viernes, 26 de diciembre de 2014

Beef Wellington... y nuestro menús navideños



¡¡Hola a todos y Feliz Navidad de nuevo!! ¿Qué tal? ¿Aún pelo resacosos después de estos dos días de atracón simpar? Jejeje...  En fin... como otros años quiero adelantaros algunas fotos de mis menús navideños... en concreto del de Nochebuena, que es el más abundante y diverso en cuanto a platos... además de porque me gusta hacer menús largos y cenas más largas aún, jejeje... he descubierto que de esa forma la gente aguanta muy bien la cena, come de todo un poco y no acaba tan lleno, curiosamente, como si pusiera un menú de dos platos y muchos aperitivos...




Os diré, que la noche de Nochebuena fuimos 8 a cenar, que entre unas cosas y otras empezamos a cenar a las diez y cuarto y que nos levantamos de la mesa de las doce y media... dos horas bien ajustadas... con un menú que preparamos Almu y yo por entero y que consistía en:


1. Crema de marisco servida acompañada de dos mega-gambones que casi no me cabían en las tazas!!. La receta era la primera vez que la preparaba... ¡¡estaba deliciosa!! Os la pondré pronto, porque es tremendamente económica (a base de langostinos, aunque parezca mentira), cunde un montón, es riquísima y muy sencilla de preparar. La receta la saqué del magnífico blog de Begoña, Las recetas de Marichu y las mías, del que todas las Navidades hago cosas.
2. Como aperitivos (jejeje... sí, yo invertí el orden), serví otros 3 tipos de pescados/marisco:
- Unos langostinos al horno pincelados con una mezcla de ajo, perejil, sal y aceite... 10 minutos al horno y ni manchas ni huele a plancha toda la cocina.
- Unos berberechos que cocí con una lima, y que serví con una salsa de soja, jengibre, ajo y lima.
- Las tradicionales cocotxas de bacalao en salsa verde.
3. A continuación vino la ensalada... este año (como todos) se quedó súper chuchurría a la espera de servirla... lo hago de forma individual, y como veis se compone de mezclum, fresas, queso idiazabal y pistacho, aliñada con una vinagreta de crema de balsámico muy rica.
4. Y por último, en cuanto al menú salado... preparamos unos blinis casero (receta de Laura Vitale, of course, jejeje), con bandejas de ahumados... salmón marinado, bacalao ahumado y huevas de esas de sucedáneos de pescados... acompañado con una bandeja con mantequilla, queso crema, encurtidos y limón para que cada uno se montase sus blinis... la idea salió fenomenal... es divertida, distinta, muy rica y no tremendamente empachosa.

Y ya por último... y un rato después ya todos apoltronados en el sofá servimos una bandeja con quesos y uvas, una tarta de café deliciosa (receta de Lorraine Pascale) que preparó Almu la misma mañana de Nochebuena y de la que haremos entrada pronto y café y chocolate para todos.

La verdad es que cenamos estupendamente... y al día siguiente, el día de Navidad... ya sólo nos sentamos a comer Almu, mi padre y yo... comemos prontísimo... a la 1.30 porque mi padre se va después rapidísimo de vuelta a su casa y no quiere que se le haga de noche por el camino... con lo que no solemos invitar a nadie porque es ponerles en el brete de comer a la hora del desayuno, jejeje...
Con lo que los menús de Navidad suelo hacerlos más cortos, concretos y rápidos de elaborar... en este caso ya tenía preparado un consomé que serví acompañado de huevo duro, taquitos de jamón y unos crutones.
Como plato fuerte... ¡¡la receta de hoy!! este solomillo Wellington receta de Gordon Ramsay... en 1 hora lo tienes más que preparado, queda muy espectacular y está riquísimo!!! Lo acompañamos con una guarnición de judias verdes y puré de patata... y ya después seguimos atacando la tabla de quesos y la tarta de café.


No me quiero enrollar más, sólo quería contaros cómo han sido nuestras comidas... ¿qué tal las vuestras? No dudéis en compartir vuestros menús... es una de las cosas que más me gusta cotillear con todo el mundo... sus comidas navideñas... si sois como yo y no repetís nunca el mismo menú, jejeje... o si sois más tradicionales y ya tenéis unos platos que reserváis para comer en estos días....

Yo os dejo con esta idea que aún estáis a tiempo de servir en la siguiente tanda de fiestas, jejeje... y que como os decía es tremendamente resultona, cunde una barbaridad y a todos los carnívoros seguro que les encanta....

Yo, os voy a confesar, que mi idea era hacer versiones individuales, para lo que compré tres trozos de solomillo de ternera que me recomendó mi carnicero y que me salieron por un ojo de la cara, jejeje (unos 60€, para que os hagáis una idea), la cuestión es que a la hora de prepararlos, enrollar el hojaldre y sacarlo del horno, ejem... cada solomillo "individual" era del tamaño del entero de la foto, jejeje.... con lo que serví solo ese para los tres y tengo en casa otros dos enteros que iremos comiendo estos días.... lo digo porque a pesar de que la receta pueda parecer cara esos 60€ de carne pueden cundir perfectamente para entre 9 o 12 personas... con lo que el precio final de la receta (sumando el resto de ingredientes... unos 75€) sería de 8€ por persona... por todo lo alto, así que os puede hacer papel.

Os dejo ya con la receta.

Receta de Solomillo Wellington.

Ingredientes para 4 personas:
- 1 pieza de unos 400 gramos de solomillo de ternera, bien limpio de grasa, nervios, etc.
- 250 gramos de champiñones, shiitake o las setas que más os gusten
- 1 diente de ajo
- 6 lonchas de jamón serrano bien curado
- 1 plancha de hojaldre
- Un huevo batido con un chorrito de leche

Modo de hacerlo:
1. Primero tenemos que sellar la carne, o dorarla muy ligeramente en la sartén para que una vez en el horno mantenga todos sus jugos y la carne quede sabrosa y tierna.
Para ello, es importante, previamente, secar bien la carne, salpimentar y dorar durante un minuto por cada lado y por los bordes en una sartén con una cucharada de aceite muy caliente.
2. Una vez sellada la carne la dejamos reservada en un plato, Gordon Ramsay pincela en este momento la carne con mostaza, para que en caliente la carne absorba su sabor... a mí no me gustaba mucho la idea de añadirle el sabor amargo de la mostaza así que no le puse, pero por si queréis, que sepáis que se hace.
3. Mientras trituramos en una picadora las setas y el diente de ajo hasta tener una pasta tipo paté que colocamos en la sartén caliente de sellar la carne... extendemos la mezcla por toda la sartén, para que las setas se cocinen y suelten toda su agua, que debe evaporarse para que luego nada humedezca el hojaldre... y una vez bien cocinadas colocamos bien extendida la pasta en un plato para que se enfríe más rápidamente.
4. Podemos empezar a montar entonces el relleno del solomillo Wellington porque entre el montaje y eso las setas habrán dejado de humear y podremos trabajar con ellas. Así, colocamos encima de la mesa de montaje el rollo de papel film, con el extremo de la hoja hacía nosotros y el rollo sin cortar a unos 30 cm nuestro en vertical. En ese trozo de papel film extendemos las lonchas de jamón, procurando que no se rompan o peguen entre sí, sino que formen una sola capa bien fina... si como a mí se os rompen las lonchas ir rellenando los huecos con trocitos, como digo... no las solapéis.
5. A continuación extender por todo el jamón la pasta de setas... que cubra toda la superficie y que al igual que el jamón no quede muy gorda la capa.
6. Y por último ponemos nuestro solomillo en el centro, procurando que en los cuatro lados quede espacio ahora para envolver el solimillo como si fuera un regalo, jejeje... primero envolvemos los extremos con ayuda del papel film y después empezando desde nuestro lado, enrollamos el jamón por nuestro lado, damos la vuelta con ayuda del film y terminamos de cerrar el paquete con el otro lado. (Sé que no  me explico muy bien... si veis el video de Gordon Ramsay lo veréis clarísimo), finalmente cerramos muy apretado con el film, enrollando los extremos como un caramelo y haciendo presión como si fuera una salchicha.
7. Y llevamos nuestro rollito al menos 30 minutos a la nevera, Gordon Ramsay dice que lo deseable es que esté toda la noche... yo no tenía ese tiempo y con media hora quedó muy bien.
8. Mientras esperamos precalentamos el horno a 200ºC calor arriba y abajo, con la bandeja fuera del horno para que también entre fria.
9. Pasada la media hora sacamos el rollo de carne y la placa de hojaldre, que extendemos de nuevo sobre una nueva capa de papel film, colocamos en el medio del hojaldre el solomillo envuelto (por supuesto habiendo retirado previamente el papel film) y recortamos el sobrante del hojaldre si hiciera falta, sino envolvemos el solomillo de nuevo como si fuera un regalo, primero del extremo más cercano a nosotros, después el más alejado (que pincelamos con una mezcla de huevo batido y leche que hará de pegamento) y por último los extremos que cerramos como si fuera un regalo con ayuda del huevo para que se pegue bien (caso de no hacerlo usar un palillo para que los extremos queden bien fijados).
10. Con nuestro hojaldre ya bien montado vamos a forrarlo de nuevo con papel film y refrigerarlo unos 10 minutos para que se asiente bien.
11. Pasado ese tiempo sacamos del frigorífico, desenvolvemos sobre la bandeja del horno y pincelamos toda la superficie con huevo batido... haciendo a continuación alguna decoración con el canto de un cuchillo.
12. Finalmente lo introducimos en el horno, bajamos la temperatura a 180ºC y dejamos hornear unos 20-30 minutos hasta que el hojaldre esté bien dorado.
13. Pasado ese tiempo sacamos del horno y dejamos reposar al menos 10 minutos antes de cortarlo.

¡¡Y listo!! Se que así leído parece tremendamente complicado, pero si veis el video de Gordon Ramsay comprobaréis que no es así para nada... todo va muy seguido, no requiere mucha experiencia (salvo en envolver regalos, jejeje) y la carne queda en el mismo punto que un roastbeef, rojita pero jugosa y tierna.

En fin, yo me despido por hoy... el domingo nos vemos... ¡¡en el último asalto del año!! Un besazo grande a todos, Luz.

1 comentario:

  1. a mi tambien me gusta mucho ver los menus de las demás, yo publiqué el otro día el del año pasado, tengo nochebuena y navidad.

    ResponderEliminar