jueves, 22 de mayo de 2014

Banana split.... para el primer reto de Color y Sabor de Temporada


¡¡Buen día a todos!! A pesar de este invierno que parece que no se quiere terminar me encanta que en los blogs, mercados, calles y casas la gente ya empiece a entrar en calor, jejeje.... a lucir piernas, a sacar los sombreros, las gafas de sol y a poner al sol sus matas de tomates, sus tiestos con albahaca y sus plantones con lechugas.





Ya empiezan a invadir las calles las mesas de las terrazas, ya apetece dejarse caer en la hierba y las heladerías empiezan a desempolvar sus cucharas de helado.... ¡¡ya llega el verano!!
Así que a pesar de estas lluvias y esta ausencia de sandalias ya nos apetece cada vez más terminar las comidas con un helado... comerlo sin ton ni son por la calle o empezar a almacenar en el congelador.

El postre que os traigo yo entra en la categoría de comida viejuna de toda la vida... de carta de Vips de cuando de enanos nos llevaban a merendar y nos quedábamos tontos viendo esa carta de copas de helados gigantes que ahora que las veo aún por ahí me entra empacho sólo de mirarlas.... por entonces uno es más lanzado... más antojadizo y siempre tiene la ayuda extra de un papá o una mamá que con la excusa de llevar a merendar a los niños se acaba zampando la merienda de los niños, jejejeje....

Para mí el banana split es sinónimo de mi infancia... de muchos recuerdos y momentos divertidos, pringosos y sobre todo muy graciosos... y quería compartir esta "receta" que no es receta con vosotros y con Pilar, del blog Postres originales que me invitó a participar en el nuevo reto que ha lanzado a la inmensidad de internet... el reto Color y Sabor de Temporada.
La idea me pareció muy chula... nos va a plantear el reto de cocinar cada mes un plato... ya sea dulce o salado con una fruta/verdura de temporada... un ingrediente elegido por ella y que será el protagonista de nuestra receta.

Este mes teníamos la opción de decantarnos o por el plátano o por los espárragos... así, si bien tenía un par de recetas súper chulas con espárragos... al final me decanté por el plátano, ¿porqué?... ummm... os cuento...


 Recuerdo perfectamente la primera vez que comí un banana split.....
Tendría yo unos 6 años... me acababan de operar de vegetaciones y la niña daba pena... mucha pena.... que yo siempre he sido de las pachuchinas y pongo cara de pena como la mejor.... así que imagínate sin poder hablar, con la garganta hinchada, obstruida y dolorida y una carina de pena que pa qué....

No os digo más que gracias a esa operación tuve mi primera Barbie, me dejaron dormir en la misma cama con mi hermana (cosa que ella no agradeció en ningún momento, antes bien... ¡¡me echó de su cama!!) y me tenían a caprichito diario...
Una de las cosas que tenía que comer era bien de frutas, batidos y cosas ligeritas con bien de aporte de hierro y sodio.... conclusión: plátanos.... pero la niña estaba muy terca y no había manera.

Yo quería comer una de esas macro-copas de helado que nos llevaban a merendar una vez al año a Biarritz... en verano, con mis padres... salida marcada en el calendario y con la que estábamos ilusionadísimas muchos días antes.... no, no por ir a Biarritz... ¡¡por los helados!! "¿Tú que prefieres sombrillita o vengala?... Yo quiero el que tiene coco rallado... yo el de sirope de casis".... puffff... para nosotras era lo más exótico y divertido del mundo.


La salida transcurría en un viaje la mar de entretenido con mi padre gritando "¡¡connards!!" todo el camino a Biarritz,... aparcar era un poema absoluto con mi padre ya gruñendo cual orco mientras mi madre, impasible, nos sacaba del coche, nos daba de la mano y las tres esperábamos a mi padre en el paseo de la playa mirando a los surferos. Después de hacer el hombre algunas relajaciones de yoga, un pis o vete tú a saber qué se reunía con nosotras... dábamos un paseo, llegábamos a la plazita del tiovivo precioso y antiguo donde había paseo obligado mientras mi padre desarrollaba un tic en el ojo y mi madre no dejaba de hacer fotos y luego venía la frase más deseada: "Niñas... elegir en qué sitio merendamos"................ Oooooooo..... niñas en estampida... a ver las cartas y los dibujos de las copas de helado... las más exóticas y chulas... así decidíamos.

