viernes, 14 de febrero de 2014

Red velvet whoopie pies... para dos


¡¡¡Feliz San Valentín!!!

Ya tenía ganas de volver a pasar por aquí para dejaros alguna de mis recetas y la verdad es que me encanta poder celebrar con vosotros un día que me gusta tanto. 
Os diré que en casa somos bastante fiesteras, cualquier ocasión es buena para celebrar, los aniversarios del trabajo, el día de San Patricio, la semana de la moda, el día del árbol... y cualquier cosa que se os ocurra ¡¡¡hasta Eurovisión!!!. 
Siendo así, no os extrañará que celebremos San Valentín, que para más inri celebra el amor.


Soy consciente de que mucha gente opina, como mi padre, que es una celebración inventada por los fabricantes de tarjetas de felicitación para vender más. Yo lo que he leído es que esta festividad fue instaurada en el año 498, ¿existiría ya Hallmark?, como respuesta a una fiesta pagana que se celebraba en esas mismas fechas, aunque claro, lo he leído en la Wikipedia, así que a saber... 
Lo que si se es que Valentín era un obispo que vivió durante el siglo III que casaba a las parejas en secreto, porque entonces el matrimonio estaba prohibido, por esta razón fue encarcelado y martirizado un 14 de febrero, y ahora es el patrón de los enamorados. 

La verdad es que creo que el amor debería demostrarse y celebrarse todos los días, cualquier pequeño gesto, un beso, un abrazo, incluso hacer la cena cuando el otro no puede ni con su alma después de una dura jornada de trabajo y en fin, un "te quiero" de vez en cuando tampoco está mal... que a nadie le amarga un dulce. Pero también creo que es genial poder dedicar un día (mínimo) al año a esa persona especial, poneros guapos, tomar una cena rica, ir a bailar o ver una peli o incluso jugar un partido de tenis en la Wii, lo que sea que os apetezca hacer, algo que os saque de la rutina y os haga sentir felices y en paz con el mundo. 

¿Y sabeis qué? no tiene que ser solo una fiesta para los que están enamorados y con pareja porque, a pesar de que se supone que es el día de los enamorados, cualquier tipo de amor es digno de ser celebrado. Jeje, he dicho.

Y bueno, antes de seguir divagando (no me deis cuerda que entonces no paro) os voy a hablar de la receta que os traigo, unos Red velvet whoopie pies.

La primera vez que oí (leí) hablar de los whoopie pies fue cuando Trotamundos, del blog Food & Cook hizo una entrada sobre ellos hace ya cuatro años. Yo por entonces aún no seguía con mucha asiduidad los blogs de cocina, pero Luz si, y como sabe de qué pie cojeo cuando vio estos bizcochitos rellenos de crema supo, sin lugar a dudas, que me iban a gustar.
Y no se equivocaba, cuando los vi se me pusieron ojos de dibujo animado y supe que tenía que hacerlos... pero ya sabéis como son estas cosas, la falta de tiempo, los otros millones de recetas riquísimas que se presentan ante tus ojos y una que vive en babia y tiene menos memoria que un mosquito, relegaron a los whoopies a un cajón del que no han logrado salir hasta hace unas semanas.

Por suerte, cuando Luz me dijo que quería que hiciese un postre para San Valentín mis segundos pensamientos volaron hasta los whoopies y los primeros al red velvet, que en casa nos rechifla y va muy acorde con la temática... así que los junté y voilà!!!
La verdad es que hasta entonces no tenía la receta, así que me metí en google imágenes (porque me guío más por el ojo que por el cuajo) y miré las fotos de whoopie pies hasta que di con una cuya pinta me gustó y me dirigió al blog Brown Eyed Baker, que como vi después pertenece al círculo de blogs aprobados por Martha (Stewart) y en fin, eso... pues da confianza.
Y no me equivoqué, la receta se sigue superbien y es fácil y muy resultona, a ver qué os parece...

Por cierto, esta vez quería hacer un paso a paso en imágenes, pero como os he dicho estoy bastante en babia y cuando cocino desconecto totalmente, así que aunque intenté ser meticulosa y hacer foto de cada etapa del proceso (creedme, hacer fotos con la izquierda cuando soy megainutil con esa mano mientras con la derecha sostengo una batidora que empieza a vibrar o una manga que se vacía por segundos no es nada fácil) no tengo inmortalizadas las últimas fases, lo siento horrores, espero que con mi explicación sea suficiente y desde luego, cualquier duda que tengáis la resolveré encantada.

Receta de red velvet whoopie pies.

Ingredientes para ¡¡¡un millón de whoopies!!! cuando ya llevaba unos 30 horneados (60 mitades) y me quedaba la mitad de la masa me rendí y la metí en un molde para bizcochos. 
Total que estas cantidades son para unos 60 whoopies. 



- 3 tazas de harina
- 1/3 taza de cacao en polvo
- 1 cucharadita de levadura
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- 1/2 cucharadita de sal
- 1/2 taza de mantequilla a temperatura ambiente
- 1/2 taza de manteca vegetal (yo usé aceite de girasol, pero os recomiendo margarina porque con aceite los bollitos se expanden mucho en el horno, quedando bastante planos)
- 1/2 taza de azúcar moreno
- 1 taza de azúcar blanco
- 2 huevos
- 2 cucharaditas de extracto de vainilla
- 3 cucharaditas de colorante rojo (yo usé el colorante en pasta rojo intenso de Wilton)
- 1 taza de suero de leche (se puede comprar en algunos sitios, como en Lidl, yo suelo hacerlo en casa porque tampoco lo uso muy a menudo, para ello hace falta una taza de leche, si es entera mejor, y el zumo de medio limón)

Para el relleno (crema de queso)
- 115 g de queso crema (que no sea light)
- 4 cucharadas de mantequilla
- 3 1/2 tazas de azúcar glas
- 1 cucharadita de extracto de vainilla

Modo de hacerlos

1. Precalentar el horno a 180ºC por los dos lados.
2. En una taza echar la leche y el zumo de limón, remover bien y dejar actuar. Lo que ocurre es que el ácido del limón hace que la leche se corte, separando la materia grasa del suero de leche.
3. Mezclar harina, cacao, levadura, bicarbonato y sal en un cuenco y reservar.
4. En un cuenco aparte echar la mantequilla, el aceite (o margarina) y los azúcares y batir con unas varillas eléctricas a velocidad baja hasta que estén integrados.

5. Entonces aumentar la velocidad y batir durante 5 minutos hasta que la mezcla esponje.

6. Añadir los huevos, primero uno, batir hasta que se integre, y luego el otro y batir hasta que se integre.
Veréis en la foto que, ejem, la batidora tiene una varilla y uno de los ganchos de amasado... es que a la hora de hacerlo no encontraba por ningún lado la otra varilla!!! así que me rendí y puse el amasador, lo bueno es que salió bien, pero vosotros usad las dos varillas eh?
7. Por último añadir la vainilla y el colorante.
8. Mezclar bien. Respecto al colorante la cantidad es orientativa, dependiendo de su intensidad y de lo que os guste a vosotros, de todas formas pensad que cuando añadáis la harina y luego en el horno, el rojo se intensifica así que no os preocupéis si ahora os parece más bien rosa

9. Ahora hay que volver a la taza de leche (porque ya vamos a usar el suero), veréis que se ha quedado como una especie de yogur líquido y grumoso, tenéis que removerlo bien y pasarlo por un colador, el líquido que queda es el suero que hace falta.
10. A estas alturas tenemos el cuenco con la masa roja, otro cuenco con la harina y demás ingredientes secos y la taza de suero de leche. Pues bien, hay que echar la mitad de los secos y la mitad del suero a la masa roja y batir a velocidad baja.

11. Cuando estén bien integrados incorporar la otra mitad de secos y de suero y mezclar hasta que quede una masa homogénea.


12. Meter esta mezcla en una manga, o bolsa de congelar, y sobre la bandeja con papel de horno ir haciendo los bollitos, para ello hace falta coger la manga, ponerla sobre el papel y apretar, la masa va saliendo y formando un cículo (como cuando se hacen las conchas de los macarons). El tamaño del círculo depende de vosotros, yo los hice un poco a ojo, pero más o menos de 4 cm de diámetro, aunque pueden ser tan grandes como una hamburguesa (según parece los originales eran así).

13. Tened en cuenta que crecerán con el calor del horno, así que no los pongáis muy juntos para que no se peguen.
14. Meter la bandeja en el horno y hornear durante 10 minutos, como son pequeños se hacen en seguida. Una vez pasado ese tiempo, sacar la bandeja y dejar reposar los bollitos unos 5 minutos, para que terminen de "cuajar" con el calor de la bandeja.

15. Después ponerlos en otra superficie y dejar enfriar.
 16. Mientras se hornean los bollitos se puede preparar el relleno, para ello poner el queso y la mantequilla en un cuenco y batirlos a velocidad media, una vez integrados añadir el azúcar glas y mezclar bien a velocidad baja, una vez que queda una crema homogénea queda aumentar la velocidad y añadir la vainilla  durante unos segundos. Meter entonces la crema en una manga para así poder rellenar los whoopies. (Lo siento, a estas alturas ya ni pensaba en la cámara, por eso no hay foto...)

17. Cuando estén fríos los bollitos hay que emparejarlos, cada mitad con otra que tenga más o menos la misma forma y tamaño, poner en una mitad un poco de crema y colocar la otra mitad encima, de forma que queda como un sandwich.

Y listo!!!

Pufffff menuda entrada más larga que ha salido... espero no haberos perdido por el camino, porque aunque parece una receta muy elaborada y con muchos pasos en realidad no lo es, y salen suuuuuperricos!!!! Pero cuidado con los subidones de azúcar, ejem.

Espero que, hagáis lo que hagáis hoy, paséis un buen rato con aquellos a los que queréis.
Y para despedirme os dejo las últimas frases de "Prácticamente magia", una peli que nos encanta y que si no habéis visto os recomiendo un montón.

"Derramad sal por encima de vuestro hombro izquierdo.
Poned romero en la puerta del jardín.
Plantad lavanda para que os traiga suerte.
Y enamoraos cuanto podais."

Un beso ;)

3 comentarios:

  1. Muy chulas!!! ahora me toca probarlas!!! gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Luz son un vicio, y además salen un montón así que al final tienes para ponerte las botas y para regalar de sobra así que... y son fáciles de hacer, yo lo que más tarde fue en hornearlos porque en la bandeja del horno cabían solo 11 por vez así que imagina el tiempo que estuve...
      Pero merece la pena!! ya me contarás ;)

      Eliminar
  2. Pues ánimo Lisa... que aunque un poco laboriosos como verás quedan con una pintaza tremenda y están riquísimos. Eso sí, te recomiendo que los prepares si vas a regalar, invitar o compartir.. que sino son un vicio!!!
    Un besazo, Luz.

    ResponderEliminar