lunes, 28 de abril de 2014

Perrunillas... pastas de pueblo... para el Reto de Tía Alia

Hola a todos!! Hoy vengo rápido... corriendo y con la lengua fuera. Ya os conté ayer que las últimas semanas en cuanto al blog se refiere suelo ir a toda piña, la verdad... los retos se me solapan, no tengo tiempo de cocinar y esto es un puro estrés.


Sin embargo luego nunca quiero dejar de participar en nada, jejeje... ¡¡no tengo remedio!!
En este caso la receta es de Tía Alia, que como siempre nos ha facilitado Carmen en su reto mensual.... aunque en casa no somos nada aficionadas a las pastas, galletas y magdalenas "de pueblo" y yo no había preparado nunca reconozco que han durado un suspiro.
Las perrunillas, a pesar de todo, ya las conocía.


Os he contado más veces (y sino lo hago ahora... que una ya no sabe qué le dice a quién), que mi padre, cuando Almu y yo llegamos a Madrid para empezar la universidad decidió emanciparse y se fue a vivir al campo... sip... como lo oís... esas cosas con las que amenazan los padres, esas cosas de las que tu siempre te ríes y dices "sí, seguro..." jejeje... de esas... mi padre lo hizo.

Llevaba diciéndolo años, como todos... pero él cogió un día y nos comunicó que se volvía a Segovia (tierra que le vió nacer) y que para más inri no se iba a vivir a la ciudad de Segovia... no!! Mi padre odia con furor las ciudades de todo tipo, no... él se iba a vivir al pueblo más perdido del mundo... esos Mierdapueblos que ha hecho tan famosa la Mamá española en Alemania cobija hoy a mi padre.

En fin... que él tan feliz como un regaliz, integrado, disfrutando de lo lindo de la vida de pueblo con su huerto, sus paseos a perderse del mundo con sus perros, sus vecinos cariñosos y cotillas que le ceban con los productos que ellos mismos cultivan, pescan o cazan y con sus partiditas de tute y la visita del autobús biblioteca.

Yo, ejem... durante los años que pasé opositando iba allí los meses de verano... ¡¡bendita paz!! ¡¡NO HAY NADA QUE HACER!! literalmente... yo me pasaba el día tumbada al sol a la bartola y escandalizando a los vecinos que se pasaban cuatro veces al día con sus burros y demás... en fin... cosas que uno piensa que aún no existen... pues os aseguro que sí lo hacen. Al menos en el pueblo de mi padre.

Otra de las cosas que existe es ese tipo de panaderías donde lo mismo hacen donuts (unos buenísimos, por cierto, y culpables de que en un verano engordara una talla entera), que venden gasolina o ramitas para la barbacoa, pollos rustidos o te dejan meter tu cordero en su horno, al igual que una bollería y una pastelería de morirse... el secreto.... no, no es el amor... ¡¡es la manteca de cerdo!! Allí todo lo lleva... es a lo que en otras cocinas el aceite de oliva, ellos la manteca, al menos eso me dijo la panadera la última vez que fui y le pregunté porqué eran tan adictivas sus palmeritas de hojaldre.

Total, que una cosa que TODO EL MUNDO tiene en sus casas (incluido mi padre... que en eso de la inmersión ha sido todo un alumno aplicado), es una caja de pastas de las que preparan en la panadería con un surtido de pastas "de pueblo" de las toda la vida... de las de hechas con manteca (que no amor, jejeje) y de las que no puedes comer sólo una... sino toda la caja.

Una cosa que no os he dicho, es que la media de edad del pueblo de mi padre ronda fácilmente los 70 años... poniéndonos muy optimistas... y que la mayor parte de la población es diabética, colesterosa y con diversas -patías que hacen que las pastas no sean lo más recomendable para su salud... sin embargo, es saber que viene "alguien de fuera" unos días y hacerse todos con un cargamento de pastas con las que te agasajan cuando haces tu obligada visita.... ¡¡a todo el mundo!!... 
Almu, al principio, cuando ninguna de las dos entendíamos la idiosincracia ni el "protocolo oficial" de los pueblos se mosqueaba muchísimo cuando de los 4 días que íbamos a estar con mi padre nos pasábamos 3 metidas en la casa de gente a la que no conocíamos de nada hinchándonos de pastas.... porque las habían comprado para nosotras..... ummmm.... conclusión... después de años de cajas de pastas, de conocer a todo el pueblo, sus chismes, sus vidas (que igual te preguntan que te cuentan), sus enfermedades, tragedias e historias ahora cuando vamos disfrutamos muchísimo metiéndonos en los huertos a coger de todo porque a fulano o a zutano no les importa nada, haciendo flan a troche y moche por todos los huevos que deja la gente en la puerta "porque sabemos que han llegado las niñas", visitando a la gente y poniéndonos al día, y sí, haciendo acopio de perrunillas... que allí tampoco pasa nada porque tengas una talla más o porque te hinches a manteca... para ellos siempre estás preciosa, siempre estás flaca ¿?¿?¿? y siempre tienen su caja de pastas preparada para recibirte.