 Claro, que solían ser las más concurridas, justo a la vuelta a casa para cenar de los franceses, que con tabla de surf en ristre y traje de baño puesto se sentaban al ladito nuestro... con lo que mi padre se ponía negro, primero porque no había mesa en donde nosotras queríamos, después porque no podía convencernos para cambiar al sitio de enfrente menos concurrido y encima mi madre le decía: "Luis, tranquilo, esperamos y ya está" Uy........ mi padre no espera, jamás....
Pero esperaba... al final nos sentábamos, estábamos horas y horas eligiendo mientras mi madre nos explicaba los sabores que componía cada copa en su bonito francés mientras mi padre no paraba de decir "ese lleva coco, no os va a gustar", "ese no se lo va a poder terminar nunca", "ese lleva ron, o sea que no"......... y mi madre le miraba y decía: "Luis, ¿y qué más da? que se pidan lo que quieran!" Pufff... como si no fuéramos a hacerlo aunque no nos lo dijera... jejeje...
Acabábamos con las copas más exóticas, rocambolescas y horteras de toda la carta, claro... mi padre con su mustio café con hielo y mi madre con su eau a la menthé...
Para cuando llegaban los helados ya ni nos acordábamos de lo que habíamos pedido... pero en fin, era verlos llegar, con sus cucharas extra largas, sus kilos y kilos de chantilly (nata de toda la vida en francés...), su barquillo y su cereza y poner ojos como platos.
Reconozco que a las cinco cucharadas nos habíamos aburrido... raro era el año que llegábamos a hincar el diente al helado... no llegábamos a pasar la barrera del chantilly, pero ¿y qué?... felices como perdices ahí nos quedábamos viendo ponerse el sol sobre la playa y mis padres disfrutando de nuestros helados de ron y coco.

Pues eso era lo que yo quería estando recién operada de vegetaciones... así que a mi tía Guada no se le ocurrió más que presentarse con mil sabores distintos de helados, una copa horterísima de vete tú a saber donde y unos plátanos... me montó un casero y enorme banana split y ahí se quedaron todos mirándome hasta que al menos me comí la mitad del plátano...
Total, pasé mi convalecencia dejando la cama sembradita de pelos de la Barbie fragancias y comiendo banana spltit a los que no invité a mi hermana por tirarme de la cama... ea.

Como os digo siempre recuerdo con mucho cariño estos postres de helados, estas copas gigantes y estas invenciones para hacer comer a los niños algo que no quieren... siempre me recuerdan a mis padres, a los dos juntos...
Ya sabéis que mi madre murió cuando nosotras éramos pequeñitas (yo tenía 8 años), así que no hubo muchos veranos de Biarritz con ella (que mi padre SIEMPRE nos ha llevado después, año), pero guardo con mucho cuidado los recuerdos que tengo de mis padres juntos... este es uno de los mejores... los dos comiendo esos helados derretidos y feos que nosotras no podíamos acabar...
Os cuento todo esto porque aunque hoy es el famosísimo 10º aniversario... primero lo fue de mis padres... hoy cumplirían 32 años de matrimonio... así que con este banana split les hago este pequeñito homenaje.......... y eso que mi padre no puede ver el plátano, jejejejejeje... que porque una es mañosa será porque le viene de algún sitio, jejejeje.

Reconozco que me da bastante vergüenza poner que esto es una receta, jejeje... en realidad no lo es... es más montar una copa de helado con lo que más te guste y se te ocurra.... imprescindible... imprescindible sólo es el plátano, así que si bien os contaré yo que he usado en el mío y cómo lo he montado os aconsejo que aquí cada uno improvise... sobre todo si tiene niños pachuchos y pesados cerca.

Receta de banana split.


 Ingredientes para 1 banana split:
- 1 plátano a ser posible poco maduro
- Helados de 3 sabores distintos... los míos los tradicionales vainilla, fresa y uno de chocolate Milka
(en este caso comerciales... si alguien se anima y tiene más gana que los haga caseros de distintos sabores y así combine)
- Spray de nata montada (estamos hablando de un postre viejuno y un pelo hortera, necesitamos un spray...)
- Sirope de caramelo (o de chocolate, sirope de arce, de fresa... miel, de lo que se os antoje)
- Birutas de chocolate, de caramelo, nueces, cacahuetes en trocitos....

Modo de hacerlo:
- Importante el plato/bol/recipiente donde vayáis a montar el helado.... yo no encontré por ningún sitio las fuentecitas estrechas y alargadas tradicionales.... ¡¡ni en los chinos!! que suelen tener muchísima variedad... nada.... acabé comprando una fuentecita en forma de pez, simpática y eso, pero reconozco que no es lo mismo.
- Pelamos el plátano y lo colacamos lo más derecho que podamos, tranquilos, luego con el helado se fija bien.
- Ponemos delante del plátano una bola de cada sabor de helado.
- Hacemos varios churretes de nata por encima del plátano.
- Y decoramos con el caramelo, las birutas y lo que tengáis a mano.
¡¡Y atacar!!

Os confesaré que al igual que hace años fui incapaz de acabarme ni siquiera la tercera parte de este plato... un poquito de helado, el plátano y ahí dejé plantada la nata, jejeje....

Siempre digo que las cosas son un clásico por algo.... nunca fallan y siempre gustan así que os animo a que pongáis un banana split en vuestra vida... es de esos postres que los ves venir y pasan dos cosas: se pone una sonrisa en tu cara y se te cierra el estómago, jejejeje.....

Ahhhh!!! Quería además recomendaros, sobre todo a las mamás con próximas fiestas de por medio y a los que organizáis guateques en casa que os animéis a preparar un "bufé" de helados... a los niños les puede encantar montar su propio postre (ya sé que es un follón y una guarrada, y que se van a poner perdidos... pero les encantará y les tendrás entretenidos bien de rato), y ya ni te cuento a los adultos... yo lo he probado varias veces en casa y a la gente siempre le divierte muchísimo.

Por mi parte nada más... espero con ganas a ver qué nos reta a preparar Pilar... ya veremos.
Un besuco grande a todos, Luz.

15 comentarios:

  1. Jajaja, te ha quedado genial! Yo también me planteé hacer un banana split, porque está riquísimo. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que es lo primero que te viene a la cabeza? Jejejeje... había pensado sino en un monkey bread, o en un banana loaf o no sé... mil cosas más... pero siempre que pienso recetas con plátano recuerdo mi operación de vegetaciones... ¡¡no he comido más plátano en mi vida!!
      Me alegro de que te haya gustado Laura.
      Un besazo, Luz.

      Eliminar
  2. Qué bonito reto pero qué bonita esta propuesta y súper rica y fresquita. Me encanta =)
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Me alegro mucho Kim!! La verdad es que ya apetecen recetas fresquitas y coloridas, ¿verdad? Y aunque el tiempo no acompañe mucho y cuando no nos vea nadie a una ya le apetece empezar a sacar los helados, ¿verdad? Jejejeje...
      Un abrazo grande, Luz.

      Eliminar
  3. Me ha encantado la entrada porque lo bonito de las recetas es que siempre esconden una historia. Muchas gracias por aportarla para el reto Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado Pilar... estoy deseando ponerme a maquinar para el reto que viene...
      Un besote grande, Luz.

      Eliminar
  4. Pues sí que da ganas de poner un banana split en la mesa, ufff menuda delicica nos traes, y a las peques les va a encantar!!

    besos y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece un postre genial, ¿verdad chicas? Admite todas las combinaciones de frutas y sabores que quieras... juegas a que los niños se monten su plato y encima les das fruta... incluso puedes hacer los helados caseros de mango, yogur o fresa y hacerlos el triple de sanotes....
      La creatividad al poder y todo eso, jejejeje-....
      Un abrazo grande chicas, Luz.

      Eliminar
  5. A mí me pasaba igual, si no tuviste banana spit, no tuviste infancia, jajajajaja! Yo sin embargo me lo comía todo, pero significaba que la nena se estaba quieta un buen rato digiriendo el postre.

    No te preocupes por la sencillez de la receta, yo también me lo he currado similar. Ahora, me encanta tu sinceridad a la hora de prepararla, lo de la nata de bote ha sido un golpe bajo!

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje.... pues sí María... la nata tiene que ser de bote, la finolis casera que hacemos nosotras puede superar un poquito el resto de postre... y tampoco es... jejeje...
      La verdad es que estos helados, los sundae, los de varias bolas, los foster´s etc... siempre digo que son de nuestra generación!!! De los niños que empezamos a tomar helados todo el año gracias a estos postres... nada de cucurucho... nosotros teníamos copa!!! Jejeje...
      Me alegro de que te haya gustado, un besazo grande, Luz.

      Eliminar
  6. Hola!!! estoy con María, sin banana split es como que no hubo infancia, madre mia lo que yo desaba esos postres... y los tenia, que conste, castillos de helados con nata, me alucinaban!!!
    Es un postrazo la verdad, y de esos que yo en casa nunca he preparado, asi que ya me estoy picando... jiji
    besos

    Silvia ChupChupChup

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Bienvenida al blog Silvia!! Me alegro que este postre te haya gustado... un clasicazo donde los haya, ¿verdad? Como verás es la torta de fácil de hacer en casa... incluso, como digo, son ideas geniales para trastear con niños, probar distintas combinaciones y desenterrar la heladera que todos tenemos por ahí olvidada, jejeje...
      Me alegro de que te haya gustado, un besazo gordo, Luz.

      Eliminar
  7. Menuda receta, tiene una pinta de lujo. Has olvidado dejarnos un correo electrónico para que podamos avisarte si te tocara, es requisito indispensable. Pásate y nos lo dejas. Un beso y feliz Domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay chicas!!! No me he enterado del sorteo!!! Y ya se me ha pasado el plazo... pufff... ando a mil cosas y a nada... estos días es lo que tiene...
      Me alegro de que os haya gustado la receta,... un besuco grande, Luz.

      Eliminar
  8. Menudos recuerdos me trae este postre!! Me has despertado el gusanillo, así que seguro que cae este verano con la "excusa" de preparárselo a las peques. Besos

    ResponderEliminar