lunes, 23 de septiembre de 2013

Tunnbröd o pan polar.... para el reto de septiembre de Bake the World



Hola a todos!! Bienvenidos a la primera semana del otoño... aunque por aquí aún no lo parezca... bueno, no... miento. El otro día pasamos por el Retiro y sí... los árboles ya empiezan a enmarronarse, jejeje... me encanta esa palabra!!, jejeje...



Sin embargo yo no quería hablaros del tiempo que todos podéis apreciar con que saquéis un pie por la puerta... no, hoy os traigo una receta de pan... ummm... las echaba muchísimo de menos... ¡¡las recetas panarras y los retos de Bake the world!!.

Parece una tontería, pero hacer pan engancha... a mí por lo menos.... así, aunque este verano he seguido amasando (en serio... tenía mono por amasar!!!), los retos son lo que de verdad me apetece, ¿porqué? Pues bien sencillo... me hacen salir de mi área de confort, me obligan a ir un poquito más allá de lo que yo por sistema hago en casa... ¡¡y el mundo del pan es tan enorme!!.
Ya no hablo sólo de técnicas, masas o distintos horneados... no. Hablo de ingredientes, métodos de preparación y estilos para emplear dicho pan.
Parece mentira, si nos paramos a pensarlo la cantidad de pan en sus diversas versiones/formas/sabores y estilos que comemos al día... yo por lo menos... que si tostadas, rebanadas, wraps, trozos de pan acompañados a las comidas... picos y colines... pufff al final la lista no termina nunca.

Así que yo estos últimos meses (casi ya hace un año, en realidad) he ido ampliando no sólo mi repertorio de recetas, sino mi espacio para mis "creaciones" en el congelador (el pan se conserva fenomenal congelado), y mi despensa para la variedad de harinas, levaduras y masas madre que tengo que rescatar de vez en cuando de la fiebre "don limpio" de mi hermana.

Otra cosa que me llama poderosamente la atención del mundo del pan es la cantidad de "experimentación" que una hace para llevar a cabo una receta... probando harinas, graduando la cantidad de pre-fermento, o seleccionando diversas formas, perfeccionando greñados y tratando de domar a tu horno.
En serio, el mundo del pan, a la par que complejo es apasionante... siempre lo digo... ves resultados enseguida... lo que hace, al menos yo creo... que te enganche terriblemente y sólo quieras seguir aprendiendo, experimentando y comiendo tu propio pan.

Quiero ya hablaros de la receta de hoy... el pan polar o Tunnbröd.
Un pan riquísimo, sencillo de preparar y tremendamente eficiente, jejeje... vaya, como que es un pan sueco, jejeje... que los inventores de los Premios Nobel e Ikea no podían tener un pan que no fuera eficiente y eficaz, jejeje... es broma.
¡¡Me ha encantado!! Muy rico de sabor (gracias, entre otras cosas al centeno, el anís y la miel), muy fácil de elaborar... en cuatro pasos mal contados y sólo 1 hora de levado y más sencillo aún de preparar... una simple sartén caliente y uno detrás del otro hasta tener 8 tortillas de pan un poco gordito, muy saciante e ideal para comer como bocadillo con infinidad de rellenos. El más típico en el país nórdico... los arenques ahumados... ejem... yo los rellené de otra cosa, pero en fín...

Como os digo un pan nórdico que yo he preparado gracias a un blog que ha sido para mí un descubrimiento.
Sí es cierto que las chicas de Bake the world nos ponen las cosas cada mes más difíciles con los retos... pero es igual de cierto, que a su vez nos proporcionan enlaces, video-tutoriales e incluso lista de direcciones para faicilitarnos la tarea.
Así que yo a pesar de que me leí los varios enlaces que acompañaban el email del reto me decanté por el del blog Va de pan... ¡¡fantástico!!.
Pufff... si os animáis ha probar el mundillo panarra y queréis aprender recetas que van más allá de la clásica baguette, el pan de hogaza o los colines... ¡¡tenéis que visitar su blog!! Un lujazo de ideas, de recetas y de instrucciones... pormenorizadas y bien explicadas.
Yo desde que ví su receta de pan polar he hecho otras dos... una quiche de manzana y gorgonzola (sí... muérete de envidia, jejeje) y su receta de pissaladiere... una especie de pizza nizarra deliciosa y que llevaba tiempo con ánimo de probar.
Conclusión... que no sabía yo que había blogs dedicados en su integridad a este mundillo, ni que el mismo incluyera tal repertorio de opciones, en serio... no creo que seamos del todo conscientes de lo dependientes que somos del pan y de la cantidad de este que consumimos sin siquiera reparar en ello, pensadlo...

