lunes, 16 de noviembre de 2015

Tiramisú de chocolate... para "cenas de whassup"



¡Buen día de lunes! ¿Qué tal habéis pasado el fin de semana? Me encantan estos fines de semana de otoño, llenos de luz, un poco de fresquito y tardes largas y largas que se confunden con las noches.




Yo estas tardes, cuando no estoy trabajando, las dedico a leer (que es al final mi pasatiempo favorito, ahora que cocinar es "algo más" jejeje), a hornear, ¡a dormir!, a charlar en esas tardes de sobremesa que se pasan Velázquez para arriba, Goya para abajo acabando sentados en Platea... (ejem... ese es un plan de otro finde, este ¡lo he pasado sin voz!), a enlazar una peli con otra y a hacer cenas de picoteo o pizza.

La receta con la que estreno la semana es un habitual en mis cenas "rápidas" esas cenas improvisadas de whassup un sábado por la mañana cuando queremos vernos pero no tenemos una cita programada en plan cine, teatro o fiesta de.... en ese caso esto va así: "¿quedamos?", "vale", "¿qué hacemos?", "No sé, ¿qué te apetece?" "¿Un teatro, una exposición, vamos a cenar por ahí?" "Ummm... no, estoy en modo perezoso, vamos a hacer en casa" "Ok...."
Y punto final.
En esos casos suelo tirar de lo que ya tengo... pues eso, de pizza que es el mejor "quita-restos-de-nevera" del mundo, sino, por supuesto, una pasta rápida, un pastel María Luisa... como me pilles de humor un guiso de esos a fuego lento o un pollo asado... y como no me pilles de humor en absoluto directamente tiro por el invento del siglo: las tablas... un poco de queso, una fondue, un poco de fiambre o patés ¡y a correr!


Pero siempre nos apetece un postre... y también para eso tengo mis recetas de "emergencia" que no suelo repetir, todo hay que decirlo... ¿porqué? Porque soy un culo inquieto, mi hobby recién descubierto es ir en el metro pineando recetas facilonas... con lo que luego llego a casa abro galería y me inspiro, tal cuál.
Así salen las brochetas de piña braseadas con ron y salsa de chocolate, la cheesecake de Oreo que tardas 15 minutos en hacer y 6 horas de nevera, el hojaldre de manzana que es un clásico por algo... o este tiramisú de chocolate si me pillas con buen humor, como decía antes.

El humor para estas cosas es importante, y como no estés con ganas, mejor compra un Ben&Jerrys que además te subirá el ánimo que no veas...
Pero este tiramisú que parece currado y laborioso no lo es en absoluto.
Es una receta de Jamie Oliver, y con eso lo digo todo. En mi opinión Jamie Oliver es de los que ves que enredan muchísimo en la cocina, lo ponen todo hecho un cisco y para cuando te quieres dar cuenta han hecho un plato impresionante.
Luego llegas a tu casa, te pones a cocinar, ¡y claro que en menos de 20 minutos! Como que no era para tanto!! Esa creo, es su magia, te hace pensar que te has esforzado una barbaridad... ejem... la misma terapia del Ben&Jerrys, jejeje...

Aquí os voy a dejar con la receta, ya veréis... esta es de 40 min, más que nada porque todo tiene que enfriarse y refrigerar antes de montarlo, que sino...
Yo ultimamente estoy en modo "vasito" jejeje... ¡me parece un salvavidas! Todos iguales, cada uno come lo que quiere, para estos postres con riesgo de "desparrame" son fenomenales porque no pasas por el apuro del "directo" y creo que quedan mucho más bonitos.

Receta de tiramisú de chocolate.



Ingredientes para 4 personas:
Para el bizcocho:
·         110 gramos de azúcar
·         4 huevos
·         50 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
·         85 gramos de harina de repostería
·         30 gramos de cacao en polvo
Para la crema:
·         100 gramos de chocolate blanco
·         2 cucharadas de leche
·         250 gramos de mascarpone
·         30 gramos de azúcar
·         1 yema de huevo
·         30 ml de licor de café
·         50 ml de café
Cacao en polvo para decorar

Modo de hacerlo:
1.        Hacemos primero el bizcocho. Para ello comenzamos precalentando el horno a 180ºC y engrasando una fuente de horno.
2.        En un bol mezclamos, con ayuda de unas varillas eléctricas el azúcar con los huevos hasta que doblen su volumen y blanqueen.
3.        Mientras derretimos la mantequilla, y, una vez derretida, la vertemos encima de la mezcla de huevos y azúcar.
4.        Incorporamos la harina y el cacao y despacio y con una espátula vamos integrando haciendo ochos.
5.        Vierte la mezcla en la fuente del horno, que quede una capa bien extendida pero fina, y hornea a 180ºC durante 10 minutos.
6.        Deja enfriar el bizcocho completamente encima de una rejilla, y, una vez frío, con ayuda de un cuchillo corta redondeles del bizcocho, unos 4 por vasito del diámetro del propio vaso.
7.        Preparamos ahora la crema.  Para ello comenzamos poniendo en un bol el chocolate blanco y la leche, y colocándolos sobre un cazo con agua hirviendo, al Baño María, dejando al fuego sin que el agua llegue a tocar la base del bol hasta que el chocolate se haya derretido y mezclado con la leche. Entonces retiramos con cuidado de no quemarnos con el vapor y dejamos que temple unos minutos.
8.        Mezclamos mientras tanto el mascarpone con el azúcar, la yema de huevo y el licor ayudándonos con una espátula y finalmente incorporamos el chocolate templado mezclando todo bien hasta que tengamos una mezcla cremosa y homogénea.
9.        Pasamos a montar ya el postre. Para ello colocamos en un bol el café y vamos pincelando con este cada uno de los trozos de bizcocho ligeramente, mientras hacemos capas. Así, primero metemos en el vasito un trozo de bizcocho borracho, seguido de una cucharada de crema, continuamos poniendo bizcocho y crema hasta llenar el vasito, máximo 4 pisos. Terminamos con capa de crema y, sobre ésta, espolvoreamos un poco de cacao en polvo vertiéndolo con ayuda de un colador.
10.      Metemos en la nevera un par de horas para que se asiente y servimos fresquito.



¿Veis? Sencillo, de ir una cosa detrás de otra y de un buen lucimiento, jejeje... A la gente, además, todo lo que sea chocolate creo que le llama más la atención. Y, además, si no os gusta el café, no queréis tomarlo por la noche, etc.. podéis sustituir el licor de café por Baileys o Cognac y el expresso para empapar los bizcochos por un almibar ligero.

Así si se empieza bien una semana, ¿verdad? Bien, ¡pues ánimo a todos! Nos vemos en un par de días...
Un besuco grande, Luz.

1 comentario: