Coello 68, donde los camareros nos conocían y el trato era buenísimo.
Total que seleccioné algunos de sus platos que más me gustan y es lo que hice.

Entre los aperitivos incluí una tabla de patés con sus encurtidos, la ensalada de la casa que sirven con una salsa secreta que intenté recrear... y que quedó lograda, pero no sé si es así del todo; unas croquetas de jamón conforme la receta de Chicote que no estaban ricas, no, estaban superiores como diría mi abuela, y cuya bechamel dejé preparada el viernes para sólo tener que montar y freir el mismo sábado, luego las dejé a 50ºC en el horno para que se mantuvieran calientes hasta que los invitados llegaran.
Por último y de los aperitivos preparé una brandada o paté de bacalao que sale delicioso, os aseguro que a los que les guste el bacalao no pueden dejar de probar este paté... muy muy rico, y en cuanto a su preparación también la dejé hecha el viernes.
Total que ese mismo sábado por la mañana sólo tuve que emplatar el paté y la brandada, montar la ensalada y freir las croquetas.


A continuación y un poco para ya asentar el estómago tras los aperitivos servimos una vichysoisse que me encanta servir en fiestas y celebraciones, porque la dejo lista (o incluso la congelo) previamente y luego en función del tiempo que haga o bien la sirves fria o bien caliente... os recomiendo mucho este tipo de ideas, funcionan genial.

Y como plato fuerte uno de mis "clásicos" o receta 10... de esas que ya haces con los ojos cerrados, de esas que prepararía para la suegra, el jefe, Masterchef y la reina de Inglaterra... de esas.
Creo que todos tenemos una receta de esas... socorridas, riquísimas y que podríamos hacer hasta en un infiernillo de camping gas.
Pues la mía es este boeuf Bourguignon que hice por primera vez hace dos años a propósito del primer reto de Film&Food. Era mi primera receta publicada y me esforcé muchísimo... tanto, tanto que creo que no hay nadie de mi entorno que no lo haya probado.
El secreto, por un lado que la carne sea buena, por otro que el vino también lo sea... y por último que se pase sus buenas 3 horas en el horno sin molestar a nadie.
Ya os pondré la receta... en cualquier caso siempre hago la de Julia Child que publiqué en su día.
Serví junto al Boeuf y su propia salsa una pedazo de bandeja de patatas fritas, tal y como hacen en L´Entrecote,... el fallo es que para entonces estábamos llenísimos con lo que todo fueron raciones "simbólicas".
Ahh!! El boeuf es otra cosa que tenía preparada de antes... concretamente la hice el domingo anterior, el 19, lo congelé y despacito se "derritió" en el frigorífico del viernes para el sábado.

La verdad es que esta vez nos organizamos genial... yo ya lo tenía todo previamente cocinado, con lo que el mismo sábado sólo tuve que dar un repaso a la casa, comprar hielo, flores y pan, montar la mesa y pintarme los labios.
Un lujazo, y más la fiesta en sí... ¡¡me encanta estar con mis amigos!!
Parece mentira, y me hace mucha gracia... hace años cuando nos veíamos todos los días a todas horas también hablábamos hasta las tantas, ahora no podemos reunirnos tan a menudo, pero la rutina es la misma... hablar sin parar hasta la madrugada, ¿de qué? pufff... de lo divino, lo humano, lo metafísico, de Masterchef, de bodas, de trabajo, de política, de fantasmas y apariciones... de lo que se nos pasa por la cabeza porque entre todos ¡¡resolveremos el mundo!! jejeje...

Bueno, por aquí como veréis y aunque el tiempo no acompaña hemos entrado en temporada de clebraciones... mirad que os he ido avisando... ahora coger carrerilla para el cumple de Almu... jejeje... el mes que viene, la reunión anual familiar, las cenas de verano en la playa.... esperad y ver.
Y lo dicho, cualquiera de las recetas os las paso con muchísimo gusto.

La semana que viene os traeré ya una.
Hasta entonces un besazo enorme, Luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario