viernes, 10 de julio de 2015

Sardinhada portuguesa... o sardinas a la barbacoa


¡¡Buen día de viernes!! Y menuda semanita de calor estamos teniendo, ¿verdad? Bueno, a ver si ahora, llegando el fin de semana podemos disfrutar de una tregua y tener una sombrita en algún jardín, terraza o balcón para disfrutar de una brisa... ¡¡y de una barbacoa!!

Yo ya llevo un par de meses con la barbacoa a todo vapor, esa barbacoa urbana nuestra que ya os enseñé el año pasado y de la que ya os dejé un par de recetas y que este nuevo año me sigue funcionando a las mil maravillas.
Hace poco, además, he visto distintas versiones en muchas tiendas, Ikea, Leroy Merlin o Bricor y siempre que las veo mando mensaje a mis amigos que se quedaron con antojo el año pasado... ¡¡os aseguro que para los que no tenemos más que nuestra cocina urbana esta barbacoa te transporta al campo!!.



Total, que cuando leí que este mes, el reto de La Cocina Typical Spanish pasaba por viajar a países muy diversos como Francia, Italia, Suecia, Marruecos o Portugal decidí lanzarme al que sería, normalmente, mi última elección, Portugal, que escogió Isa de Cocina con Reina... no por nada, sino porque es para mí el más desconocido, no lo he visitado nunca... pero... ¡me encanta su gastronomía!! Sip, ya conocía su adoración por el bacalao que preparan de mil maneras, y me chiflan sus cremosos pasteles de Belem tan típicos lisboetas... sin embargo, jejeje... leyendo sobre gastronomía portuguesa, para salir un poco de lo más tradicional descubrí que una de sus mejores tradiciones tanto por San Juan como por la Virgen del Carmen es hacer sardinhadas... o parrilladas de sardinas... parrilladas que tanto en las playas con espetos como en las plazas de los pueblos donde la gente coloca las parrillas en la calle e invita a compartir es muy típico disfrutar de este pescado riquísimo, barato y de temporada.


Una tradición que me recuerda muchísimo a una igual que se celebra en el Norte, en muchos pueblos costeros vascos donde también en verano coincidiendo con la fiesta de algún Santo celebran sacando las brasas a la calle y cocinando el pescado en ellas.
Todo es muy desenfadado y "rústico", jejeje... te venden las sardinas por muy poquito dinero, en un trozo de pan y sobre una servilleta... añades a eso un vaso de sidra o de cerveza y un par de sardinas después estás tan a gusto y todo comido....

Por lo que he leído en Portugal las sardinhadas son iguales, en ellas se disfruta del pescado, la música que siempre suena y la fiesta en general... fiestas de esas que llevan celebrándose desde hace cientos de años y que son fechas obligadas del verano.

Así que al ver tan básica y riquísima receta decidí prepararla en mi barbacoa, no tiene color a cómo saben respecto a la parrilla convencional, hacerme caso... esto hay que hacerlo a las brasas... buenísimo es decir poco...



Yo como veréis limpié muchísimo mis sardinas, de cabeza, raspa, cualquier posible escana y todas las espinas que pude pillar, en origen la sardina se asa entera, quitando sólo las visceras pero con cabeza, raspa y todo, y yo he visto gente cogiéndola por la cabeza y metiéndosela entera en la boca... ¡¡a tanto yo no llego!! Jejeje... pero en casa Almu no es muy amante de las sardinas a menos que estén limpísimas, así que las preparé así, servidas con limón y en tosta con un rico pan y un vaso de vino blanco fresquito... ¡¡cena de verano suprema!!

Os dejo con la receta, que ejem... no es receta, jejeje...

Receta de sardinhada portuguesa.



