miércoles, 28 de enero de 2015

Gelatina de naranja... para #HEMC 65 Naranjas



¡¡Hola de nuevo a todos!! Aún queda mucho mes en cuanto al blog se refiere, jejeje... y yo sigo currando retos, participaciones y líos de estos en los que me meto y luego me encantan, jejeje...
El de hoy es uno de los más antiguos... ni más ni menos que 65 ediciones repartidas en ¡¡10 años!! eso es ser un as y lo demás son tonterías!!!




Yo llevo participando de forma intermitente desde que inauguré el blog... y otro mes más bajo la batuta de Cristina, del blog Le bon vivant participo en el reto de Hecho en mi cocina... este mes con el título: naranjas.

Ummm... ya os estáis animando, ¿verdad? jejeje... sí, yo también. ¡¡Qué ricas son las naranjas!! Creo que junto el melocotón y la sandía es mi fruta favorita... ummm bueno, y las fresas y las cerezas, jejeje... pero para de contar.
Nunca he sido muy frutera, nunca me veréis frente al buffet de un hotel como esas niñas tan monas que se ponen el bol de fruta y la tostada de miel y hacen foto para Instagram.... ¡¡jamás veréis frutas en mi Instagram!! ummm... salvo las que llevan las recetas, las que acompañan los cocktails y las que fotografío porque son preciosas en los mercados.... punto y aparte....

Pero..... siempre hay un pero... y el mío es el zumo de naranja.... influencia también de mi abuela... ¡¡señor cada vez que pienso en la de cosas que hago por costumbre adquirida por ella!! En fin... mi abuela no se levantaba de la cama... y no lo hacía, antes de tomarse el desayuno que mi abuelo le servía religiosamente en la cama - paréntesis aclaratorio, ejem... mi abuelo desayunaba a las 6 de la mañana... ella insistía en desayunar con él... solución: mi abuelo compró una neverita para su dormitorio y todos los días desayunaban juntos el desayuno que él preparaba en la mini-cocina que tenían en su cuarto... él ya vestido leyendo el periódico en una butaca al lado de la cama... y ella con su mañanita metida en la cama oía RNE mientras se bebía el zumo, se tomaba el yogur Bio de ciruelas y su café con leche- cierro paréntesis, jejeje.
Eso para desayunar... zumo al canto... con el paso de los años y puesto que tampoco ella comía mucha fruta... como yo: odiaba el plátano, le daba asco la piña, ponía morritos si veía una pera... jejeje... puajjj... pues el recurso fue beber zumo de naranja a todas horas... después de cada comida zumo de 2 naranjas.

Yo de chiquitina hacía los mismos ascos a la fruta... además de estar día sí día también con el virus de turno del cole... así que mi abuela planteó la solución del zumo de naranja que en su casa le robaba tan a gusto cuando me metía en su cama para desayunar juntas... así que con harta resignación por parte de mis padres a la niña se le hacía zumo de naranja mientras la pequeña devoraba manzanas como si nada...

Años después me pasó una cosa muy curiosa... cosa que, además, repito cada vez que viajo. Por supuesto nosotras fuimos internas a Inglaterra un verano... ¡¡a Inglaterra!! Ummm... ¡¡ni oler la fruta fresca!! Señor qué mono!! La fruta era escasa, carísima e insípida... ¡¡que desesperación!! Y allí, cada mañana ponían a las niñas, por si querían, un bol grande con naranjas partidas en gajos... en ocho, más bien, con su piel y todo que las niñas sorbían como si chuparas un gajo de limón... la verdad es que verlo es un poco grimoso y que el sonido de sorbeteo, ejem... bastante desagradable... pero pasé todo ese mes cuál vampiro secuestrando el bol de naranja para que nadie se atreviera a coger un trozo, jejeje... al final las monjas optaron por darme un par de naranjas enteras y pedirme que dejara el bol a las demás...

Ahora, como os decía, cuando viajo es una de las cosas que más hecho de menos... la fruta... pero en especial las naranjas... sí, mucha manzana y mucho kiwi... pero naranjas buenas...¡¡como aquí en ningún sitio!!

Bueno, voy a dejar de enrollarme, jejeje... la receta de hoy ha sido una de las estrellas de esta Navidad.. la serví en Fin de Año... ¡¡y menudo éxito tuvo!! Es muy fresca, muy dulce, entra fenomenal, no empacha nada se hace en un pis-pas y no cuesta nada!!
Atentos aquellos que estén buscando opciones para postres sanvalentineros... aunque la semana que viene empiezo la quincena de recetas para San Valentín, la de hoy podría ir fácilmente en ese apartado.

Os voy a dejar ya con ella... pero antes deciros que la saqué de un librito de recetas que venía en la revista Jamie Magazine de Diciembre de 2014 y al que le estoy sacando mucho partido.

Receta de gelatina de naranja.

Ingredientes para 4 personas:
- 5 hojas de gelatina neutra
- 600 ml de zumo de naranja (unos 3 vasos de zumo)
- 1 naranja pelada y cortada en rodajas finas
- 2 cucharadas de azúcar (en función de lo golosos que seáis y de lo dulces que sean las naranjas)
- 1 trozo de jengibre fresco
- 1 yogur griego
- 3 onzas de chocolate en una tira (para luego rallarlo por encima)

Modo de hacerlo:
1. Pon en un cazo el zumo de naranja, las cucharadas de azúcar y el jengibre rallado y calienta hasta que esté humeando pero sin que rompa a hervir.
2. Pon en un bol lleno hasta arriba las hojas de gelatina para que se hidraten, y pasados 5 minutos cuélalas y escúrrelas bien.
3. Añade la gelatina al cazo y con unas barillas remueve bien hasta que la gelatina se disuelva completamente en el zumo caliente.
4. Coloca 4 copas o boles individuales encima de una encimera, y en ellas pon una rodaja de naranja dentro.
5. Luego llena hasta que queden 3 cm de borde cada copa o recipiente con la gelatina y mete las copas en la nevera al menos 3 o 4 horas o hasta que la gelatina esté sólida y firme.
6. A la hora de servirlo añade una cucharada de yogur griego (a mí se me aguó porque monté la decoración un rato antes de servirla, con lo que con el calor que hacía ese día en casa el yogur empezó a aguarse... así que os recomiendo decorar justo antes de servir) y ralla por encima, con un rallador de queso el chocolate.

¡¡Y listo!! Más fácil imposible... ¿o no? y os aseguro que es un postre diferente y muy rico... ¡¡además es fruta!! Así que si tenéis algún niño renuente por ahí... ya sabéis... la gelatina es como una chuche!!! jejeje...
Por hoy me despido, nos vemos mañana. Un besazo gordo, Luz.

1 comentario:

  1. Hola Luz
    no me extrana que fuera todo un éxito! Es muy fácil y además con fruta. Qué más quieres verdad?
    A mi también me gusta mucho la naranja, aunque casi la que más es la sanguina... es tan bonita!! :)
    Muchas gracias por participar en el HEMC
    Cuídate
    Cristina

    ResponderEliminar