sábado, 3 de mayo de 2014

Tortitas de semillas de amapola y limón con crema de mascarpone y fresas.


Hola a todos!!
Aquí os escribo, desde mi retiro que más parece una zona de guerra que un remanso de paz... os explico, porque creo que el otro día me salté esa parte, jejeje..



Almu y yo hemos venido al Norte... ¡¡a hacer chapuzas y reparaciones!! Sip, como lo oís... Almu y yo nos hemos calzado las gafas protectoras y los pañuelos al pelo para dedicarnos al bricolaje.
No, no es una nueva orientación, ni una nueva pasión recién descubierta... ni siquiera es un hobby propiamente dicho, no... es... ummm... los que viváis en el Norte sabréis dos cosas: 1. las cosas se deterioran más por el efecto de la humedad del ambiente, la lluvia y el mar... y 2. aquí impera el hágalo usted mismo... los manitas, los amantes del bricolaje.
Observaréis que en casi todas las casas hay herramientas... no, no hablo de un martillo y un conjunto desparejado de brocas (que, ejem... es lo que nosotras teníamos hasta hace bien poco), no... aquí van en serio!!! las herramientas, por lo que me he enterado ni siquiera son eléctricas de esas con cable... ¡¡hombre no!! eso es de pardillos!!! Ellos hacen sus reparaciones con verdaderas virguerías a bateria o pilas y usan materiales apropiados para reparar barcos (más resistentes, donde va a parar)...
Conclusión, aquí Almu y yo, que lo más preparadas que veníamos (y que no se entere el señor de la Renfe) era venir con un tubo de ducha (que al final no podemos instalar nosotras porque el maldito tubo que
tenemos ahora no se suelta ni con palanca), una lijadora eléctrica (y felices como perdices porque tenía recambios para lijar pintura, madera y piedra), y un set muy cuco de pinceles y brochas nos hemos dado cuenta de que esto es otra historia... de que en 4 días no hemos podido parar ni para respirar y de que aquí la gente es de lo más dicharachera y ejem... cotilla... todo el que ha pasado por la calle, las escaleras, el jardín o a medio kilómetro a la redonda se ha parado, ha mirado y ha aconsejado oportunamente.

Ahora caigo,.... ¡¡no os he dicho qué estamos reparando!! Pues una verja y una barandilla que tenemos en la terraza de la casa de Fuenterrabia... algo que mi padre hacía por lo general los veranos y que no parecía para tanto, que por mil razones llevaba unos 10 años sin hacerse y que cuando vimos que había que hacerlo nos contagiamos del espíritu jatorra de los de aquí y dijimos “oye, nosotras podemos”... y sí, podemos... pero me da la impresión que el lunes causaré sensación con mis nuevas mechas de pintura blanca, mis manos bien llenitas de heridas y mi cuerpo todo él dolorido.... pero oye!!! Las reparaciones van adelante, esta quedando todo precioso y de cara al verano tendremos una terraza que será la envidia vecinal, con su barandilla toda bien barnizada y sus hortensias azules y rosas reventonas... ya os enseñaré foto... por ahora sólo os
puedo enseñar del  antes y del después.

Total... que en medio del efecto post-cuatro días sin parar de lijar, raspar, cortar, pintar, barnizar y cargar bolsas y bolsas de tierra hay dos cosas sin las que no hemos podido pasar... ¡¡¡toneladas de ibuprofenos y los desayunos!!
Reconozco que en los momentos comida el asunto ha sido más... ¿A dónde pedimos hoy? cuando a las 4 de la tarde no sentíamos ni los brazos... y por las noches al final intentando respirar un poco de aire no cargado de polvo y barniz nos íbamos directamente a cenar fuera... conclusión: lo único que he hecho casero estos días ha sido el desayuno... mucho desayuno jejejeje....

Os traigo hoy uno de los que hacemos últimamente... y que descubrí en el blog de Donal Skeehan tras haber probado su receta de Semlor.
Ya sabéis que a Almu y a mí nos chiflan las tortitas... y que estamos probando día y noche ideas nuevas, nuevos sabores y formatos... y para muestra si queréis repasar nuestras tortitas americanas o las otras de manzana y canela con mantequilla de sirope de arce... aún nos quedan por probar muchas, pero estas tortitas me parecieron deliciosas, sencillísimas y diferentes... y junto con el toque de las fresas y la crema de mascarpone son un desayuno fenomenal de primavera, y de fin de semana... así que os animo a probar esta receta, ya me contaréis.

Os voy a dejar ya con ella... que hoy no tengo ánimo de escribir mucho más... perdonarme, jejeje...


Receta de tortitas de semillas de amapola y limón con crema de mascarpone y fresas.

Ingredientes para 4 personas:
- 1 taza de harina de repostería
- 1 cucharadita de levadura Royal
- 1 cucharadita de azúcar
- 1 pizca de sal
- 1 huevo
- 1 taza de leche
- 1 cucharada de mantequilla derretida
- 1 cucharada de semillas de amapola
- la ralladura de medio limón
- Una docena de fresas partidas por la mitad
- Una tarrina de queso mascarpone
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- sirope de arce


Modo de hacerlo:
1. Vamos a comenzar preparando la masa de tortitas... para ello mezclamos en un bol los ingredientes secos, esto es, la harina, la levadura, la sal y el azúcar.
2. Y en otro bol los ingredientes húmedos, la mantequilla previamente derretida en el microondas, el huevo y la leche.
3. Mezclamos por fin los ingredientes húmedos con los secos y al bol final le añadimos las semillas de amapola y la ralladura de limón... mezclamos toda la masa bien y reservamos.
4. A continuación troceamos las fresas y las reservamos (yo no las aliño con zumo, azúcar o algo así porque entre el queso mascarpone y el sirope creo que ya tienen bastante, pero, por supuesto eso va en cuestión de los gustos de cada uno).
5. Ahora seguimos con el queso, que mezclamos en un bol con la vainilla, procurando que no pierda cremosidad pero sí que se suelte un poquito...
6. Y ya por fin ponemos a calentar una sartén... sin nada de grasa o aceite... no hará falta, y vamos vertiendo cucharadas de mezcla cuando esté bien caliente, dejando que la tortita se haga por un lado, cuando empiecen a secarse los bordes, y a formarse burbujas por la superficie, damos la vuelta a la tortita, dejamos 30 segundos más y listas...
7. Servimos varias en cada plato calientes, cubiertas con el sirope y acompañadas por el queso y las fresas... un plato completo y riquísimo. 

Creo que lo mismo que sirven para un desayuno 10 podemos prepararlas para una merienda-cena con niños, ya veréis que el toque del limón y las semillas de amapola es mínimo... se nota, pero no os preocupéis, seguro que a ellos les gusta.
Listo, espero que os haya gustado.
Por hoy aquí os dejo, espero que vuestro puente (quienes lo hayan tenido) haya sido más pacífico y descansado que el nuestro... como veis nosotras no podemos estarnos quietas... el año pasado hicimos lo mismo... liarnos la manta a la cabeza, jejeje...bueno, es algo innato a nosotras... a mí al menos, que Almu la pobre siempre se cae en mis planes sin comerlo ni beberlo, jejeje....
Un besazo grande, la próxima preparaos... ¡¡llega la Feria de Abril!! Luz.

2 comentarios:

  1. Pues claro que me ha gustado, prometo hacerlo. Con lo que me gusta el mascarpone.
    Saludos desde Mi Dornillo/http://lacocinadeestela.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Pues ánimo Estela!! Son chupadas de fáciles... y queda un plato redondo y riquísimo... ahora que estamos de temporada con frutos rojos, en vez de fresas... ¡¡claro!! Pero puedes hacer el plato con muchos tipos de frutas y acompañamientos...
      Un besazo y mil gracias por el comentario, Luz.

      Eliminar