domingo, 9 de marzo de 2014

Mi recomendación del mes...Margot salón de té


¡¡Dale a la merienda!!
Hola a todos... retomo la sección más olvidada del blog y una que sin embargo disfruto muchísimo... las recomendaciones.



Creo que en el sector gastronomía, al igual que en el cine o las auto-escuelas, jejeje... el factor boca-oreja incluye muchísimo y que todas aquellas opiniones, recomendaciones, ideas o críticas que te hagan sobre sitios, productos o recetas son de gran ayuda... principalmente porque hoy (ni nunca) estamos para tirar el dinero en cosas que al final resulta que no valen la pena... por eso mejor prevenir que curar... y lo mismo que antes de embarcarte en la búsqueda de una casa, un coche o un marido/mujer te haces una lista de qué cosas quieres, cómo la quieres y cuánto estás dispuesto a invertir en ello, lo mismo para seleccionar sitios a los que ir,... que no hay cosa que odie más que ir a un sitio con ganas y expectativas (y arañando a mi pobre cerdo-hucha que literalmente tiembla cada vez que me acerco) y acabar con un chasco.

Así que hoy os traigo de nuevo mi recomendación sobre un sitio... un salón de té... sip... un plan muy de chicas.
Os diré que desde que empecé a trabajar valoro muchísimo mi tiempo a la salida del trabajo... mi tiempo entre semana antes de llegar a casa y ponerme a preparar las cosas del día siguiente como si los días se estiraran cual chicle y nunca terminaran... ¿no os pasa a veces a vosotros? Yo entre semana sólo miro pa-lante.... llegar a casa y preparar la comida y la ropa de mañana, organizar planes y agenda de los días siguientes, acostarte pronto para levantarte descansado (y porque no puedes con tu cuerpo), y ea... un nuevo día enterito... ¡¡y vuelta a empezar!!
Pues eso, que cuando caí en la cuenta de semejante círculo vicioso decidí que no... que esas horas desde que salgo de la ofi (a las 7) hasta que ceno (a las 10), las iba a dedicar a mí, a disfrutar de mis días y a hacer planes de semana... como.... ¡¡pues como merendar con mis amigas!!.
Porque no creáis que soy la única que tiene este despropósito de rutina... que todos mal que bien andamos con semanas kilométricas, días larguísimos y calendarios que se van pasando sin sentir... y eso sí... ¡¡no me quejo que encima, y gracias a Dios tengo trabajo!!
Así que mis amigas y yo hemos formado la liga de las meriendas... y mínimo una vez al mes los lunes por la tarde (esos días asquerosos en los que tenemos toda la semana por delante), quedamos en distintos sitios de Madrid a tomar un café... y para qué engañarnos... matar el hambre que una tiene cuando ¡¡por fín es libre un día más de la ofi!!.
Ya os iré contando de más sitios... porque nos gustan muchos.. así, en función de la zona por la que vayamos a quedar y que depende de alguna de nosotras en cuestión que esté más cansada, estresada o tristona vamos a diferentes sitios... que Madrid está lleno de sitios chulísimos para merendar... eso sí, nosotras solemos ir a los más cursis y cuukies del mundo que para eso quedamos las amigas los lunes... es eso o la bañera... tal cuál.

He decidido empezar mis crónicas de merendola con el salón de té de Margot por dos razones:
- Ejem... porque por ahora es del único del que me he acordado de hacer fotos aunque sean con el móvil.
- Y porque es al sitio que vamos cuando soy yo la enfadada con el mundo... está muy cerquita del despacho donde trabajo y nos pilla a todas bien de camino de vuelta a casa.

Mi recomendación del mes, Margot salón de té, Madrid.

1. ¿De qué conoces el sitio? ¿Por qué te llamó la atención?
Pues como os he dicho antes lo conozco porque me pilla de camino al salir de la ofi... y siempre que pasaba me fijaba en sus escaparates... llenitos de expositores y peanas con pastelería riquísima, unas mesas preciosas puestas y  llama la atención porque tiene un escaparate muy llamativo, pero no en plan cantoso, está decorado como un jardincito, con césped y flores y una mesa con sillas y farolas, muy apetecible. 