Así que hacerlas en casa ha sido un poco... ejem... raro, me ha dado un poco de cosilla hacerlas... como si les estuviera traicionando, jejeje....pero me ha encantado prepararlas... he guardado una caja con 18 pastas y pienso llevarlas en mi próxima visita al pueblo, jejeje... 
Os contaré que si bien la receta de tía Alia es, ejem... como todas las recetas de tía Alia, más intuición que explicación y dado que yo tenía alguna que otra duda he estado consultando en Internet la manera de preparar estas pastas... ¡¡hay millones de recetas!! yo después de ver videosleer distintas recetas y copiar algunos trucos os cuento cómo las he preparado, ¡¡porque son tal y como tienen que ser!! ¡¡pastas de pueblo!!.

Os dejo ya con la receta.

Receta de perrunillas.
Ingredientes para dos docenas de pastas:
- 125 gramos de manteca de cerdo (mejor si la dejáis sacada un par de horas antes de empezar a usarla)
- 1/2 copa de anís
- 250 gramos de azúcar
- 2 huevos enteros
- 2 yemas de huevo
- 2 claras de huevo
- 1 clara de huevo
- ralladura de un limón
- 500 gramos de levadura de repostería
- 1 sobre de levadura Royal

1. Comenzamos precalentando el horno a 200ºC.
2. A continuación ponemos en un bol grandecito la manteca bien maleable y la copa de anís. Batimos hasta que se integre bien.
3. Ahora, en otro bol mezclamos los dos huevos enteros y las dos yemas (reservando las dos claras que nos sobran para montarlas después), e incorporamos a la mezcla de manteca, junto con el azúcar y la ralladura de limón. Volvemos a batir e integramos bien.
4. Ahora mezclamos en otro bol la harina con la levadura, y en dos tandas la añadimos a la mezcla anterior, batiendo primero con las barillas, y cuando ya sea difícil con las manos.
5. Yo lo que hice, para ayudarme a integrar bien toda la mezcla fue volcarla en una encimera e irla integrando hasta tener una bola de masa bien formada, nada pegajosa y bien entera... a lo mejor os hace falta algo más de harina, añadirla sin problemas, pero poco a poco... nada de a puñados... para controlar mejor y que la masa no se os vuelva un mazacote.


6. Una vez conseguida ésta vamos a ir formando las pastas. Para ello cogemos puñados de masa (como para ir a hacer croquetas) y formamos las pastas con ayuda de la mano... alisándola con la palma y luego dibujando con la yema del dedo gordo una hendidura en el centro... así con toda la masa, dejando las pastas en la bandeja del horno forrada con papel de hornear.
7. A continuación pincelamos todas las pastas con una clara de huevo.
8. Y ahora vamos a montar las dos claras que habíamos reservado con ayuda de unas barillas hasta que estén a punto de nieve.
Con ellas lista cogemos porciones con una cucharita y las vertemos en la hendidura que hemos hecho a las pastas, así con cada una.
9. Ponemos azúcar en un plato y con cuidado y rapidez pasamos la superficie de la pasta por encima del azúcar... aplastando así el merengue y extendiéndolo por toda la pasta.


10. Una vez todas las pastas están listas las llevamos 15 minutos al horno, calor arriba y abajo a 200ºC.... ¡¡cuidado que no cojan mucho color!! Las mías quedaron un pelo demasiado tostadas.... por eso lo digo.
Sacamos, dejamos enfríar y listas.

Ea,... ya no tenéis excusa para empezar a invitar a gente a casa, vecinos, tenderos y gente del trabajo... que las pastas, la manteca y el anís aúnan a la gente... palabra, jejeje...
Como siempre me ha encantado participar en los retos de Tía Alía... ya veremos por dónde nos sale el mes que viene.
Un besazo inmenso a todos... ¡¡y feliz inicio de semana!!, Luz.

26 comentarios:

  1. Una entrada muy divertida,y que ricos son los dulces de pueblo,tus perrunillas te quedaron muy bien.Yo tambien las hice y me encantaron eso si no hay que comer muchas .besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje... uyuyuyuyuy Encarnita... demasiado tarde, jejeje... ya están más que comidas. Muy ricas... y curiosamente muy sencillas... siempre pensé que eran más complicadillas de hacer... uy la que ha hecho Carmen... ahora será un no parara, jejeje.
      Un besuco gordo, Luz.

      Eliminar
  2. Ja,ja,ja, me encanta tu historia, creo que más de una nos identificamos con ella... En cuanto a as perrunillas, qué decir, me entusiasman, tengo que probar a batir la clara a punto de merengue, tiene que dejar una costra increíble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí... como verás esa opción del merengue la cogí de Webos fritos... y creo que ganan muchísimo, la verdad... quedan aún más dulces, a pesar de no incorporarles nada de azúcar, y parecen más tiernas... no sé, a mí me encantaron así, a pesar de que las que comemos en el pueblo no llevan.
      Un besote Victoria, Luz.

      Eliminar
  3. Que me gustan a mi esos pueblos perdidos .... si no fuera porque mi hija es pequeña y tengo que pensar en su futuro ya estaba yo allí viviendo, como tú dices en mi casita, con mi huerto .... es mi sueño !!! Así que ... me imagino que igual que tu padre yo algún día lo haré , jajajajaja.

    Me encanta la repostería tradicional, la de toda la vida, y esta receta tuya me ha resultado original, si ... porque es distinta a la que yo conocía, lo de ponerle la clara montada por encima no lo había ni visto ni oído antes.

    La receta que yo he seguido para hacer las perrunillas, ha sido una de mi familia, sabía que con ella no iba a fallar

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjejejejej... Kris... lo de la fiebre del pueblo la tenéis muchos!! Reconozco que me parecéis unos valientes... que los inviernos allí son tremendos, largísimos y fríos... muy fríos... yo prefiero ir en verano, con sus días larguísimos, sus siestas aún más largas y sus paseos interminables entre huertos y frutales...
      En fin, la receta mía (pues no tenía ninguna referencia más) ha sido un batiburrillo de miles que he pillado por la red... y juntando lo que me parecía mejor de cada una creo que ha sido un éxito.
      Un abrazo enorme, Luz.

      Eliminar
  4. Que valiente tu padre!

    Yo lo pienso, en un futuro, ir a perderme al monte, no te digo yo que no... pero ya veremos si soy capaz :)

    En fin, preciosa historia, interesante reflexión sobre amor y manteca XD y riquísimas perrunillas, que yo compraba cada vez que iba a Extremadura a un pueblo de visita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje Ana... creo que la inmersión pueblo debería ser progresiva... vas por temporadas cortas, luego vas alargando el tiempo que permaneces allí hasta que.... bueno, ya estás allí viviendo... y regla número uno... ¡¡aprender a hacer perrunillas!! Jejejeje... te harán falta para formar parte de la hermandad del pueblo, jejeje...
      Mil besos, Luz.

      Eliminar
  5. ¡Que bonito lo que cuentas Ana! y las perrunillas, vamos reto completamente superado!.

    Besos y encanta de verte virtualemente, que no conocia tu blog!

    Kuki

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bienvenida Kuki... espero verte a menudo por aquí.
      Mil gracias por tus palabras y por el comentario, me alegro que te haya gustado la receta.
      Un besazo grande, Luz.

      Eliminar
  6. Cuando vi el reto y vi esta receta, no me lo pensé dos veces, tenía que hacerlas. Y al final, por falta de tiempo, no pude. Y me dio mucha rabia porque hace mucho que no las pruebo, y están deliciosas. Las tuyas tienen un aspecto fantástico =)
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Pues ánimo Kim!! No te las pierdas porque como verás son una tontunada de fáciles... parece mentira, ¿verdad? Yo pensé que eran más complicadas de preparar... y en una horita larga las tienes enfriándose...
      Ya me contarás, si las preparas qué tal han resultado.
      Un abrazo gordo, Luz.

      Eliminar
  7. Una entrada completa y con paso a paso detallado, que currado. Las perrunillas ideales, jolin menudo aspecto, me llevo unas pocas, jijiji
    Besotes, da gusto tener compis de reto tan estupendas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Lourdes, mil gracias por tus palabras y por tu comentario, me alegro de que te hayan gustado.
      En casa nos han gustado mucho... y yo feliz, porque voy perdiendo el miedo a la repostería más clásica y de toda la vida.
      Un besazo grande, Luz.

      Eliminar
  8. jajaja... me ha encantado tu historia, la verdad es que los pueblos son así y si, suena raro que alguien se vaya al pueblo a vivir así, porque si, y aunque no te lo creas yo también lo hice una vez y SI ¡¡que paz!! pero ¡¡QUE ROLLO!! no hay ¡¡NADA QUE HACER!! jejeje... eso si, la caja de pastas presente en todas las casas y el sabor de las perrunillas presente en todas y cada una.
    Yo en esta ocasión y como tampoco puedo quedarme sin hacer ningún reto, aunque con la lengua fuera, me he decantado por la salada, un puding que ha resultado muy rico y que te recomiendo que hagas algún día.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayayayayay.... ¡¡¡verdad!!! Uy como me alegro de que opines lo mismo, jejeje... lo de que no hay nada que hacer.
      Es cierto que la gente de los pueblos está constantemente ocupada, que tienen muchísimo trabajo y que el tiempo y las tareas se hacen a otro ritmo... más despacio.
      Pero yo acabo tirándome de los pelos al tercer día, jejejeje....

      Y encima nosotras somos de una clase especial... ¿verdad? ¡¡YONKIS DE LA PRESIÓN!! dice mi hermana, jejeje...
      Mil besos, Luz.

      Eliminar
  9. Hola cocinando un abril encantado,

    Vimos que tiene muchas recetas en tu blog y te queremos presentar la página

    www.mytaste.com.ar, una redes sociales sobre las recetas donde podéis buscar entre más de 46.000 recetas de blogs y páginas web.

    Además, para nuestros blogueros creamos el Top blogs de recetas, al que podéis añadir el suyo también

    www.mytaste.com.ar/top-blogs-de-recetas

    Nosotros indexamos solo primero imagen de tus recetas y para ver sus recetas los usuarios tienen que visitar su blogs/páginas. Los usuarios las pueden encontrar usando nuestro buscador.

    ¡Y no tiene que preocupar porque todo en Mytaste.com.ar es gratis!


    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por pensar en mí!!! Voy a repasar bien vuestra página y a pensarlo un poquito y espero daros noticias mías en breve.
      Un besazo, Luz.

      Eliminar
  10. El reto dulce propuesto por Carmen para este mes ha sido una delicia, además de elaboradas con sencillos ingredientes las perrunillas saben deliciosas... Te quedaron perfectas,y con ese colorcillo tostado, fantásticas! Nos encontramos en el próximo reto. Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil besos a tí también Joaquina... y mil gracias por el comentario.
      La verdad es que siempre temo al principio las recetas de tía Alia,... ¡¡y luego acabo tan contenta!!.... Lo mejor de este reto es que me está permitiendo perder el miedo a estas recetas tan típicas y tan de casa... lo cuál es genial!!
      Un abrazo enorme, Luz.

      Eliminar
  11. unas perrunilas deliciosas!! se ven divinas, bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Vivi,... me alegro mucho de que te hayan gustado.
      Un abrazo enorme, Luz.

      Eliminar
  12. Dios como he disfrutado leyendo tu entrada. Me he visto en ese pueblo segoviano, escandalizando a su poblacion "juvenil" y de paseo por todas las casas de la zona, atiborrandome de estas pastas. Pero claro es que son un pecado y como bien dices, ¿la culpable? pues la manteca de cerdo que las hace adictivas, deliciosa... Un problema para la operacion bikini. Bss preciosa.

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje.... pues eso Virginia... que en estos pueblos aunque en las ciudades no nos lo creamos viven muy a lo loco... al límite... para ellos la operación bikini es de risa, y sólo pensar que tú la hagas provoca que encima se pongan farrucos y se planten en tu puerta con pastas y más pastas, jejejeje...
      Ay... ¡¡y lo ricas que son!!
      Un besazo enorme, Luz.

      Eliminar
  13. Te quedaron de lujo, menuda delicia, con esa costrita... aisssss, es que se les ve una pinta fantástica. Que sepas que me apunto lo del merengue, jajajajaja!!! mi enhorabuena, besosss guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Angels... y espero saber qué tal ha quedado el merengue!!!
      La verdad es que es un puntazo, las hace aún más dulces y ricas, en mi opinión... así que te animo mucho a que pruebes.
      Un besuco enorme, Luz.

      Eliminar