Ingredientes para 4 personas:
- 28 sardinas medianas
- Sal fina
- Aceite de oliva
- 2 limones cortados en cuartos

Modo de hacerlo:
1. Lo primero que hacemos en este caso es preparar nuestra barbacoa... y eso, junto con limpiar el pescado es lo que más tiempo nos va a llevar. Para preparar la barbacoa lo que hay que hacer es distribuir por el fondo el carbón vegetal, procurando no poner pedazos gigantes que no vayan a prender bien. Luego yo coloco estratégicamente por toda la barbacoa algunos trozos de pastilla de esas acelerantes, unas 4 o 5 en los puntos cardinales, por ejemplo, las enciendo y sitúo por encima y a los lados los trozos de carbón para que vayan prendiendo... dejo que las pastillas se consuman y si veis que una vez consumidas aún no ha prendido bien el carbón repetimos la operación, al menos por las zonas por las que no ha prendido en absoluto.
Si el carbón ha prendido uniformemente por toda la barbacoa dejamos al menos 10 minutos para que coja potencia y calor.
2. Yo desde el cambio de la cocina he trasladado mi barbacoa a la zona del fregadero, encima tengo una ventana que dejo abierta, y junto a otra que tengo enfrente justo de la cocina hay suficiente corriente para que el fuego prenda bien, no se ahúme la cocina y al cocinar el humo salga rápidamente... así evitamos la peste de las sardinas por toda la casa que suele ser lo que más echa para atrás a la hora de hacerlas.
3. Una vez nuestra barbacoa esté ganando temperatura vamos a limpiar el pescado, cogiendo las sardinas de 1 en 1 y bajo el chorro de agua fría primero cortamos la cabeza por la espina con unas tijeras, y tirando de ella hacía el centro de la sardina evisceramos también ésta. Pasamos luego el dedo por la tripa para quitar muy bien cualquier resto de víscera y o bien las dejamos así a la espera de la barbacoa, o bien las abrimos, quitamos la espina y dejamos abierta, como prefiráis.
4. Antes de ponerlas al fuego las salamos un poquito por ambos lados y con un pincel las untamos con un poquito de aceite de oliva... ¡¡y a la parrilla!!.
5. Las dejamos cocinar unos 3 minutos por cada lado en tandas de 5 o 6, que no se amontonen, para darles la vuelta hay que servirse de dos espátulas y estar avispados para que no se nos escurra o rompa la sardina y acabe en el fuego, luego otros 3 minutos por el otro lado y sacamos.
6. Servimos directamente caliente, sobre pan o en un plato con unos trozos de limón para que cada uno se sirva a su gusto, ya veréis qué riquísimas están, jugosas, tiernas y con ese sabor ahumado que sólo le puede dar la barbacoa.



Os animo mucho a los que disponéis de ellas a preparar una sardinhada en casa, es muy sencillo, sale muy económico y seguro que a grandes y pequeños les gusta muchísimo...
Esta es la última participación del reto antes de las vacaciones... así que me despido de todos los participantes y anfitriones deseándoles un feliz verano!!
Nos vemos en septiembre con más recetas typicals... ¡¡un besazo enorme!! Luz.

7 comentarios:

  1. Con lo que me gusta a mi la sardina! el domingo que hacemos barbacoa me llevo unas cuentas y ya verás!
    Gracias por participar. Nos vemos en septiembre!

    ResponderEliminar
  2. Que ricas las sardinas, a mi me encantan a la barbacoa pero no me dejan hacerlas en casa porque huelen mucho jajaaj

    Un saludo,
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Creo que nunca lo he dicho, jajajaja, pero me enloquecen las sardinas y el olor, aunque a la mayoría de la gente le desagrada, a mi me huelen a infancia. Así que esta receta super sana y fácil te la robo...

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que pones una receta utilizando esa barbacoa se me vuelve a antojar pero menos mal que pienso dónde voy a meter tanto cacharro. SEguro que es maravillosa para estos platitos de barbacoa pero no, no puede ser jajaja. Un besote y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  5. Me chiflan las sardinas y así asaditas y puestas encima de una tostada de pan... ummmmm babeo solo pensarlo!!

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por elegir Portugal! a nosotros las sardinas nos encanta,en mi visita al Algarve, ibamos con el coche y mi marido vió un sitio donde las asaban y se paró en seco para comer alli.
    De todas formas, aquí en Andalucia no se limpian ni se abren, se asan tal cual, solo saladas y te quitas el engorro de limpiar el pescado, eso si, hay que estar acostumbrados.
    besitos

    ResponderEliminar