viernes, 28 de marzo de 2014

Tarta Frasier... deliciosa tarta de fresas... para Whole kitchen


Buen día!!
¿Ya en pista de salida hacía el fin de semana? ¿Bien cargaditos de planes para aprovechar estos días? Pufff... si sois como yo a estas horas ya no sabréis ni lo que toca después... pufff... yo es empezar el fin de semana (en mi caso lo inauguro los jueves por la tarde... todo es psicológico, lo sé... pero todo sea por alargarlo un poquito más, jejeje), y liarme la manta a la cabeza con planes, citas, recados y cosas por hacer... ¡¡y este fin de semana nos quitan una hora!!



Bueno, bueno... vamos a volver a nuestro estado zen porque el postre que os traigo yo es delicado y delicioso, jejeje vaya de los de tés y meriendas de las hermanas Dashwood, de los de alta repostería, de los de que con un trozo... ejem.... literalmente... ejem... revientas.
Creo que en ese sentido los franceses siempre han dominado el cotarro... mientras que me doy cuenta que la repostería más germana tiende a la muerte por chocolate, los mediterráneos a los fritos y las mieles los franceses se quedan a medio camino (aunque jamás les digas algo así a ellos, jejeje), y tiran por dos "must have" de su cocina... la mantequilla y la crema batida... con estas dos cosas son capaces de mover al mundo de cabeza a sus finas patisseries con sus deliciosos, cremosos y golosos pastelitos, macarons y tartas.

Esta tarta de origen incierto pero que hace su entrada en el mundo allá por los años 1860 es una de las más consagradas, y se elabora en las mejores pastelerías y obradores para servirla también en los mejores restorans.

No quiero extenderme mucho con ella porque luego en su elaboración quiero explayarme un poquito más.
Sólo deciros que ahí donde la veis, toda preciosa y bonita es igual de deliciosa... bizcocho ligero genovés, fresas a porrón, una gran capa de crema mousseline dulce y cremosa y una capa de coloreado mazapán... ummm... en serio deliciosa... y nada de miedo, que aunque parece tremendamente complicada en realidad todo consiste en ir preparando cada cosa por separado y después montarlo todo... et voilá!!

Animaros si tenéis alguna ocasión un poco especial allá por el horizonte.. en unas 6 horas la tenéis lista (tranquilos... es más tiempo de enfriado y de refrigeración que de tener que estar ahí trajinando, jejeje), cunde una barbaridad porque es tremendamente golosa y saciante y ya veis lo bonitas que salen.

Deciros de todas formas que como os he repetido varias veces es muy, muy dulce, con lo que si no sois excesivamente golosos no os la recomiendo... o lo hago si vais a comer sólo un pedacito... Yo que soy campeona del dulce y que me gusta todo!! e de decir que últimamente me pasa algo... sip... me empacho enseguida!!! Me pasó con la tarta dobos y me pasa también con esta... pienso que es porque son tartas muy elaboradas... con mucho azúcar y mantequilla... porque sino, no me lo explico.... ummm seguiré experimentando, jejeje.

Por último, y antes de pasar con la receta contaros que la tarta era la propuesta dulce para Whole kitchen... a la que yo llego tardísimo (había que publicar el 25), con lo que no sé si podré participar este mes... aún así no quería dejar de publicar la tarta, por lo orgullosa que me siento de ella, porque sé que os va a gustar, y porque hay que aprovechar al máximo esta fruta de temporada a la que luego echamos de menos todo el año.
Así que yo de estranjis les dejaré mi entrada y que sea lo que Dios quiera... que hay semanas que parece que no sólo cambian de hora sino que te recortan los días a tijeretazos... ¿no os pasa a vosotros?.

Vamos a ello.

Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de marzo nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: TARTA FRASIER.

Yo para hacer la tarta he seguido, de pe a pa la receta del blog The European Cakes... fenomenalmente explicada e ilustrada y que os recomiendo visitar... porque a parte de esta tiene trocepientas recetas de pastelería europea y americana realmente apetecibles.

Ingredientes para la tarta:
- 500 gramos de fresas
- Unas hojitas de hierbabuena para decorar
1. Para el almíbar:
- 50 gramos de agua
- 50 gramos de azúcar
- 20 gramos de licor de caramelo (o de brandy, de kirstch... del licor que prefiráis)
2. Para el bizcocho genovés:
- 4 huevos medianos o 3 grandes
- 100 gramos de azúcar
- 100 gramos de harina de repostería
- 30 gramos de mantequilla derretida y enfriada
3. Para la crema mousseline:
- 500 ml de leche entera (yo peso 500 gramos)
- 4 yemas de huevo
- 120 gramos de azúcar
- Chorrito de esencia de vainilla
- 30 gramos de harina de repostería
- 30 gramos de maicena
- 150 gramos de mantequilla fría
- 125 gramos de mantequilla en pomada
4. Para la pasta de almendra:
- 100 gramos de almendra molida
- 100 gramos de azúcar glas
- 30 gramos de glucosa (opcional... pero os la recomiendo para que el mazapán quede bien manejable... es lo que yo llamo un fondo de armario en cocina,... como los colorantes, el corn syrup o la esencia de rosas... no la usas todos los días, pero cuando empiezas a cocinar cosas como estas con cierta frecuencia merece la pena tener siempre en la despensa... además de que sirve para miles de veces porque del tarro que yo tengo (y que me costó 6€) que es de 300 gramos (creo) gasté 30...
- 1/2 clara de huevo pasteurizada... de esas de Mercadona sip...
- Colorante en gel del color que más os guste... si no queréis ponerle,... también sois muy libres.

Modo de hacerlo:
***Como es una tarta que lleva bastantes componentes, el truco está en hacer cada uno por separado y después montarlo todo... yo seguí el orden que os pongo y tardé desde las 11 de la mañana hasta las 6 de la tarde (ummm porque hubo siesta de por medio, jejeje).***



1. Almibar:
1. Ponemos en un cazo el azúcar y el agua.
2. Lo llevamos al fuego y lo dejamos sin tocar hasta que comience a hervir, momento en que apagamos el fuego, incorporamos el licor.
3. Colocamos en un bol aparte y dejamos a temperatura ambiente para que se enfríe.
Listo.



2. Bizcocho genovés:
1. Lo primero que hacemos es derretir la mantequilla y dejar reservada mientras mezclamos el resto de ingredientes para que se atempere un poquito.
2. A continuación batimos el azúcar y los huevos hasta tener una mezcla cremosa y blanqueada.
3. Momento en que incorporamos la harina con ayuda de un tamiz para que quede más suelta.
4. Mezclamos todo bien con ayuda de unas barillas y terminamos incorporando la mantequilla derretida.
5. Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo.
6. Engrasamos un molde (o la bandeja del horno) y lo espolvoreamos con harina y añadimos la mitad de la mezcla (vamos a necesitar dos bizcochos... procurad hacer dos iguales... a mí el segundo me quedó más delgadito... pero casi mejor, fue el que usé para colocar encima de todo...)
7. Horneamos el bizcocho durante 12 minutos.
8. Desmoldamos y dejamos enfriar completamente antes de poder usarlo. Yo en lo que se horneaba uno y luego el otro hice tanto la mousselina como la pasta de almendra... y para cuando los bizcochos se estaban enfriando ya tenía todos los componentes de la tarta listos.


3. Crema mousseline.
La crema mousseline no es más que una mezcla de crema pastelera y mantequilla batida y por ello primero tenemos que preparar la crema pastelera que es, a la postre, la que más tarda en enfriar.

1. Para la crema pastelera comenzamos calentando la leche con la vainilla en un cazo, queremos que se caliente, sin llegar nunca a hervir.
2. En un bol ponemos el azúcar y las yemas y batimos muy bien, hasta que la mezcla blanquee.
3. Añadimos entonces las dos harinas que tamizaremos previamente (esto es opcional), y seguimos batiendo.
4. Finalmente vertemos la leche, en hilo y despacio para que no cuaje los huevos y mezlcamos todo muy bien.
5. Esta mezcla la llevamos de nuevo al fuego y sin parar de remover con las barillas dejamos que con el calor la mezcla espese hasta tener nuestra crema pastelera.
6. Momento en que sacamos a un bol e incorporamos la mantequilla fría (recién salida de la nevera), integramos bien con la crema y cubrimos con papel film, para reservar entre 3 o 4 horas a que se enfría... pero a temperatura ambiente... no la metáis en la nevera que sino no podremos manipularla después!!!!
7. Una vez completamente fría añadimos la mantequilla en pomada y con ayuda de una barillas eléctricas montamos la mezcla que quedará cremosa, delicada y muy dulce.
8. Cubrimos con papel film para que no se nos forme costra y reservamos.


4. Pasta de almendra:
1. Para la pasta de almendra lo único que tenemos que hacer es mezclar la almendra y el azúcar glas, añadir la clucosa y la clara de huevo y mezclar todo bien... os aconsejo que con las manos... se integra mucho mejor, y aunque un poco pegajosa se trabaja bien.
2. A continuación y con cuidado teñimos el mazapán... con cuidado porque si os despistáis un minuto el color puede acabar siendo demasiado fuerte... ejem... yo quería el mío rosa y me quedó rojo bombero... no os digo más, jejeje.
3. Envolvemos la pasta en papel film y reservamos junto a las otras partes de la tarta a temperatura ambiente.


