lunes, 8 de febrero de 2016

Margaritas de medianoche... nuestra bebida favorita



¡Buen día a todos! ¡Y menudas horas diréis! Pues sí, cualquier hora es buena cuando una es autónoma y ha pasado por un mal trago que le ha dejado el día patas arriba, ¡os cuento!




Todo ha comenzado a pedir de boca... con gestiones y cafés de esos que se convierten en almuerzos. Con personas que ayudan, aportan y construyen sin más ánimo que estar ahí, disfrutar contigo y participar de nuestro proyecto, lo que para mí es un placer recién descubierto y que creo que en general, en un "trabajo" tan solitario como el de autónoma, es un verdadero salvavidas. Así que gracias Charo Detallísime por nuestra amplia charla... ¡menudo gustazo!

Bien empezamos y mal acabamos cuando regreso a la ofi y descubro ¡¡que mi página web se ha venido abajo!! No logro entrar en nada, ver nada... ni página, ni cursos.... ¡¡¡respira hondo!!! Escribo corriendo a mi webmaster y dos horas de skype después me ha desentrañado como el servidor se había dedicado a toquetearme así por las buenas y aún no me había reconfigurado.... las dos hemos tenido charla para rato hasta las 6 de la tarde, ¡y yo sin comer!



Pasado el susto y con la copia de seguridad bien hecha os quiero enseñar nuestro cocktail favorito y que creo que es estupendo para San Valentín... ¡los margaritas!
En el blog tengo mil recetas de margarita, en concreto tres, jejeje... de mango, fresas y sandía, ¿os acordáis? Pero, éste sin duda es especial, es el original, sin versionar, pero es un margarita de medianoche.

Para Almu y para  mí es la bebida que protagoniza cualquier celebración, esas cuando terminas la limpieza de primavera, esa que preparamos para cotillearnos la primera cita y sacamos conclusiones, esa que bebemos por litros cuando hacemos la declaración de hacienda, esa que está en nuestros cumpleaños, santos... etc... ¡para todo!



Fresquita, alegre, feliz y ¡sobre todo! ¡Estupenda!
Lo de margaritas de medianoche los que no sepáis de que viene ¡y ya os vale! Es de mi peli favorita... Prácticamente magia, con Sandra Bullock y Nicole Kidman como dos hermanas brujas malditas con un hechizo que les provoca mal de amores... ¡la veo cada año en San Valentín!
Me encanta... la relación que tienen las hermanas, las tías, la magia, el sherifff.... ainsss... la música de Faith Hill, sí, es mi preferida.
Y las hermanas preparan margaritas de medianoche, y se cogen una cogorza de impresión, pero ¿y qué?

De ahí el nombre... y aquí porqué es mi preferida:

“- ¿Has extendido alguna vez los brazos 
y dado vueltas y vueltas muy rápido? 

- Lo hace todos los días. 
- ¿Ah sí? Bueno pues así es el amor. Se te acelera el corazón, el mundo se te vuelve del revés pero, si no tienes cuidado, si no mantienes tus ojos fijos en algo inmóvil, puedes perder el equilibrio y dejar de ver lo que ocurre con la gente a tu alrededor. No te das cuenta de que estás a punto de caer.” 


“-Gracias por ser mi hermana. 
- No hay de que.” 

"¿Puede el amor viajar atrás en el tiempo y curar un corazón roto? Quiero creer que sí. Pero, hay cosas en las que creo seguro: lanzar sal por encima de vuestro hombro izquierdo, ten romero en tu ventana, planta lavanda por la suerte, y enamórate siempre que puedas."



Receta de margaritas de medianoche.
Ingredientes para 4 margaritas (mejor si siempre haces el doble de lo que vas a necesitar):
- 2 vasos de limonada
- 1 vaso de tequila
- 1/2 lima
- 3 cucharadas de sal

Modo de hacerlo:
1. Mezclar en una jarra la limonada con el tequila y meterlo, al menos, media hora en el congelador para que coja temperatura fresquita.
2. Mientras, también, vamos a meter nuestro vaso de la heladera al congelador para que se enfríe bien.
3. Pasada la media hora ponemos el margarita en la heladera y dejamos que se escarche, hasta tener una textura pre-granizado.
4. Mientras se nos escarcha preparamos las copas... yo aquí en Madrid no tengo las clásicas de margarita, sino que uso estas de champán, que mojo con un trozo de lima el borde.
5. A continuación coloco sal en un plato que quede un poco tupida, coloco la copa boca abajo para que el borde mojado se impregne de la sal, doy la vuelta y reservo.
6. Servimos el margarita bien frío con ayuda de una cuchara o cucharón para que no se nos rompa el efecto del borde de sal.

Si nos ha sobrado reservamos en el congelador, que luego veréis que enseguida pierde temperatura.



Como veis más sencillo imposible, conseguir el punto de alcohol que más os guste es algo que tendréis que hacer vosotros, yo os cuento nuestra fórmula.
Siempre tenemos de reserva una botella de limonada de Minute Maid que para nosotras es la mejor del mercado y de relación calidad-precio... ¡siempre hay ocasión para un margarita a medianoche!
Y, a estas horas y después del susto con la web, ¡chin chin!
Un besazo gordísimo y feliz inicio de semana!!
Luz.

1 comentario:

  1. El remate perfecto para una tarde de risas o de confidencias. ¡Me apunto a esa margarita!

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar