domingo, 27 de julio de 2014

Bomba helada de tiramisú... para un Desafío veraniego muy tardío


¡¡Hola a todos!! Aquí vamos, última semana de julio... ummm mitad del verano y sin más ganas que de tumbarse a la sombra, con algo fresquito a mano y sestear sin descanso, ¿verdad?



Yo ya contando los días para salir de la gran ciudad a perderme en el Norte, a olvidarme del móvil, del reloj, de los plazos y fechas de vencimiento, de horarios, compromisos y gestiones.... ¡¡libre durante un mes!! Ummmm....

Normalmente, los fines de semana retengo el tiempo todo lo que puedo, aunque siempre se me escapa entre los dedos y el lunes llega inevitablemente demasiado rápido... esta vez, jejejeje... ¡¡estoy deseando que empiece la semana!!
Ya tengo hecha la maleta, no os digo más, jejeje... que luego mis semanas son de días eternos, de llegar a casa tarde y de no tener tiempo para nada, así que este año... por primera vez, y sin que sirva de precedente, jejeje... ya tengo toda mi lista por hacer (casi) completa.

Así que ya que en este ratito puedo respirar tranquila, y antes de irme a sestear con calma y mucha alevosía quiero dejaros una receta que por falta de tiempo no pude publicar la semana pasada.

Ya sabéis que el día 20 de cada mes un grupo de blogueros nos reunimos para participar en Desafío en la Cocina, uno de los últimos retos en los que me he apuntado este año y en el que estoy tan contenta... tanto, tanto... que a pesar de que los meses de julio y agosto son de vacaciones, y aunque no todos los miembros del reto han participado, jejeje... una que es un poco maniaca ha decidido acogerse a la opción de preparar una receta que corresponde a los retos dulces (dulces este mes, salado el siguiente), de esta temporada.... yo que sólo había hecho 3 retos dulces -el milhojas, el poke cake y la tarta streuselkutchen-  (porque me apunté en febrero) quise preparar una receta que no conocía y que me llamó la atención, esta bomba helada.

En fin... que no llegué a tiempo pero como la receta me ha encantado, me parece una idea genial de postre para verano y encima con una receta de helado de café casero... en fin... que estamos en verano, el tiempo es relativo y sirva o no para el desafío aquí os enseño la receta.

La bomba helada es un postre riquísimo, versátil, puedes hacerlo de lo que más rabia te de, con restos, con la forma que tu quieras, eso sí... dos factores importantísimos: congelador y más congelador, jejeje...
Es un postre helado, al fin y al cabo, que se forma por capas, con lo que cada vez que se monta una tiene que pasar un buen rato en el congelador cada vez... aunque claro, con los congeladores que tenemos ahora en casa con media hora por vez va que chuta, así que en unas 3 o 4 horas tenéis un postre diferente, fresquito y bien chulo... eso sin contar el tiempo que os lleve preparar el helado, por eso os recomiendo hacer este un día antes, y montar el postre al día siguiente... o sino, comprar sencillamente el helado.
Como veis, por fuera no dice mucho, claro que eso dependerá del diseño de cada uno... pero por dentro...ummm...
Yo me decanté por hacerlo de tiramisú por varias razones:
1. ¡¡me encanta el tiramisú!! Siempre que puedo lo preparo,.. en versión gigante (en plan fuente de lasaña), en versión individual cuki de vasito, en versión triffle, en versión helado... ¡¡de mil maneras!!
2. Me apetecía probar a hacer helado de café... y vi, o me pareció entender por las recetas del desafío que consulté, que uno de los requisitos del reto era preparar el helado que es el centro del postre, de forma casera, así que dicho y hecho.
3. Y para la receta de helado de café quería volver a usar el libro de David Lebovitz que me regalaron en mi cumple, The Perfect Scoop y que no dejo de probar porque me chiflan sus recetas de helados, sorbetes y cafés helados.

4. Finalmente porque la receta podía adaptarla de la que suelo emplear yo para el tiramisú (receta original de Nigella Lawson, todo hay que decirlo)... con lo que la haría tranquilamente y con los ojos cerrados... cosa que hay que tener en cuenta ahora que en verano apetece menos que nada cocinar....

Total, que aquí os traigo esta receta, como os decía es a capas, una primera de helado, la segundo de los clásicos bizcochos empapados en café y por último una capa de crema de mascarpone que congelada parece chocolate blanco... y que queda deliciosa.
Un postre ideal, además, porque al llevar café y un poquito de licor espabila un poco... si queréis hacer el postre apto para todas las edades usar café descafeinado y no pongáis licor.
Ya me diréis que os parece...

Receta de bomba helada de tiramisú.
Ingredientes para unas 8 raciones:
1. Para preparar el helado:
- 1 taza y media de leche
- 3/4 de taza de azúcar
- 1 taza y medía de granos de café
- Un pellizco de sal
- 1 taza y media de nata para montar
- 5 yemas de huevo
- 1/4 cucharadita de extracto de vainilla
2. Para preparar la bomba helada:
- El helado previamente preparado... que es como 1 litro de helado.
- Una bolsa de bizcochos de soletilla
- Una taza de café endulzado al gusto de cada uno
- 1/4 de taza de ron o de frangélico o licor de café... o el licor que más le guste a cada uno
- Cacao en polvo para espolvorear la superficie del postre
3. Para la crema de mascarpone:
- 3 huevos
- 500 gramos de queso mascarpone
- 150 gramos de azúcar glas

