viernes, 29 de mayo de 2015

Cheesecake de chocolate blanco y fruta de la pasión



¡¡Hola a todos!! Y ¡¡feliz viernes!! Ummm... y ya apetece fin de semana, ¿verdad? Con ganas de un poco de calor, desterrar por fín los edredones, terminar de cambiar la ropa de invierno a verano y salir a aperitivear a una terraza en sandalias... ummmm... ¡¡son mis meses preferidos del año!!.



Y bueno... también, por supuesto, porque mayo y junio son meses cargados de cumpleaños, celebraciones, barbacoas y planes al aire libre, cosas que me chiflan.
Sabréis todos los que me siguen en las redes sociales, y los que no, jejeje... porque yo doy mucho la murga, jejeje... que ayer fue mi cumpleaños, sip, 32 años como 32 soles que decidí celebrar en el día con una cena... ¡¡y con tarta por supuesto!! que Almu cada año me prepara.


Almu y yo somos fans absolutas de las tartas... de chocolate, Boston cream pie, red velvet, guiness, tatin... ¡¡de lo que te de la gana!! pero si tengo que quedarme con una... ¡¡me quedo con un cheesecake!! el año pasado por mi cumple también elegí uno de chocolate blanco y frutas frescas, y este he elegido un cheesecake que vi en la revista navideña de Jamie Oliver y que mi amiga Cris me trae cada año de Londres... un cheesecake ¡¡con fruta de la pasión!!.

Aquí en España no se ve mucho esta fruta tropical, diría, además, que es bastante complicado encontrarla, al menos a mí me resulta dificilísimo... así que cuando hace cosa de un mes la descubrí ahí semi-oculta en la sección de fruta de El Corte Inglés supe que era una señal... compré varias y las metí en la nevera sin saber muy bien qué hacer con ellas, pensando que con lo maduras que ya estaban no había manera de que me aguantaran para mi cumple... pero... descubrí que se pueden congelar sin problema... así que eso hice y gracias a eso tuve mi tarta.


Os dejo la receta. Es de las sencillotas, con horno de por medio y reposo en nevera para que la tarta se asiente y coja cuerpo... pero es ¡¡deliciosa!! riquísima por el sabor cremoso y dulce del chocolate blanco, bien gordoncha de capa de galleta y con la gelatina de fruta de la pasión que tiene un sabor exótico como el mango y es un poco amarga como la lima... ¡¡ahhh las pepitas se comen sin problemas!!.

Receta de cheesecake de chocolate blanco y fruta de la pasión.

*** Mejor hacer de un día para otro***
*** Si no tenéis acceso a fruta de la pasión podéis sustituir por mango, por ejemplo, incluso por frutos rojos, fresas o cerezas... triturando la fruta y haciendo con ella la gelatina***
Receta de: Jamie magazine. December 2014.

Ingredientes para 16 raciones:
1. Base:
- 450 gramos de galletas tipo digestive
- 175 gramos de mantequilla derretida
2. Relleno:
- 500 gramos de chocolate blanco
- 280 ml de nata para montar
- 500 gramos de queso mascarpone
- 2 cucharadas de extracto de vainilla
- 5 huevos
3. Gelatina de fruta de la pasión:
- 2 hojas de gelatina neutra
- 6 frutas de la pasión, recogemos la pulpa con una cucharita
- 50 gramos de azúcar
- 100 ml de agua


Modo de hacerlo:

1. Base:
- Precalentamos el horno a 180ºC.
- En una trituradora reducimos a polvo las galletas.
- Mezclamos en un bol con la mantequilla derretida.
- Pasamos la mezcla a un molde desmoldable de 20cm de diámetro, cubriendo no sólo la superficie, sino también las paredes con la mezcla de galleta, apretando firme para que se haga una capa compacta.
- Horneamos durante 13 minutos, calor arriba y abajo.
- Sacamos el molde del horno una vez transcurrido el tiempo y dejamos reposar 20 minutos en la encimera antes de refrigerar otros 20 minutos más en la nevera antes de poder rellenar el molde.

2. Relleno:
- Pon la nata a calentar en un cazo, y retira del fuego antes de que rompa a hervir.
- Corta el chocolate en trozos y colócalos en un bol. Vierte por encima del chocolate la nata caliente y deja 5 minutos para que el calor derrita el chocolate. Luego mezcla con una espátula hasta que esté todo bien disuelto e integrado.
- Deja que temple durante 5 minutos, pero no mucho más no vaya a ser que vuelva a endurecerse.
- Con una batidora de varillas mezcla el mascarpone y la vainilla. A continuación añade el chocolate derretido y los huevos previamente batidos. Mezcla hasta que estén todos los ingredientes bien integrados pero sin pasarse, ya que no queremos que entre aire en la mezcla.
- Vertemos la mezcla en la base de galleta que ya está bien refrigerada y metemos de nuevo al horno, a 180ºC, durante 1 hora y 40 minutos... con cuidado de que ni la base ni la superficie del horno quemen la tarta. Si veis que vuestro horno es más fuerte por abajo os recomiendo que pongáis entonces la opción de por arriba y cubráis la tarta con papel de aluminio para evitar que se queme.
- Pasado ese tiempo y aunque veáis que la tarta sigue un poco bailona y que parece que no ha cuajado sacad del horno... terminará de cuajarse del todo en la nevera, por eso es importante, y mejor, si podéis dejarla toda la noche en la nevera, para que se asiente del todo.

3. Gelatina:
- Al día siguiente ya preparamos la gelatina, que con dejar 3 o 4 horas encima de la tarta, en la nevera, habrá tiempo suficiente para que se cuaje.
- Lo primero que tenemos que hacer es hidratar las hojas de gelatina en un vaso de agua durante 5 minutos. Pasado ese tiempo sacamos escurrimos bien y ya están listas para usar.
- Ponemos en un cazo la pulpa de las 6 frutas de la pasión, que vaciamos con ayuda de una cucharita, añadimos el azúcar y removemos (probar y si queréis añadir un poco más de azúcar si veis que la mezcla sigue un poco ácida para vuestro gusto, pero pensar que luego se endulza muchísimo con la mezcla de chocolate blanco, así que ojo). añadimos 100 ml de agua y ponemos al fuego, cuando rompa a hervir retiramos del fuego y añadimos las hojas de gelatina, removemos bien hasta que estén completamente disueltas y reservamos para que temple al menos 10 minutos antes de echarlo por encima del cheesecake, extendiéndolo bien para que se reparta uniformemente por toda la superficie.
- Llevamos de nuevo a la nevera y dejamos al menos otras 4-5 horas para que la gelatina se cuaje.

Terminamos desmoldando y sirviéndola en un plato de tarta.

Yo la verdad aún babeo de lo rica que estaba, jejeje... ¡¡mil gracias Almu por mi tarta!! En breve os enseñaré la que hará de nuevo ella, jejeje... para su propio cumple.
Un besazo a todos, Luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada