domingo, 15 de diciembre de 2013

Sorbete tropical de mango y papaya



¡¡Hola a todos!! ¡¡Feliz mañana de domingo!!... Me encantan las mañanas de domingo, lentas, perezosas y tranquilas... En mi casa los domingos son días para tomarlos en serio, y con calma... días para relajarte desayunando y viendo los dibujos (ejem... o esos programas que ahora ponen muchísimo de pastelerías y bodas, jejeje), días para leer el periódico mientras oyes cómo cortan el cesped en un jardín aquí al lado... el jardinero puntual como un clavo, todos los domingos a las 11 ahí está... pasando el cortacesped... sonido que me encanta y me relaja un montón... más si cabe en el centro de Madrid donde parece raro encontrarse con estos sonidos, ¿verdad?...
El domingo por la mañana es el día de pintarse las uñas, de hacer la lista de la compra y el día de regar las plantas... tontunadas que me relajan muchísimo y me ayudan a cargar pilas para la semana.

Hoy os traigo también entrada... que si me descuido pasa una semana entera sin receta... ¡¡y eso no puede ser!! jejejeje... Estos días, además, estoy cocinando muchísimo... muchos dulces, muchas cosas para regalar, preparar masas, fondos y cremas y comprar y comprar para los festines que tenemos por delante... disfruto muchísimo de todos estos preparativos, la verdad... y sobre todo preparando recetas sencillotas pero buenísimas... como el salmón marinado, el foie, el roscón de Reyes o poniendo a hidratar frutas en ron...
Sin embargo.... la receta de hoy no es nada de eso... no es típica, ni elaborada, ni de las de planificar e ir comprando por fases... no... es de las de hacer de un día para otro, de las de refrescar el estómago ante los menús de 6 platos, de las de instrucciones de abuela: "pues hija, picas, trituras y listo"... de esas...
Es un sorbete, riquísimo!!!
El año pasado os enseñé el de limón al cava que suelo preparar casi todos los años... me voy turnando... o hago ese, o uno de naranja (que también os enseñé en su formato hallowinero) o bien hago leche merengada que a mi padre le chifla. Pero siempre suelo preparar una bebida granizada, fresquita y digestiva con la que terminar las comidas navideña, sobre todo las nocturnas... así en su versión alcohólica, como la piña colada o de sorbete de fruta como esta de hoy, la idea es levantarte de la mesa a ser posible andando y no rodando como un tonel... advierto que el sorbete no es un antídoto, jejeje... pero ayuda.

En esta época del año en mi fruteria hay unas frutas tropicales incribles, mangos, papayas, kiwis, piñas, madroños... de todo tipo... y algunas veces frutas de las que ni siquiera he oído hablar... así este año se me metió entre ceja y ceja la idea de hacer un sorbete tropical... y cuando empiezo con las ideas improvisadas... sé que necesito el apoyo de mi equipo técnico... sí... yo pienso que somos (por favor perdonarme el símil) como los hermanos Roca... jejejeje... una la de las ideas peregrinas y la otra el equipo técnico... o lo que es lo mismo mi hermana Almu con su ceño fruncido y su: "Luz... eso no puede estar rico"... curiosamente al igual que con los colores ella tiene una capacidad para combinar sabores asombrosa... si ella te dice que dos cosas no casan (ya sean colores, sabores o personas) tú hazla caso... no te sabrá decir porqué... pero acertará.
Total... que en medio de mi subidón consumista ante el mostrador del frutero le comenté la idea de hacer un sorbete con frutas tropicales.... ¡¡con todas a la vez!! coco, piña, papaya, kiwi... y ahí tenía su cara...: "Una macedonia, sí... un sorbete, no"... ¡¡Arrea!!... Total que con ayuda del frutero, siempre dispuesto y amable fuí deshechando combinaciones... hasta quedarme con el mango y la papaya (que sospechosamente son de las preferidas de mi hermana, ummmm)... decidí que probaría... y que a partir de esa base, y si veía que hacía falta iría añadiendo sabores.

Pues señoras y señores... ¡¡no hizo falta!! Un mango, una papaya y el zumo de un limón componen un sorbete tropical riquísimo... sin nada de azúcar, sin nada de agua, nata o similar y con o sin alcohol según el gusto de cada uno... yo en mi caso no puse... por dos razones, como digo en un primer momento quería usarlo de base para montar con más sabores (pienso a lo mejor en fresas, o en alguna fruta del bosque ahora que mi hermana no nos oye) , y por otro lado quería hacer un sorbete que pudieran tomar niños... últimamente oigo mucho eso de que los niños comen muy mal.. ni frutas ni verduras... con lo que si os recomendé las cremas de verduras, hoy os recomiendo los sorbetes para hacerles tomar fruta... si lo congeláis del todo y le ponéis un palito os sale un polo tropical natural y riquísimo!!!.

Os dejo entonces con la receta, esperando que estos días no os olvidéis de poner un sorbete en vuestra vida, jejeje... que las frutas tropicales no son lo vuestro... aquí hay varias sugerencias:
- Frutos del bosque
- Fresas y champán
- Sabor cubata (Coca-cola y ron)
- Sabor mojito (ron, lima y menta)
- Naranja
- Piña colada

Receta del sorbete tropical de mango y papaya

* Os quiero recordar que estoy participando junto con toda la blogosfera con la iniciativa de Helena del Valle de #RecetasSolidariasParaNavidad... os he ido hablando de ello en las pasadas entradas... así que os recomiendo que si queréis "repasar" conceptos acudáis no sólo a ellas sino al blog recopilatorio que es un verdadero compendio de exquisiteces navideñas.
Así, al hilo de esta iniciativa os quiero mostrar como estas recetas que a veces parecen costosas o fuera del alcance de nuestras posibilidades no son tal... y para ello os dejo indicados los precios orientativos de sus ingredientes, para que os hagáis una idea más o menos ajustada del coste final de la receta.




Ingredientes para 4 personas (en vasitos como los que  véis... unas dos bolas por vasito):
- 1 mango maduro: 500 gramos = 3.50€
- 1 papaya: 500 gramos = 3.45€
- Zumo de 1 limón: Un kilo de limones = 1.80€
TOTAL: 8.75€
Precio receta por comensal: 2.18€ (contando con que del kilo de limones usamos sólo 1, reservando el resto para otras preparaciones).

Modo de hacerlo:
1. Lo primero que tenemos que hacer, si usamos heladera, como es mi caso, es poner la "cubitera" en el congelador un par de horas antes para que se frostice bien.
2. A continuación lavamos las frutas, pelamos y troceamos... ¡¡ojo con la papaya!! probar antes de incorporar con el mango y ver su grado de dulzor... la mía por ejemplo tenía la carne de la parte exterior bastante insípida, mientras que la zona más pegada a las semillas estaba más rica... si es así usar sólo ésta última, para que el resto de la fruta no estropee el sabor final del sorbete.
3. Colocamos los trozos de ambas frutas en un bol o recipiente de la batidora, añadimos el zumo del limón y trituramos muy bien.

4. Probamos de sabor y decidimos según nuestros gustos si está bien de dulzor... si no es así y la queréis más dulce os recomiend que uséis azúcar glas... de la otra manera os iréis encontrando granos de azúcar cada vez que os llevéis una cucharada de sorbete a la boca... eso a gusto de cada uno, claro.
5. Llevamos a la heladera, y la dejamos actuar media hora. Pasado ese tiempo metemos con la cubeta y todo otra media hora en el congelador... pasado este tiempo sacamos del congelador, volvemos a enchufar a la heladera y dejamos que termine de frostizar otra media hora (1 hora y media en total entre el trabajo de la máquina y el congelador). Una vez pasado ese tiempo lo metemos en el congelador para conservarlo.
6. Si no tenéis heladera meter la mezcla de fruta directamente al congelador, ir removiendo bien en intervalos de 30 minutos otras 3 veces (los mismos 90 minutos) pasados los cuales dejamos definitivamente en el congelador.
7. A la hora de servir os recomiendo que saquéis del congelador un par de horas antes de servirlo a la zona más fría del frigorífico, de forma que aún estará escarchado pero será fácil de servir y tendrá la textura perfecta de sorbete.


Y punto pelota... como veréis una receta más sin ninguna complicación, ideal para aquellos que se estrenan en la cocina, para aquellos que tienen que llevar algo a las reuniones familiares pero anda bastante pelado, para mamás con niños no-amantes de la fruta... y para todos en general.
Ya me diréis cómo os va si decidís prepararlo, ¿vale?... Y como siempre, si surgen dudas, preguntas o comentarios no dudéis que con mucho gusto contesto a todos.
Un besazo enorme, Luz.

2 comentarios:

  1. Qué sano y qué rico, me ha parecido una receta rica, rica, gracias por seguir colaborando!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tí mil gracias Helena por ofrecernos esta posibilidad de colaborar... me ha encantado participar... ojalá sigamos haciéndolo con recetas para todo el año.
      un besazo grande, Luz.

      Eliminar