viernes, 20 de diciembre de 2013

Baked Alaska, receta de Gordon Ramsay


Hola a todos... hoy un dulce... un dulce buenísimo, festivo y sorprendente... un Baked Alaska, un postre, sí... americano, hipercalórico, hiper-dulcísimo y de los que engordan sólo con mirarlos, jejeje...



No quiero enrollarme hoy mucho.... en serio... que sé que estos días vamos todos medio frenéticos, como pollos sin cabeza, desesperados con listas de compras, encargos y gestiones... y ya histéricos del todo aquellos que aún teniendo todo eso que hacer no se hacen lista, jejeje...
Así que tómate un segundito, disfruta  de las vistas y de la lectura de la receta y anímate a marcarte un súper dulce especial uno de estos días... sea Nochebuena o no... que ya sabemos todos que el 7 de enero la mitad de la humanidad nos pesaremos en una báscula y la lechuga nos guiñará el ojo coquetona... ¡¡qué remedio!! Hasta entonces... una de merengue!!!

El baked Alaska como os he dicho más arriba es un postre norteamericano... bastante viejuno, todo sea dicho... del siglo XIX, concretamente sabemos la fecha, el momento y el motivo exacto gracias a que el postre celebra la incorporación del territorio de Alaska a los Estados Unidos, hecho que tuvo lugar el 18 de octubre de 1867 cuando USA compró a Rusia ese terreno más allá de Canada llenito de hielo, osos y parece ser que oro, gas y cosas de esas...
Así tras la guerra de Crimea (otro acontecimiento histórico que me gusta muchísimo... en especial por el nacimiento de la Cruz Roja y el papel que para ello tuvo Florence Nightingale) Rusia necesitaba ingresos urgentes de efectivo (ay mi madre!!! Ya había rescates en pleno siglo XIX... ummm... y a Rusia nada más y nada menos, jejeje), por ello realizó la compra por 7 millones de dólares americanos, que si bien en un primer momento el Gobierno estadounidense fue muy criticado pronto se descubrió el éxito y secreto de la inversión cuando la fiebre del oro llegó a Alaska en la última década del siglo XIX.

Pues bien, el postre conmemora esta compra... y nació ni más ni menos que en el famoso restaurante Delmonico´s de Nueva York... imitando gracias al merengue el nuevo estado nevado.

Dejando ya de lado la historia os quiero hablar de mi receta.
En primer lugar, contaros que esta receta la tengo preparada desde finales de julio, ni más ni menos... como sabéis participo mes a mes en los retos de Whole Kitchen... y precisamente el reto de julio fue este suculento postre que por problemas de agenda (andaba también en esos días empachada de Almax y de mover cajas de mudanza!!), no pude publicar en su día... así, como me quedé con el antojo he pensado traérosla para estas fiestas, porque como veréis luce muchísimo, es delicioso y muy sencillo de hacer... os lo aseguro.
Por eso en segundo lugar os contaré de donde ha salido mi receta... pues lo que es la receta en sí la he sacado (of course, madam) de la página web de Martha Stewart, que tiene varias ideas y variedades muy apetecibles y que os animo a investigar... respecto al método de elaboración he seguido este video de Gordon Ramsay.... ¡¡¡¡¡¡adoro a Gordon Ramsay!!!!! Uffff... me encanta su personalidad, su cocina y su manera de transmitir la pasión que siente por ella... es un lujazo verle en acción y sobre todo ver cómo sin complicarse en absoluto en la cocina sus resultados son siempre de más 10... os lo recomiendo mucho.. aunque, como creo que pasa mucho entre los chefs... o te encanta o lo odias con el mismo fervor... ¡¡yo lo adoro!!.

Os recomiendo que ya os guste o no veáis el video, porque os simplificará muchísimo más que cualquier explicación mía.
Y ya por último... aunque veáis el postre y penséis... ¡¡pufff esto tiene que ser súper complicado!! Pues nada de eso, como habréis visto en el video de Gordon (sí... para los amigos es Gordon), lo único que tenéis que hacer es el merengue... el resto (esto es el bizcocho y el helado) podéis comprarlo preparado, recortarlo y cubrirlo de merengue y a la nevera... donde aguanta un par de días antes de servir.
Además... el relleno de bizcocho y helado puede ser de lo que más os guste... el mío obviamente tenía que ser de chocolate, jejeje... pero vale igual cualquier bizcocho, limón, yogur, mantequilla... el que queráis... y el sabor del helado que se os antoje.
Lo siento... me faltaba por decir una cosa más... ¡¡y eso que pensaba no enrollarme!! jejeje... no es imprescindible el soplete, os aseguro que no!!. Que tenéis, fenomenal.. para este tipo de cosas es para lo que sirven y quedan genial, que no teneís... sin problema... no pasa nada si no se gratina, podéis, si aún así insistís en que quede con picos doraditos, flambearlo con un poco de licor y luego prenderlo con una cerilla... tipo espectáculo de Cándido... pero no sé deciros cómo queda porque yo no lo he hecho así.
¡¡Pero no se os ocurra meterlo en el horno o en el microondas para gratinar!! Que a pesar de que el merengue es aislante si no andáis con cuidado os puede acabar una masa informe de merengue y helado...

Vuelvo a enviar mi receta a Helena y su iniciativa de #RecetasSolidariasParaNavidad... un lujazo de recopilatorio de la que estoy tonta de feliz con participar... espero que estéis entrando al blog y quedándoos con esos dulces, polvorones, turrones y asados que he ido viendo por allí... ¡¡qué apetecible todo!!.

Receta del Baked Alaska
Ingredientes para dos porciones individuales como las que veis... que cunden para 4 personas:
1. Para el bizcocho de chocolate:
- 1 taza de azúcar granulado
- 2/3 taza de harina
- 1/2 taza de cacao en polvo
- 1 cucharadita de levadura Royal
- 1 cucharadita de bicarbonato
- Pellizco de sal
- 1/2 taza de aceite de girasol
- 1/3taza de agua templada
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 3 huevos (separadas claras de yemas)
2. Helado de chocolate (de los de un litro)
3. Para el merengue italiano:
- 90 g de claras de huevo a temperatura ambiente
- 40 gramos de agua
- 100 g de azúcar
- 1 cucharadita de cremor tártaro (si tenéis... sino, tranquilos, no es imprescindible)
- Unas gotas de limón

Modo de hacerlo:
1. El bizcocho de chocolate.
- Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo.
- Engrasamos un molde para bizcochos... (yo emplee uno desmoldable de 20 cm de diámetro y luego con aro de emplatar redondo recorté las porciones de bizcocho para montar el postre), primero con mantequilla y luego espolvoreando con un poco de harina.
- En un bol mezclamos: 1/2 taza de azúcar (reservando la otra 1/2), la harina, el cacao, la levadura, el bicarbonato y un pellizco de sañ-
- En otro mezclamos el aceite, el agua y la vainilla.
- Y en otro más mezclamos las yemas con ayuda de un batidor de barillas... procurando que queden pálidas y cremosas.. a esta mezcla y pasados 5 minutos le añadimos la mezcla de agua, aceite y vainilla. Integramos bien y añadimos por último la mezcla de ingredientes secos... azúcar, harina, levaduras etc.
- Sí, en un cuarto bol colocamos las claras... que montaremos con la mitad del azúcar hasta que estén bien esponjosas pero con picos no muy firmes... lo que se llama a medio montar.
- Ahora vamos mezclando a cucharadas y con ayuda de una espátula las claras a la mezcla de bizcocho que tenúamos reservada... haciendo movimientos envolventes y de fuera hacía dentro para que no se nos baje la mezcla y ésta quede esponjosa.
- Trasladamos la mezcla al molde previamente engrasado, llenándolo ¡¡SÓLO HASTA LA MITAD!! esto es muy importante, porque sube mucho y puede salirnos sino un estropicio... ¿que sobra?... pues hacéis más tandas de bizcocho.
- Llevamos al horno y horneamos a 180ºC durante 15-20 minutos haciendo la prueba del palillo para comprobar que está bien hecho.
- Sacamos del horno y reservamos sobre una rejilla hasta que esté completamente frio, unas 4 horas.
- Pasado ese tiempo podemos ayudarnos de un aro de emplatar, de un cortador de galletas o de un vaso para cortar el bizcocho en la forma y tamaño que queramos para nuestro postre.
Con el bizcocho listo y formado pasamos a la siguiente fase.
2. El helado de chocolate.
Sobre el helado sólo recomendaros que una vez listos los bizcochos y antes de poneros con el merengue y sobre todo con el montaje preparéis las formas del helado... que lo cortéis con el mismo aro que el bizcocho, vamos.
Para ello lo que tenemos que hacer es descongelar el helado un par de horas antes de ir a cortarlo... cuando esté manejable pero no derretido lo cortamos con el aro de emplatar, lo envolvemos (tal y como podéis ver en el video de Gordon Ramsay) en papel film y de nuevo al congelador hasta que sea el momento de montar el postre.
3. Merengue italiano.
- Para el merengue italiano lo primero que tenemos que hacer es un almibar... el almibar que precisamente hará que el merengue salga firme, cremoso y bien "esmaltado". Así, ponemos en un cazo el agua junto con el azúcar y ponemos a hervir a fuego medio 15 minutos... o hasta que la temperatura del sirope alcance los 120ºC, caso de tener un termómetro de cocina (cosa que yo no tengo).
- Mientras el almibar se va haciendo, y sin perderlo de vista... que lo de calentar azúcar es muy delicado, vamos preparando el merengue.
- Para ello en un bol limpísimo y grandecito colocamos las claras, y con ayuda de una batidora de barillas empezamos a montarlas.
- Cuando el líquido empiece a blanquear y a hacer espuma añadimos el cremos tártaro... y seguimos batiendo.
- Cuando ya el merengue deje de estar líquido añadimos unas gotas de zumo de limón.
- Y cuando ya empiece a formarse el merengue, y una vez listo nuestro sirope, lo vamos vertiendo poco a poco y sin dejar de batir con las barillas sobre las claras... es importante que lo vertamos en hilo, despacito y sin parar, para que se integre bien con el merengue y no se cuajen o corten las claras.
- Y batimos hasta obtener un merengue con picos, firme y brillante.
- Reservamos para montar el postre.

4. Montaje del Baked Alaska.
- Preparamos previamente los ingredientes y utensilios que vamos a necesitar... para tener todo a mano y trabajar rapidamente y tranquilos.
Así: los trozos de bizcocho por un lado, los trozos de helado y el merengue finalmente.
De instrumentos vamos a usar: el plato de servir, una espátula para ayudarnos a mover y montar los ingredientes, otra espátula más para embadurnar con el merengue y finalmente el soplete.
- Pasando ya al montaje:
  1. Colocamos una pieza de bizcocho en el plato.
  2. Encima irá el bloque de helado.
  3. A continuación otro trozo de bizcocho... como si formáramos un sándwich.
  4. Y ya por último cubrimos con ayuda de una espátula con el merengue, yo suelo hacer una primera capa para curbrir y una segunda ya para dar más volumen, hacer los picos un poco "artísticos" y repartir bien.
  5. Queda, en el momento de servir, gratinar con ayuda del soplete.

Y listo re-listo... ¿verdad que parece un invento complicadísimo? ¿Y verdad que no es para tanto? Pues eso.... jejeje... que espero ver pronto vuestros postres...
Me despido por ahora... estos días quiero seguir publicando recetas... para los del último momento y la inspiración de última hora... por ahora sólo os deseo paciencia, precaución y alegría a los que como yo salís unos días de vacaciones, cuidado con el coche, el alcohol y los rollos familiares que hacen daño a todos... a los que el lunes estáis de vuelta en la oficina sólo decirles que ánimo, paciencia y alegría igual... por poder ir a la ofi cada lunes en primer lugar, y sobre todo porque así salís de casa y os ahorráis la compra, los preparativos y las horas de cocina, jejejeje...
Un abrazo gigante a todos, nos vemos en unos días. Luz.

2 comentarios:

  1. Un postre deliciosos y que te ha quedado genial!! Me encanta! ;)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Cristina!! Me alegro que te haya gustado... la verdad es que es muy resultón... y nada difícil.
      Un besazo, Luz.

      Eliminar