domingo, 18 de enero de 2015

Pollo a la húngara... para Cocinas del Mundo


¡¡Hola a todos!! ¡¡Y feliz domingo!! Ufff... menudo lío de semana hemos tenido por aquí, jaleos de oficina, follones de planes y mucha actividad, jejeje... con lo que mi tiempo para el blog, la cocina, etc... se ha reducido a la mínima expresión.



Sin embargo, como siempre, jejeje... yo me meto en más cosas de las que al final puedo abarcar, creo que es un "defecto/virtud" que tenemos muchos y que mi padre llama "tener el culo inquieto" jejeje... yo si no estoy a 100 cosas a la vez... ¡¡me las invento!!

En fin, que este finde me ha pasado lo mismo... por un lado Almu y yo estamos de reformas en casa (como podréis comprobar los que me seguís en Instagram... donde no paro de radiar  mi vida, jejeje), quitando el gotelé que tienen los 100m2!!!! Así que sin prisa pero sin pausa los fines de semana los tenemos copados con trabajos de brocha gorda, jejeje... cambiando lámparas, arreglando suelos y pintando puertas... ¡¡no os digo más!!... por otro lado una sigue en mi fregaos, planes y proyectos... ayer, por ejemplo, hicimos cena japonesa, mucho sushi diferente y divertido y unos cocktails super chulos que pronto os enseñaré en el blog... total ¡¡que estoy agotada!! Jejeje... casi, casi, deseando que llegue el lunes para descansar en la oficina... tranquilos, enseguida se me pasa, sólo necesito una buena siesta, jejeje...

Total, que hoy quería estar, sin falta, pendiente del reto mensual viajero, Cocinas del Mundo que cada mes nos lleva a diferentes partes del mundo dependiendo de la letra del abecedario en que nos encontremos... este mes tocaba la H, H de Hungria... de comida especiada, contundente, para paliar el frío, de las que cunde para una barbaridad de gente, comida de aprovechamiento, de temporada y con mucha paprika... ummmm....

Yo me metí de lleno a ver recetas húngaras... por supuesto la primera de la lista, el goulash... pero... suponía que algún compañero mío la haría también y me apetecía hacer algo distinto.

Da la casualidad de que la pareja de mi amiga María Eugenia es húngara... y aprovechando que coincidimos esta Navidad no tardé en preguntarle por recetas chulas o diferentes... ella la que me dijo que más le gustaba era un pollo que se cocinaba con paprika... ummm... ¡¡el pollo gusta a todo el mundo!! Total, que me puse a buscar... y no llegué muy lejos, porque uno de los blogs que sigo muy de cerca, el de Mercado Calabajío, publicó, tras un viaje que hicieron a Budapest un pollo guisado con paprika... ¡¡ya tenía mi receta!!

Es un guiso de pollo bien especiado, contundente, sabroso y muy apropiado para estos fríos porque no sabéis como calienta por dentro!! jejeje... acompañado con arroz, unas patatas asadas o un poco de cuscús es un plato único de campeonato... yo os dejo ya con la receta, que como veréis es muy sencilla y de andar por casa... ideal para los foodies que se quieren marcar un tanto con un pollo guisado de toda la vida, jejeje...

Aquí os dejo la receta.

Receta de pollo a la húngara.

Ingredientes para 2 personas:
- 4 contramuslos de pollo de corral
- 1 loncha gordita de panceta
- 1 cebolla picada fino
- 2 dientes de ajo triturados
- 1 cucharadita de pimentón dulce La Chinata (es mi marca favorita... pero usar la que más os guste... procurando que el pimentón sea un poco ahumado)
- 1/2 lata  grande de tomate triturado
- 1 vaso de agua
- 1 pimiento verde cortado en tiras
- Sal y pimienta
- Guarnición: arroz blanco cocido


Modo de hacerlo:
1. Precalentamos el horno a 200ºC calor arriba y abajo.
2. Secamos bien el pollo (si lo habéis puesto a descongelar sobre todo... sino al ir a freirlo entre que evapora el líquido el pollo se cuece no se fríe), y lo salpimentamos.
3. Cortamos la panceta en dados un poco gorditos y la freímos a fuego bajo en la cazuela que vayamos a usar para el guiso, de forma que vaya soltando toda su grasita y a la vez se dore la panceta. Si veis que esta no suelta grasa añadir una cucharada de aceite.
4. Mientras se fríe la panceta picamos la cebolla y el ajo, en brunoise... bien finito, y una vez dorada la panceta añadimos al guiso la cebolla y el ajo y dejamos que doren hasta que estén translúcidas... subiendo el fuego a fuego medio unos 5 minutos.
5. A continuación incorporamos el pimentón, removiendo bien y con cuidado para que este no se queme... y cuando haya tintado todo el contenido de la cazuela añadimos el pollo, colocando los trozos primero con la piel hacía abajo... rehogamos 5 minutos y luego damos la vuelta... así la piel cogerá algo de color, dejará algo de su grasita y se pondrá más crujiente.
6. Finalmente, con el pollo ya en marcha añadimos los líquidos... el tomate triturado y el agua, queremos que el pollo quede bien cubierto, porque aunque irá bien tapado y se cocinará en el horno siempre pierde líquido y no queremos que se seque.
7. Antes de meter en el horno esperamos a que la cazuela empiece a hervir y borbotear, momento en que añadimos las tiras de pimiento, tapamos la cazuela y la metemos en el horno ya caliente.
8. Lo dejamos cocinar 1 hora en el horno... echándole un vistazo a la media hora para comprobar si necesita más líquido... pasada la hora volvemos a mirar el pollo, si está tierno sacamos del horno y reservamos, sino dejamos otros 15 minutos... comprobando de nuevo.
9. Lo ideal, como todos los guisos es dejarlo enfriar y reposar... y mejor de un día para otro. Podemos también congelarlo tranquilamente o guardarlo en tupper.
10. Lo podemos acompañar de arroz, pasta, patatas o cuscús... incluso de una ensalada... pensar que es un plato contundente y aunque no es pesado ni sienta mal si es abundante.

