domingo, 24 de mayo de 2015

Bruschetta de mozzarella, tomatitos cherry y albahaca fresca


¡¡Hola a todos!! Hoy vengo en modo domingo... perezosón, vago y con ganas de tumbarme al fresco y a la bartola, jejeje... ¡¡pero no!! Hoy es domingo de elecciones, domingo de caminata y domingo de siesta eterna ¡¡a Dios pongo por testigo!! jejeje..



Por eso, y dado que hoy no voy a parar quieta (¡¡y menos mal que no me ha tocado en ninguna mesa electoral!!) siempre pienso en recetas para estos días de esas que sean facilonas y rápidas, de esas que no me importe cocinar cuando llegue a casa a las 3 de la tarde hartita de calor, de andar y de charlar, jejeje... recetas que entren por los ojos y apetezcan en cualquier momento, de esas.

Esta receta es lo que yo llamo una no-receta, jejeje... en realidad no hay ni que cocinar, jejeje... pero quería enseñárosla porque muchas veces de tantas cosas que sabemos preparar en la cocina luego nos quedamos en blanco a la hora de preparar un menú, a mí me pasa muchísimo... y siempre me voy a libros a montar una historia complicadísima.... y ahí entra Almu en escena y me dice... "¡¡porque te complicas la cabeza!! Haz tal o tal y tal cosa sencillísima que gusta a todos".
Pues la bruschetta es esto... seguro que muchos conoceréis tropecientas combinaciones, a mi esta es la que más me gusta porque es vegetariana, colorida, riquísima de sabor y va bien con cualquier menú.
Mi consejo: volver siempre a los básicos, como diría Oscar de la Renta, jejeje...

Lo fundamental, además, de esta receta y para que sea 100% buenísima es que los ingredientes sean de buenísima calidad... sobre todo la mozzarella y los tomates, de temporada, jugosos y con sabor, y el queso cremoso y con sabor a vaca, ya me entendéis.

Yo le he robado la receta al recetario que le estoy haciendo a mi mejor amiga Leti... os cuento la historia y os dejo ya con la no-receta, jejeje... total, ya os he hablado mil veces de ella... mi amiga Leti, se casó hace ya dos años... hasta ahí todo bien, nosotras adoramos, para gran tranquilidad de todos los implicados, a su marido Javi que es un santo por aguantarnos, por unirse siempre con una sonrisa a nuestros planes de chica y yo le adoro, en especial, porque el hombre come con muchísimo gusto de todo.
Pues bien, cuando uno se casa es costumbre hacer un regalo... ¡¡no, nada de dar dinero!! yo soy de las "raras y viejunas" que se niegan a "pagar" por ir a la boda de otra persona... y eso es todo.
Así que procuro currarme los regalos, y por lo general tengo una política de espérate a estar en tu casa y decirme qué te hace falta... ya sea unos cojines para el salón, un espejo para el baño o una lámpara para la cocina.
Cuando una monta una casa, y lo digo por experiencia, una se olvida de muchas cosas... cosas como un cubo de basura, un teléfono inalámbrico o unas jarras medio-bonitas de agua.
Conclusión: mi práctica es esperar a que la pareja vuelva de la luna de miel, se establezca en su casa empiece a organizarse y entonces... ¡¡zas!! "¡¡qué bien me vendrían unas fuentes de servir!!" "no tenemos ceniceros usa este plato"... cosas así... y ahí vamos nosotras varios meses después y les regalmos para los dos, algo para su casa y algo que necesitan... y todos tan felices.

En el caso de Leti y Javi la política iba a ser la misma... salvo que como es mi mejor amiga quería montarle una cesta con toallas bordadas por nosotras, un bonito marco de plata, un tarro de galletas de Spiderman (no queráis saber)... mil y una cosas que hacen una casa.
La cuestión es que yo he ido comprando muy pero que muy poco a poco... las toallas las tengo a medio hacer y Leti y Javi viven ya en su casa desde el pasado mes de enero... conclusión: ¡¡aún no les he dado su regalo!!.
Lo mejor... entre medias a Leti y a mí no paran de ocurrírsenos cosas para la cesta... con lo que esto no tiene fin. Yo le había contado a Leti que quería regalarle un recetario, de esos de toda la vida que te enseña desde las partes de una vaca hasta cómo freir un huevo o hacer bechamel... cosas que todos debemos aprender pero que sólo lo hacemos cuando la más absoluta necesidad llama a nuestra puerta... y Leti me dijo que ella prefería si el recetario se lo hacía yo con recetas mías.... ¡¡SOCORRO!!.
Bien, pues a día de hoy voy por los aperitivos, jejeje... y esta es una de las recetas que le he puesto, porque creo que es facilona, rápida, económica, vistosa y gusta a todo el mundo... ya me diréis qué os parece.

Receta de bruschettas de mozzarella, tomatitos cherry y albahaca fresca.

Ingredientes para 6 bruschettas:
- 6 buenas rebanadas de un pan de corteza gruesa,  hogaza si queréis unas maxi-bruschettas, quasi paninis o de pistola normal si las queréis versión aperitivo.
- Una docena de tomatitos cherry, a ser posible de esos packs que te vienen de colores y tipos distintos.
- 2 buenas bolas de mozzarela.
- 1 ramito de albahaca fresca.
- 1 diente de ajo (opcional).
- Sal.
- Un buen chorro de un rico aceite de oliva

Modo de hacerlo:
1. Comenzamos lavando los tomatitos y cortándolos por la mitad.
2. Los colocamos en un bol con un chorrito de aceite y un poco de sal para que vayan soltando su juguito en lo que preparamos el resto.
3. A continuación hacemos las rebanadas de pan, de al menos 1 dedo de grosor para que aguante bien nuestro relleno y las hacemos a la plancha.
Algunos ya lo sabrán, pero los italianos tienen unas parrillas especiales sólo para tostar el pan de las bruschettas, jejeje...en su defecto yo las hago en la plancha ¡¡NUNCA EN LA TOSTADORA!! para marcar las rayitas del grill y que quede un rico sabor.
4. Y ya es cuestión de montar:
- primero el pan podemos aromatizarlo con ajo, esto es opcional, untándolo tipo tumaca con un diente de ajo partido en dos.
- seguimos troceando con los dedos la mozzarella, prácticamente desaciéndola en grandes pedazos y colocándola encima del pan.
- a continuación una cucharada de nuestros tomates reservados.
- y finalmente unas hojas de albahaca cortadas en tiras ... ¡¡o más cuco aún!! si tenéis hojas más pequeñitas ponerlas decorando la bruschetta y se comen enteras sin problema.
- terminamos regando con un chorrito de aceite cada bruschetta y a comer!!

Como os decía sencillo, apetecible y se hace en un pis pas... lo sirves con un plato de fiambres, un queso, más pan y si es posible un gazpacho o un tarator, una sandía o unas cerezas y un rico vino tinto y ¡¡oye!! ya tienes un almuerzo apetecible en menos de  minutos, jejeje...
Yo os veo mañana, un besazo muy gordo, Luz.

2 comentarios: