sábado, 22 de junio de 2013

Tarta Matilda... para el tercer cumpleaños de Atrapada en mi cocina


Buen día a todos.
La entrada de hoy promete... lleva de todo, dulce, chocolate, caramelo, más chocolate y ejem... aún más chocolate, jejeje... sí, todo el del mundo, la verdad.
La entrada de hoy va a concurso... (redoble de tambores)... al concurso que Lidia tiene en marcha... un concurso de tartas... nada más y nada menos para celebrar el cumpleaños de su blog...¡¡3 añazos!! Muchísimas felicidades Lidia.



He de reconocer que me encanta participar en estas cosas... ya os lo he contado más veces, no sólo por el concurso en sí, la ilusión de poder ganar y el tiempo que paso desde que me apunto hasta que presento la receta y que me divierte muchísimo... no.
Es el hecho de poder participar en algo tan grande como la constancia, buen hacer, simpatía y trayectoria, de Lidia en este caso.
Desde que empecé mi propio blog, pronto hará un añito he participado en varios de estos cumpleaños... no quiero olvidar el de María, el de Beatriz o el de Paula.
Para mí es increíble como pasan los años y ellas ahí, al pie del cañón publicando una receta tras otra... recetarios que ya querrían para sí muchas editoriales y que llenan cuadernos enteros en mi propia casa.
El mérito que tienen no se puede cuantificar, yo lo sé más que nadie... ahora con la publicación de mi propio blog, el trabajo que conlleva, las recetas que no quedan como tú quieres, las fotos que no salen, el intentar superarte una y otra vez y volver la vista atrás y pensar..."¡¡madre mía yo he hecho todo esto!!".
¿Sabéis que es lo que más me impresionó la primera vez que descubrí los blogs de cocina? La cantidad de gente que de forma completamente desinteresada te enseñaba cosas que iban desde cómo hacer una mayonesa, pasando por hornear pan y llegando a la elaboración de recetas de repostería, encurtidos o ¡¡a ahumar pescado!!.
Eso es lo que para mí no tiene precio... el poner a disposición de todo el mundo tus mejores recetas, esas que sólo han pertenecido a tu familia, esas que llevas preparando toda tu vida, o las que acabas de aprender pero quieres que la gente sepa que se puede, que sale y que ¡¡mira que bien queda!!.

Pues eso, que para mí es todo un placer decir que con esta receta participo en el concurso propuesto por el blog Atrapada en mi cocina y patrocinado por Ibili "Tu mejor tarta".
Sobre todo porque de Lidia precisamente son muchas de las recetas que hago en casa... así, por poner ejemplos os puedo contar del carpaccio de champiñones un imprescindible de casa, los huevos a la flamenca, el pulpo a la salobresa que no encontraréis en otro sitio y que mueres de rico, su steak tartar que no pense que me fuera a gustar y ahora me encanta!!, su lomo curado a las finas hierbas o la mostaza que mi padre quiere que le repita.

Y bueno... ya os quiero hablar de "Mi mejor tarta"... ummm cuando vi el título del concurso pasaron por la cabeza cual si fuera a morir todas las tartas que he hecho en mi vida, ejem... de las que me acuerdo, entre las que incluyo esas que hacía con arena en la playa cuando era pequeña, las que hacía con galletas María en plan timbal con las natillas y que luego me reñían con lo de "¡¡niña, con la comida no se juega!!" (ummm... creo que a base de frases como esa se ha matado en España mucho chef en ciernes....), las tartas esas de galletas y nocilla tan famosas en mi adolescencia, llegando a las tartas de hojaldre y frutas, los gateau basques, las cheesecakes y las tartas increibles y ¡¡que salen!! de Sweetapolita.
En casa, no os creáis... comemos mucha tarta, jejeje... que así nos va... pero no solemos repetir. Bueno, no... miento... si repetimos, una tarta que a mí me chifla y que siempre pido, ¡¡la red velvet!!.
Y digo que siempre pido porque hasta hace muy poquito el imperio del dulce en casa era exclusivo de Almu... no os digo más que cuando viene gente a casa siempre la preguntan por el postre... automático.
Ella siempre se lo curra muchísimo, todo hay que decirlo, y sus fuentes de inspiración van desde el rincón de Bea, Sweetapolita, pasando por Primrose Bakery o Lorraine Pascale... sin embargo, ejem... las tartas de Almu tienen un pequeño defectillo, ejem... ¡¡vienen con copyright!! Nunca jamás verás a mi hermana compartir una receta de una de sus tartas... bueno... ejem... vuelvo a mentir, (ummm qué día llevo!!) que compartió la tarta Sacher de su Santo y habéis podido ver fotos de mi tarta de cumple, y de la del suyo que fue este martes... (ejem... y que veréis, más bien) pero punto pelota.

Total que a la hora de idear la tarta que quería enviar al concurso pensé tartas que para mí supusieran algo... y entre los finalistas tenía una key lime pie, o una tarta de yema, o una de esas tartas preciosas... super cursis, super cookies bien rositas con sus flores etc...
Finalmente, ejemmm me quedé con la tarta que en casa ha pasado a llamarse "la de la guarra Matilda"... ejem... literal.
Pobre Matilda... ¿quién es Matilda?... Pues Matilda señoras y señores es un personaje de Roald Dahl, el escrito galés de entre muchas cosas (como por ejemplo la adaptación al cine de Chity, Chity, Bang, Bang o pelis de James Bond) entre ellas grandes novelas infantiles que mi amiga Leti y yo deborábamos en la ruta al cole... no sólo Matilda, sino también las Brujas (que daba muchísimo miedo), James y el melocotón gigante, Charlie y la fábrica de chocolate o la maravillosa medicina de Jorge.
De entre todos estos mi preferido siempre fue Matilda, es un libro que entonces me apetecía releer mil veces, la historia en sí es muy entretenida, sencilla, amena y mágica... y la forma que tenía Dahl de escribir, un libro para niños en prosa adulta era fenomenal... como decía la bibliotecaria del cole era literatura para niños espabilados.
Y bueno... si hay una tarta mítica en la historia de las tartas llevadas a la literatura... es la tarta de Bruce Bogtrotter... la tarta que el tragón del cole se come enterita ante las narices de la malvada Trunchbull... una tarta gocha, gochísima... de chocolate, cubierta de chocolate y rellena del mismo, no os digo más.
Curiosamente... al ir a buscar información en Internet (ejem... os quería dejar el enlace al vídeo de la escena) sobre la susodicha tarta he encontrado un filón... el blog La fiesta del té no sólo ha elaborado esta tarta (distinta de la mía, pero la suya con más "autenticidad" puesto que proviene de un libro que reúne las recetas que Roald Dahl nos relata en sus historias... ¡¡tengo que hacerme con uno!!), como digo, en la entrada de La fiesta del té, tenemos asímismo la mismísima escena completa, tanto escrita como las escenas de la película... como comprenderéis el título de "la guarra Matilda" es merecidísimo, ¿o no?.

Así que sin más dilación os dejo con la receta de la tarta... os diré que la receta original es de otro básico de mi cocina la página web de Martha Stewart... donde pinché tarta de chocolate y me salieron unas 30 recetas para elegir. Sólo os puedo decir que la mía estaba brutal de rica, que fui repartiendo a troche y moche porque es de esas en las que hay que decir sin sonar fatal lo de "una porción simbólica" porque sino mueres!!.
Pero merece muchísimo la pena, es tierna por dentro, el bizcocho denso, húmedo y jugoso, tremendo de sabor a chocolate, el toffee increíble de rico, con su punto salado y sueltito, que a los dos minutos de dejarlo fuera de la nevera al partir un trozo veías bajar los hilos de caramelo...ummmmmmm tremenda.
Ejem... si no os la he vendido ya os dejo con la receta. No os voy a decir que es fácil, ni rápida, ni que casi no manchas... ¡¡porque es todo lo contrario!! Es de las de ponerse tranquilamente un día entero y hornear, enfriar y montar la tarta sin mas preocupaciones en el mundo. Y manchar... ejem... bueno, ya sabéis que el chocolate mancha... no diré mas.
Pero merece la pena, hacedme caso. Además dura tranquilamente tapada en la nevera una semana entera, en serio.

Receta de tarta Matilda (Tarta de 6 pisos de chocolate y caramelo salado)
Ingredientes para una tarta de 6 pisos con molde de 20 cm de diámetro

1. Para el pastel:

- Mantequilla y harina para engrasar los moldes
- 3 tazas de harina de todo uso
- 3 tazas de azúcar
- 1 taza y 1/2 de cacao en polvo
- 1 cucharada de bicarbonato
- 1 cucharadita y 1/2 de levadura
- sal
- 4 huevos
- 1 taza y 1/2 de buttermilk
- 1/2 taza y 2 cucharadas de aceite de girasol
- 2 cucharaditas de esencia de vainilla

2. Para el caramelo:
- 4 tazas de azúcar
- 1/4 taza corn syrup
- 2 tazas de nata
- sal
- 220 gramos de mantequilla cortada en cucharadas

3. Para el frosting:
- 1/4 de taza y dos cucharadas de cacao en polvo
- 220 gramos de mantequilla
- 1/2 taza de azúcar glas
- sal
- 375 gramos de chocolate en trozos, derretido y templado

Modo de hacerlo:

1. Pastel:
1. Precalienta el horno a 180ºC calor arriba-abajo.
2. Engrasa 3 moldes de 20cm de diámetro, primero con mantequilla, luego lo espolvoreamos con harina, deshaciéndonos del exceso.
3. Pasamos a la mezcla... ¡¡IMPORTANTE!! Usar un bol gigante (yo tuve que cambiar de bol dos veces pensando que me cabría... sale muchísima mezcla).
4. En el bol vamos añadiendo en primer lugar los ingredientes secos, previamente tamizados. Así, la harina, el azúcar, el cacao en polvo, el bicarbonato, la levadura y 1 cucharadita y media de sal. Mezclamos con una espátula.
5. A continuación vamos añadiendo los ingredientes líquidos, que iremos integrando prograsivamente con una batidora de barillas. Así, los huevos, el buttermilk (que ya os he contado en otras ocasiones cómo hacer), una taza y media de agua templada, el aceite y la vainilla. Como veréis os sale una barbaridad de mezcla.
6. Pasamos a continuación a verter la mezcla en los moldes...¡¡OJO!! Llenar sólo la mitad de los moldes... la mezcla sube muchísimo!!! (Como bien sabe mi horno que aún me mira con ojos acusadores cada vez que paso por la cocina... se me salió mezcla a troche y moche).
Como os digo sobra muchísimo... yo usé para unas magdalenas, para un bundt cake... y ejem... congelé el resto... a ver cómo resulta descongelarlo, ya os contaré.
7. Horneamos los bizcochos, de uno en uno (a menos que tengáis un horno industrial de los que no pierden calor por meter varias cosas a la vez.... el mío además de prehistórico es vagonete así que... de uno en uno) durante 35 minutos. Yo los primeros 25 los tengo con calor por abajo y los 10 restantes por arriba... eso según cada horno. El truco del palillo seco os dirá cuando sacar los bizcochos del horno... aunque ¡¡OJO!! El bizcocho es en sí bastante húmedo y compacto así que limpio-limpio no sale... con que no salga con masa líquida lo tenéis.
8. Sacamos del horno, y dejamos enfriar 15 minutos en una rejilla antes de desmoldar y dejar que el bizcocho esté completamente frio. Momento en que envolvemos en papel film y reservamos.

2.Caramelo:
9. El caramelo lo podemos hacer mientras horneamos los bizcochos,... así luego se atempera todo a la vez.
10. Mezclamos en un cazo el azúcar, el corn syrup y 1/4 taza de agua.
11. A continuación cocinamos a fuego medio hasta que esté bien mezclado y en tono ambar... el tiempo es estimativo... la receta dice 14 minutos cuando a mí me llevó 30... supongo que dependerá de los fuegos, la cocina, etc...
12. Sacamos entonces el cazo y con cuidado, porque salta, vamos incorporando la nata sin parar de remover hasta que la mezcla esté cremosa.
13. Volvemos a llevar al fuego y removemos 2 minutos, lo justo para tener una mezcla cremosa.
14. Sacamos el caramelo a un bol, añadimos una cucharadita y media de sal, removemos muy bien y dejamos que enfríe... una media hora.
15. Pasado ese tiempo incorporamos la mantequilla a cucharadas integramos bien y reservamos para que enfríe completamente.

3. Frosting:
16. En otro bol mezclamos el cacao con 1/4 taza más dos cucharadas de agua caliente, hasta que el cacao se disuelva.
17. Derretimos el chocolate troceado bien al baño maría, bien en el microondas y enfriamos rápidamente sumergiendo el bol en un baño de cubitos de hielo
18. Mezclamos en otro bol el azúcar, la mantequilla y un pellizco de sal con unas barillas, y vamos añadiendo gradualmente el agua mezclada con cacao y el chocolate derretido hasta que esté todo bien integrado.
19. Dejamos reposar 30 minutos antes de usarlo (ahora con el calor,.. mejor en la nevera).

4. Montaje de la tarta:
20. Lo primero que haremos será comprobar e igualar los bizcochos, igualando las superficies y los laterales.
21. A continuación con un cuchillo del pan y mucho cuidado dividimos cada bizcocho en dos capas, para tener dos pisos con cada bizcocho.
22. Con estos 6 pisos preparados pasamos a montar la tarta.
23. Sobre un cartón un poco resistente (son ideales esos que vienen con las revistas y que siempre pedimos que nos tiren en el kiosco... pues no, guardar alguno para cosas como estas!!), colocar una cucharada de frosting, y encima de esta el primer piso de bizcocho. (Sobre el tema de porqué el cartón y cómo montar una tarta de pisos os dejo este enlace de Alma que es super visual y os puede ayudar)
24. Vierte sobre este, caramelo suficiente para cubrir bien toda la superficie, y luego coloca el siguiente bizcocho... haced así con los 6 pisos.
25. Una vez colocado el último, dejamos sin caramelo, y refrigeramos la tarta 1 hora en la nevera.
26. Sacamos el cartón/tarta, y cubrimos los laterales con frosting... yo le dí dos capas... la primera lisa y la segunda, una vez refrigerado otra media hora haciendo ya como picos u ondas... al menos esa era la intención... eso ya a gustos. Pero ¡¡OJO!! Sólo los laterales... no la superficie de la tarta, esa dejarla sin nada.
27. ¿Porqué?.... viene el momento de emplatar... o lo que en casa conocemos como dar la vuelta a la tortilla... así cogemos nuestro pie de tarta lo colocamos con mucho cuidado y sin hacer fuerza sobre la superficie de la tarta y con ayuda damos la vuelta al cartón donde teníamos apoyada la tarta... de forma que el pie de tarta esté limpito y listo y el cartón nos haya servido para trastear, guarrear y trasladar la tarta...
28. Nos queda pues terminar de decorar la tarta y su superficie, que ahora está invertida. Yo como veis adorné con el frosting y luego dejé caer gotas de caramelo... ahí entra la imaginación de cada uno.

Como os dije no es una receta fácil, rápida y limpita no... ¡¡es la guarra Matilda!! Pero el resultado merece muchísimo la pena... y oye... ¡¡una vez al año no hace daño!!
Espero que esta orgía de chocolate os haya gustado, preparaos que comenzamos una semana muy, muy dulce... ¡¡¡empieza el verano!!!.
Un besazo enorme a todos, Luz.

6 comentarios:

  1. Mi querida amiga, no tengo palabras, ESPECTACULAR, es decir poco de ella, es una joya, chocolateada, una verdadera maravilla, merecedora del mejor de los premios, y te lo digo con el corazon, te ha quedado divina, con un trozo de esta tarta creo que seria la persona mas feliz, me ha vuelto loca, Mil besicos, y muchas gracias por recordarme eres un tesoro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María!! Hija si hubiésemos sido más previsoras te hubiese mandado un pedacito con mucho gusto... jejeje.
      La tarta la verdad es que ha quedado fenomenal, ¡¡con la guerra que dió!! jejeje... y ha merecido mucho la pena, esperemos a ver el resultado del concurso, que también he visto la tuya... y madre mía, ¡¡yo soy incapaz de hacer tocino de cielo!! Siempre me sale un flan...
      Mil gracias a tí por tus ánimos, espero que todo esté yendo bien, un besazo enorme, Luz.

      Eliminar
  2. Que entrada tan divertida y que delicia de tarta. Para mi que soy chocoadicta, es perfecta!!
    Gracias por compartirla.
    Yo acabo de editar también la mía.
    Un saludo y buen domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por el comentario Isabel, me alegro de que te haya gustado. El chocolate siempre es un acierto, ¿verdad?
      También he visto tu participación y me ha encantado!! ¡¡Qué rico!!
      Ummm me he quedado con ella, ya te contaré cómo me va si la preparo en casa.
      Un besazo enorme, Luz.

      Eliminar
  3. Estoy ruborizada con todo lo que has dicho de mi, y todas las recetas que has hecho. Me alegro mucho que te gustaran. Al igual que a mi me gusta esta tarta que has presentado a mi concurso. Me parece una tarta de gran categoría y espero que el jurado sepa valorarla. Muchas gracias por tu participación. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lidia, qué ilusión!! Jejeje... la verdad es que me encanta tu cocina, y todo lo que he puesto no ha sido pelotilleo sino la pura verdad... tus recetas siempre salen, y siempre apetecen... así que un buen porcentaje de lo que publicas acaba siendo un éxito en casa... que quieres que te diga.
      En cualquier caso ya veremos como resulta el concurso... ummm está superemocionante... he visto las recetas de los demás concursantes y ¡¡menudo nivel!!
      Un concurso genial, un besazo, Luz.

      Eliminar