5. Montaje de la tarta:
Con todos los elementos de la tarta listos, el almibar, los bizcochos, la crema y la pasta de almendra pasamos a lavar y quitarles el pedúnculo a las fresas. Procurar que todas sean más o menos del mismo tamaño y altura.
1. Primero forramos bien un aro bien el mismo molde de hornear (que nos sirve de base para montar la tarta), con papel de hornear por los laterales que posteriormente engrasamos ligeramente.
2. A continuación colocamos uno de los bizcochos, que empaparemos con el almibar con ayuda de un pincel de cocina.
3. Ahora metemos la crema mousselina en una manga pastelera con boquilla grande y lisa y extendemos un poco de crema sobre la base del bizcocho para que nos haga de "pegamento" de los bizcochos.
3. Así, pasamos a cortar las fresas por la mitad e ir colocándolas alrededor del bizcocho como si fuera una pared de fresas.
4. El interior de la tarta, una vez las fresas haciendo de barricada estén bien colocadas, lo rellenamos con fresas enteras, tranquilos si queda algún hueco, es normal... y no importa porque luego lo cubriremos con crema.
5. Y ese es el siguiente paso, con ayuda de la manga cubrimos todos los recovecos entre las fresas y una vez rellenos estos ponemos una capa por encima de las fresas que extenderemos con ayuda de una espátula.
6. A continuación colocamos el otro bizcocho hacía una ligera presión para que éste se pegue bien a la crema... y para ayudar a esta a solidificarse la metemos 1 hora en la nevera.
7. Pasada esa hora sacamos y desmoldamos con cuidado, colocando la tarta en una peana.
8. Empapamos con almibar el bizcocho y cubrimos con otra ligera capa de crema que nos servirá de pegamento para el mazapán.
9. Con un rodillo extendemos una capa bien fina del mazapán... al que cortaremos con ayuda del aro del molde para darle la misma forma y tamaño de la tarta.
10. Finalmente colocamos con mucho cuidado por encima de la tarta y la damos forma recortando los excesos, si los hubiera. Terminamos decorando la tarta a nuestro gusto.



 Se conserva bien varios días... pero tiene que ser en la nevera, porque a fin de cuentas la crema y la mantequilla que son los cimientos de la tarta, a temperatura ambiente se van derritiendo y se puede descomponer toda entera.

Nosotras... probamos un trocito... y después... jejeje... como estamos a dieta, y además no sería nada sano, en ninguna circunstancia, zamparse esta bomba entre las dos se la regalamos a unas amigas a las que doy sinceras gracias por su ayuda.
Esto es ahora lo que hacemos Almu y yo con los postres... compartirlos... o los llevo a la oficina, se los damos a los amigos y es la excusa perfecta para montar meriendas y cenas en casa, jejeje...
Será por excusas!!

Pues nada... aquí os dejo con este trocito de cielo, espero que os haya gustado... la verdad es que es muy bonito y muy vistosa... y luego el sabor... ummm la crema se deshace en la boca!!!

Un besuco grande, disfrutar del fin de semana, del tiempo... sea el que sea... y de las fresas!!!

Luz.

4 comentarios:

  1. He encontrado ahora mismo tu blog y tengo que decirte que es un espacio encantador, me ha entusiasmado todo, asi que para no perderme ninguna entrada me hago seguidora ahora mismo!! Te invito a dar una vuelta por mi rinconcito, espero que tambien te guste!! http://madamenaroa.blogspot.com/, saludos desde Uruguay, Sudamerica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Naroa!!!! ¡¡Y sé muy bienvenida!!! Me alegro de que el blog te guste... y espero tus comentarios, claro que sí!!
      También me pasaré por tu blog... a conocer un poquito más de la cocina uruguaya... ¡¡qué ilusión tener una seguidora del otro lado del mundo!! Aunque gracias al red parecemos todos del mismo sitio, verdad??
      Bueno guapa, un besazo enorme y mil gracias por tus palabras.
      Luz.

      Eliminar
  2. Cuantas porciones salen con tu receta. Yo la quiero para 40... Entre niños y adultos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy no!!! Para 40 seguro que no... para 20 una tarta de estas y partiendo porciones pequeñas sí... pero 40 seguro que no, así que te recomiendo que hagas dos... porque la otra opción sería doblar cantidades y hacerla en un molde gigante, pero para este tipo de tarta que es de montaje más laborioso no te la recomiendo... y menos con estos calores que hay ahora y que tendrás que estar constantemente refrigerando...

      Para 40 personas te recomiendo un hojaldre de frutas que gusta a todo el mundo, un milhojas o incluso una tarta Matilda de chocolate... que cunde muchísimo porque con un pedacito enano vas que chutas. Las tres tartas que te digo... hojaldre, milhojas y Matilda están también en el blog.

      Espero haberte ayudado. Un besazo, Luz.

      Eliminar