martes, 8 de septiembre de 2015

Mi recomendación del mes: Ruta de pintxos por San Sebastián


¡¡Buen día a todos!! ¡¡Por fin estamos de vuelta!! Ejem... a pesar de que prometí seguir publicando en agosto al final las vacaciones pudieron conmigo, jejeje... y los planes, la familia, los amigos, ¡¡los pintxos!!, pero bueno ¡para eso son las vacaciones! ¿o no?
Yo siempre planeo eso de... relax, desconexión, tranquilidad, siestas y paseos, jejeje... ¡¡al final es un follón!! Visitas de familia, compromisos de todos los años, mucho txikiteo y más escapadas a Francia, la playa que este año ha estado gloriosa y sí... también las siestas... jejeje.

Hoy que además desde Fuenterrabía llegan los sonidos del Titibiliti con mucha nostalgia (día grande el 8 de septiembre, día del Alarde) y que llevan todo el día de fiesta y de poteo yo os quiero enseñar la ruta que hicimos este verano de pintxos por San Sebastián.

Una de nuestras tradiciones, que de hecho empezó mi padre, el cuál nos acompañó este año después de muchos sin venir... es precisamente esta, los domingos de agosto Misa en la Basílica de la Virgen del Coro en plena zona vieja de San Sebastián y después ruta de pintxos... como si de comer se tratara ehh!! Después de 3 o 4 ya ni comes, jejeje... con lo que vuelves a Fuenterrabía derecha a la siesta jejeje...





La diferencia con la ruta de mi padre es que él sólo iba a un sitio el Tamboríl, jejeje... en la Plaza de la Constitución en una de las esquinas, con esos pintxos tradicionales, hermosos, coloridos y bien fritos, jejeje... nosotras, por el contrario,... hacemos ruta, cada año probamos diferentes, y por lo general agregamos o descartamos de la lista... así si el año pasado conocimos A Fuego Negro, este año descubrimos Zeruko... ahora os cuento más...

Nuestra ruta de este año se componía de 5 sitios... unos nuevos otros de siempre... y sobre todo dejamos dos tradicionales por comparar, y por mi padre jejeje... que le gustan más.
Para hacer la ruta nos basamos, por un lado en que sea cercana y fácil de hacer a pie... nos gustan, sobre todo, los locales de la Parte Vieja, empezando desde el Puerto, por la Virgen del Coro y hacía la Brecha y los bulevares. Así que siempre cojemos un mapa y señalamos,... los de siempre, los de repetir y los nuevos... ¡¡y hasta que el cuerpo aguante!! Este año, por ejemplo, tenía señalados un par más que se quedan para el año que viene... os enseño los que hemos visitado en la ruta de este año:

Partiendo desde la Virgen del Coro...

1. A Fuego Negro.



- Está en 31 de agosto kalea.
- Pintxos innovadores... clásicos con un giro.
- Ambiente como diría mi padre "modernillo" jejeje... gente joven con gana de vermouth que sirven muy bien y muy rico, foodies y entendidos que vienen de fuera exprofeso, música, ambiente oscuro y zona de comedor separada.
- Comida: de 10... unas cosas mejor que otras, por supuesto... lo mejor, si no has probado nunca es dejarte aconsejar...  además de que de un año para otro habían renovado la carta, con lo que pudimos probar cosas nuevas... pero nuestros favoritos son las black rabas, o calamares en su tinta rebozados... el kit de bonito con piparras y cebolla roja y del año pasado el zevitche de lumagorri.... ¡¡ojo!! es un ceviche de pollo y ni te das cuenta!! y el marmitako fresh.
Algunos son, como veis, propuestas basadas en platos vascos tradicionales pero con toques peruanos, orientales o americanos... como la ensalada césar con palomitas de maíz del año pasado, que a nosotras no nos gustó.
- Cuidado con las cantidades!! Nosotros solemos pedir unas 3 o 4 cosas... lo malo es que es la primera parada, ya hace hambre y todo entra por los ojos, jejeje...
- Servicio muy atento, y, como en todo Donosti ¡¡de 10!! cariñosos, simpáticos y tremendamente pacientes explicando todo una y mil veces.
- Precio: Pues no me acuerdo 100%... pero con unos vermouths salimos por unos 18€.
NOTA: 9.

2. Gandarias.



- Está también en 31 de agosto kalea.
- Pintxos de toda la vida... de los de siempre.
- Ambiente también de toda la vida, clientela habitual de domingo, turistas acarreando cámaras y gorras de Dora la exploradora y los veraneantes, que, como nosotros, no podemos pasarnos sin los champis plancha.
- Comida: los pintxos que sirven son año tras año los mismos... ni mejores ni peores, con lo que a gente como mi padre le encantan... sabes que no defraudan, que van a tener la tartaleta de txangurro y las croquetas recién hechas y tan a gusto... a mí, por ejemplo, me faltan algunas cosas y me sobran otras... un poco de cuidado en los fritos, en los guisos en tapa y en pintxos que vimos que se les tumbaban (por la cantidad de ingredientes que llevaban) y que en las prisas recolocaban y te servían.. cosas que ya hoy, y probando cosas nuevas, no te hacen gracia.
Como digo clasicazo donde darse antojo de champis, gildas o una pulga de jamón.
- El servicio en este caso (todo hombres), también encantador... aunque me miraban con morro en cuanto alzaba la cámara.
- Precio: Pedimos cada uno un pintxo y luego para compartir las carrilleras en vino y una bebida cada uno (éramos 3) y nos costó 12.50€.
NOTA: 7.

3. Ganbara.


- Está torciendo la esquina de 31 de agosto con San Jerónimo.
- Pintxos también de siempre... nuestro segundo y último clásico del día.
- Ambiente como el anterior, pero este... sería a lo mejor también por la hora... hacía las 2 de la tarde, estaba de bote en bote... también es verdad que es algo pequeño, con bastante turista y compadres de allí... clientela habitual, vaya.
- Comida: Pues un poco más de lo mismo que el anterior... fritos, pintxos montados de ensaladilla, txangurro, había un pastel de cabracho, por ejemplo... y yo pedí una croqueta que bien hermosa, como te las hacen allí. Como digo son los bares de pintxos de siempre, y depende a la hora del día que vayas, y del día en cuestión, tienen unas cosas u otras, pero anchoas, gildas, encurtidos, gambas en gabardina o las tartaletas con ensaladilla y aceituna son un fijo.
Yo, a aquellos que nunca han txikiteado (o lo que es lo mismo, salido de pintxos) por San Sebastián siempre les aconsejo que prueben estos clasicazos, lo son por algo... piensa que aunque ahora el tema pintxo está muy de moda y hay ofertas chulísimas... estos locales llevan 40 o 50 años ahí dale que te pego.
- El servicio aquí fue el más sobrio de todos (también todo hombres) no muy simpático y algo impacientes... también es verdad que detrás de la barra habría unos 5 tíos hechos y derechos... mucho espacio no tenían, jejeje...
- Precio: Como en el anterior 3 pintxos y 3 bebidas costaron 14,60€.
NOTA: 7

4. Beti Jai.


- Está en Fermín Calbetón kalea.
- Pintxos nuevos y diferentes con una presentación moderna y divertida.
- Ambiente un poco de todo... este es, el que en mi opinión, fue más ecléctico... el local es hermoso, con zona de comedor que también puedes ocupar para tomar raciones, la barra grande y con una oferta muy apetecible que entra por los ojos sin abrumar. Me gustó ver desde turistas, pasando por pandillas de unos 20´s hasta varios abuelos txapela en mano y nieto del brazo.
Un local bien ventilado, luminoso donde la comida se veía perfectamente y los camareros estaban súper pendientes de todo.
- Comida: Nos gustó mucho, había latas con mejillones en escabeches, pulpo a la gallega, encurtidos... pintxos de los de base de pan pero con cosas como morcilla con manzana, bocartes y bonito, ensaladilla... y tapas en vasitos como el que pedí yo que era una brandada con alioli de pimientos del piquillo suave y muy rica.
Es un local de los que le gustan a mi padre... para disfrutar tranquilo, te ofrecen un plato y te sirves lo que quieras... con lo que no tienes que interrumpir la conversación ni estar pendiente del camarero cada dos por tres... se está muy a gusto y se come muy bien.
Con gana, eso sí, me quedé de probar sus ofertas escritas en una pizarra que vi justo cuando íbamos a salir... a ver si pillo el año que viene el canelón de mango y txangurro con aceite de regaliz...
- El servicio me gustó... joven, atento y amable (aquí ya sí servían también mujeres... no me preguntes porqué pero es algo que siempre me llama mucho la atención respecto de los locales tradicionales donde no se ve jamás una mujer detrás de la barra) de los de no molestar ni interrumpir conversaciones preguntándote que tal todo o si quieres algo más... como si ocurre en otros locales donde al ver mucha clientela se agobian e intentan despachar (y que te despaches) rapidito... aquí todo lo contrario.
 - Precio: 3 pintxos (la lata de pulpo a 6.60€) y 3 bebidas: 20.50€.
NOTA: 9

5. Zeruko.



- Está en Pescadería kalea.
- Pintxos diferentes, expectaculares, abundantes y muy diferentes...  alta cocina en miniatura, en mi opinión.
- Ambiente... esta ha sido la sorpresa, el descubrimiento y el tesoro encontrado este verano... ¡¡nos encantó a todos!! Lo malo, que ya íbamos hartitos de todo y por poco no les convenzo de entrar... de hecho mi padre no pudo ni pedirse pintxos, sí, jejeje... para esto somos bien flojos y tenemos poco aguante.
El ambiente, como en Beti Jai es ecléctico, un poco de todo, pero, al igual que en A Fuego Negro priman los foodies y los turistas con un destino concreto... todos habíamos ido allí por recomendación y nos hartamos de preguntar y saber todo. El local no es muy grande ¡cuál lo es en Donosti! pero sí es generoso, acogedor y amigable... los camareros encantadores (uno en concreto tuvo que recomendar con infinita paciencia a unos clientes que teníamos al lado... uno de los cuales era vegetariano y otro de ellos celiaco... con una oferta de pintxos de los de 20 ingredientes por lo menos en cada uno) y de esos para quedarte horas y horas contemplando no sólo los pintxos sino cómo te los sirven.
- Comida: Pues creo que las fotos hablan solas... ¡¡entra por los ojos!! Como os decía ya lleva años en Donosti... pero entre unas cosas y otras es imposible abarcar tranquilamente toda la oferta que existe de locales de pintxos salvo que vivas allí y dediques tu vida a ello, jejeje... Y por las críticas que leí todos hablaban maravillas de la comida, cosa que siempre me asusta un poco... pero ¡que va! maravillosa.
Pintxos diferentes, con ingredientes unos secretos, otros evidentes que aunque parece que no van a cuajar casan perfectamente en una presentación y puesta en escena maravillosa... tú eliges el pintxo que quieras, uno o varios, porque también te ofrecen plato para que escojas a tu gusto los que quieras... y luego se lo pasas para que los calienten, o bien los emplaten o bien te los presenten aún más lucidos.
Tenían una oferta grandísima... al menos 20 pintxos diferentes en barra, que iban emplatando con tanta maestría y gusto que en el streetXo de David Muñoz. Cosas como el timbal de morcilla con foigras rebozado en pistacho, las semiesferas de gelatina con verduras, creo recordar, dentro... vasitos de tortilla de patata, el bombón de foie con coco y costra creo que de avellanas.
Me quedé con ganas de mucho más, claro está... pero ya el año que viene.
- El servicio como os contaba fantástico, te explica qué es qué, te recomienda, te pregunta, un gustazo... ¡¡ya querría tener a alguno de ellos por aquí por Madrid!!.
- Precio: Por dos pintxos y tres bebidas: 15.50€.
NOTA: 10.

Como veis un pedazo de paseo... y como veis una oferta increíble y un nivelazo alucinante... me gusta, además, que hay para todos los gustos y que, respetando la tradición, txikitear por Donosti es cada año una aventura, jejeje... a ver el año que viene donde terminamos.

¡¡Se aceptan sugerencias!!

Ya estamos de vuelta, así que nos veremos de nuevo pronto.
Un besazo, Luz.

2 comentarios:

  1. Os recomiendo el Aralar, al lado de Juanito Kojúa.
    Aysss, qué morriña me ha entrado al leer el post!!
    T.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! ¿verdad? Ainsss... yo también tengo morriña, jejeje... y eso que estuve hace un par de semanas, ¡pero nunca cunde! ¿verdad?
      Me apunto tu recomendación para el año que viene.
      Mil gracias.
      Un besazo, Luz.

      Eliminar