miércoles, 26 de febrero de 2014

Pretzels o casi... para Bake the world



Hola de nuevo a todos!!

Antes de hablaros de mi receta de hoy quiero agradeceros desde aquí el enorme seguimiento que están teniendo las últimas entradas... ¡¡estoy alucinando!!
Algunos amigos blogueros desde el origen de los tiempos ya me avisaron que el blog genera mucho esfuerzo, mucho trabajo y algún que otro disgusto... que cuesta arrancar, hacerse un sitio y que además es importante hacerse un sitio propio... con tu propio carácter, personalidad y aquello que más refleje lo que eres... y quién eres.



A mí en un principio y con el subidón de tener mi propio blog me parecieron todos esos consejos muy zen, muy aplicables no sólo a un blog sino a la vida misma y ejem... un poco cenizos, la verdad... si yo estaba feliz de la vida qué más me daba que el blog supusiera un trabajo!!!
Jejejeje... nadie me dijo que el peor enemigo de un blog es su propio dueño... que procurar llegar a la gente es difícil y procurar hacerlo sin perderte en el intento es aún más difícil... por eso estoy tan impresionada de la evolución que ha tenido el blog en los últimos 6 meses... ¡¡ha sido un subidón alucinante!!.
Reconozco que también el cambio ha sido alucinante, jejeje... las recetas que subo, las fotos, incluso mis súper tochos de historia han evolucionado... y para mejor.

Así que sólo puedo daros las gracias a vosotros porque así sea... porque el hecho de saber que hay alguien ahí detrás, que hay gente que prepara las recetas y se fía de mis consejos y del aspecto de mis fotos me ha llevado a crearme un enemigo... yo misma y mi competitividad por hacer de este blog un reflejo de mi cocina.... De nuevo millones de gracias a todos.

Bueno... regreso ya con la receta de hoy... jejejeje... nuestro reto panarra mensual... ese con el que las chicas de Bake de World nos animan cada mes a llegar un poquito más lejos en nuestras aficiones panaderas.
El de hoy era todo un reto en sí mismo... un pan de fama mundial... los pretzels... sip, esas galletas saladas de pan que más es colín que pan enrollados en forma de lazo y con un brillante color tostado...

Aquí en España curiosamente la gente asocia estos panes con las galletitas saladas que te ponen en un bar con la cerveza... tal cuál... lo digo porque he hecho la prueba preguntando a varios amigos y a más de uno les ha costado identificar qué tipo de pan era el pretzel.
Sin embargo yo tengo algún que otro recuerdo bastante claro de cuándo he comido pretzels... las dos veces con motivo de un viaje... literalmente.

La primera siendo yo pequeña viajando con mi padre a EEUU. En concreto el viaje era a Los Ángeles... para lo cuál das la vuelta a medio mundo... nosotros salimos en un vuelo de Madrid, a Nueva York y de ahí a Los Angeles... 14 horas de vuelo que ejem... dejan sin mucha paciencia hasta al Santo Job... ya no te digo a mi padre que odia viajar, odia los controles del aeropuerto y odia viajar con niñas de 8 años cargadas de ositos, cabases y muchos lazos que hacer y deshacer en los controles del aeropuerto.
Sip... de mis viajes de infancia de lo que más me acuerdo era de mi padre vociferando... ¡¡a todo el mundo!! A la señorita de información, a la señorita de facturación del equipaje, al de la aduana... ¡¡a ese ni te cuento!! y el largo etc hasta el asiento del avión...
Y una vez llegado a Nueva York vuelta a empezar... ahí con el aliciente de que mi padre vociferaba en español... al despistao que trataba de llevarse nuestra maleta, a la señorita que quería que mi hermana le enseñara su mochila, al que le daba indicaciones para cambiar de terminal...

Y en fin.... nosotras mientras tanto también teníamos nuestra rutina de viaje, no os creáis... que cuando una viaja con sus padres aprende supervivencia básica en menos que canta un gallo, ¿o no?... porque si viajas con un padre por Estados Unidos te puedo asegurar que entras tú solita en los baños (nada de hombres/mujeres en el baño contrario), aprendes a defender tu espacio antes de que un gordo monstruoso ejem, señor trate de aplastarte ocupando tu asiento, y aprendes que o pillas las oportunidades al vuelo o te quedas sin comer...
Sip, mi padre prefería esperar horas y horas y horas a estar sentado en el avión antes que comprar nada en el aeropuerto... problema: nosotras era al revés... preferíamos mil veces subirnos al avión comidas que tratar de "oler" las bandejas de comida.... La diferencia entre las tácticas de mi padre y las nuestras... ejem... es que las nuestras funcionaban. Si él vociferaba y nadie le hacía ni caso nosotras vomitábamos esa asquerosa comida y mi padre el pobre se desesperaba... le costó dos viajes largos aprender que era mejor contentar a las niñas con cuatro porquerías que tenerlas sin comer 5 horas metidos todos en un avión...
Conclusión... mi primer pretzel lo comimos en la fugaz y única visita que he hecho en mi vida a Nueva York... esto es... cambiando del aeropuerto internacional al de vuelos nacionales.
Almu y yo, que todo hay que decirlo, éramos un peligro... y siempre queríamos en el peor momento, del sitio más raro y cochino y siempre, siempre segurísimas de lo que queríamos... mi padre venga a decirnos "niñas eso es enorme, y es pan... pan nada más!!", pero las niñas querían esa pedazo de rosquilla y rosquilla tuvimos para rato. Jejejeje...

La siguiente vez que volví a comerlo fue en una estación de tren... en Berlin, en un viaje con amigos ya con 23 años... ¡¡pufff eso era otra cosa!! En estos viajes marraneábamos sin control todo el día... con ganas de probar todos los carritos y máquinas de comida que pilláramos por el camino... lo mejor, dejamos a mi padre en casa y lo sustituimos por varios amigos que comen como limas... con dar tú un par de bocaditos ellos acababan con el resto.. así que en nuestro viaje a Postdam compramos pretzels para todo el mundo (por entonces no hacía fotos de la comida, jejeje...)... y sí, volvían a ser enormes colines de pan.

Os diré... y seguro que lo veis en las recetas de mis compañeras de reto... que el gran secreto de los pretzels es la química.... jejeje... vamos, la sosa caústica que tantísimo se utiliza y que la tenemos alrededor aunque no nos demos cuenta (aquí os dejo enlace de una empresa de productos químicos en la que hace años trabajó mi padre y que por casualidad he encontrado y explica genial sus diversos usos).
Total, que cuando leí que para los pretzels hacía falta hacer un baño con sosa para darles ese aspecto con corteza dura y morena corrí a llamar a mi padre para que me dijera cómo usarla y cómo conseguirla.... error!!! Entramos en barrena, me quedé sorda y encima me metió un miedo en el cuerpo que para qué.... "nada de sosa!!! La sosa puede disolverte las manos, dañarte los ojos, envenenarte y producir unos vapores tóxicos!!!!!!!" Todo eso vociferando e intercalando con "ni se te ocurra!! estás loca!! para qué quieres eso!!... ¡¡no te rías que no tiene gracía!!.... ¡¡¡¡¡¡¡¡PÁSAME A TU HERMANA!!!!!!
Si... tal cuál fue mi incursión en el mundo de la sosa, los pretzels y esos recuerdos tan dulces sobre mi padre, jejeje.
Conclusión..... obviamente.... mis pretzels no llevan veneno... digo sosa... sólo los he hecho conforme el procedimiento de los bagels... un triste e indoloro baño de agua hirviendo y el resto de su cocción en el horno.
Si ya me lo dice mi hermana... "y tú para qué le cuentas nada a papá!!"

Yo que tenía mi receta del foro del pan (y que dejo a los valientes sin padres histéricos)... al final he preparado la de Directo al Paladar de Pepe Kitchen que seamos sinceros... ¡¡me ha encantado!! Los panecitos quedan con textura de colín, brillantes pero muy crujientes, un poco elásticos y de sabor muy rico... Lo peor... ummmm... no os creáis pero darles forma y que se queden en forma de pretzel...

Os dejo con la receta.

Receta de pretzels.

Ingredientes para 6 pretzels medianitos. 


- 200 gramos de harina de fuerza
- 1/2 taza de leche
- 1 cucharada de agua
- 1/2 cucharada de aceite de girasol
- 1 cucharada de azúcar
- un pellizco de sal
- 3/4 cucharadita de levadura seca de panadería
- 1 huevo batido
- Sal gorda o semillas para decorar.

Modo de hacerlo:
1. En un bol pesamos y mezclamos los ingredientes secos (harina, azúcar, sal y levadura).
2. Y en otro los ingredientes húmedos (leche, agua y aceite).
3. Finalmente mezclamos el contenido de ambos boles y una vez integrados pasamos la masa a una encimera ligeramente enharinada y la amasamos unos 10 minutos, hasta tener una masa bien trabada, compacta y elástica.
4. La colocamos en un bol ligeramente aceitado y la cubrimos con papel film y dejamos reposar en un lugar cálido como 1 hora, hasta que doble su volumen.
5. Pasado ese tiempo y antes de sacar la masa del bol ponemos a precalentar el horno, calor arriba y abajo a 240ºC.
6. Asimismo cogemos una cazuela amplia, ponemos en ella unos 2 litros de agua con una cucharada de sal y la llevamos al fuego, al mínimo para que se caliente, no hace falta que hierva.
7. Ahora sí, sacamos la masa, la desgasificamos y amasamos otros 3 minutos y dejamos 10 que repose en la encimera.
8. Cortamos la masa en 6 porciones de unos 85-90 gramos cada una y vamos haciendo forma.
9. Colocamos dos bandejas de horno a nuestro lado, cada una con una hoja de papel de hornear donde iremos dejando cada pretzel una vez formados. Para ello cojemos cada trozo de masa y le damos forma de tira de unos 50 cm, la ponemos encima de la encimera y hacemos el lazo, cogiendo los bordes y llevándolos al centro como si fuéramos a hacer un corazón (es el único símil que se me ocurre), y remetiendo uno en el lado opuesto, y el otro pasándolo por encima del anterior.
10. Vamos colocando en las bandejas del horno y dejamos que leven tapados con un paño otros 30 minutos.
11. Pasado ese tiempo metemos los pretzels en el horno durante 5 minutos, sacamos y llevamos a la cazuela con agua, donde dejamos cocer por cada lado entre 2 y 3 minutos.
12. Sacamos los pretzels del agua y los ponemos a secar en unas toallas de papel... unos 10 minutos.
13. Pasados los cuales volvemos a colocar en la bandeja del horno, pincelamos con el huevo batido y adornamos con un poco de sal gorda o unas semillas de sésamo o amapola.
14. Finalmente volvemos a meter al horno que habremos bajado a 200ºC y horneamos los panes 20 minutos, hasta que estén doraditos y con una corteza brillante y dura.

Puff... vistos así parecen muy laboriosos... pero si os soy sincera no lo son. Son de ir haciendo los pasos poco a poco, pero nada aparatosos o complicados... bueno, digo eso ahora... jejeje... habrá que ver probando con sosa, jejeje....

Por mi parte nada más... en un par de días nos volvemos a ver.... tachán, tachán... ¡¡con entrada de Almu!! Sí... ahora que la tengo para mí solita vive encerrada escribiendo todas esas entradas atrasadas que me prometió cuando no tenía ni un minuto libre... jejeje.... como dice ella "¡¡qué asco de confianza!!", jejeje...
Un besuco gordo a todos, Luz.

20 comentarios:

  1. me encanta este pan y tu lo has bordado! se ve delicioso, bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Viví!! A mí me gustó también mucho!! Aunque prepararlo haya sido una odisea, jejeje... al menos mentalmente, porque luego seguir los pasos fue más bien sencillo.
      Un pan muy rico, y versátil... yo lo he usado para hacer bocadillos.
      Un besazo gordo, Luz.

      Eliminar
  2. Qué risas recordando los viajes con papá!!! Y sus miedos mitológicos a la sosa y las quemaduras, el queso de cabra y las fiebres de Malta, el limón y la anemia (¿cuanto limón creerá que tomamos?) y un larguiiiiisimo etc.
    Los pretzels que comimos en esos viajes riquísimos, y los tuyos no les han envidiado nada ¡¡¡de morirse de ricos!!!
    Besos ;) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjejejeje... sigo yo... hacer el pino, la ropa sintética, balancearse en la silla, los granitos de mis manos y sus curas misteriosas, todo se arregla yendo al médico y explicando ÉL nuestros síntomas... jejeje...
      Lo mejor... que a pesar de sus miedos no nos asfixiaba, se lo tomaba con buen humor y nos quiere muchísimo... jejeje...
      Un besuco a tí también, Luz.

      Eliminar
  3. Luz, entendemos ese subidón que estás teniendo, es que lo haces muy bien!!! enhorabuena!

