viernes, 25 de octubre de 2013

Tarta Dobos... para el reto dulce de Whole Kitchen


¡¡Feliz fin de semana!! ¿Qué tal todo? Por aquí un poco pasado por agua... pero alegrándonos el día con un poco de dulce sobre dulce... jejejeje... ¡¡hoy toca tarta!!.
Un reto donde los haya la verdad... porque esta receta preciosa y apetecible se las trae... ahora os cuento.

 
Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de octubre nos invita a preparar Dobos Torte

Ya sabéis lo que me gustan los retos, me chifla participar en una receta común y ver lo que han hecho los demás... sabiendo además cómo es el proceso, etc...
Reconozco que Whole Kitchen fueron los primeros retos con los que me atreví... gracias a ellas he probado a preparar pasta fresca (a la que ahora estoy enganchada), souflés (menos enganchada, ejem... tortilla francesa batida de sabores... ejem...), y recetas como el coq au vin o el gulash que ahora preparo constantemente... sin embargo... sin embargo reconozco que los retos dulces me imponían muchísimo... veía las recetas propuestas y pensaba, ¡¡madre mía yo esto nunca!!.
Pero como una está un poquito loca... cuando se retomaron los retos y nos apuntamos todos de nuevo, decidí lanzarme a la piscina, de cabeza, sin flotador, y en bomba!!! Y ahora también participo en sus retos dulces...
Por ahora no ha estado nada mal... he preparado el savarin y he hecho el Baked Alaska (aunque ese no pude publicarlo... pero lo haré... porque más bonito no puede ser... lo podéis ver en Instagram... publiqué foto).
Pero cuando vi la receta de este mes... reconozco que me eché a temblar... no, no por la idea de la tarta, tampoco por el caramelo, o por la crema de mantequilla y chocolate... no.... ¡¡era por todo a la vez!!....
Sin embargo, hice como los boxeadores... empecé estuadiando al "enemigo", seguí aprendiendo cosas de él, analizando estrategias (véase meterme en google imágenes e instagram y buscar dobos torte... ejem), y finalmente con la idea en la cabeza busqué la receta... no tardé ni cinco minutos... en cuanto vi que María la tenía publicada no busqué más... ¿para qué? Era la receta perfecta!!! Con su paso a paso perfectamente explicado y una tarta cuyas fotos te hacían babear al primer segundo... decidido... ya podía enfrentarme yo sola a Goliat.

La idea era hacer la tarta en versión individual... ando yo últimamente muy egoista con mis dulces y quiero que cada uno tenga el suyo... también es verdad que queda mucho más "primoroso" como diría mi abuela la versión individual, cada uno con su ración perfecta y no un trozo por ahí medio mustio... no, quería hacer versiones mini de la tarta.
También tenía claro que quería que fuera en versión minimalista... me gustaban las fotos que había visto de tartas con las capas vistas... sin tanto empalague de chocolate... no, yo quería que fuera de las de comer de una vez... no las de marear la nata por todo el plato.
Y finalmente quería hacer el molino de caramelo!!!!! Me parecía divertido, genial y muy chulo...así que con todas mis ideas, la receta en la mano y todo mi entrenamiento me puse a ello.

¡¡Menudo desastre!! A mí me gusta que lo mismo cuando las cosas me salen bien lo cuento, cuando me salen mal también... me parece importante que seamos sinceros... yo no soy un chef, ni me dedico a la repostería profesional, ni tengo mi horario puesto a disposición de hacer tartas y cosas así... no sólo tenía el sábado pasado... y a ratos...
Empezamos bien, hacer los bizcochos no tenía mayor problema... son bizcochos tipo genovesa para hacer brazo de gitano... así que bien............ sin embargo............ justo ese día y al empezar a montar las claras.... ¡¡se me partió uno de los brazos del batidor manual eléctrico que tengo!! Pero se me partió tal cuál......... de pasar a ser como unas aspas acabó pareciéndose a la espiral que se pone para amasar pan....
Total que en medio de la receta, ¿qué iba a hacer? Ir como una loca corriendo a comprar otra??? Pues no!! Seguí con un sólo brazo de la batidora.... ummmm....
Bueno, el resto del tema bizcocho fenomenal, la verdad... hice dos planchas de bizcocho, del tamaño de mi bandeja de horno y se hornearon perfectamente... las saqué y las dejé enfriar.... mientras hice la crema de mantequilla y chocolate... también muy bien, pero ¡¡ERROR!! Como la tarta la iba a montar por la tarde metí la crema en el frigorífico.... y muchos podéis imaginar lo que pasó... a los que no, ahora les cuento.
Cuando por la tarde me pongo a montar la tarta... partiendo mis bizcochos, preparando el caramelo... sacando la crema del frigorífico... ¡¡la crema estaba dura como una piedra!! Ayayayayayayay..... ¿Y ahora qué hago?
Pues yo pensando que en cuanto empezara a trabajar con ella se aclimataría empecé a montar capas.... ummmm... la crema no se aclimató, pero sí lo hicieron los bizcochos... conclusión... a la 4º capa ya tenía una torre de pisa en la mesa, yo era un pringue de mantequilla y chocolate y mejor no hablemos de mi cocina...
Como veía que eso no tenía mejor salida seguí montando pisos... monté ocho... ya los pobres cada uno por su lado... en plan pista de patinaje resbalando para todos lados.
Claro... la idea del minimalisto con las capas vistas completamente descartada... ¿qué hacer? Ummm.... precisamente lo que yo no quería... decorarlo todo con crema de mantequilla... y hacerlo con la manga... problema.... eso seguía duro como una piedra con lo que la crema en la boquilla de la manga me salía a borbotones.... ¡¡yo ya no sabía si reir, llorar o tirarlo todo a la basura!!.
Pero no hija, no... que una tiene unos genes tercos-tercos de cuarta generación.... y una tarta no iba a poder conmigo... ¡¡faltaría más!!.
Y ahí seguí... metí la tarta decorada en la nevera y seguí con el caramelo... eso quedó mejor, la veleta y la capa bañada en caramelo listas... y además tenía una gotitas de caramelo muy cucas que me habían salido de pasar la cuchara de una veleta a otra...
Vale... terminemos el montaje... para entonces como comprenderéis la tarta y yo éramos una masa de odio considerable... así que muy normal que cuando fui a poner la capa de caramelo y la veleta... la tarta decidiera plantarse y medio venirse para un lado..... ea... me da igual, con que quede bonita por el otro para las fotos, listo...
Coloqué todo bien y antes de que se me volviera a venir abajo monté el escenario y trasladé la tarta al plato de servir... ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡y la muy guarra en el traslado va y se endereza!!!!!!!!!!!. Ja!! Sabía que la iba a fotografiar, seguro!.
Pues nada, aquí os la traigo... un poco desconchada, un poco ejem... levitadora (veréis que en los lados parece despegada), y un poco chuchurria pero... ¡¡reto superado!!.

Ya con la tarta hecha nos enfrentamos al último y desastroso reto... ¿cómo ***piiiiiiii*** partimos la tarta cuando la primera capa es de caramelo?..... Sólo os diré que acabé con mantequilla hasta en el pelo, los trozos salieron como salieron y ni aún así el ***piiiiiiiiiii*** se resquebrajó ni un poquito.

Ummmm.... vamos a empezar ya con la receta. Espero que mi relato anterior no os desanime... en general, y aunque muchas veces no lo digamos las recetas son laboriosas, bastante cochinas y las más de las veces poco exitosas... sin embargo lo importante es intentarlo, hacerlo como mejor podamos y procurar que esté rica... al fin y al cabo eso es lo más importante, que la comida esté buena... no tanto por la foto o la estética como por el alimento.
Y en este caso el alimento no nos gustó..... siento mucho decirlo.... La tarta muy bien y lo que quieras, es rica... a quien le encante el chocolate seguro que le gusta... pero sinceramente... para mí demasiado chocolate, demasiado caramelo y demasiado todo.... muy, muy dulce, un poco mazacote y bastante empachante.
No os digo más que la tarta, que como veis cabía perfectamente en un plato de postre nos cundió para 8 raciones!!.

No quiero dejar de contaros que esta tarta tiene su propia historia... por supuesto... y que al contrario de lo que puediera parecer (en un primer momento y cuando la vi tan chocolateada pensé automáticamente en que era obra de los yankis) es una tarta de la vieja Europa, concretamente, una tarta húngara servida por primera vez en la Exposición Universal de 1885... elaborada por el pastelero
Jozsef C. Dobos utilizando una técnica que había aprendido en Paris... la de batir la mantequilla y con ella hacer una crema... ésta mezclada con el chocolate y la salsa de caramelo dieron origen a este postre que se presentó como he dicho en la Exposición. De los primeros en probarla... los emperadores austrohúngaros... vulgarmente conocidos como Sissi y Francisco José.

Os dejo ahora con la receta.

Receta de la Tarta Dobos.

Ingredientes (yo os pongo las cantidades que usé... y que eran para hacer una tarta grande, en realidad... a pesar de ello os aseguro que no me sobró crema, sí bastante caramelo y sobre todo bizcocho que tengo congelado... así que os recomiendo hacer estas cantidades... en repostería mejor pasarse por si hay que repetir).

