miércoles, 24 de septiembre de 2014

Batido de oreos... 7º Receta de la infancia


¡¡Hola a todos!! ¿Qué tal la semana? ¡¡Ánimo que vamos por la mitad tirando ya hacía el fin de semana!! Ummm... y aquí sigo yo dando la brasa con el concurso... que parece que a pocos a pocos voy sumando comentarios... ¡¡me apetece un montón saber qué decide mi jurado sobre el comentario ganador de todos esos premios que poco a poco voy reservando en mi casa!! Ummm... y aunque los miro con ojos golositos mi hermana me los ha medio-escondido no vaya a ser que caiga en la tentación y se caiga del camión alguno antes de llegar a destino, jejeje...





En fin, que dado que vosotros estáis compartiendo conmigo vuestras recetas de infancia yo este mes estoy haciendo lo mismo... y ¡¡me está encantando!!, la verdad... me trae de nuevo recuerdos preciosos, estoy haciendo recetas que tenía por ahí perdidas y sumándolas a mi propio recetario de esas recetas con un tic especial... esta de hoy es también una de ellas, y está dedicada a dos de mis tías.

Mi madre, tiene 8 hermanos... como lo oís... esa señora abuela de la que hablo sin parar es campeona mundial de traer 9 hijos al mundo... 9 hijos que como ella predicaba a todo el que quisiera oírle no habían robado jamás, no habían consumido drogas, estado en la carcel o sido malas personas... al contrario cada uno es una joya en sí mismo, jejejeje... ¡¡no queráis oír cómo hablaba de los nietos claro!!.
Pero de entre esos 9 hijos sólo había 3 chicas, mi madre, la mayor...y sus dos hermanas.
Después entre tanta marea de testosterona nacimos Almu y yo... y fuimos las reinas primorosas al menos otros 5 años antes de que llegara mi prima María.... conclusión: hemos sido requete-mimadas.

En concreto por mis dos tías... no sólo de pequeñitas sino que una vez falleció mi madre no han dejado de estar jamás... de ser ese "toque femenino" que toda niña necesita y sobre todo de ser ese alguien con el que hablar de todo y de nada, discutir, llorar las penas o simplemente charlar sin ton ni son.

Curiosamente mis dos tías no pueden ser más distintas... si es cierto que se llevan varios años de diferencia, pero tienen dos personalidades y estilos totalmente distintos... ambas son profesionales con grandes responsabilidades y ambas nos han transmitido lo mejor de sí mismas... cosas como cómo maquillarnos en el día a día, qué medias usar para qué cosas, cómo cuidar las prendas de ropa o la regla de antes de salir de casa quitarse un complemento para no ir "de-más" han ido de la mano de lecciones vitales como cómo abrir una cuenta en un banco, cómo comprar un absorbe olores cuando las cañerías de tu casa apestan, cómo angustiarte sólo por las cosas verdaderamente importantes y cómo crecer siempre para tí misma y no para lo que los demás puedan decir o pensar.

Ambas han sido para nosotras no sólo ejemplos sino guías y sobre todo partícipes de cada paso de nuestras vidas... y con ellas hemos vivido momentos increíbles... pero sobre todo millones de momentos cotidianos, los más importantes.
Reírnos mientras vaciábamos un trastero inundado, preparar hamburguesas un miércoles a las 4 de la tarde, ver pelis de Poirot después de asaltar las vitrinas de Mallorca para comprar todo aquello que quisiéramos... jornadas eternas e increíbles de compras a lo Pretty Woman, cortes de pelo y manicuras, pelis de la Guerra de las galaxias y muchos Titibilitis y boinas bien puestas....

La receta de hoy de este batido es de las tropecientas veces que hemos ido juntas al cine, a merendar, al teatro, a tomar algo... y hemos recalado en los batidos de Vips, Nebraska o Rodilla... batidos y hamburguesas que ellas vistiendo de Prada y oliendo a Kenzo... nosotras con esos abriguitos azules de dobles botones... ya sabéis cuales os digo... todas apiñadas en una mesa de Vips... la niñas merendando sandwiches y batidos y las no tan niñas con sus Coca-colas y sus aros de cebolla, jejeje...

Pues eso.. ¡¡qué ricos son los batidos!! Es verdad que uno crece y ya casi nunca los toma... da un poco de vergüenza, lo reconozco pedir un batido con 30 años... pero tranquilos ¡¡yo no me corto!! Además, en sitios como Hollywood, Tony Roma´s o Mel´s Burguer ahora tiene una selección de batidos tremenda!! Así que animaos y seguir disfrutando de ellos... y sino, ¡¡hacedlos vosotros mismos!! Son sencillísimos de hacer, helado, leche y poco más...

Es cierto que en mi casa tengo que estar tremendamente enferma y con unas anginas de caballo para que mi hermana me haga un batido, pero este verano, con esto del concurso me he preparado yo varios... de chocolate, de vainilla, de caramelo...... pero el más rico... ¡¡ha sido este!!.
La receta es de Laura Vitale... de la que os he hablado a lo largo de este verano y de la que hago ahora millones de recetas... salen buenísimas, son sencillas y de cosas verdaderamente apetecibles... sin ir más lejos, los cupcakes de Boston cream pie del otro día también son receta de ella.... tiene muchísimo éxito en YouTube... tanto, tanto que acaba de estrenar programa de cocina en el canal cocina de USA... habrá que verlo también para que no se me escape nada, jejeje...

Mientras os dejo con la receta... ¡¡tenéis que hacerlo!! Es un batido increible!! ¿te gusta la leche con galletas oreo? ¿te gusta el helado de chocolate? ¿Y los batidos? ENTONCES ESTE ES EL TUYO!!!

Receta de batido de oreos.

Ingredientes para dos vasos:
- 8 galletas oreos
- 2 cucharadas de helado de vainilla
- 2 cucharadas de helado de chocolate
- 1/4 de taza de leche
- Una galleta oreo extra + una cucharada de helado de vainilla + una pajita para decorar

Modo de hacerlo:
1. Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos y mezclamos hasta que la mezcla esté integrada y las galletas trituradas... ¡¡ojo!! no batáis en exceso porque sino la mezcla empezará a derretirse y a deshacerse el helado y será un pastiche y no un batido... yo aviso.
2. Lo servimos en los vasos y yo os recomiendo dejarlos medía hora en la nevera... para que coja consistencia y sabor y ya luego podemos servirlo acompañado de una cucharada extra de helado de vainilla y una oreo para decorar.

Y punto pelota... no puede ser más sencillo, ¿o no?
Hacer pruebas y experimentos con vuestras galletas favoritas... de cookies, de speculoos, con las galletas chiquilín que ni siquiera sé si siguen existiendo... respetar la proporción de los helados que más os gusten y ¡¡el mundo es vuestro!!.

Me despido ya... os mando un besazo enorme, os animo de nuevo a que participéis en el concurso y nos vemos ya pegados al fin de semana... ¡¡bien!!.
Luz.

2 comentarios:

  1. Ayyyy si mi hijo cogiera este batido con lo que le gustan las galletas oreo, enhorabuena, sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Jejejeje... uy la cantidad de cosas que hay en la red para preparar con Oreos!!! Creo que estas son unas galletas 10 y te aseguro que este batido es imbatible... riquísimo y fresquito.
      Me alegro de que te haya gustado Mayte, un abrazo, Luz.

      Eliminar