El salón de té está en la calle María de Molina, a una manzana de Greogrio Marañón... os pongo la dirección:
Calle María de Molina, 5, 28006 Madrid Tlf. 91 563 63 06

2. ¿Qué tipo de sitio es?
Pues como os he contado es un salón de té... de esos que aparecen en las novelas de Agatha Christie, de esos  que las niñas que han crecido con Torres de Mallory, Santa Clara y los Cinco sienten como en su casa... sitios de esos a los que les gustan los detalles decorativos (porque los detalles marcan la diferencia), de esos a los que les gustan los papeles pintados y pasarse tres horas alrededor de una taza de té... este es su sitio.

No es una cafeteria, ni un bar, ni un retoran... no... su concepto como digo consiste en pasar lánguidas horas alrededor de una taza... de té, de café de chocolate... de lo que quieras.
Es un concepto que a muchos hoy puede parecernos arcaico... ese que consiste en salir y disfrutar de las amistades fuera de casa... un concepto muy de antes cuando las señoras se pasaban la vida metidas en sus salones y lo único que querían era quedar a merendar con cuatro señoras más para pasar la tarde fuera... ¡¡esa es la idea!!

Tampoco es un plan de ir con prisas... no... es un plan de disfrutar, disfrutar del saloncito que tienen en la planta de abajo (y que es mi favorito) o de compartir una de las mesas del piso de arriba mientras vemos el trajín de María de Molina.
Un sitio para pasar las horas entre chismes, risas y cotilleos.

Hay, además, a parte del sector cafetería, un apartado, al fondo de la misma, en la primera planta organizado como tienda....y que a mí me gusta menos... francamente revisable porque más parece un trastero abarrotado y echado a perder.... entiendo que la idea inicial era hacer una zona despachito (donde la dueña -entiendo que es la dueña- tiene puesta su mesa con ordenador, teléfono etc...) y alrededor unas estanterías, mesas y expositores con cosas.... lo malo que no tiene mucha coherencia, está abigarrado y es muy poco espacioso con lo que te pierdes entre lo poco que te puedes mover y la cantidad de cosas que tienen expuestas.

3. ¿Cómo es el trato y el servicio?
Ummm... aquí me has pillado.
Como os he contado este salón de té es un sitio donde estás a gusto, donde el ambiente es bueno, la decoración te ayuda a relajarte y siempre hay mil cosas que quisieras comprar y llevarte a casa.
Sin embargo pasa una cosa... mientras que las camareras que te atienden son muy amables y están todo el rato pendientes, ha habido varias ocasiones en las que en el momento en que entra alguna de las dueñas por la puerta... el ambiente se tensa, literalmente... las camareras se vuelven más torpes y despistadas, todo empieza a alterarse.

Nos ha pasado un par de veces. Como os he contado, solemos ponernos en la planta baja, en una mesa que parece una salita rodeada de sillones y sofás que es tremendamente acogedora... pero que está entre la zona tienda-despacho y la zona barra-zona de servicio y cuando llegan las señoras que trajinan en el despachito... ya no estás tan a gusto... te sientes como cuando eras pequeña y las amigas iban a casa  de una... nos quedábamos todas en el salón y de repente aparecía su madre y se ponía a hacer cosas... ummm... sabemos que no se queda escuchando, ni interfiere ni nada... pero corta el rollo bastante... porque se dedica a hablar por teléfono, atender a gente y llamar a las camareras desde la otra punta, y tu pierdes el hilo, jejeje.
Supongo que si subes a la planta de arriba te evitas todo eso, pero es un poco triste que las mismas dueñas del sitio (que por lo que me he enterado son tres socias que además ejercen de decoradoras y de decoradoras de eventos) no favorezcan el ambiente... Además de que las veces que he querido hacer fotos no me han dejado (tal cuál)... cosa que no me ha pasado en ningún otro sitio (por eso a lo mejor les tengo más manía, no sé), con lo que al final las hemos hecho varias amigas con el móvil la última vez que fuimos, jejeje...

