martes, 22 de marzo de 2016

Pollo con tomate... la receta para salir de vacaciones. Para el concurso 4º cumpleaños Cocinando con las Chachas.



¡Buen día con alegría! Jejejeje... yo he sido niña de colegio de monjas toda mi vida, y se nota, ¿verdad? ¡¡he ido a tres colegios de monjas diferentes!! Haceros cargo... así que me sé todos esos chascarrillos del buenos días, buenas tardes y todo eso, jejeje... y en los momentos más incómodos, ¡zas! se te escapan de la boca.

Hoy lo he hecho a posta, ¡mañana tenemos vacaciones! Ufff... ¡y me van a saber a gloria! No os creáis, la desconexión no es tal, no en el mundo del autónomo, que una viaja con la oficina a cuestas, pero... las cosas saben distintas cuando te llama un cliente y le contestas desde una terracita mirando al mar y comiendo croquetas de jamó, ¿o no? ¡Pues eso! Jejeje...

Y como ya estoy en modo vacaciones a tope os quiero enseñar una de esas recetas que sabe a eso... ¡a libertad! El pollo con tomate es un clásico en mi casa, de esos que llevábamos cuando salíamos "a lo desconocido" o más bien sin hora estimada de llegada, sin gana de luego ir al súper o, y en cualquier caso, cuando nos vamos de vacaciones aunque sea de las de dos días.
Lo hacemos desde siempre con mi padre, es un plato delicioso, en un tupper aguanta lo que le eches, con un calentón y una barra de pan vas listo y, además, es de esos que mejoran con el tiempo.



Cuando éramos pequeñas y hacíamos viajes de estos de 3 días corre que te pillo siempre hacíamos bolsa de goodies, 3 o 4 cosas para templar la tripa, como decía mi padre, y en la que siempre incluíamos cosas como tortilla de patata, latas de atún y este pollo con tomate y pimientos, de forma que cuando llegábamos a destino, caninos y sin gana de bajar a ningún súper, restoran o similar, ¡llegábamos a mesa puesta!

En Fuenterrabia nos pasa mucho. Entre que solemos llegar a horas infernales, que siempre hacen horario francés y a las 6 de la tarde todo está más que fermé y que los comercios cercanos no resuelven una comida completa (al menos hace 20 años), ¡pues íbamos listos! Además, tampoco había tantos restoranes que sirvieran algo como unos huevos fritos con patatas o una sopa de pollo, por ponerte un ejemplo... y si ibas, como pasa en Semana Santa, en día festivo/tarde por la noche/sin comida a punto... ¡¡te quedabas sin comer!! Literalmente, allí todo cierra, si es festivo olvídate y a ver tú que haces... ¡pues recorrer de nuevo 50km para pillar lo que fuera!

Así que mi padre ideó la bolsa de los goodies y siempre incluía platos preparados y listos, cosas que aguantaran bien y que nos apeteciara, como este pollo.
A día de hoy seguimos haciendo la bolsa, por precaución, más que por otra cosa... a pesar de que los chinos, tele-pizzas y kebabs han resuelto la carencia del "inmediato" y que ya hay más supermercados y tiendas abiertas en la zona, pero... el pollo es una tradición... ¡y yo ya tengo el mío listo para mañana!



La receta de mi padre es de esas a ojo... yo la he pulido más ayudándome de la de Mercado Calabajío, con la que aciertas seguro... es uno de mis blogs de cabecera, junto con el de Begoña, y ambos me han resuelto millones de recetas, ideas y dudas y lo más importante... ¡¡tienen un contenido maravilloso!! Una cocina fenomenalmente explicada y un recorrido impresionante.
Una de las cosas que más me gusta del blog de Carlos y Lola es que sus recetas son las de casa de todos, pero con un repaso importante y una actualización que le aporta a cualquiera de las recetas ese no se qué que, como en el caso del pollo, hasta a mi padre le gusta más, jejeje...

Todo este pequeño homenaje porque quiero aprovechar esta estupenda receta que en casa disfrutamos tanto para participar en el Concurso que celebran las Chachas... ¡por su 4º cumpleaños! ¡Y no veáis qué concurso! De los de campeonato!! Yo aquí le dejo mi receta, ¡que espero os guste a todos!


Receta de pollo con tomate.
Ingredientes para 4 personas:
- 1 pollo troceado, o 2 hermosas pechugas de pollo
- 1/2 vaso de aceite de oliva
- Sal y pimienta
- 1 pimiento verde de los del tipo italiano
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 1 lata de 400 gramos de tomate triturado
- 1 vaso de agua
... y pan, mucho pan.

Modo de hacerlo:
1. Pues como bien dice Carlos esto consiste en freír por un lado el pollo, hacer una salsa de tomate por otro y juntarlo todo... pero.... ¡el truco del almendruco! consiste, como en todo, en hacerlo un poco bien, marcarse una riquísima salsa de tomate casera y darle un poco de vidilla.
Así, lo primero que vamos a hacer es limpiar el pollo, secarlo con unas toallas de papel de cocina y salpimentar al gusto, pero que quede sabrosito.
2. A continuación colocamos una cazuela al fuego, con el 1/2 vaso del aceite de oliva y vamos a freír por tandas el pollo, justo cuando esté doradito retiramos, no hace falta que se cocine del todo, eso ya lo hará en la salsa de tomate.
3. Una vez tengamos el pollo listo y reservado en un plato vamos a freír el pimiento verde, dividido en tiras, en el aceite del pollo, una vez listo reservamos junto a éste.
4. Y ya es momento de preparar la salsa de tomate en ese aceite que tenemos aromatizado con el pollo y el pimiento, pero, en este caso, conservando sólo 2 cucharadas de aceite, no más.
Así, pochamos de entrada la cebolla bien picada y los dientes de ajo.
5. Una vez se vuelva la cebolla translúcida añadimos el tomate triturado que condimentamos con pimentón, sal y pimienta. Cuando el tomate rompa a hervir añadimos el vaso de agua, para que mientras se fríe el tomate no se evapore en exceso éste sino el agua. Cubrimos y dejamos cocer 20 minutos.
6. Pasado ese tiempo apagamos el fuego, trituramos el tomate (opcional, nosotras somos muy tiquismiquis con los "tropezones" jejeje) y añadimos el pollo y el pimiento por encima, dejando cocinar otros 10 minutos más o menos.
7. Apagamos y ¡lo mejor! dejarlo de un día para otro... o, en nuestro caso, ¡¡transportarlo por media España una vez bien frío!!



Pues esa es mi receta para salir de vacaciones, espero que os guste y que la probéis y me contéis.
Me despido por hoy deseándoos unas felices vacaciones!! Iré publicando estos días, en cualquier caso, pero a los que no me lean hasta la vuelta, ¡¡disfrutar mucho!!
Un besuco enorme,
Luz.

6 comentarios:

  1. Me parece muy bueno y seguro que no quedó ni las migas con tanto pan para mojar en la salsita de tomate.Que disfrutes de tus vacaciones.Bsss

    ResponderEliminar
  2. Chiquilla, menuda participación! Nos has dejado con la boca abierta con tu pollo con tomate (además a nosotros nos trae muchos recuerdos este plato). Y que bueno tu padre con su bolsa de los goodies, que se parece muchísimo a una que un día tuvimos que hacer... para un viaje de esos de todo el día en carretera. Y de Mercado Calabajío...., no nos tienes que contar, somos asiduas, como no serlo!
    Excelente participación!! Un beso muy grande y muchísimas gracias!

    ResponderEliminar
  3. me ha encantado tu historia y tu plato, me quedo la receta que seguro que la hare en cualquier momento.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar
  4. Con un buen trozo de pan dejo el plato limpio, Muuuuuun que rico.

    ResponderEliminar
  5. Hola Luz, cómo estás! creo que no nos conocemos, verdad? tengo el gustazo de participar en el concurso como catadora oficial y me he pasado a contemplar este pollo tan estupendo y tan de la tierra que nos has preparado. Un besazo y muchas gracias por tu aportación,

    ResponderEliminar