1. Para los bizcochos:
- 6 huevos medianos
- 270 gramos de azúcar glass
- 230 gramos de harina
- Una cucharadita de esencia de vainilla.


2. Para la crema de mantequilla y chocolate:
- 150 gramos de chocolate de cobertura
- 150 gramos de azúcar glass
- 3 claras de huevo
- 225 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
3. Para la salsa de caramelo:
- 200 gramos de azúcar
- 180 mililitros de agua (1ml de agua = 1 gramo)
- Un chorrito de zumo de limón.

Modo de hacerlo:

1. Los bizcochos:
1. Empezamos haciendo los bizcochos.
2. Para ello comenzamos montando las claras... que queden duritas pero no en exceso... en cuanto veáis que forman picos parad.
3. En otro bol mezclamos con la batidora eléctrica las yemas con el azúcar glass y la esencia de vainilla hasta que la mezcla doble de tamaño.
4. Incorporamos en varias tandas y con una espátula haciendo movimientos envolventes las claras a la mezcla, para que esté lo mas arireada y liviana posible.
5. Cubrimos la bandeja del horno con papel de hornear que engrasaremos con un  poco de aceite o mantequilla.
6. Colocamos la masa directamente en la bandeja, yo hice dos planchas como digo... que luego recorté con un aro de emplatar al tamaño que quería... si queréis hacer una tarta de tamaño grande hacer discos de unos 18 cm de diámetro e ir horneándolos por tandas.
7. Hay que hornear a 200ºC unos 20 minutos en mi caso porque la placa era entera o 10 en caso de ser discos individuales, hay que ir comprobando cada poco para probar con la prueba del palillo... mejor eso que andar con el cronómetro... que cada horno es un mundo.
8. Sacar del horno y sin separar de la lámina de papel dejar que se enfríe completamente, momento en que podréis despegar el papel y conservar el bizcocho envuelto en papel albal ¡¡OJO!! Es importante que el bizcocho esté completamente frío o se nos pegará al papel Albal... sí eso también me pasó....

2. Crema de mantequilla y chocolate:
9. Hacemos la crema a continuación... o en lo que se nos hornean los bizcochos...
10. Primero volvemos a batir las claras de huevo hasta que estén a punto de nieve duritas.
11. Asímismo derretimos el chocolate, bien en el microondas, bien al baño María.
12. A continuación mezclamos el azúcar con la mantequilla y con la batidora de barillas mezclamos muy bien... hasta tener una mezcla bien cremosa.
13. A esta añadimos el chocolate derretido, y por último las claras montadas también con una espátula y movimientos envolventes.
14. Una vez la crema ya hecha os recomiendo ( y no por mi propia experiencia, ya sabéis), que la coloquéis en un tupper cerrado y la dejéis en un lugar fresco pero no frío.

3. Salsa de caramelo:
15. Seguimos con la salsa de caramelo... que es lo más sencillo de hacer, la verdad... se trata de meter todos los ingredientes en un cazo y dejar que el caramelo se haga a temperatura media y fija... puede tardar en hacerse unos 20 minutos así que tener paciencia.

4. Montaje de la tarta:
16. Para el montaje ponemos a mano todos los ingredientes: los bizcochos, la crema y el caramelo. Así como los utensilios que vamos a usar: la base donde vamos a montar la tarta, la espátula para untar la crema de mantequilla y la manga preparada con la boquilla que más os guste.
17. Comenzamos recortando los bizcochos en tantas capas y tamaños como queráis... yo hice con un aro de emplatar 12 capas (mejor tener de más por si alguna se rompe o algo).
18. A continuación cogemos una de las capas que hemos hecho y la dividimos en 8 triángulos... para formar nuestra veleta... yo hice dos capas y por eso tengo más de ocho triángulos... eso una vez montada la tarta veréis cuántos caben y cuántos queréis poner.
19. Con las capas hechas, empezamos por cubrir la capa superior con el caramelo, con ayuda de una espátula, cuchillo o similar extendemos el caramelos sobre la capa, y luego sobre los triángulos que conforman la veleta... dejamos a un lado para que el caramelo cristalice y podamos manipularlos.
20. Mientras montamos la tarta, colocando una capa de bizcocho, que untamos con una capa de crema, colocamos una capa de bizcocho por encima y cubrimos con crema... así sucesivamente hasta terminar con la capa de caramelo que colocaremos en último lugar.
21. Decoramos la tarta con la crema metida en la manga... o como queráis... os recomiendo que veáis fotos de distintas presentaciones para que os hagáis una idea y podáis improvisar en caso de que os vaya saliendo de una u otra forma.
22. Finalmente y gracias a una reborde de crema que haremos en la parte superior colocamos la veleta un poquito inclinada.

Y gracias a Dios habréis terminado y ya podréis disfrutarla... jejejeje.
Perdonar que no haya publicado esta vez receta paso a paso... tenía las fotos del bizcocho, la verdad... pero a partir de ahí todo fue más complicado y me olvidé por completo de las fotos... como os he contado María tiene un paso a paso increible así que no dudéis en verlo si os hace falta.

Pues nada, con esta tarta cerramos la semana y comenzamos el fin de semana... os deseo mucha paz, descanso, tardes de lluvia y pelis y mucha tarta, jejeje...
Pdt: Cualquier duda que tengáis ya sabéis...
Un besazo, Luz.

10 comentarios:

  1. Jajajaja, me ha encantado tu relación amor-odio con tu tarta Dobos!! Lo cierto es que era un reto complicadillo, yo cuando la vi también me asusté... Lo de la crema de mantequilla en la nevera... A mí me pasó una vez y no más, jajaja aprendí de mi error.

    Bueno has salvado la tarta que es lo importante y posó recta para las fotos ;)

    Me quedo por aquí, te he conocido por el reto de Whole Kitchen, un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Lola... aunque ya te he comentado más arriba, jejeje... sé de nuevo bienvenida.
      La tarta, sí... se las traía la condenada!! Menudos disgustos me dió.... pero bueno, mereció la pena por ver lo fotogénica que ha salido después, verdad??
      Me alegro de que te haya gustado, un besazo, Luz.

      Eliminar
  2. Mi preciosa amiga, eres un cielo, me han emocionado tus palabras, pero yo soy solo una aficionadilla, que me encanta lo dulce, y que como tu lo hago con mucho cariño, bueno cariño decirte que a pesar de todas las dificultades que te pasaron, eso nos pasa a todo el mundo, te ha quedado una tarta divina, me gustan asi de altas y es como te ha quedado a ti, a mi tambien me gusta contar cuando me pasa algo con alguna receta, por que en un blog estamos para eso para aprender y para enseñar a nuestras compañeras y tu eres asi, buena persona y una pastelera maravillosa. Mil besicos , y aqui me tienes para todo lo que necesites

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María!!! Qué ilusión que justo me comentes tu receta... y encima te llamas aficionadilla.... ja!!! Ojalá también yo fuera aficionadilla como tú que receta que preparas receta que clavas...
      Pero en serio,.... lo mejor, tus recetas siempre salen... por eso me dió tanto coraje el disgusto que me llevé con la mía... iba yo tan tranquila y confiada y epa.... un error tras otro.
      Yo también creo que es importante enseñar dónde hemos metido la pata... yo sobre todo pienso en la gente que entra en los blogs sin ninguna idea de cocina y ve esas recetas preciosas y perfectas pensando que nunca podrán hacer semejantes perfecciones... creo que es importante que sepan lo que hay detras-.... y claro!! no todo es tan perfecto como parece, ¿verdad?.
      Un besazo enorme María... y mil gracia spor tu cariño siempre, Luz.

      Eliminar
  3. Lo principal es hacerlo con cariño y veo que a tu dobos no le ha faltado!!! Además seguro que estaba riquísimo!!! Y digo estaba porque seguro que no ha quedado ni una miga!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ummm ha estas alturas no... ni queda ni miga... pero lo del cariño... ummm no estaría yo tan segura, jejeje...
      Mil gracias por el comentario Sandra.
      Un besazo enorme, Luz.

      Eliminar
  4. Después de las aventuras que pasaste al hacer la tarta, has solucionado muy bien el reto.
    La verdad es que tiene su miga...
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tenía más de una miga y de dos la verdad... que no es por ser llorica, pero la dichosa crema de mantequilla y el caramelo para mi gusto sobraban, jejeje...
      Me alegro de que te haya gustado, un besazo, Luz.

      Eliminar
  5. Te ha quedado de maravilla y veo que la has preparado en versión individual. No tienes que preocuparte por nada porque te ha quedado muy bien. Hay que perderle el miedo a las cosas y siempre siguiendo los pasos el resultado merece la pena.

    Un besito,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tus palabras Suny!!!! La verdad es que viniendo de tí que haces cosas maravillosas los ánimos ayudan una barbaridad... y más en este caso en que no quedé muy contenta con la tarta.
      Me alegro que de todas formas te guste... lo del miedo... ummm poco a poco, me parece a mí.
      Un besazo enorme, Luz.

      Eliminar