Y listo!! Me encantan estos guisos para el invierno... son muy fáciles de hacer, te permiten hacerlos en fin de semana y aprovechar los restos durante la semana... yo cuando sobra un poco lo que hago es ponerlo con espaguettis como si fuera la salsa de una pasta y ¡¡a la oficina!! Y me quito de un día de cocinar, que siempre se agradece.

En fin, espero que os haya gustado... ¡¡estoy deseando ver que han hecho mis compañeros!! Y saber donde viajaremos el mes que viene!! Ir pensando... ¡¡¡con la I!! De India, Italia, Irlanda... uuuu...
Un besote a todos... ¡¡y empezar bien la semana!! Luz.

12 comentarios:

  1. Pues al final solo ha habido un goulash, para que veas, jeje.

    El pollo como dices gusta a casi todo el mundo. Nieves también ha preparado un pollo con paprika, y me dijo que estaba para chuparse los dedos.

    Me encanta descubrir recetas en estos viajes, y como está vez jugábamos con ventaja hoy ya he preparado la del siguiente viaje, jiji

    Bss

    Elena
    http://lacajitadenieveselena.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Qué morro Elena!! Yo como siempre con horas de retraso, jejeje... ¡¡que parezco canaria!! Uff... y al menos eso me salvaría, pero no... en el reparto de las virtudes a mí me sacaron de la fila de la puntualidad, jejeje....
      ¡¡Pues qué curioso lo del pollo y el gulash!! ¿verdad? Yo convencida de que todo serían guisos de carne y mira tú por donde estoy descubriendo recetas chulísimas y bien diferentes... a ver qué nos depara Irlanda... no me arriesgaré diciendo que mucha Guiness.. aunque seguro que sí, jejeje....
      Un besuco, Luz.

      Eliminar
  2. Jajjaja, al final el pollo ha sido lo que más se ha preparado, para que veas
    De todas formas tiene una pinta estupenda y tiene que estar impresionante, si parece que llega el aroma hasta aquí
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Vivi... mira tú por donde!! Así me va a mí en la Loteria... que jamás acierto, jejeje... en fin, me ha parecido curiosísimo que hayamos coincidido con el pollo, jejeje... y aún así salvo por dos ingredientes: pollo y paprika también nuestras recetas son distintas... eso me parece genial.

      A ver que resulta el mes que viene, yo me doy de baja de pitonisa, jejeje... un besazo, Luz.

      Eliminar
  3. Pues un plato ideal para estar de mudanza jejeje... se hace un perolo enorme y como tu dices si sobra pues ya tienes para el curro o para calentar otro día entre gotelé y pintura fina.
    El pollo así es perfecto, le combina perfectamente el pimentón que se usa en todo, yo también me decanté por este plato y nos sorprendió en casa muyyy gratamente, mennudo aroma verdad, y por cierto, lo acompañé de espaguetis ¡¡perfecto!!
    Besos y nos vemos en la I jijijiji... desde Lacajita ;-)
    Nieves

    ResponderEliminar
  4. Que pinta tiene ese pollo y que color precioso y el sabor me imagino que buenísimo.
    Yo preparé unos creps dulces.besinos

    ResponderEliminar
  5. Insisto, carne de pollo + pimentón = plato espléndido :)

    Bss

    ResponderEliminar
  6. Qué rico debe estar este pollo. Seguro que has disfrutado con el.
    Un besote y nos ve,os en la próxima

    ResponderEliminar
  7. Que pollico más majo vestido así de húngaro tradicional, jeje, vamos que me encanta el guiso que has hecho.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Pues para estar de mudanza te ha salido un plato genial, además el pollo le gusta a casi todo el mundo y asi hecho si te ha sobrado puedes recalentar que en plena actividad hogareña viene de lujo tener sobras.
    Un besito

    ResponderEliminar
  9. Por favor, mándame un poco! Me está entrando un hambre... Jajaja me ha encantado tu receta. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Este plato está en mis pendientes, cuando yo hice el mío dudé si hacer ese o el que al final hice. Y por lo que tenía en la nevera me decidí por el mío jajajaja. Lo haré. Un besote!

    ResponderEliminar