lunes, 23 de junio de 2014

Carpaccio de pulpo con vinagreta de lima y jengibre

¡¡Hola a todos!! Aquí empezamos la semana... aún medio resacosas, medio agotadas y con miles de agujetas por la boda del sábado.... ¡¡qué bien lo pasamos!!.
Os reconozco que hacía años que no lo pasaba tan bien en una boda... una ya está en una edad en la que las bodas familiares pasaron hace años... cuando tú eras la niña de las arras y tenías mucha suerte si tras las kilométricas sesiones de fotos, las coronitas de antes que venían prendidas con miles de horquillas y de alambres y que no te dejaban quitarte ni queriendo ni sin querer y los pellizcos a los moflos alguien te convidaba gentilmente a una mísera croqueta.... ese es, sinceramente, el recuerdo que tengo yo de las bodas a las que asistí de niña, jejeje... en seguida coche para casa y ea... a la cama que esto es para mayores.



Conclusión... cuando las amigas empezaron a casarse... hace un par de años toda mi ilusión era que me dejarían quedarme hasta el final, jejeje... que me dejarían ponerme lo que quisiera y ¡¡comer!! jejeje... y la verdad es que las bodas de amigas son geniales... no tienes ninguna obligación familiar, sólo tienes que estar pendiente de tu amiga/novia (que eso ya suele ser un follón), y puedes disfrutar del baile, las copas y los chicos como la que más...
Sin embargo........ en fin, que la boda de mi prima este sábado (la primera prima que se casa), ha sido increíble... disfrutas mucho más porque conoces al triple de gente, has participado en preparativos, ideas, que se pone cada una... y aunque haya sido un dolor de cabeza vas sabiendo que va a ser genial... mi prima preciosa, todos los chicos de casa tremendamente guapos con sus chaqués... nosotras arregladísimas y tremendas con nuestros taconazos... ¡¡y a pasarlo genial!!... bailar con todos, charlar con esa tía-abuela a la que si te descuidas sólo ves en funerales, y desmadrarte en la pista de baile con el jefe de tu tío/padre de la novia (el jovencísimo jefe de mi tío) sin saber con quién estás bailando... jejeje....

Total... que a pesar del cansancio que arrastramos, de que tengo agujetas por todas las piernas gracias a los accidentales hundimientos en el césped y de que el fin de semana ha sido un visto y no visto... me da mucha pena que ya se haya pasado...... en fin....¡¡tenemos todo el verano por delante!!.

Así que pensando en que receta traeros hoy se me ha ocurrido esta que probamos, precisamente, la semana pasada en el cumple de Almu... en el cumple oficial, el 18 de junio, cuando montamos cena en casa (que sí,... que no tenemos remedio, lo sé), y que resultó un éxito rotundo.
Esta receta, además... quiero dedicársela a una amiga, a Victoria... amiga de Almu de la Escuela y ahora también amiga mía.
En casa, os diré, es raro la amiga que lo sea sólo de una de nosotras y no de Almu y mía... precisamente porque somos demasiado amigas Almu y yo... y nuestro gusto en gente es bastante similar... a parte, os confesaré, que cuidado como a mí no me guste alguien... entonces no hay tutia... no me gusta, y no me gusta... jejeje.
Almu tardó bastante tiempo en presentarme a Victoria... por unas cosas u otras no coincidíamos... y yo sin parar de oír hablar de ella.... ummmm... total que cuando al final la conocí.... fue amor a primera vista... de esas personas con la que eres afín desde el minuto 0... ¡¡fue genial!

Victoria, además, se ha convertido en una de las personas a las que más disfruto invitando a casa... disfruta muchísimo con todo, todo le parece perfecto, le gusta TODA la comida, con lo que para ella siempre es un banquete... cosa que te demuestra, lo agradece y notas que lo disfruta sinceramente... en serio, es el invitado 10. Además de que sabes que no te está tomando el pelo... porque las veces que salimos con ella, y nos recomienda sitios siempre salimos encantados... tiene un criterio sensacional para distinguir sitios auténticos con buena comida de sitios molones y bodriosos (que tanto abundan hoy en día).

A ella quiero dedicarle esta receta porque sé que no sólo se pirra por la cocina, sino porque estar con ella es un gustazo, charlar por horas y horas, oirla hablar de Amelia, de su pasión perfumista y descubrir los mil y un detalles que siempre tiene con nosotras a pesar de tenérselo prohibido estrictamente.
Eso es algo que me encanta de ella... nunca viene a casa con las manos vacías... y siempre son detalles bien pensados, cosas que sabe nos van a encantar, porque a pesar de que nos conocemos hace a penas dos años ya nos tiene caladísimas... Curioso, ¿verdad?
Disfruto un montón con nuestra amistad, porque, me doy cuenta, que con el paso de los años a uno le es más difícil hacer amigos... no sé, abrirse a los demás, compartir el equipaje y ser uno mismo se hace cada vez más complicado, con Victoria, nunca.

Así que este carpaccio que sé que le gustó mucho es para que pueda prepararlo estas vacaciones en Zamora... que muy prontito podremos probar nuevas recetas en Fuenterrabia.

Receta de Carpaccio de pulpo con vinagreta de lima y jengibre.

***No quiero dejar de contaros, que esta receta, además de ser un entrante riquísimo, diferente y colorido es perfecto para los que hacemos dieta, gusta a todos los que disfruten del pulpo en general y así fresquito y laminado sienta fenomenal en las cenas de verano.
Deciros que la receta es de Lidia... de donde saco algunos de "mis clásicos" más apetecibles como el carpaccio de champiñones ya archiconocido en mi casa.***

Ingredientes para un plato como el que veis, y un aperitivo como para unas 4 personas o un segundo plato para 2:
- 1 pata de un pulpo hermoso ya cocida (Lidia lo pone en crudo... por eso del carpaccio... en mi súper los pulpos ya te los venden cocidos, así que...).
- 1 lima
- 1 trozo (como un pulgar) de jengibre fresco rallado
- 1 tomate
- 1 trozo de pimiento verde
- 1 trozo de pimiento rojo
- Chorro de aceite de oliva
- Sal y pimienta

Modo de hacerlo:
1. Lo primero que vamos a hacer es laminar lo más fino posible la pata del pulpo... cunde una barbaridad, así que tranquilos. Y lo vamos colocando bien extendido en un tuper con tapa.
2. A continuación, y una vez el pulpo esté bien colocado en el tuper, preparamos la vinagreta, mezclando en un bol el zumo de lima, con el jengibre rallado y una pizca de sal. Removemos la mezcla y la vertemos sobre el pulpo con cuidado de que empape bien todo el pescado.
3. Cerramos entonces el tuper y llevamos al menos 1 hora a la nevera... mejor si es más tiempo... se empapará mejor con todos los sabores.
4. Pasada la hora sacamos el pulpo, lo colamos bien y lo reservamos.
5. A parte cojemos el tomate y lo rallamos sin la piel, poniendo la pulpa bien extendida encima del plato de servir.
6. Aliñamos el tomate con un chorrito de aceite y una pizca de sal y colocamos encima ordenadamente las láminas de pulpo.
7. Yo, a continuación añadí unas cucharadas de la vinagreta por encima del pulpo... pero eso es opcional.
8. Terminamos espolvoreando con los pimientos rojo y verde cortados en cubitos muy pequeños por la superficie del carpaccio, salpimentando ligeramente la superficie y regando con un chorro de aceite de oliva.
9. Lo suyo es tomarlo bien frío... pero entre el frío residual del pulpo salido de la nevera y que el plato no me cabía en esta...jejeje... lo serví tal cuál. Queda delicioso.


Y listo para comer.
Es una manera diferente de comer el pulpo... a mí me gusta mucho más que el clásico salpicón que yo odio y mi hermana adora... pero, en fin... cuestión de gustos...
De la misma manera, si el pulpo no es lo vuestro creo que esta receta sería igual de rica con unos buenos langostinos, unas gambas o incluso unos calamarcitos ligeramente cocidos y aún "al dente".... imaginación al poder, ya sabéis.


En fin, aquí os dejo... espero que la receta de hoy os haya gustado, os animo, como siempre, a prepararla y, si os hace falta alguna aclaración, o tenéis alguna duda animáos a escribirme que en cuanto pueda responderé.

Un besazo gigante a todos... ánimo con ese inicio de semana!!!
Luz.

2 comentarios:

  1. Hola Luz. Qué plato tan estupendo nos has traído hoy y pedazo de boda que te has marcado ¿no? jajaja. Como deber ser que también hay que pasarlo bien y disfrutar :) Por cierto, te invito a que visites mi blog que te he dejado un regalito en él. Espero que te guste :) Besitos.

    Ana - La que se avecina en mi cocina

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Ana!! ¡¡Que cariñosa!! Mil gracias por el premio!!!!!!!
    Me alegro de que te guste el carpaccio... en estos días de calores y poca gana de meternos en la cocina están genial este tipo de recetas en lo que sólo tienes que poner las cosas en un plato, ¿verdad? Jejejej...
    Un besazo grande guapa y mil gracias de nuevo por el premio!!!
    Luz.

    ResponderEliminar