viernes, 11 de julio de 2014

Cochinita pibil... Cocina Typical Spanish y su reto de cocina viajera

¡¡Hola a todos!! Os confieso que estos meses de verano, en lo que al blog se refiere son meses raros... por un lado porque veo que muchos ponen el blog en barbecho, echan el cierre por vacaciones o directamente lo abandonan junto con el maletín de la oficina..... Y lo entiendo.
Por un lado... vacaciones significa desconectar, por otro... que esa desconexión suele ser, ejem... en sitios donde más que voluntaria suele ser obligatoria y por último porque uno necesita poner el cerebro al fresco, despejarse, salir de la rutina... lo que para muchos de nosotros es salir de las cocinas y ver lo que pasa por el mundo.


Jejejeje... y a pesar de que lo entiendo, ejem... no lo comparto. Para mí la cocina es un refresco, un descanso y a la vez una fuente tal de creatividad y de sensación de realización que una de las cosas que más ganas tengo de hacer en vacaciones... ¡¡es cocinar!!. Además comida de esa que disfrutas porque la comes justo después de prepararla.... y no salida de un tupper.... comidas que no puedes hacer todos los días... pero que en vacaciones todo se perdona.... conservas, dulces y helados que tienen un sabor especial en verano y sobre todo esas cenas, fiestas y comidas familiares al solete, en la manta de la playa o en la terraza de casa.... ¡¡menudo lujazo!!
Yo ya tengo mi lista de pendientes más que preparada... estoy pesadísima con la barbacoa.... y los dedos me duelen de gana de ponerme a embotar... sí, lo reconozco... ¡¡no tengo remedio!!.
Total, que a mí este parón de retos, concursos y asaltos mensuales me tiene, reconozcámoslo, con un pelo de mono... un pelo nada más... que en el interín estoy haciendo miles de experimentos y recetas varias.... pero, claro.... no es lo mismo, jejeje...
Así que este año, varios de los retos en los que participo han hecho como en el Congreso y han dejado una comisión permanente al pie del cañón, jejejeje.... por si hay que disparar un misil o algo así, jejejeje... pues esto lo mismo... nos han dejado los deberes preparados para septiembre y a los que seamos tan plomos como para querer seguir publicando estos meses de verano aún tenemos qué preparar, jejeje.... 

Yo por supuesto me apunto a un bombardeo, jejejeje... así que este mes para el reto de la cocina Typical Spanish nos hemos ido de viaje... sí, ya sé que algunos literalmente, ejem... a mí aún me quedan un par de semanas... y el reto consiste en elaborar una receta internacional, una receta que tengas por ahí escondida de algún antepasado extranjero, una receta que preparen en tu restaurante de cocina internacional preferido... o alguna que quieras probar... por darte un capricho o por que en un futuro próximo no vayas a ir hasta allí...

En mi caso me he decantado por una de las cocinas internacionales que más me gustan... y que no, no es europea pero tampoco puede ser más hermana a la nuestra (salvando las diferencias de cada una, por supuesto), la cocina mexicana.
Reconozco que no he estado nunca en México, pero es un país que a diferencia de muchos otros (yo para estas cosas no soy especialmente aventurera), me apetece mucho conocer.... no tanto por sus increíbles playas o sus impresionantes pirámides, que también...... sino porque me encanta la cultura, la gastronomía, la música y el carácter mexicano.... eso es así.

Me gusta su gente, su modo de hacer las cosas, de ser creativos "hacía fuera"... en sus pinturas, sus ropas y joyas, su edificios, su cocina y por supuesto su propia personalidad... afectuosa, caprichuda y muy muy sensible.

La cocina mexicana es una de las primeras de cocina internacional... junto con la italiana y la china, tan extendidas en España, que primero probé siendo niña.
Mis padres, cuando nosotras éramos pequeñas,  salían los sábados a cenar (y ejem... a ligotear entre ellos, que yo lo sé), a un restaurante que se encuentra en la Plaza de la República de Ecuador y que se llama "México Lindo"... un clásico entre los clásicos y un lugar donde se come fenomenal.

Total, que de vuelta a casa mis padres siempre nos traían unos chupa-chups de esos que convidaban a los clientes... y nosotras siempre quejándonos porque también queríamos ir... al final un día, no recuerdo porque ocasión mega-extraordinaria ahí aparecimos nosotras también... ¡¡y menudo saque para ser niñas tan pequeñas!! jejeje...
¡¡Nos encantó!! 
Yo, aunque no hago muchas veces comida mexicana en casa si disfruto mucho preparando las recetas típicas de guacamole, quesadillas de flor de calabacín y queso oaxaca, las enchiladas de carne y frijoles y la tarta de tres leches...
Almu es la encargada de controlar los margaritas... como a estas alturas todos le reconoceréis tras su receta de margaritas de mango, sandía y fresa que tenemos publicados en el blog... hace tiempo superó el tradicional y ahora está lanzada a hacerlos exóticos, jejeje..
En fin... que al pensar en recetas internacionales recordé esta de cochinita pibil que hice el invierno pasado... ¡¡y que es buenísima!!. 

Era la primera vez que la hacía... y la primera vez que la probaba, la verdad... y aunque no tengo una referencia en cuanto a que sea correcta, a nosotros nos gustó un montón, un sabor completamente nuevo y diferente gracias a la pasta de achiote, un condimento hecho de la semilla de un arbusto endémico del Yucatán y que aunque distinto tiene un sabor rico.

Yo la receta la hice mezclando un poquito unas y otras... no tuve una referencia clara... unos cocían la carne de cerdo en la salsa, otros cocían primero el cerdo y luego lo juntaban con la salsa y le daban un calentón en el horno y otros directamente metían la carne macerada en el horno y la dejaban cocinar despacito allí, cosa que yo hice.

Os aviso que la receta, a parte del achiote lleva otro componente que puede ser difícil de conseguir... los chiles habaneros con los que se aliña la cebolla morada que acompaña al cerdo y que aporta muchísimo sabor, frescura y el punto picante a la receta. Aquí si os digo... si no os gusta el picante, u os dan miedo los sabores nuevos no preparéis la receta... la cochinita es así... no es como en otros casos cuando os indico que un ingrediente es opcional, o que podéis sustituirlo.... no... la cochinita es así, y sino no es cochinita.

Como os decía... si encontráis complicado encontrar estos dos ingredientes (los demás... un poco rarunos, como la cebolla roja, el cilantro o la lima se ven cada vez más en los supermercados, así que entiendo que sí los encontraréis sin problema) os recomiendo tirar de internet y de las mil tiendas online de comida que existen. En concreto, la tienda donde compro los ingredientes mexicanos, 100% México, tiene también tienda online, es cierto que no sé qué tal funciona, sólo sé que la tienda física, en la calle Castelló, 22 casi esquina con Goya está genial, que los dependientes son encantadores y que te ayudan y explican cualquier duda que te surja.
En fin... que la receta, en sí misma es muy sencilla, ya veréis... marinar la carne y al horno, cunde una barbaridad y es fantástica para una noche con amigos, una cena de películas o incluso para impresionar a una primera cita.

Os dejo con la receta.

Receta de cochinita pibil.

Ingredientes para 6 personas con apetito:
- 1 lomo de cerdo, como de 800 gramos más o menos.
- 100 gramos de pasta de achiote
- Zumo de 2 naranjas
- Zumo de 2 limones
- Sal y pimienta
- 1 cebolla morada en tiras finitas
- 1/4 de chile habanero (manejar con guantes, mucho cuidado y siempre probando a pocos... echar una pizca, probar... ver si queréis más picante y añadir más... pensar que luego no se puede rectificar). Se venden en redes con unos 8-12 chiles dentro... al usar tan poca cantidad por vez, la mejor manera de conservarlos es en el congelador.
- Zumo de 1 lima
- Sal
- 1 tomate picado en trozos muy pequeños
- Hojas de cilantro picadas
- 12 tortillas de maiz


Modo de hacerlo:
1. Primero vamos a preparar la marinada para la carne. Así que en un vaso de batidora ponemos la pasta de achiote y los zumos de naranja y limón. Trituramos bien... y listo.
2. Con este líquido untamos muy bien nuestra pieza de cerdo, y la colocamos en un recipiente con tapa hermética, añadimos por encima la salsa para marinar, cubrimos herméticamente y dejamos en la nevera al menos 3 horas... o de un día para otro.
3. Al día siguiente destapamos el recipiente y trasladamos tanto la pieza de cerdo como el líquido a una fuente apta para el horno, donde vayamos a cocinarlo.
4. Y horneamos la carne a 180ºC, calor arriba y abajo durante unas tres horas o hasta que podáis desmenuzar la pieza con dos tenedores... si veis que la carne se pone muy tostada por la parte de arriba os recomiendo que la cubráis con papel de plata... y si veis que se seca mucho... añadir medio vaso de agua.
5. Una vez la carne está cocinada desmenuzamos muy bien y la dejamos como en hilachas... y reservamos mientras preparamos nuestros acompañamientos.
6. Aunque os recomiendo que mientras el cerdo se va haciendo os pongáis manos a la obra con la cebolla que también vamos a marinar. Así... la ponemos bien picada en tiras en un bol, cubrimos con el zumo de lima y con el 1/4 de chile habanero, salamos ligeramente y reservamos unas dos horas en la nevera.
7. Pasado es tiempo colamos la cebolla, veréis que sale bastante líquido... de la misma cebolla y que esta se ha quedado encurtida, más dulce y picante.
8. Finalmente hacemos un picadillo con el tomate, un poco de esa cebolla y las hojas de cilantro.
9. Estos tres platillos junto con las tortillas componen nuestra cochinita, que servimos por separado para que cada uno se componga su plato.
10. Acompañarlo con gajos de lima y con hojas de cilantro que refrescan... y podéis servirlo con unos margaritas, unos totopos con guacamole... y punto pelota... banquete 100% mexicano.

Y este ha sido el viaje que he hecho este mes gracias a la cocina Typical spanish... ya veremos hasta donde llegamos el mes que viene... Espero que os haya gustado y que no dudéis en prepararla porque en serio que está riquísima.

Un besazo enorme, Luz.

2 comentarios:

  1. Estupenda receta! Yo tampoco cierro por vacaciones como mucho una semanita sin publicar nada pero a eso no se le puede llamar "echar el cierre" jajajaja. Disfruta de las tuyas y aprovecha para cocinar todo lo que puedas :) Besitos.

    Ana - La que se avecina en mi cocina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Claro que sí Ana!! ¡¡Felices vacaciones para tí también!!
      Yo en cuanto empiezan a pasar días sin publicar me empieza a entrar el mono, jejejeje... si es que no puede ser!! jejeje.
      Un besazo gordo, Luz.

      Eliminar