Total, que os dejo con su receta y con mis explicaciones, jejeje...
A la vez que la receta del propio pan os contaré los rellenos que hice en esta ocasión (aproveché, como hago últimamente para hacer cena en casa y celebrar el cumple de una gran amiga, Victoria... y así pedir opiniones sobre lo que a más gente le pareció la receta).

Receta de pan polar

Ingredientes para 8 panes:

- 300 gr harina de fuerza
- 150 gr harina de centeno integral (que yo compré en una tienda de productos ecológicos ... ya os hablaré un día de ellas porque también han sido un descubrimiento del que no me canso).
- 1 sobre de levadura seca de panadería
- 200 ml agua templada
- 4 cucharadas de créme fraiche
- 2 cucharadas de miel
- 1 cucharadita de semillas de anís
- 1 cucharadita de sal
Modo de hacerlo:
1. Lo primero que tenemos que hacer es tamizar las harinas en un bol, añadir a continuación la levadura y remover ligeramente con las yemas de los dedos para que se mezclen bien.
2. A continuación añadimos la créme fraiche, la miel, la cucharadita de sal y las semillas de anís.
3. Removemos con los dedos... sin sobre-amasar, no es lo que queremos... lo que queremos es que se integren los ingredientes líquidos con los secos... veréis que se forma como una harina encostrada.
4. Ya nos queda añadir el agua templada, y para ello yo lo suelo hacer en varias tandas... al menos 3, así incorporo un poco, mezclo bien y cuando ya la harina haya absorbido esa primera proporción añado la siguiente... y así hasta acabar con el agua, o hasta que veamos que la masa no necesita de más (lo sabréis cuando se va poniendo no ya más líquida, pero sí como más húmeda por fuera... como que no penetra bien del todo en la masa).
5. Así, con nuestra masa integrada pasamos a una superficie de trabajo ligeramente enharinada, nos enharinamos las manos también y comenzamos a trabajar el mejunje que teníamos en el bol sobre nuestra encimera, no dejéis de enharinar la encimera si es necesario... pero sólo con rachas pequeñas de harina cada vez, nada de empapuzar la masa.
6. Pensad que pasados 10 minutos de amasado (que es lo que precisa) la masa ya estará bien formada y algo pegajosa... es lo que buscamos.
7. La colocamos en un bol engrasado ligeramente, cubrimos con papel film y retiramos a un lugar cálido, para que la masa leve durante 1 hora.
8. Pasado este tiempo (en el que llega a doblar de volumen) sacamos del bol, amasamos un poco dejando que salga el aire de la masa y la pesamos. La mía pesó 880 gramos... y como quería 8 porciones... pues fue pesando de 110 gramos en 110 para cada pan.
9. Ponemos una sartén al fuego, que se caliente bien pero a fuego medio constante.
10. Amasamos cada bolita de masa y la aplanamos con el rodillo hasta conseguir "una torta" redonda y fina. Punzamos cada pan con un tenedor haciendo forma de rejilla y la pasamos a la sartén. Dos minutos por cada lado y lista.
Y listo. Los panes se mantendrán maleables un par de días a temperatura ambiente, pero si queréis (o no podéis consumir tanto... son bastante saciantes) podéis congelar para que se mantengan blanditos y tersos.
A continuación os cuento también de qué lo he rellenado:
1. Jamón york, queso crema, queso tierno y aguacate.
2. Pechuga de pollo a la plancha, tomates secados al sol, mozzarella y albahaca fresca.
3. Salmón ahumado, hojas de lechuga, queso crema y pepinillos en vinagre.
4. Bacalao ahumado, lonchas de pepino y hummus.
5. Berenjena asada, pimiento rojo y hummus de judías blancas.
Como veis para todos los gustos y colores... ideas, todas las que se os ocurran... si que os aconsejo una cosa. Es un pan compacto y no tan fino como las tortillas... con lo que llena muchísimo, así que con cada pan a mí me han salido dos "bocadillos" por así decirlo... que uno era mucho.
Y esta es mi aportación al reto del mes... espero que os haya gustado, yo espero añadir próximamente al blog recetas como la del hummus de judías blancas o los tomates secados al sol (que también hago casero), mientras tanto y para los impacientes ahí os dejo los enlaces de las recetas que yo hago en casa y que salen fenomenal.
Os mando un beso enorme, no sin antes recordaros ¡¡EL SORTEO!! apuntaros... no os olvidéis.
Luz.