    Te han quedado preciosos, nosotras el paso de la sosa nos lo saltamos, bueno lo hicimos con bicarbonato jeje

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias chicas!!! En serio!! Por todo!! Por ser de mi primera lectoras, por dejar siempre un comentario, por los ánimos y porque siempre tenéis una palabra amable... sois un tesoro!!

      Ummmm, he visto lo del bicarbonato... algunos también los han hecho así... ni se me hubiera ocurrido... tendré que repetirlos y hacer la prueba.

      Un besote gordo, Luz.

      Eliminar
  4. Hola compañera de desafío!! me ha encantado leer tu experiencia con los pretzels, yo no los he probado nunca, pero leyendo lo de la sosa... me pasa como a tu padre, y pienso "ni locaaaaa" asi que mucho mejor tu receta.
    Anotada queda!
    un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Toñi!! Bienvenida al blog!!
      La verdad es que releyendo la entrada parece que mi padre es un histérico y yo una loca, jejejeje... y ninguno de los dos tampoco tanto, jejeje... sólo lo justo para que en estas cosas sí le haga caso... que es él el que ha estudiado una ingeniería!! Jejeje..
      Me alegro de que te hayan gustado, un besuco, Luz.

      Eliminar
  5. Se ven fantásticos... el premio a ser una atrevida con la sosa :)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje Aisha... la sosa la próxima vez... y viendo el resultado, a lo mejor ni falta que hace, porque así de esta manera quedaron bien bonitos, ¿verdad?.
      Un besuco, Luz.

      Eliminar
  6. Me alegro mucho que estés contenta por el blog, seguro que estarás haciendo un buen trabajo y eso se recompensa.
    Menudo susto te metió tu padre con al sosa, no me extraña que no la utilizaras, pero lo cierto es que te han quedado unos pretzels estupendos.

    Besitos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por el comentario Suny!!
      La verdad es que estoy metida hasta el cuello con el blog, y últimamente noto muchísimo el contacto con la gente, los comentarios y las visitas... es un gustazo.
      Los pretzels me han encantado!! Un pan muy rico,... a ver si la próxima vez nos lanzamos a por la sosa... ya veremos, un besuco, Luz.

      Eliminar
  7. Mi querida amiga, tienes toda la razon, lo que se trabaja en el blog, lo tenemos compensado con creces, solo por las buenas amistades que se conocen en este rinconcito, bueno cielo decirte que te ha quedado un pan estupendo, que aunque no tenga sosa, te ha quedado ideal, a mi me pasa como a tu padre la sosa me da un poco de miedo jejejeje. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Mil gracias María!! Tienes razón... lo que mejor se lleva de todo el trabajo que implica el blog es precisamente la gente, jejeje... y es un gustazo tenerte siempre ahí, apoyando con todo tu cariño!!
      ¿Ves? Sabía que no era la única a la que la sosa daba un poco de prevención, jejejeje.
      Un achuchón enorme, Luz.

      Eliminar
  8. Te han quedado unos pretzel magnificos, seguro que estaba de morirse de buenos!!
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias!! Me alegro qe te hayan gustado. La verdad es que estaban muy ricos... a mí me recordaron a los bagels... imagínate.
      Un abrazo gordo, Luz.

      Eliminar
  9. Los has preparado fantasticamente!!! te quedaron unos pretzels fantásticos.. Felicidades por el blog. Nos encontramos en el próximo reto. Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Joaquina!! Por los ánimos y el comentario. Me alegro que estos panes te hayan gustado... estaban riquísimos.
      Un besazo, Luz.

      Eliminar
  10. Vaya, vaya así que todavía le tienes miedo a papá, jeje, pues que sepas que con sosa quedan genial, bueno ahora en serio, que te han quedado muy bien y que me alegro que tu trabajo en el blog de sus frutos, me encanta como escribes.
    Saludos panarras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje... uyuyuyuy,.... ¡¡es que no conoces a mi padre José!! ¡¡Dá miedo!! Jjejejeje...sobre todo cuando frunce el ceño y te mira por encima de las gafas, jejejeje... en realidad no... pero si es cierto que cuando dice las cosas por algo será... así que me fio. Encima los pretzels han salido fenomenal así, gana encima de tener un disgusto.
      Un besuco, y gracias por el comentario, Luz.

      Eliminar