Modo de hacerlo:
1. El helado de café:
1. Comenzamos calentando en un cazo la leche, el azúcar, los granos de café, la sal y media taza de nata. Una vez la mezcla esté caliente, y el azúzar y la sal se hayan evaporado retiramos del fuego y reservamos para que el café infusione... durante 1 hora.
2. Pasado ese tiempo volvemos  a poner la mezcla a calentar.
3. Al mismo tiempo y en un bol aparte, bate las yemas, y con cuidado, cuando la mezcla del cazo esté caliente vierte la leche sobre las yemas... sin parar de remover para que estas no se cuajen.
4. Una vez bien mezclada devuelve esta crema al cazo y pon al fuego removiendo constantemente con una espátula hasta que la mezcla espese ligeramente.
5. Mientras tanto pon en un bol la nata remanente, la taza que faltaba y coloca encima un colador. Así, una vez caliente la crema de café, pasamos esta por el colador y mezclamos con la nata. Presiona bien los granos de café en el colador, para quedarte con todo el sabor posible y luego ya podemos descartarlos, ya han cumplido su función.
6. Añade por último el extracto de vainilla y deja enfriar la mezcla hasta que esté lo suficientemente tibia como para terminar de enfriarla en la nevera. Cuando esté completamente fría la pasamos a la heladera para que manteque el helado, una vez hecho esto lo pasamos a un tupper y este al congelador hasta el momento de montar el postre.

2. Montaje de la bomba helada:


1. Comenzamos forrando un bol hermosito (será el tamaño de nuestra bomba... así que según el tamaño o forma que queráis darle) con papel film.
2. A continuación colocamos sobre este los bizcochos, que queden cubriendo completamente la superficie del bol... con lo que si hace falta trocearemos algunos para rellenar huecos.
3. Ahora mezclamos el café que ya hemos azucarado y el licor a nuestro gusto, probamos... corregimos si hace falta y pincelamos con esta mezcla nuestros bizcochos... es importante que empapen bien sin quedar hechos una sopa, aviso.
4. Sacamos nuestro helado del congelador (os recomiendo mucho que lo descongeléis un rato antes de empezar el montaje del postre o no haréis carrera de él) y con ayuda de una cuchara rellenamos todo el hueco central dejado por los bizcochos.
5. Y cubrimos con film y llevamos al congelador para que tanto bizcochos como helado se congelen bien.
6. Mientras podemos preparar la crema de mascarpone. Para ello comenzamos separando las claras de las yemas de los huevos.
7. Montamos las claras a punto de nieve y reservamos.
8. En otro bol mezclamos con unas barillas las yemas de huevo y el azúcar hasta que la mezcla doble su tamaño y las yemas blanqueen. Incorporamos entonces el mascarpone y seguimos batiendo. Por último añadimos, poco a poco integrando con ayuda de una espátula las claras a la mezcla.
9. Con la crema ya lista, y la bomba en el congelador, metemos la mezcla en la nevera para que esté bien fresquita y esperamos media hora.
10. Al cabo de media hora sacamos ambas cosas del frigorífico.  Primero nos ocupamos de la bomba.
Para ello comenzamos quitando el papel film, ahora recortamos, si hiciera falta, los bizcochos que queden por encima del helado, para que no sobresalgan y el helado sea la base del postre.

11. A continuación cortamos unas tiras de papel de aluminio que colocamos por encima del plato de emplatar, para poder trastear con el postre sin que el plato se ponga perdido.
12. Y con cuidado y tirando del papel film vamos a sacar la bomba del bol donde estaba para pasarla al plato, a lo mejor os cuesta un poquito... pero si pasáis la mano varias veces por el bol este se empezará a calentar y "soltará" la bomba, jejeje...
13. Con la bomba en el plato de servir forrado de papel de aluminio retiramos el papel film y con ayuda de una espátula damos una primera capa de la crema de mascarpone, que al ser bastante líquida hará churretes por todas partes... aquí lo importante es que esté la crema bien fría sin estar congelada, para que se pueda trabajar bien, en esta primera capa lo que queremos es que se cubra bien de crema, se alisen las posibles irregularidades y sobre todo que se quede completamente blanca.
14. Una vez hecho esto volvemos a llevar la bomba otra media hora al congelador, y la crema al frigorífico.
15. Pasada la media hora podemos darle una segunda capa... y una vez hecho tantas capas como queráis congelando entre una y otra... yo hice tres capas, hasta tener una capa de mascarpone gordita y perfectamente blanca...
16. Retiramos entonces el papel de aluminio (a mí aquí se me quedó el papel pegado el plato, al postre a todo!! la próxima vez creo que probaré con papel de hornear... porque tuve que recortarlo con un cuchillo... creo que se pueden ver los trozos en el bajo que tuve que recortar... en fin...) y decoramos... yo con un poco de cacao en polvo espolvoreado por encima y de más granos de café alrededor del plato (más por disimular el roto que por otra cosa), os recomiendo (sobre todo si hay niños de por medio) sustituir los granos de café por conguitos...

Y listo... visto así sé que parece una receta complicada y laboriosa, pero nada de eso... una vez te pones se hace sola, jejeje... bueno, sola no... pero con todo el tiempo que tiene de congelación tu puedes seguir sesteando en la tumbona, jejeje.

Pues nada... espero que este postre os haya gustado... y espero que lo probéis y me contéis qué os ha parecido, si es sencillo, si no... si os ha dado problemas, etc...
Yo me despido por hoy... nos vemos en unos días. Un besazo, Luz.

2 comentarios:

  1. Me he enamorado de mogollon de tus recetas!!!que pasada de blog!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje... Ana ¡¡muchísimas gracias!! Me alegro mucho de que te haya gustado, ¡¡y bienvenida!!
      Besos, Luz.

      Eliminar