martes, 16 de febrero de 2016

Huevos hechizo de luna... ¡Hasta el año que viene San Valentín!



¡Buen día a todos!
Esta receta os la prometí para el viernes, quise hacerla el sábado, colgarla el domingo y ayer se me fue la olla con el horario... conclusión: aquí estamos!! Y como nunca es demasiado tarde aquí os la dejo, como la receta sanvalentinera que es, ¿no dicen los listos que San Valentín es todos los días del año? Pues ea, aquí os dejo una receta para todo el año, jejeje...

Y así es, es una receta de las que yo llamo desayuno en la cama, de los de reponer fuerzas y de las de comer a gusto... y es una receta de esas "inspirada" como dirían los cursis o de esas que uno mismo se inventa porque le recuerda a algo y la perfecciona de tal manera que termina siendo una obra de arte, jejeje... pues esta es eso.



Es un plato de huevos hechos de otra manera... con el pan dentro de la receta, cubierto de pimientos asados y acompañado con un buen café... y la receta aparece en una de mis pelis románticas favoritas, os cuento:
Pues había una vez una chica que con 15 años y un pavo de espanto le quitaron las muelas del juicio, así a lo bonzo las 4 a la vez. Como la chica era más bruta que un ocho se negó a ponerse hielo en la cara, con lo que ella, que de por sí es redonda como una manzana (jejeje), encima terminó con cara de pera, sí, de esas que tienen un culo considerable solo que yo de papos.
Conclusión: para angustia de mi padre que no sabía qué hacer conmigo me negué a salir de mi casa no fuera a ser que me viera "alguien". Total, que ahí estaba más aburrida que una foca y más pesada que la misma... dándole el turre a mi padre al que no dejaba trabajar en paz.
Hasta que hurgando por ahí di con una mina de oro... ¡¡pelis antiguas!! Bueno, antiguas tampoco, pero para mí eran del cretácico... eran las pelis románticas de mi madre e incluían esta de Hechizo de luna, Dos en la carretera, El apartamento, una Habitación con vistas o Memorias de África que no puedo ni ver.



Y ahí me dí el empacho de mi vida, viéndolas sin parar... sobre todo ésta, una habitación con vistas y la de dos en la carretera, ¡me chiflan!
Esta de Hechizo de luna, es de esas de las grandes... un reparto tremendo, con Cher y Nicolas Cage como pareja protagonista, una historia bien divertida y unos diálogos de los de enmarcar, como os digo me la sé de memoria. Me encanta porque es una peli de personas, personas comunes y corrientes, historias de amor de verdad, de todos los días y por eso inolvidables... en su día ganó un montón de premios, antes de que los premios se los llevaran los ordenadores y las máquinas, cuando quienes los recibían eran artistas de verdad, de los de poner la carne de gallina.




Es de esas pelis "cucas" entrañables, italianas, con banda sonora de Dean Martin cantando eso de "That´s Amore" y con la comida como secundario de lujo, con unos platos tremendos de ricos.
Hace un par de años os enseñaba la Minestrone del Gran Ticino, hoy os enseño el desayuno que la madre de Loretta (Olimpia Dukakis) le prepara a ésta (Cher) cuando ésta vuelve a casa después de pasar la noche con su "próximo a ser" cuñado, Nicolas Cage... ainsss....
Os recomiendo muchísimo la peli, en serio, es fabulosa.

Mientras la buscáis, y espero que encontréis... os enseño esta receta de huevos, bien sencilla, bien reconfortante y bien rica, como la buena cocina italiana.

Receta de huevos hechizo de luna.




Ingredientes para dos personas:
- 2 rebanadas de pan hermosas
- 2 huevos
- 1 pimiento rojo asado
- 2 cucharadas de aceite
- Cebollino o perejíl
- Sal y pimienta
- Patatas fritas para acompañar

Modo de hacerlo:
1. Calentamos una cucharada de aceite en un sartén caliente.
2. Una vez caliente ponemos la rebanada de pan a la que habremos hecho un agujero previamente.
3. Dejamos que se tueste 30 segundos, cascamos el huevo y lo vertemos en el hueco del pan para que se fría.
4. Mientras en un lateral del sartén calentamos el pimiento rojo asado.
5. Una vez se cuaje el huevo por un lado... unos 30 segundos, con una espumadera o espátula, damos la vuelta al pan y tostamos por el otro lado, colocando encima los pimientos ya calientes.
6. Sacamos, salpimentamos y decoramos con alguna hierba fresca picada que os guste.



¡Y listo!
Como veis es muy fácil, se hace de tirón y quedan buenísimos...
Espero que os hayan gustado y que pongáis la receta en práctica y me contéis.
Yo me despido por hoy mandándoos un besazo enorme... nos vemos en unos días!!
Luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada