lunes, 10 de febrero de 2014

Brownies... receta de Nigella Lawson



Hola a todos y bienvenidos a la semana sanvalentinera... jejeje... esta semana tenemos que echar la casa por la ventana, acelerar preparativos, hacer reservas de última hora y compras de emergencia... pero tranquilos... que las recetas de los próximos días espero os solucionen algún que otro imprevisto.
Os animo a que este año (y según tenemos todos los monederos) os lancéis a la piscina y apostéis por una cena casera, por un regalito hecho por uno mismo y por un plan low coast pero romántico como puede ser ir a un concierto gratuito, de paseo a uno de los maravillosos parques que hay por las ciudades del mundo o a marcarse unos bailes en el propio salón de casa.... todo sea celebrar San Valentín... que cualquier escusa es buena.



Yo... ummm... pues yo he decidido celebrarlo con una cena china... no!! nada de llamar al chino, no... una cena china casera en casa, invitando a los amigos que no celebran (o lo harán conmigo) el día de San Valentín... sé, que aunque les intente colar con calzador alguna que otra peli no va a colar... y me quedaré con ellas para otro día (que uno puede celebrar San Valentín cualquier día del año!!), pero de lo que no me van a privar es de tres cosas que para mí son la esencia de esta fiesta... más si cabe cuanto que estamos en pleno febrero con un tiempo digno del Polo Norte y que los atisbos de la ansiada primavera quedan lejos....... muy, muy lejos.

¿Qué tres cosas? Seguro que muchos ya han adivinado.... ¡¡sí!! musica, flores y chocolates... ummm acercándonos un poquito al calor y el color de la primavera.
No os digo que os gastéis una pasta en flores... que ahora por 3€ venden unas preciosas macetas con bulbos listos para florecer y que inundan la casa de color y olor... olor a jardín y ejem... un poco a perfume de abuela, jejeje...
Yo ya llegado febrero me lanzo como una desesperada a comprar bulbos, tulipanes y ramitos de narcisos bien amarillos que despiertan cualquier cuarto... Como digo, las flores son un imprescindible... aunque, si eres alérgico o lo tuyo no son las flores te animo a decorar tu casa (y más en el día de San Valentín) con algún centro o decoración bonita... unas velas, un centro con ramitas, una corona de mentira o incluso tu frutero puesto simpático hacen un buen papel...
Os aconsejo a los poco ingeniosos como yo que os acerquéis a Pinterest o Pinspire... dan consejos y trucos súper útiles para hacer decoraciones con las mil cosas que uno tiene en su casa.


Yo os voy a contar un secreto... Almu y yo en San Valentín siempre ponemos la misma decoración, ¿cuál?... un sinfín de cajitas de música que tenemos guardadas en una vitrina... tremendamente distintas pero todas preciosas, regalo de mi padre a mi madre en sus 9 años de San Valentín juntos.
Por eso os digo que no hay que hacer gasto... con un par de cositas (de las que crían polvo como yo digo, ejem...) que tengáis por casa queda todo más lucido.

De música... bueno... estoy segura de que todo el mundo tiene ese disco de canciones preferidas, de música romántica o de un cantante determinado... en ese sentido todos somos iguales, hombres y mujeres... todos tenemos música para cuando somos felices, cuando lloramos como magdalenas o cuando estamos enamorados...
Yo cada año desentierro canciones como la vie en rose, sapore di sale o los discos de Alejandro Fernández (que ejem... no pongo en público porque me linchan, jejeje) y con eso tengo para horas y horas, jejeje...

Y en fin... el mejor amigo de la mujer... muy reñido con los diamantes, es verdad... pero bueno... las mujeres de verdad sólo tienen un mejor amigo... ese que está a las duras (principalmente a las duras) y que no se va (ni queriendo) a las maduras... el mejor invento del hombre... vale, y de la naturaleza... ¡¡el chocolate!!.

El chocolate se inventó para aquellos que decían que no eran golosos, para que los niños se tomaran la merienda, para que los hombres pudieran pedir perdón con bombones y para que las mujeres tuvieran una escusa para ponerse una mañanita... sí... pero sobre todo el chocolate se inventó para hacer felices a las personas...
Soy de la opinión (no os creáis... muy generalizada) de que si en las cumbres políticas en vez de agua pusieran trufas el estado del mundo sería otro... Sí.

Así que no podía dejar de incluiros una receta de chocolate... en mi opinión la receta (ejem... sin desmerecer a los bombones, claro) por excelencia que se prepara con chocolate (bueno... y también el rico chocolate a la taza...).
¿Por qué esta receta? Por dos razones... se preparar en un visto y no visto y cualquier hijo de vecino con un horno puede prepararlos sin ningún problema... ¡¡GARANTIZADO!!. Y dos... son un regalo perfecto, un detalle tonto pero romántico y un detalle que te hace sonreir.
Si lo preparas bonito.... ¡¡no, no vale presentarlo en una bolsa de congelados!! puede ser un perfecto regalo de San Valentín... y sino que se lo digan a las japonesas.

Yo siempre que pienso en San Valentín recuerdo esas series de dibujos que veía de pequeña... esas de adolescentes japoneses sin ojos rasgados pero con nombres imposibles de pronunciar.... esas... sí, sé que sabéis a qué series me refiero... esas con 800 capítulos de 20 minutos del que no te podías perder ni uno porque al día siguiente la protagonista en cuestión ya se había mega-enamorado de otro fulano que no había salido hasta el mismo capítulo que te has perdido.... ¡¡de esas!!.
Pues la imagen que más se me quedó grabada era el drama de la fiesta de San Valentín en Japón con sus regalos de chocolates y esas pobres chicas haciendo sus propios chocolates para que el chico en cuestión se los tirara a la cara... ¡¡madre mía qué drama!! Jejejeje... ¡¡qué bien nos lo pasábamos!! Jejeje...
Pues eso, que ahora siempre asocio chocolate a San Valentín.

Así que os dejo aquí la receta que yo suelo preparar de brownies... receta que uso sobre todo para regalar... tanto en mi cumple para llevar al trabajo, en Navidad si me invitan a alguna fiesta o para cualquier historia de estas social/obligatorias en la que no puedes ir con las manos vacías pero que tampoco te da la gana dejarte un dinero... para esas ocasiones... ¡¡pon un brownie en tu vida!!
Yo la hago conforme a las instrucciones que la dama del chocolate por excelencia... Nigella Lawson incluye en su libro Feast aunque ella tiene tropecientas recetas de brownies os recomiendo esta, sencilla, rápida y riquísima.

Receta de brownies.
 
Ingredientes para 16 porciones como las que veis:
 - 185 gramos de mantequilla
- 185 gramos de chocolate para postres de cobertura
- 3 huevos
- 1/2 cucharada de extracto de vainilla
- 175 gramos de azúcar
- 1/2 cucharadita de sal
- 115 gramos de harina de todo uso
- 125 gramos de chocolate blanco en trozos, o nueces o avellanas para el relleno del brownie (si os gusta sin nada sois muy libres de no añadirle).


Modo de hacerlo:
1. Precalentamos el horno a 180ºC. Y engrasamos un molde rectangular con un poco de mantequilla o aceite y un poco de harina.
2. Coloca un cazo con agua al fuego para que hierva... una vez lo haga pon encima un bol (estaremos haciendo un baño maría), y en el bol coloca la mantequilla y el chocolate, para que con el calor del agua se fundan y se mezclen. Ayúdale removiendo con una espátula para que se integren bien.
3. Una vez derretidos retira el cazo del fuego, saca el bol y deja a un lado para que la mezcla se temple un poco.
4. En otro bol mezcla los huevos, el azúcar y la vainilla.
5. A esta última mezcla le añadimos la del chocolate y la mantequilla derretidos y entibiados y mezclamos bien.
6. A continuación incorporamos la harina y la sal pasándola previamente por un colador para que se tamice y quede más suelta... eso hará que el brownie sea aún más cremoso.
7. Mezclamos bien toda la mezcla del bol y añadimos los tropezones de chocolate, avellanas o nueces.
8. Vertemos ahora la mezcla en el recipiente para horno.
9. Llevamos este al horno y horneamos durante 25 minutos. Es importante saber ver cuando el brownie está listo... ¿cuando?, cuando desde fuera se vea ya hecho (la superficie se solidifica) pero cuando hacéis la prueba del palillo y lo sacáis está ligeramente húmedo... estará listo entonces!! Entre que lo saquéis del horno y el brownie se enfríe terminará de hacerse sin que se ponga duro... debe quedar ligeramente húmedo por dentro... para que esté esponjoso y jugoso cuando lo comamos.
10. Lo sacamos del horno, lo dejamos reposar hasta que esté completamente frío y entonces lo cortamos en porciones de tamaño pequeño (pensar que es un postre denso y contundente... tampoco queremos que nos dé un pampurrio).
11. Decoramos la superficie espolvoreando con ayuda de un colador pequeño de cacao en polvo o azúcar glas... a vuestro gusto.

Ricos, ¿verdad?... y muy sencillos... en serio. Animo no sólo a las chicas, sino a los cocinillas, (o no tan cocinillas) de casa a que se marquen un tanto y se metan en harina, jejeje... ya veréis las caras de pasmo que ponen ellas... sonrisas día y noche... jejeje... caducidad... un par de semanas y el puntazo que se marcará año tras año con amigas y familia del detallazo que tuviste y le gustó tanto... claro... hay un efecto contraproducente.... llamado sentar un precedente... ummm... tendrás que repetir el año siguiente... pero tranquilo... lograremos superarlo, jejeje...
Mil besos a todos, en un par de días nueva receta.
Luz.

4 comentarios:

  1. Mi querida amiga, que delicia, y toda ella chocolateada como a mi me gusta tanto el chocolate esta receta me ha enamorado Mil besicos tesoro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias María!! ¡¡me encanta cuando dejas comentario en el blog!! Siempre son tremendamente cariñosos y positivos.
      Me alegro mucho de que te hayan gustado los brownies... ¿a quién no? jejejeje...
      Un besuco enorme, Luz.

      Eliminar
  2. Muy buena receta!! y sobre todo si es de chocolate! Enhorabuena!
    Te envio mi enlace para que veas que te mereces una mención
    http://mysweetcornerblog.blogspot.com.es/2014/02/premio-gracias-cookinglandia.html

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje.... millones de gracias!! Por el comentario, y por supuesto por la mención...
      Me alegro mucho de que además te haya gustado la receta... la verdad es que los brownies además de que se hacen solos levantan el ánimo a cualquiera.
      Un besazo grande, Luz.

      Eliminar