martes, 5 de julio de 2016

Foccacia con romero, olivas negras y tomates secos de Gordon Ramsay ... para Cooking the chef


¡Buen día de martes! Y sí, parece que después de subir la persiana después del parón de la temporada fiestera, jejeje ha hecho que me dé el subidón de publicar día sí, día también... ¡pues no señores, no! Que una tiene sus manías, no digo yo que no, pero no llego a esos extremos de publicación diaria que luego pasa lo que pasa...
Sin embargo este mes no quería perderme la convocatoria de Cooking the chef, ¡que ya me perdí el mes pasado la de Martín Berasategui y eso no me lo perdonaré nunca! Porque, los que conocéis el blog sabéis que tanto Martín, como Gordon, sí así... con nombre de pila y todo... pasean como pedro por su casa sin ninguna contemplación, jejeje...

Total, que cuando vi que el chef escogido para cerrar la temporada del reto era Ramsay, ¡decidí que no me lo perdía!
Y aquí estamos. Mira que hago recetas suyas... en el blog tengo dos de sus ganadoras, el baked alaska y el solomillo wellington, las dos de morirse de buenas... y soy de las que pone en práctica muchos de los trucos que enseña en sus programas de cocina.



Ya sé que Gordon Ramsay es controvertido, que no gusta a todo el mundo y que tiene fama de grosero, mal-hablado e iracundo... ¡anda mi madre... de mí también se puede decir todo eso! jeejeje... pero en fin, sí es verdad que es un personaje público intenso.
Por supuesto no puedes hablar de uno sin la "némesis" del otro, eso es... de Jamie Oliver, a muchos fans de este último más campechano, simpaticón y divertido les pone de los nervios Gordon Ramsay, yo creo que son dos formas de cocinar, entender la cocina y vivir de ella por completo diferentes, aunque parezcan iguales. 

Gordon Ramsay es, en mi opinión, un chef de escuela, de cocina, de mercado y sobre todo muy de calle y de ver las influencias a un nivel más global.
Sí es cierto que pese a toda su expansión hotelera y el número de estrellas acumulado en los últimos años su pasión por los realitys le tienen un poco más apartado de las cocinas profesionales, pero ¡oye! cada uno a lo suyo.
En el caso de Jamie Oliver es más el chico hecho a sí mismo que todos hemos visto crecer en la tele, más a pie de calle, con cocina confortable y mucho restaurante y menos estrella, él, a la inversa que Ramsay construyó su imperio empresarial antes de lanzarse a la lucha política... ¡bien por él!
Ambos son de los chefs más ricos, influyentes y queridos del planeta así que, cada uno en su estilo, ambos han sabido conquistarnos.



A mí me gusta mucho Gordon Ramsay por varias razones, os las cuento:
nº 1. Es escocés... 
nº 2. Su historia de superación y cómo llegó a estudiar cocina.
nº 3. Uno no puede evitar engancharse a su energía y a la pasión que desborda.
nº 4. Aunque terriblemente exigente luego tiene una faceta amorosa y muy cuca (especialmente con sus hijos).
nº 5. Su forma de cocinar engancha, hace lo difícil sencillo, enseña desde la base y no se complica excesivamente la vida.
Creo que me enganché a Gordon Ramsay un verano hace como 4 años.. cuando Almu se fue a Fuenterrabia 10 días antes que yo y yo salía de trabajar toda miserable para llegar a casa a ponerme la tele... y no me preguntes porqué en el canal Divinity tenían como un maratón del chef... y me tragaba cada día Pesadilla en la cocina, como 5 capítulos y después, ¡¡un programa de tutorías en una cárcel en la que montaba unas cocinas para reclusos!!  Sip, yo ahí pegada hasta las 2 de la mañana...
En fin, como esto no va de defenderlo como si fuera su madre, vamos a cocinar.
Yo no me he comido mucho la cabeza esta vez, lo reconozco, ¡pero es que hice la receta ayer mismo! Si, una que vive al límite, jejeje... así que necesitaba algo rápido, sencillo y muy resultón, ¡y me apetecía hacer pan!
Así que cuando vi esta focaccia y que se hacía sola dije ¡esta es la mía!
Ya veréis que, aunque no estéis acostumbrados a hacer pan podéis hacer igualmente esta focaccia, un pan enriquecido con aceite de oliva y cuya particularidad es que es muy liso y los "hoyos" que cubren toda la superficie y que se impregnan de aceite de oliva, hierbas frescas y más cosas ricas.
Os enseño cómo la he hecho.

Receta de foccacia de romero, olivas negras y tomates secos.


Ingredientes para una foccacia para 4 personas:
- 250 gramos de harina de fuerza
- Un sobre (7 gramos) de levadura seca de panadero
- 160ml de agua templada
- 25 ml de aceite de oliva
- Un puñado de olivas negras
- Un puñado de tomates secados al sol
- Una pizca de sal gorda
- Dos ramitas de romero

Modo de hacerlo:
1. En un bol mezclamos la harina con la levadura y la sal.
2. En otro el aceite y el agua templada.
3. Hacemos un volcán en el centro de la mezcla de harina y vertemos los líquidos.
4. Con una espátula o mejor, ¡con las manos! mezclamos bien.
5. Cuando tengamos una masa formada pero pegajosilla pasamos a una encimera ligeramente enharinada y amasamos tranquilamente durante 10 minutos, hasta obtener una masa tersa, elástica pero no pegajosa.
6. Formamos una bola que ponemos en un bol enharinado, cubrimos con papel film y dejamos reposar una hora a temperatura cálida en un lugar sin corrientes.
7. Pasado ese tiempo precalentamos el horno a 200ºC calor arriba y abajo.
8. Sacamos la masa del bol y sin desinflarla mucho la extendemos sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear. La extendemos con los dedos, dejando 1 cm de grosor. 
9. Pinchamos la masa con nuestros dedos haciendo hoyos por toda la superficie, y en estos ponemos los tomates secos y las olivas. Espolvoreamos con el romero, la sal gorda y un chorro de aceite de oliva y dejamos que repose otros 10 minutos hasta que el horno haya alcanzado la temperatura.
10. Horneamos a 200ºC durante 20 minutos hasta que veáis que se ha formado una costra de pan que se ha dorado ligeramente.
11. Sacamos del horno y volvemos a verter por encima otro chorro de aceite de oliva.


Como veis es un pan, pan, con su corteza y su centro de miga más blandito, es saladito sabe a verano con los tomates, el aceite y el romero... y se disfruta muchísimo con un vino, unos quesos y un carpaccio de ternera con ensalada de rúcula, ¡y olé! 

¡¡A disfrutar del verano que luego se nos hace muy corto!!
Un besazo grande,
Luz.

7 comentarios:

  1. Te ha quedado muy bonita y tiene que estar muy rica, una idea estupenda para las cenas y sobretodo en verano

    ResponderEliminar
  2. Las foccacias me encantan. Me parece de lo más delicioso para ir comiendo mientras estás viendo una peli y cachito... y cachito....Genial, Luz. Un besote

    ResponderEliminar
  3. A mí también me gusta este hombre, por lo menos me gustan los platos que prepara, los hace accesibles y para mi eso es un punto. La focaccia está para coger un trozo ahora mismo (todavía no he comido). Buena elección.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  4. muy rica, la combinación de los ingredientes excelente, me encanta!!
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Con lo que me gustan las focaccias y nunca me he puesto a hacerla!!! No doy a todo, jejej Una receta buenisima sin duda!
    Nos vemos en septiembre con el nuevo reto
    Felices vacaciones
    Besitosssss

    ResponderEliminar