4. ¿Y la comida?
Sobre la comida... pues os diré que la estrella es la repostería. Si es verdad que en su carta se incluyen algunas opciones saladas, unas tablas de quesos y patés y cosas así... pero me da la impresión (aunque no lo he probado, todo hay que decirlo) que no es lo suyo.
Lo suyo son la selección de tés riquísimos que además ofrecen a la venta, sus tartas, pasteles y macarons que son los que exponen en el escaparate y hacen la boca agua... eso es lo suyo.

Aunque hemos descubierto que tampoco son suyos sino que los productos los traen de fuera... cosa que siento decirlo para mí es un punto menos...  ¿Porqué? por dos razones... por un lado por el concepto de casero y exclusivo que venden y que luego no es tanto... ya que la marca de muffins, por ejemplo, que ofrecen son mundialmente conocidos en otras cafeterías, cosa que no quita para que estén riquísimos... pero... en este mundillo donde cada vez se promociona y se paga más lo artesano y exclusivo la verdad es que dan una idea equivocada.
Y por otro lado porque seamos sinceros... ejem... pagas como si fuera casero, exclusivo y artesanal, la verdad.
Y os preguntaréis ¿y yo como sé que los productos no los hacen ellos? Ejem... porque una es una cotilla y siempre pregunta, y porque las veces que he estado me ha pasado una cosa muy curiosa.

Como os digo solemos ir entre 4 o 5 chicas de media... y nunca... y digo NUNCA de las 6 veces que he ido han sido capaces de tener las cosas que dicen que tienen en la carta....¡¡nunca!!... Así, salvo que te levantes y mires los escaparates para elegir un postre que puede no aparecer en la carta, muchos de los que sí están como los muffins, los scones o las pastas puede que no los tengan... lo mismo que los chocolates (cosa que pido siempre y me quedo con las ganas). Por eso ya una vez les pregunté cómo era que no tuvieran nada de eso... y la señorita muy franca ella me dijo que todo dependía de lo que les trajeran ese día... ummm.

En lo que sí estamos de acuerdo todas es que sean de donde sean los dulces son muy ricos... ninguna maravilla, no nos engañemos pero hacen una merienda muy rica... y entre eso y el ambiente como veis yo soy bastante recurrente.

5. Relación calidad/precio.
A mí me parece correcta. Sabes que pagas un 50% por el ambiente y un 50% por el servicio y los productos... pero como veis yo repito constantemente.

Me gusta el ambiente del sitio, es tranquilo y bonito, las camareras son agradables y el té y los dulces están ricos, y el precio está bien, en la linea de lo que cuestan estos sitios pero no caro. 


Como digo la relación calidad/precio está bien, si es verdad que cobrar casi 5€ por un chocolate y 3€ por un scone es un poco demasiado, sobretodo porque no los hacen ellos... si es algo más exclusivo o artesanal no te importa pagar un poco más, pero pagar 4€ por una magdalena que te puedes comprar en la panadería de la esquina, exactamente igual, por 1€... me parece un poco canteo... como diría mi hermana.
Aunque hay que tener en cuenta todos los factores, el sitio está en un lugar muy céntrico, es agradable, no está superlleno de gente siempre, no te meten prisa para que te acabes tu consumición y te largues... todo eso cuenta. 

6¿Qué nota final le pondrías?

Pues para daros esta nota final he consultado con Almu y con las amigas con las que he ido y haciendo media le ponemos un 7... nos gusta, merece la pena y aunque hay cosas como el servicio y los precios que pueden aguar un poco la experiencia la verdad es que si los planes de merienda con amigas te apetecen no debes dejar de probar este salón de té.

En los próximos meses os iré dando otras direcciones que a nosotras nos gustan, y en las que perdemos muchas tardes de despotricar del novio, el jefe o la peluquera, jejeje... eso, en el fondo, es lo más importante... disfrutar en torno a una mesa de ratos divertidos.

Espero que la recomendación os sirva y os guste... no dudéis en contarme vuestra experiencia si conocéis este sitio o si vais a verlo.
Un besazo enorme, Luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada