domingo, 3 de agosto de 2014

Pollo asado con sal trufada... un pollo asado de 10


¡¡Hola a todos!! Aquí estoy de nuevo... ya con los primeros síntomas de la recuperación que mi médico me recetó, jejeje... ¡¡VACACIONES!!


Sip... ya voy todo el día con la sonrisa pegada en la boca, ya he prescindido del reloj y ya estoy practicando (en dosis pequeñas por ahora, todo hay que decirlo, jejeje) la pereza.
Sin embargo... ummm... aún tengo muchos pasos que dar hasta una recuperación completa, al menos eso dice mi facultativa médica interna (mi hermana)... que me tiene una palabra en clave (nuez) que cada vez que me desvío en la conversación con cualquiera hacía temas relacionados con el trabajo la suelta ante los desprevenidos que estaban hablando conmigo.... pero oye... ¡¡funciona!!. También sigo volviéndola loca con la hora... preguntando todo el tiempo y midiéndome las cosas... y tampoco he logrado dormir de tirón, jejeje.... pero todo se andará, por ahora... la receta es muy sencilla: playa, siesta y pereza, jejejeje....

 Mientras tanto una cosa que no he podido abandonar y que por otra parte me tiene muy feliz es seguir cocinando... ya he preparado cosas riquísimas!! Aunque aquí en el Norte con el género que hay no puede ser de otra manera... ahhhhhhhhhh............... y os tengo que contar otra cosa!!!!!!!!!!!! Ayer vi por la calle a David deJorge!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Pero entre que yo iba cargadísima de bolsas de piparras, lechugas, tomates de esos orcos por fuera y verdadera ambrosía por dentro, flores y una tumbona que me he comprado, y que él iba en modo despistado con más gente me dio muchísima vergüenza acercarme en plan Friki-fan.... ya habrá otra oportunidad, jejeje...

Bueno, pues con todas las cosas buenísimas que estoy comprando... y no os quiero hablar del pescado porque os echaríais a llorar, lo sé... estoy haciendo conservas, por supuesto que en breve os enseñaré, que sé que el tema conserva os apetece tanto como a mí.. ya tengo preparados tarros con mermelada de melocotón, con mejillones en escabeche y bonito también escabechado que he preparado por primera vez... ummm ya os contaré.

También estoy disfrutando de comer bien de lechuga... de la de verdad.... porque a pesar de estar de vacaciones Almu y yo queremos seguir con nuestro nuevo estilo de vida y nuestra dieta, lo que ejem... en versión vacaciones significa preocuparte más por lo que comes y despreocuparte por tomar un día unas copas, una pizza o comerte un pastel... controlando pero disfrutando, jejeje... ese es el nuevo mantra.

Así que hoy os traigo una receta que conjuga todo lo que os he contado anteriormente... receta de verano, de las que os estoy bombardeando desde hace un mes, de esas facilotas, apetecibles y resultonas... receta de pollo asado mondo y lirondo... pero... de un pollo riquísimo, con un puntito que lo convierte en un plato de 10 ideado para impresionar al personal, que sabrán que es un pollo distinto y buenísimo y sólo tú sabrás cuál es el secreto, jejeje....una receta perfecta para preparar en un par de horas junto con un par de acompañamientos la mar de sencillotes y estupendos para una comida de domingo en la casa de la playa... o de la montaña... que servido con un vino blanco fresquito, y un postre rápido y tontuno como el clafoutis, el banana split o el cherry pie.

Os contaré de donde he sacado esta receta antes de ponérosla y dejaros en paz por hoy, jejeje... porque vais a oír mucho de ella en este blog... de Laura Vitale... una súper estrella de YouTube americana cuyos video-blogs son hiper-famosos.
Yo la conocí al hilo de un artículo que hace poco publicó Mikel López Iturriaga sobre el gazpacho y los sacrilegios que sobre este plato pueden llegar a perpetrar dentro y fuera de nuestras fronteras... pues en el top ten estaba Laura y su gazpacho con apio, salsa Perrins y tomate de lata a cascoporro... yo lo vi y lo que más me gustó fue ella... vale que es un pelo cursi, muy americana y encima italo-americana... vale que la tía radia toda su vida, la de su marido, su nonna italiana, su padre y toda su parentela por YouTube, pero en fin, como eso es algo que hace multitud de gente y lo peor de todo... más gente aún lo ve (me confieso culpable de quedarme horas viendo sus video-blogs semanales de lo que hace o deshace... principalmente ir en coche, ejemmm... pero es inevitable, engancha... cuando vuelves del trabajo molida... ¡¡¡¡¡¡¡¡¡nuez!!!!!!... ejem... me estoy desenganchando también de eso estos días, jejeje) pues no es para tanto.

Encima me encantan sus recetas, cómo las explica y sus trucos de cocina... a qué temperatura debe estar caliente el agua para activar la levadura sin matarla, cómo cocer huevos sin que les salga esa cubierta color verdoso a la yema,  cómo hacer una masa de pizza increíble que os tengo que enseñar o en qué casos usar pimienta negra y en cuáles blanca... no sé trucos útiles que vienen genial.
Además sus recetas funcionan muy bien... por ahora he preparado en la barbacoa sus marinated steaks, también alguna de sus pizzas, su ensalada césar con pollo a la parrilla, su pollo a la parmesana o su ensalada de pasta y bonito fresco... todas ricas, fáciles, sencillas y diferentes.
Tiene muchos clásicos americanos y también muchos y muy ricos italianos, y la verdad es que estoy enganchada, jejeje... por eso os digo que veréis muchas de sus recetas en el blog.

 Por ahora este pollo asado con sal trufada. La sal trufada... ummm... esta sal lo único que tiene es que te la venden con “motitas negras”, trufas bien ralladas que meten en los tarros de sal para que esta coja todo el sabor de la trufa. Por supuesto hay sales mejores que otras... como con todo, y la trufa no es barata, pero en las secciones de condimentos, sal y gourmet de vuestro supermercado podéis encontrar sal trufada sin problema... (y sin dejaros los ojos de la impresión del precio por el camino), o podéis prepararla vosotros mismos haciendo eso que os he indicado antes, rallar la trufa y meterla en un tarro con sal.
Una vez abierto el tarro, eso sí... es conveniente guardarla en la nevera, la trufa es fresca... y consumirla cuanto antes... aunque claro... yo salvo en huevos de todo tipo, en alguna carne a la parrilla y cosas así no la doy mucho uso, así que os recomiendo conservarla bien para que os aguante lo más posible.

Os dejo ya con la receta... con el único consejo de que esta, más que una receta es una idea de preparación diferente de un pollo asado, así que si vuestro pollo asado ya es riquísimo, jejeje... probad a hacer vuestra receta sustituyendo la sal normal por la trufada, sin añadirle ningún condimento más... a ver cómo resulta.


Receta de pollo asado con sal trufada.

Ingredientes para 4- 6 personas en función del apetito de cada uno o de si es comida o cena:
- 1 pollo bien limpio por dentro y por fuera (sabéis que si por fuera han quedado plumillas estas podéis suprimirlas quemándolas con un mechero o un soplete)
- 2 cucharadas de mantequilla derretida
- Sal trufada
- 1 vaso de caldo de pollo o carne
- 1 chorro generoso de vino blanco

Modo de hacerlo:
1. Como os contaba todo consiste en asar un pollo normalmente, así que comenzamos precalentando el horno a unos 200ºC calor arriba y abajo.
2. A continuación bridamos el  pollo... o atamos bien las alas y los muslos para que el pollo no se vaya para todos lados... yo en este caso lo dejo con la cintita en que los envuelven cuando los compras en el supermercado.
3. Ahora pasamos a condimentar el pollo... para ello y en una tabla de madera, antes de llevarlo a la fuente del horno, lo pintamos muy bien con la mantequilla derretida y a continuación lo espolvoreamos al gusto de cada uno con la sal trufada por todos lados, por fuera y dentro del pollo, incluso si queréis separar con cuidado la piel de las pechugas y sazonar por debajo de la piel también podéis hacerlo, pero con precaución, ¿vale? no deja de ser sal, y además la trufa tiene un sabor bastante potente como para que no haga falta sazonarlo en exceso.
4. Pasamos ahora el pollo a nuestra fuente de horno que tendremos preparada con una rejilla por encima... una rustidera, también se llaman, son esas fuentes que tienen por abajo la fuente de toda la vida y se acompaña de un accesorio que es una rejilla... son perfectas para asar sin necesidad de que la carne o el pescado se mojen con los jugos y el líquido que les ponemos para que no se queden secos. Si no tenéis rejilla intentar adaptar alguna otra que tengáis... o comprar una en el chino, os aseguro que es una buena inversión porque las rejillas se usan para miles de cosas en cocina... enfriar, pincelar sin que se queden churretes... millones de cosas.
5. Una vez el pollo en la rejilla de la rustidera añadimos el caldo y el vino a la fuente y con cuidado llevamos todo al horno, dejando asar el pollo más o menos 1 hora, hasta que esté bien hecho... la hora dependerá sobre todo del tamaño del pollo.... por supuesto, si no estáis seguros de los tiempos en función del tamaño lo más sencillo es que preguntéis en el supermercado,  al pollero o carnicero, os sabrán decir sin problema.
6. Y listo!!!


Yo, a modo de comida dominguera de verano... de las de poco tiempo y menos ganas para cocinar os recomiendo que acompañéis este pollo con unas patatas de guarnición de esas de bolsa para cocer 10 minutos en el microondas... son mágicas y estupendas... no manchas, se hacen sin tu saberlo y son perfectas como guarnición... cuenta 2-3 patatas por persona y haz tantas bolsas como necesites, luego pelas las patatas las colocas en una fuente de horno con un par de cucharadas de mantequilla, una mezcla de ajo triturado, perejil picado y queso parmesano por encima y al horno 20 minutos... buenísimas!!! Y por último una ensalada de tomate, cebolla, pepino y croutones de pan... sí, una panzanella que suena más exótico y es como se llama.... jejeje... como tengáis unos buenos tomates ya no necesitáis nada más... una comida de domingo completa, rápida, sencilla y buenísima... ahhhh y de las de donde comen 4 comen 6... u 8, jejeje...

Espero que os haya gustado y que la receta os sirva en estos días de menos gana de cocinar... hacer del horno un amigo, jejeje... esa es la clave.
Un besuco y hasta dentro de unos días, Luz.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡¡Pues sí Sussi!! Queda riquísimo, la verdad... sencillísimo de preparar pero un pollo asado diferente, jejeje.
      Un besazo y mil gracias por el comentario, Luz.

      Eliminar