sábado, 1 de febrero de 2014

Mi recomendación del mes: Libro de Ibán Yarza... y la primera experiencia panarra de Almu.

Hola de nuevo a todos... comienza el fin de semana, el fin de semana de la semana panarra, la última del mes.
Este comienzo del año ha sido, sin duda alguna, el más panadero... al menos en mi casa, ¿que porqué? Jejejeje ¿quién no sabe que los Reyes me trajeron el libro de Ibán Yarza?, jejejeje... ese por el que tantísimo he esperado...

 
Por eso, coincidiendo con las entradas mensuales que procuro hacer con recomendaciones variadas... quería enseñaros un poquito este regalo... el libro Pan Casero de Ibán Yarza... del que todavía estoy disfrutando muchísimo y probando recetas a porrones!!!
Por ahora... mi mayor milagro... ¡¡mi propia masa madre!! que en unos días cumple su primer mes de vida... sniff!!

Pero volviendo al libro de Ibán, regalo de mi prima María, os tengo que contar muchas cosas... sip... muchas... pero.... bueno, he de confesar que con este libro he hecho un experimento... un experimento curioso.
En general, la gente de mi entorno ve con un poco de extrañeza y un mucho de diversión mi afición panadera. Sí es cierto que todos disfrutan mucho de esos esfuerzos y que la mayoría alucina cuando presento los panes y digo que los he echo yo.
Por eso todos acaban queriendo saber cosas de este mundillo, y aunque sé que no es el suyo y que es más curiosidad que ganas de probar, yo... como todo buen adicto panarra... hago un proselitismo feroz.

Total, que al recibir este regalo y enseñándolo como si fuera un premio Nobel que me hubieran concedido a mí... dejé que todos mis amigos y parte de mi familia lo ojeara... feliz de compartir con ellos este libro.
La verdad es que mi sorpresa fue increíble cuando la opinión general fue totalmente opuesta a la mía. Mientras yo rabiaba por probar todas las recetas ellos se echaron enseguida para atrás... que si el libro era complicadísimo, que si que eran esas tablas y porcentajes, que si había que doctorarse en panadería... bueno... comentarios que me dejaron con la boca abierta.
Finalmente empecé a leerlo... como uno lee una novela... por el principio y todo seguido... y hubo una cosa que me llamó muchísimo la atención....
La introducción me encantó... los primeros capítulos sobre falsos mitos e ingredientes también... pero... ¡¡en cuanto llegué al capítulo de la fermentación, la masa madre y las fases de elaboración.... ummmm reconozco que me perdí!!
Para mí hacer pan es algo misterioso, mágico y terapéutico... tal y como nos ha contado millones de veces Ibán... pero sí es cierto que cuando entras, por así decirlo, "en harina" las cosas se complican.
Yo llevo un par de años haciendo diversos panes con bastante regularidad en casa... y aún así este libro me ha supuesto en algunos aspectos un reto y un arcano... por eso me llamó la atención... "no es un libro para gente que no haya hecho pan nunca", pensé, "sino para gente que ya con el gusanillo panarra metido en el cuerpo quiere... por así decirlo, diseccionar este proceso".


Por eso este "experimento" que os cuento.... he convencido a varias personas de mi entorno para que probaran la receta más sencilla de pan que conozco y que Ibán Yarza incorpora en su libro... el Irish soda bread..... un pan tontísimo de hacer en el que sólo se necesita mezclar y hornear... tal cuál, nada de levados, amasados o greñados.
Les he pedido que lo hagan siguiendo los pasos de la receta de Ibán Yarza y que me cuenten su experiencia después de haber hecho su primer pan y de ojear un poco el libro tras haberlo hecho...
Por ahora Almu ha sido la más espabilada y la que ha hecho el primer pan... cuando tenga dos o tres opiniones más os mostraré sus panes y respuestas.
Así, las fotos que veis son de su primer pan.... (sonrisa enorme de hermana a la que se le cae la baba)... ahora os dejo con ella y con sus respuestas.

1. ¿Qué tal ha sido tu primera experiencia panarra?

Pues la verdad es que inesperada porque a pesar de que hacía unos días te había comentado que qué chulo esto del pan y que me gustaría probar esto fue improvisado “falta pan, ¿por qué no haces?”.
Tras la emoción del “Si!!! Voy a hacer pan!!!” llegó el “oh oh, voy a hacer pan...”
En realidad cuando me paré a pensarlo la presión era enorme, porque tu llevas años haciendo pan y te sale superbien y lo tienes todo controladísimo... lo bueno es que es una receta muy fácil, juntar todos los ingredientes y al horno.
Creo que repetiré un día a escondidas sin que lo sepas, cero presión, y a ver si entonces siento el “chin” de “estoy haciendo mi pan”.

2. ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de hacer pan casero?

De esta receta en concreto que es superfácil, cinco ingredientes, juntar, remover y al horno.
De otras recetas que te he visto hacer sé que no se puede decir eso porque te pasas días amasando, levando y yendo de mi cuarto (el más caliente de la casa) a dejar las masas levando a la cocina una y otra vez. Pero esta, como primera experiencia está guay porque te quita el miedo de alguna manera, es como “uy, pues mira, he hecho pan y no es tan difícil...” 

3. ¿Repetirías? Y de hacerlo, ¿qué tipo de recetas te gustaría probar?

Mmmmmm, no se si repetiré, en casa la del pan eres tu. Y aunque tu te atreves con todo, haces panes, potajes, pasteles, bombones, quiches y lo que se te ponga por delante, en fin, yo soy más local y comodona (sobretodo eso), si el pan ya te sale bien a ti, y te gusta hacerlo más que a mi, con diferencia, pues... ¿para qué cambiarlo?
Aunque luego empiezo a pensar en los panes que me gustan y me entra el gusanillo, por ejemplo, me apetece hacer mi propia masa madre, te he visto hacerla algunas veces y la historia de que en Italia las madres les dan a sus hijas un poco de su masa madre cuando se casan me gusta, ese sentimiento de continuidad y pertenencia... Vale, si repetiré (guiño, guiño).

4. Respecto de la receta y el libro de Ibán Yarza... ¿cómo te ha ido siguiendo la receta? ¿Te ha parecido fácil, difícil? ¿Pasó lo que explicaba el libro o hubo momentos en que te encontraste perdida?

Pues en este caso como es mezclar y al horno no hay incidentes.
Si es cierto que tuve momento duda entre molde de silicona, metal o cristal, opté por silicona porque pensé que se desmoldaría mejor (aunque yo no la uso para hacer bizcochos, no termina de convencerme...) y me ocurrió que el pan se expandió hacia los lados (porra de silicona flexible) en vez de hacia arriba y se rompió por un lateral en vez de quedar un loaf como el de las abuelitas de los cuentos, con la grieta justo en el centro del copete, que era lo que yo quería...
Por otro lado (esto es una pega totalmente particular) tuve que dejar el pan en el horno bastante más tiempo del que pone la receta, pero eso en realidad es problema de nuestro horno, que es un puñetero y hace lo que le da la gana. No es culpa de nadie (del horno) pero fastidia un montón.

5. ¿Que cosas piensas que serían "mejorables" o "modificables" de tu pan? (Si es que las hay).


Primero de mi pan cambiaría el horno, así cumpliría los tiempos y quedaría como tiene que quedar.
Por otro lado, el tema grieta en el copete, a mi me gustaría que saliese así, manías mías, y me comentaste que la próxima vez podríamos probar a greñarlo... probaremos ¿no?


6. ¿Cómo valorarías como "recién iniciada" panarra la receta y el libro de Ibán si es que le has echado un vistazo?. ¿Tú crees que este libro de Ibán Yarza sería un buen comienzo en el mundillo panarra o te echa un poco para atrás?

Si te soy sincera ni lo he visto, entre todos los que lo han estado mirando y que te lo has llevado a la ofi (mirada acusadora) lo he tenido en mis manos como dos segundos, de hecho la receta la hice con la tablet, porque tu hiciste fotos y me las mandaste por whatsapp (la magia de la tecnología).
Pero la verdad es que tiene buena pinta, y como las recetas que hemos probado de él han salido tan ricas (de vez en cuando me vienen a la cabeza los bollos chinorris) pues supongo que el libro está guay.
Es cierto que la que yo he hecho es fácil, incluso para los que nunca han hecho ni un bizcocho porque ni siquiera hay un orden en adición de los ingredientes, ni hay que mezclar unos por separado y luego incorporarlos ni hay que batir nada a punto de nieve etc.
Pero del resto ni idea, habrá que experimentar con otra receta...¡¡¡pan de semillas!!!

7. En caso de gustarte y de seguir probando cosas del mundillo del panadero casero... ¿qué le pedirías a un libro de recetas de pan?, ¿Qué consejos te harían falta?.

La verdad es que aquí yo juego con ventaja porque a pesar de que no estoy muy metida en el mundillo del pan si lo estoy en tu mundillo, así que tengo ciertos conocimientos sobre harinas, levaduras, tiempos etc. Por el momento mi libro de recetas de pan eres tu, y por ahora eso me vale, la verdad es que aún no me ha entrado el gusanillo de ampliar conocimientos y expandirme, pero supongo que cuando llegue si querré un libro, y sinceramente, me dejaré aconsejar por ti...
Pero así a bote pronto un glosario de términos, que explique lo que es el greñado, las diferencias entre las distintas harinas y levaduras, los materiales necesarios (pero necesarios de verdad, nada de atrezzo) para hacer pan...y las variaciones que puedes introducir en una receta, eso por ejemplo lo he visto en el de Ibán. Esta receta en concreto tiene, al final, un "¿por qué es interesante esta receta?" y un "variaciones", eso a mi me ha gustado porque cada vez que pruebo una receta siempre pienso en como puedo mejorarla o si estaría igual de buena con otros ingredientes... inquieta que es una ;P  

8. La última pregunta... Tú me ves a mí todos los meses hacer pan en casa... y sabes que me encanta, una vez que has probado tú también ¿crees que es gratificante hacer pan casero?, ¿porqué crees que la gente tiene ese gusanillo?

Pues yo no he sentido eso, lo siento..., igual porque el pan que he hecho no tiene esa dinámica de amasar y esas cosas.
Así que no te puedo decir por qué la gente tiene el gusanillo ¿alguna opinión o experiencia personal porfa?
Pero bueno, nunca se sabe, igual en unos meses soy una obsesa del pan y tu te arrepientes de haber creado a un monstruo, jeje. 

Receta de Irish soda bread
Ingredientes (para un molde de cake de 22cm)
- 245 g de harina integral de trigo
- 105 g de harina panificable
 (Yo, por consejo de mi asesora, use los 350 g de harina de fuerza, la verdad es que funcionó muy bien y el pan  subió bastante en el horno)
- 3 cucharaditas de levadura química (levadura Royal, la de la caja roja)
- 280 - 300 g de agua 
- 35 g de miel
- 7 g de sal

Modo de hacerlo:

1. Precalentar el horno a 220ºC por arriba y por abajo. 

2. Si tenéis un molde antiadherente os podéis saltar este paso, si no, untadlo con mantequilla o aceite y enharinarlo, os aseguro que no se pega nada. 
En cuanto al molde, si solo tenéis de silicona podéis usarlo sin problemas, pero si tenéis uno rígido mejor, porque así el pan, al levar, lo hace hacia arriba en vez de hacia los lados.

3. Mientras, en un cuenco grande, mezclad todos los ingredientes, yo dejé el agua la última, porque la textura final que hay que conseguir es, según palabras de Iban, "algo parecido a barro", así que fui añadiendo poco a poco el agua y removiendo cada ver hasta conseguir esa textura. 
Para mezclar los ingredientes usé directamente la mano, así se va notando el cambio en la masa al añadir el agua, queda pegajosa (se pega a la mano) pero suave. 

4. Cuando la mezcla está homogénea echadla en el molde, que quede lleno más o menos hasta la mitad (luego el pan sube hasta superar un poco la altura del molde). 
Sobre la superficie esparcid un poco de harina y, según la conclusión a la que llegamos nosotras para que la ruptura de la corteza sea en el copete, haced un par de cortes en la misma superficie. 

5. Y ya está, metedlo al horno durante 40 minutos (o más si tenéis un churrihorno como nosotras) y listo. Mientras está dentro del horno, como este está encendido por los dos lados, vigilad el colorcito de la corteza, si veis que se está tostando mucho y aún no está hecho por dentro, poned papel de aluminio por encima. 

6. Cuando ya esté hecho sacadlo del horno y desmoldadlo sobre una rejilla para que se enfríe un poco. 

Y listo para comer!!!! Como dice en el libro está riquísimo con mantequilla y mermelada, pero hay millones de opciones. Nosotras por ejemplo lo cortamos a lo largo en tres trozos y preparamos unos paninis ¡Ñam! 
Como veis, uno era de mozzarella, jamón serrano y champiñones, otro de mozzarella, tomate natural en dados, bonito y aceitunas verdes y el tercero fue una mezcla de lo que nos había sobrado de los otros dos, jeje, muy muy buenos :)

La verdad es que aunque aún no me ha enganchado el tema pan es muy chulo, ya te quedas con la cosa de "mola, he hecho pan" y empiezas a pensar en que si has hecho este por qué no probar con este otro, o el de más allá... así que como os digo, tiempo al tiempo, al final Luz va a arrepentirse. 

Un beso!!

Jejejeje... pues esta es la experiencia de Almu... quería que os contara, precisamente porque siempre ando contándoos mis aventuras, mis recetas y diciéndoos que todo es perfecto e ideal... y como veréis hay opiniones para todos los gustos hasta en mi misma casa...
Cuando tenga más resultados del experimento "panarra" os contaré... hasta entonces un besazo gigante y feliz fin de semana!!
Luz.

2 comentarios:

  1. Aix Luz, este libro lo tengo yo en pendientes para comprar o que me regalen, que yo soy un panarra adicto, jeje!
    Veo que a tu hermana no le ha picado el gusanillo del pan, pero todo llegará, en cuanto tenga que amasar su propio pan, se volverá una panarra convencida, ya verás!
    Dile que este pan le ha quedado muy bien, a ver si se anima!

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí Victor... el primer resultado le ha gustado pero el gusanillo no lo ha cogido...
    Yo espero que sí le llegue, porque a mí hacer pan me chifla y este tipo de cosas me encanta compartirlas.
    Te animo mucho a comprar el libro... el precio es de risa y la verdad es que a mí me ha gustado mucho... a mí me ha aclarado un montón miles de conceptos y las recetas son muy curiosas.
    Un besuco gordo, Luz.

    ResponderEliminar