miércoles, 12 de junio de 2013

Ensaladilla rusa Martín. Receta de Martín Berasategui


Hola de nuevo a todos!!
¿Qué tal se van portando las temperaturas? Por aquí felíz como un manatí al sol... os confieso que Almu y yo estamos convencidas de que en otra vida fuí eso... un manatí... esa mezcla de foca-ballena que se pirra por andar de cotilleo al sol con las amigas.
Mi hermana que es un sol... siempre que digo lo del manatí (que si, yo doy la brasa con mis ideas locas en vivo y por escrito igual, jejeje) me recuerda que existen leyendas que cuentan que los marineros confundían a las "vacas marinas" o manatís con las sirenas... aunque, ejem... creo que prefiero ser un manatí... jejeje.



Vale, dejando de lado ideas extrañas... ummm... ¡¡que empiece el verano!! Yo ya llevo días preparadísima, con mis sandalias, mis uñas rojas y la música de los Beach Boys a todas horas... ¡¡hacía falta que el tiempo cooperase!!
Otra cosa que pongo en marcha en cuanto empieza a caldear la temperatura es la "cocina de verano" que creo que en casi todas las casas se practica... empiezo a sacar los pistos y gazpachos, la ensaladilla rusa y el pollo empanado y las miles de recetas de pescado que voy practicando para llevarme después al Norte... así que hoy para inaugurar la temporada primavera/verano del blog os traigo la receta veraniega por excelencia... la ensadilla rusa.... ummm sin embargo como veréis en el título del post no es una ensaladilla al uso, no... es la ensaladilla que prepara el gran Martín Berasategui y que aparece en el recetario que junto a David de Jorge han firmado al hilo de los cientos de programas de Robin Food y del que ya os he hablado en otras ocasiones.
Así, hoy os traigo esta receta, de ensaladilla de toda la vida, con algún que otro ingrediente diferente... ya veréis.
En casa no es que haya triunfado, no... es que Almu me la hace poner en todos los menús semanales, y la verdad la disfrutamos muchísimo, es de esas cosas que hago a toneladas y voy tirando de ellas durante días, que si el aperitivo del domingo, el sandwich del lunes, la cena del martes y el antojo de merienda del miércoles... y ea, hasta la semana que viene.

Nada os voy a decir del tema mayonesas y demás... creo que ya todos estamos más que concienciados/amaestrados/traumatizados con el tema de la salmonelosis, los golpes de calor y la ensaladilla en tuper de plástico a la playa... umm...
Yo en este caso, y sin ánimo de escandalizar a nadie os diré que llegado el mes de mayo la mayonesa la compro de tarro... bueno, ejem... os seré completamente sincera... por lo general siempre compro mayonesa de tarro... y salvo ocasiones no suelo hacerla casera... por dos razones: por un lado porque me parece más "económica" la de bote... a lo tonto modorro la casera entre los huevos y el aceite supone un consumo de productos del frigorífico que en la mayoría de los casos no compensa, y menos cuando la casera no se conserva... hay que comerla cuanto antes y la siguiente vez ea... vuelta a empezar.

Y por otra razón si cabe más evidente... la mayonesa que yo hago es rica, no digo que no, y ya os enseñaré mi receta... pero al final prefiero las de bote, en concreto la única que comemos en casa y que más nos gusta es la Ligeresa... es muy suave, de sabor y textura, no está salada y no empalaga.

En casa la ensaladilla rusa es un "must have" como dicen los cursis... un indispensable, vaya... una receta comodín que si bien comemos a troche y moche en verano luego la disfrutamos todo el año.
Yo es uno de esos comodines estrella en celebraciones familiares caseras... te preparas tu bol de ensaladilla y bien en versión chupito, montadito tipo tosta, en volovan, sandwich de la hora del té o en versión buffet de ensaladas, la verdad es que siempre es un plato estrella muy, muy recomendable.
Otra receta bastante viejuna, la verdad... que hemos visto en las mesas de casa toda la vida.
Yo recuerdo que durante unos años las niñas del cole la servían en sus fiestas... que alguna vez volvíamos a casa nauseosas perdidas por culpa de tanta fanta y tanta mayonesa... como decía mi padre.
También plato de lujo para celebraciones navideñas multitudinarias... y salva del apuro en lo que yo llamo "echa todo lo que tengas en la nevera" ea, lo remueves con mayonesa y tienes un aperitivo/tapeo/vuelve a quedarse a cenar el gorrón de turno...

Os he contado que recuerdo en casa comerla en verano... y os digo yo, porque mi hermana hasta hace unos años la odiaba con verdadera pasión... era verla y sentirse 7 años gafada... nada hija, la pobre que un año se quedó en los huesos tras un brote de salmonela... Yo sin embargo me ponía las botas en casa de mi abuela, donde mis tías la preparan super rica... con sus aceitunas rellenas, su atún embotado casero, los huevos decorados en flor y los pimientos en tiritas formando rejillas... la de toda la vida, vaya.
Sin embargo es uno de esos platos de los que andarse con cuidado...¡¡qué mala puede ser una ensaladilla mala!! ¿verdad? Vas a sitios donde te la ponen de pincho y piensas "ay mi madre... yo entre esta plasta no distingo si aquí hay algo más que sal y patata!!" u otras donde la mayonesa escurre sospechosamente por el plato... y un largo etc que seguro que todos conocéis.
Mi desilusión está en que en casa, durante años hubo que comer ensaladilla de las malas... ejem... es un plato con los que mi padre no ganaría en la vida una estrella Michelín...¡¡pobre!!
Yo no sé que le hacía (miento, sí lo sé) pero eso era un desastre!! Entre que la ensaladilla la componían las bolsas esas congeladas de ensaladilla que son un tanto malonas... ellas me perdonen (¿qué pinta una judia verde en la ensaladilla?), que las dejaba cocer hasta desintegrarlas (literalmente), que luego añadía el atún de lata sin escurrir, las aceitunas con su hueso, y la mayonesa a la verdura sin enfriar... uffff... ese era el sacrificio del verano, el mío... porque mi hermana la muy lista tenía la excusa del trauma... ¡¡que eso si colaba!!
Conclusión, que en cuanto asomaba en casa de mi abuela ahí estaba yo, dando la tabarra para que hiciera ensaladilla que comía por un tubo ante la mirada boquiabierta de mi padre que no despegaba los ojos de mi hermana hurtando pedacitos de mi plato!!.
Finalmente (y sin herir sus sentimientos... por lo que la transición llevó años!!) pudimos ir "usurpando" a mi padre parte de su recetario... y sustituirlo por el nuestro, así entre los rebozados y fritos de mi hermana y la ensaladilla y demás mío el universo vuelve a estar en armonía... al menos en mi cocina.

Pues nada, aquí os dejo la receta que espero que os acompañe este fin de semana en el estreno de las piscinas.

Receta de ensaladilla rusa Martín.
Ingredientes (para un bol grandecito... las raciones son muy subjetivas, la verdad... no sé deciros... pues la bandeja de servir de toda la vida... lo que eso cunda en vuestra casa):
- 2 patatas medianas
- 2 zanahorias
- Un trozo de cebolleta (cantidad al gusto)
- 1 aguacate
- Un puñado de aceitunas
- 4 o 5 pepinillos en vinagre
- 3 huevos cocidos
- una docena de langostinos cocidos
- 3 latas de atún en aceite (o en escabeche, al gusto)
- Mayonesa (también al gusto)
- Sal y pimienta
- Cebollino para decorar

*Martín Berasategui le añade 50 gramos de jamón ibérico en dados... yo no suelo ponerle... pero por si a alguien le gusta


Modo de hacerlo:
1. Yo lo primero que hago es poner a cocer los huevos, las patatas y las zanahorias.
2. Es importante que ni la patata ni la zanahoria estén muy, muy blanditas... así que poner a escurrir cuando estén ya blandas pero firmes.
El truco del almendruco es dejar las patatas con su piel, y cocer 30 minutos a fuego medio, sin que hierva a borbotones... para que la patata no se rompa.
3. Una vez cocido preparamos todos los ingredientes... picamos los encurtidos, escurrimos el atún, picamos las verduras, todas en cubitos pequeños más o menos del mismo tamaño, y por último en el mismo tamaño que el cubito cortamos las 10 colas de los langostinos, reservando 2 para decorar después.
4. Bien, con todos los ingredientes listos, vamos incorporando a un bol grandecito, la patata en dados, la zanahoria y el aguacate también, la cebolleta picada fino, los encurtidos, el huevo, el atún y los langostinos.
5. Con todo junto en el bol, salpimentamos (con cuidado que la mayonesa suele darle un punto de salazón).
6. Y finalmente vamos incorporando la mayonesa a cucharadas... ir añadiendo dos cucharadas y remover, dos más y remover y así hasta que veáis que está como os gusta... en casa nos gusta jugosa pero sin empapuzarla.
7. El último paso antes de emplatar es tapar con papel film y llevar un par de horas a la nevera... para que los sabores se integren y asienten bien, y para que la ensaladilla esté fresquita.
8. A la hora de emplatar como más os guste, recordad decorar con los langostinos reservados y el cebollino.

Pues esta es la receta de hoy... sencilla y rica... ¡¡para celebrar la llegada del verano!! Que ganas... y que ganas de que lleguen las vacaciones, pensar en las siestas, la playa, las terracitas y los paseos... ummmmm, no os digo más.

Pdt: la receta la voy a dedicar... ea... a una de las más antiguas amigas de mi hermana, Teresa. Que la pobre sin tener idea de cocina ni estar muy puesta se lee todas las entradas!! Y ya ha ido haciendo sus pinitos gracias a las fotos que cuelgo en instagram!! Qué contenta estoy de que lo haga con una de mis recetas!!
Ella me ha pedido recetas sencillotas a más no poder, sin complicarse y sin tener que trastear mucho en la cocina... espero que el reto, al menos por hoy esté cumplido.
Un besazo enorme a todos, espero que os guste la receta, os animo mucho a probarla, porque el añadido de nuevos ingredientes enriquece muchísimo un plato de toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario