sábado, 8 de junio de 2013

Manicotti rellenos de bolognesa y ricota... para el concurso Con las zarpas en la masa




Buen día a todos!!
Ummm qué bien ya sábado... como se nota que ya empieza el verano, ¿verdad? me pesan más las semanas y estoy deseando salir al sol, fotosintetizar como dicen mis amigas.



Mientras tanto, hoy os traigo una receta increible, una pasta buenísima que quiero presentar a un concurso...  al concurso de Paula de "Con las zarpas en la masa" un blog que celebra sus 4 años con un concurso fantástico que consiste en enviar una receta de pasta rellena que será "juzgada" por un tribunal de lujo... nada más y nada menos que otras 4 bloggers estupendas que cada mes publican unas recetas de pasta de las de babear mirando una foto...ummm...


Y como estamos hablando de un concurso,... tenemos que hablar también del premio, unos premios increibles que vendrán de la mano de la tienda de material de cocina Homenaje a la cocina y de la editorial de libros Blume...un auténtico lujazo.
El plazo para presentar la receta a concurso termina mañana, sí... yo como siempre la última, y con prisas... pero estoy feliz como un regaliz con la receta que presento, en serio... ¡¡me encanta!!

No os pasa a veces, tanto en la cocina como cuando os vestís por las mañanas, escribís un email o planeáis la cita perfecta que luego todo se va desarrollando y piensas "así no era como estaba en mi cabeza"... cuando me pasa eso... por ejemplo, me visto para ir al despacho por las mañanas y me miro al espejo después de millones de horas pensando en el "look" y me veo y digo "ejem... en mi cabeza me veía como una mezcla de chica Bond, catwoman y Olivia Palermo todo al mismo tiempo... y aquí estoy... ¡¡igualita que Moneypenny!!" pues lo mismo me pasa a veces en la cocina.
Hay otro ejemplo de lo que os estoy contando... en una peli que me encanta "El amor tiene dos caras"  la protagonista (Barbra Streisand) una profesora universitaria de literatura clásica les cuenta a sus alumnos el significado del amor cortés... y nos cuenta cómo en las películas, libros etc... cuando una ve una escena de amor siempre es bajo la lluvia, la música sonando, olor a flores etc...  cuando en la realidad ¿¿Quién escucha la Traviata mientras le dan un beso?? (por favor si hay alguien que al leer esto ha levantado la mano... que haga el favor de pasarse por la planta de psiquiatría)... bueno, como os digo, con la cocina me pasa lo mismo.

Cuando me meto de nuevo en el lío de un reto, concurso o sorteo en el que tenga que aportar una receta de cocina siempre me lío la manta a la cabeza... que quiero que sea mía, original, diferente... que llame la atención y que sea laboriosa pero sin pasarse... pufff....
Total que yo que para estas cosas tengo menos visión que un topo siempre recurro a mis dos fuentes de sabiduría.... los libros de cocina y mi hermana.

Los libros de cocina son para mí una gran fuente de inspiración... sobre todo porque refuerzan mis ideas... yo soy de las de... ummm... pasta rellena, pues la voy a rellenar de carne, pescado y dulce, ¡¡y olé!! Así que busco y rebusco en libros, blogs, internet etc.... y acabo ajustando ejem... mis propias ideas. Cuando llego al "prototipo" que quiero preparar llega la fase dos... la implementación, y para eso, no sólo no tengo visión sino que me suele pasar que lo que yo imaginaba como un croque-en-bouche de canelones, por ejemplo, es inviable... ¿y cómo lo descubro? Pues de dos maneras... la primera y más dolorosa es haciendo el croque-en-bouche y terminando un una guarrería que no se comería ni Joey Triviani....  (aunque sí que me tengo que comer yo, que en esta casa no se tira nada!!). Y la segunda opción, recibiendo las collejas verbales de mi hermana pequeña que cual ingeniera que es se estudia la información que le suministro y que suele ser una conversación de camino al metro por las mañanas y que al punto ya me dice que eso no va a funcionar... y con su lengua de ingeniera superior me explica conceptos como la tensión, la gravedad o el peso.

Conclusión... ¡¡la receta de hoy es completamente mía!! Sin ayuda de ninguna clase, sin collejas verbales y sin torres inclinadas de pizza!!!
Os contaré de donde ha salida (aparte de mi cabeza, obviamente).
Pues esto era una vez... yo de viaje con mi padre y mi hermana por los USA, viaje que en el blog rememoro constantemente, porque como todo buen viaje supuso descubrimientos en momentos de mi vida en que el desarrollo de una persona es más importante... en mi caso la adolescencia, y los descubrimientos el género opuesto.
Total que ahí estábamos nosotros en Disneyland parando a comer en un restaurante (que sí, que hay gente que hace esas cosas... sobre todo gente como nosotros que llevan a la rastra a un padre que se presentó en la ciudad mágica con un traje de chaqueta... lo juro, tengo fotos para probarlo...) llamado Bella Notte (ejem... la Dama y el Vagabundo) cuando volvemos a mis "problemas" con el menú... yo leí que tenían unos manicotti rellenos de espinacas y ricota, y pregunté que era eso... mi padre respondió que eran como unos canelones rellenos así que yo quise pedir eso.
Otra cosa que tenéis que entender de mi adolescencia es que cuando una iba a un sitio con su familia decía lo que quería y luego era su ilustre padre el que lo pedía... total que ahí estoy yo señalando en mi mapa con mi hermana las atracciones a las que queríamos subirnos por la tarde cuando aparece el CAMARERO si, en mayúsculas (fijo que si hoy le vuelvo a ver no habría ni el más mínimo tilín...  pero tenéis que entenderme, en plena edad del pavo cualquier chico surfero californiano con chanclas y pulseras de cuero era la cosa más exótica que la hija del padrino veía en su vida) y mi padre empieza a pedir, "y para la señorita... y me señala... los manicotti rellenos de esp..." y el chico levanta la mirada de la libreta, me mira me sonríe y yo le meto a mi padre una patada por debajo de la mesa.... "¡¡no papá!! que yo quiero la ensalada del día" o algo igual de "no te creas, no como como una gocha".
En este punto he de decir que mi santo padre ya se las había visto con comportamientos similares que ya lanzaré al mundo en otro momento con lo que simplemente me miró por encima de sus gafas de leer y mientras se masajeaba la pierna repetía mi petición de la ensalada.
(Bien, una vez terminado el flashback os ruego que no penséis que soy una obsesa perdida de los camareros... esto sólo me pasa en los viajes, ejem... concretamente en dos viajes que he hecho, uno a California y otro a Florencia... así que me comprendéis, ¿verdad?... y no sólo con los camareros, no, que en casa aún me recuerdan la visita al Coliseo romano que nos costó una pasta porque Luz "contrató" ¡¡sin querer!! la visita guiada con un tío disfrazado de romano que era todo muslos... pufff...)

El caso y volviendo a mi receta es que desde entonces me quedé con antojo de manicotti, y han pasado más de 10 años de ese viaje pero aún no los había probado. Total, que para el concurso de pasta rellena decidí que esto era lo que haría, unos manicotti.
La cuestión es que ejem.... cualquier purista dirá que lo que yo he hecho no son manicotti, y tendrá razón.. ¡¡pero no he logrado encontrar verdaderos manicotti!! No os quiero enseñar foto, porque la diferencia sería muy obvía, os dejo enlace a las fotos de los mismos en google, pero a pesar de ello he hecho una receta de manicotti, así que ea, aunque lo he hecho en tamaño pezqueñín son manicotti al fin y al cabo.
El relleno por otra parte lo tenía clarísimo, ¡¡quería hacerlos de bolognesa!! Y no, no de la bolognesa de carne picada, no, de la de ragut de carne riquísima, ¡¡y con ricota, por supuesto!!.
De forma que mezclados ambos tuviera el relleno.
La idea de colocarlos así... en vertical surgió de esta foto de Jamie Oliver y voilá... ya era cuestión de ponerse manos a la obra.
Os dejo con la receta.

Receta de manicotti rellenos de bolognesa y ricota
Ingredientes para 6 personas:

La pasta:
8 rigatoni (que es como se llaman los macarrones que he usado... y que es lo más parecido a un manicotti que he encontrado) por persona. Si fueran manicotti auténticos con 2 por persona es más que suficiente. Lo importante es que sea pasta de trigo duro, la que queráis.

Para la bolognesa:
- 4 cucharadas de aceite de oliva
- 300 gramos de carne de ternera para guisar, cortada en trozos menudos
- 1/2 cebolla picada muy finito
- 1 rama de apio también en trocitos
- 1 zanahoria picada
- 400 gramos de tomate triturado
- 1 vaso de vino tinto
- 2 vasos de caldo de carne
- 1 hoja de laurel
- 2 dientes de ajo triturados
- sal y pimienta

Para la mezcla de ricota:
- Una tarrina de queso ricota
- 1 bola de mozzarela
- 3 cucharadas de parmesano rallado
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 1 cucharada de cebollino picado
- pimienta

Para la salsa de tomate:
- 400 gramos de tomate triturado
- 1/2 cebolla picada
- Hojas frescas de albahaca
- Sal y pimienta

Modo de hacerlo:
1. Ragut: (lo hacemos lo primero porque tiene que cocer durante dos horas, aviso).
- Ponemos una cazuela al fuego, en la que calentamos las cucharadas de aceite.
- Mientras picamos las verduras y troceamos la carne.
- Añadimos primero las verduras a la olla, y al cabo de un par de minutos la carne. Dejamos que se sofría todo hasta que la carne pierda el rojo, y caso de soltar líquido, éste se haya evaporado.
- A continuación añadimos el vaso de vino, subimos el fuego y cocinamos hasta que el vino se haya evaporado.
- En ese momento añadimos el tomate, el caldo, el laurel, los dientes de ajo triturados y sazonamos.
- Tapamos la olla, bajamos el fuego al máximo y dejamos cocinar dos horas.
- El guiso estará listo cuando la carne al pincharla esté bien blandita, que podamos partirla sin necesidad de usar cuchillo.
- Sacamos entonces del fuego y trituramos toda la mezcla, no importa que la salsa quede con algún tropezón de carne, pero necesitamos que sea una mezcla triturada para luego rellenar los manicotti.
- Otra cosa importante es dejar enfriar la mezcla. Así que reservamos.
2. Ricota:
- Consiste en desmenuzar el ricota con un tenedor en un bol.
- Añadimos la mozzarela previamente rallada, el parmesano y los condimentos... aceite, cebollino, sal y pimienta.
- Mezclamos todo bien, tapamos y reservamos en la nevera.
3. Salsa de tomate: (os recomiendo que hagáis o compréis la que uséis habitualmente en casa... sino podéis seguir la receta que yo suelo hacer...)
- Calentar un par de cucharadas de aceite en una cazuela.
- En ella sofreir la cebolla picada hasta que esté transparente.
- Añadir las hojas de albahaca fresca, y cuando cojan un tono translúcido añadir el tomate triturado.
- Dejar cocer 20 minutos, pasar por trituradora y reservar.
4. Montaje:
- Lo primero que haremos será cocer la pasta en abundante agua hirviendo salada.
- Yo os aconsejo que suméis más manicotti a los 8 por persona, pensando en que como veis en la foto muchos se rompen.
- Dejarlos según indique el fabricante para que estén al dente... yo los dejé 15 minutos... pensad que es una pasta de trigo dura.
- Una vez cocida sacamos a un recipiente engrasado con aceite colocándolos separados para que no se peguen y se enfrien bien.
- Con todo listo, la pasta, la salsa de tomate, la bolognesa y el ricota comenzamos el montaje:
   * Precalentamos el horno al máximo por la parte de arriba para gratinar.
   * Mezclamos la bolognesa y la mezcla de quesos. Pasamos a una manga pastelera la mezcla.


   * Y rellenamos los manicotti, con cuidado y sin pasarnos pero que veamos que está completamente relleno.

   * Vamos colocando en vertical sobre un plato para ver cuáles se sujetan mejor (son los que usaremos para el plato de presentación).
   * Mi idea era colocar una base de salsa de tomate en el plato, encima los manicotti y al horno (como veis en las fotos) pero como me suele pasar... ¡¡no me preguntéis porqué porque no lo sé!! en cuanto puse la salsa de tomate empezó a bordearse con líquido...
   * En cualquier caso, yo usé para meter los manicotti al horno y luego poder manipularlos para emplatar un aro... (de los de a un euro en los chinos) y en él fui colocando los manicotti.

   * Por encima los puse un poquito más de salsa de tomate, muy poco y unos trozos de mozzarela (que luego se derritieron en el horno y fueron el verdadero pegamento del plato así que os lo recomiendo mucho).

   * Y 10 minutos al horno para que el queso se funda y gratine.
   * Por último el emplatado, una base de salsa de tomate en la base, los manicotti en el aro (nos encomendamos a Dios y al diablo y quitamos el aro) y decoramos... con la cintita de cebollino y unas hojas de albajaca fresca.

Presto!! Un plato laborioso, sí... pero nada complicado o difícil, en serio... y queda muy vistoso.

Recomendaciones:
- Sobra mucho relleno, tanto tanto que hoy comeremos canelones rellenos de bolognesa, jejeje... lo digo por si queréis ajustar proporciones.
- Con entre 6 y 8 tubos de pasta de verdad que el plato es más que saciante, entre el relleno y la salsa de tomate el plato llena... lo digo por si alguien quiere probar y en vez de hacer una guarnición romana (como han llamado en mi casa al plato... ¿no os recuerdan a los pelotones romanos todos apiñaditos antes de los combates con Asterix y Obelix?) quiere intentar una torre Eiffel.
- Y por último lo de siempre... cuanto mejores sean los productos con los que cocinéis más rico saldrá el plato... en concreto la salsa de tomate, la carne y el vino para cocerla...

Y eso ha sido todo... espero que os haya gustado la receta, el flashback y las fotos... el objetivo para mí, el más importante es que se os haga la boca agua.
Un besazo enorme, y disfrutar del fin de semana!!
Luz.

10 comentarios:

  1. Muchisimas gracias por participar en el concurso!!!

    La verdad es que ésta es una de esas recetas que no son complicadas, pero que te tiras toda la mañana en la cocina. Ahora, el resultado merece la pena ;)

    Espero que tengas mucha suerte en el concurso.

    Salu2. Paula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Paula... por el comentario y los ánimos, viendo el nivelazo de los demás participantes lo voy a necesitar, jejeje...
      Me alegro de que te haya gustado, un besazo enorme y ¡¡felicidades de nuevo!!
      Luz.

      Eliminar
  2. Solo te digo que un plato de pasta de lo mas espectacular que he visto, perfecto para un concurso, desde luego que te doy mi mejor nota, me ha encantado. Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, buen día!! Qué bien que te guste!! Jejeje también pensé que era perfecto para el concurso, no sólo por su aspecto, que también... sino porque están super ricos.
      Un besazo enorme y espero que todo vaya progresando. Luz.

      Eliminar
  3. Muchísima suerte en el concurso! qué buena aportación has hecho. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Beatriz, con el nivel que hay!! Ya veremos... un besazo enorme, Luz.

      Eliminar
  4. Hola!!
    Un plato muy rico y saludable, que sin duda hay que probar.
    Suerte en el concurso, yo también me he animado a participar.
    Me quedo contigo y te sigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Isabel, por tu comentario y tus ánimos... mucha suerte a tí también, me ha encantado tu receta.. ya veremos que pasa porque hay miles de recetas y muchísimo nivel, ¿verdad?
      Sé muy bienvenida al blog. Nos vemos por aquí, un besazo, Luz.

      Eliminar
  5. Menudo curro que has tenido!
    seguro que al final cuando te estas metiendo en la boca este manjar terminas olvidando las horas de trabajo. Se ve riquisimo!!
    Te deseo suerte.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Mil gracias Pepi!! Como tú dices la receta se las trae, jejeje... entre unas cosas y otras 3 horas ya le echas. Pero claro... a l final el resultado es buenísimo, tanto al gusto como a la vista... y todas las penas se olvidan, jejeje.
    Mil gracias por los ánimos, un besazo enorme, Luz.

    ResponderEliminar