10 comentarios:

  1. Luz, fantástico el pan polar, te ha quedado fenomenal, nosotras ni habíamos oído hablar, pero nos ha gustado mucho.
    En casa no quedó nada, además el olor que desprende verdad? qué bueno!!

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias chica... Perdonad que no os haya escrito hasta ahora y lo haga vía móvil que es un cacao... Pero ando liada con el jefe en modo turbo... Y claro... Los demás detrás. Este reto me ha encantado. Volver a hornear. Darme cuenta dd que no se me ha olvidado nada después de las vacaciones jejejeje.. Me alegro de que os haya gustado mi aportación. Un besazo enorme, Luz.

      Eliminar
  2. A mí me pasa igual, siempre se me hace pequeña la despensa de harinas que quiero tener en casa, y las tengo que rescatar de las operaciones 'don limpio' encubiertas que hace mi pareja, jajaja!!!

    Me han gustado todas y cada una de las propuestas de relleno que has sugerido, y más de una la probaré, porqué hice pan de más, y lo tengo durmiendo en el congelador...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues adelante Víctor estos panes tienen cientos de salidas... Como relleno, como base para tartas saladas o bases de quiche o pizza o en modo grissini xa dips.... Muy ricos. Me alegro de que las ideas te sirvan, ya me contarás. Un besazo, Luz

      Eliminar
  3. Qué genial los diferentes rellenos que preparaste! Yo lo hice con queso crema, salmón ahumado y aguacate... una delicia. xx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Pilar... cuantas más ideas mejor, no?? De los de salmón también hice... un clásico obligado, jejeje... y queda riquísimo en este tipo de panes, creo yo... a mí que me va la marcha me apeteció ponerle pepinillos en vinagre, que son al salmón lo que el ketchup a la mostaza... en mi opinión. Un besazo enorme y mil gracias por el comentario, Luz.

      Eliminar
  4. Que surtido mas variado de sándiwch te preparaste, creo que me voy a llevar un poco que en casa estos panes desaparecieron en seguida. Saludos panarras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pufff José... Llegas tarde!! A mi no me quedan ni las migas!!! Jejeje... Yo xa estos retos u con ganas de probar varios rellenos invite a amigos a probarlos y no dejaron ni xa el día siguiente, jejeje. Buena señal, no?? Un besazo, Luz.

      Eliminar
  5. Te ha quedado espectacular... y ese relleno ni te cuento. Seguro que fueron vistos y no vistos
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivi... perdona que no te haya contestado hasta ahora... me da muchísima rabia quedarme con comentarios pendientes... pero entre el poco tiempo que tengo entre semana y una infección de oído que me ha tenido estos días torturada no he podido responder nada.
      Me alegro que te hayan gustado los panes polares... la verdad es que sí que fueron un éxito,.. muy ricos así rellenitos.
      Un besazo y gracias por el comentario, Luz.

      Eliminar