lunes, 4 de julio de 2016

¡Ya estoy de vuelta! Gelatina chula de sandía


¡Buen día a todos! Ainsss... ¡no veáis qué ilusión me hace escribiros y estar de vuelta... ¡que no veáis que mono de escribir y de recetear tengo en el cuerpo!

Así que vengo con fuerzas renovadas, recetas divertidas, chulas y nuevas... ¡y noticias frescas!
Sip señoras y señores... que eso de renovarse o morir es más cierto cada día y que una se ha embarcado en eso del social media como pollo sin cabeza pero parece que al menos ya sabe por donde localizar la cabeza, jejeje... bueno, que se me va el hilo como viene siendo habitual... ¡dejarme que os cuente las novedades!

Pues a ver... llevo ya un año, desde que trabajé con Maricruz en la creación de la página web el Catering, pensando en reformar el blog... cosa que en los últimos 4 años no he hecho, todo hay que decirlo.
Quería darle un "look" más depurado, más luminoso, centrado y accesible, ¡más como el blog del Catering para ser precisos!
Así que estoy trabajando con Maricruz para emigrar el blog y además darle nuevos aires... y ahí estamos en la parte técnica y estética, que creo podréis ver a lo largo del verano.

Porque esa es la segunda noticia... ¡hablemos de contenido! También quiero trabajar más y mejor un poquito el contenido del blog, pensando que dispongo de mucho menos tiempo que antes pero también de más herramientas ya que ahora cocino muchísimo más... tendré que depurar retos, participaciones de esas extra y centrarme en las entradas que publique con recetas.
Publicaré de forma fija (salvo por las fechas de retos) los lunes, miércoles y viernes... ¡y los viernes en formato video!



Y espero que tanto la redacción como la fotografía mejoren y os gusten mucho... ahí ando, esforzándome un montón.
También es cierto, y eso os lo quiero explicar bien, que ahora mismo el blog es una de mis prioridades menos prioritarias, jejeje... os confieso que no me da la vida de la carga de trabajo que tenemos, lo cuál si bien es buenísimo y el objetivo principal de todo también hace que tenga que ir soltando lastre por todas partes... y el blog, mal que bien, no es prioritario... ya lo entendéis, ¿verdad?
Yo, en la medida de lo posible lo "inserto" dentro de mis tareas de "community manager" jejeje... pero habrá veces que el "directo" me venza y tenga que pausar las publicaciones (aunque espero que eso no se llegue a dar).

En fin, por ahora, ¡eso es todo lo que os puedo contar! Espero que esta re-apertura os haga tanta ilusión como a mí, porque me apetece muchísimo enseñaros todas las novedades y volver  a charlotear con todos...

Por hoy creo que más no me voy a enrollar (otra cosa en la que quiero "mejorar" ¿o no?... al fin de cuentas mi estilo es ese, charlar como un loro, jejeje... pero sí quiero aportaros contenido útil o al menos entretenido).
Pues eso, que aquí vengo con nueva receta.
La de hoy quería que fuera sencilla, estupenda ¡y muy simpática!
La descubrí el año pasado en YOUTUBE donde la han hecho millones de youtubers... y me pareció una idea sensacional, ¡gelatina en la cáscara de una sandía!
Queda vistoso, simpático, resulta fácil de hacer, y... ¡lo mejor de todo! Gusta mucho a los adultos,
¿os animáis a probarla? os cuento cómo se prepara...


Receta de gelatina chula de sandía

Ingredientes para 8 personas:
- 1 sandía mediana
- 1 paquete entero de gelatina de sandía (en su defecto de fresa o frambuesa): necesitamos los dos sobres
- 1 sobre de gelatina neutra en polvo
- 2 litros de agua

Modo de hacerlo:
1. La gracia de esta receta es usar la cáscara de la sandía como recipiente para la gelatina, de forma que comenzamos partiendo en dos mitades la sandía, colocándola encima de una toalla o de unos boles en las que encajen las mitades (para que no se muevan en exceso) y a su vez la toalla o boles encima de una bandeja que luego nos quepa en la nevera.
2. Una vez preparado esto vamos a vaciar la sandía con una cuchara, dejándola sin pulpa. (La pulpa ¡conservarla! para comerla tal cuál, en ensaladas o ¡mejor aún! reservarla para un granizado que os voy a enseñar dentro de poquito!).
3. A continuación preparamos la gelatina. Así, ponemos a hervir dos litros de agua, una vez rompa a hervir añadimos los dos sobres enteros de gelatina de sandía y removamos hasta que se disuelvan todos los polvos.
4. Al mismo tiempo en un bol a parte mezclamos la gelatina neutra con unas cucharadas de agua y dejamos que se convierta todo como en una pasta gelatinosa, tardará unos 3 minutos.
5. Incorporamos esta pasta a la gelatina de sandía ya mezclada e integramos bien para que se disuelva la neutra en la de sandía sin dejar grumos o trocitos.
6. Para evitar estos vamos a verter la gelatina en nuestros "boles" de cáscara de sandía a través de un colador fino, llenando la cáscara justo hasta 2 o 3 cm del borde, para "evitar accidentes o escapes".
7. Una vez las dos cáscaras llenas de gelatina las llevamos a la nevera y dejamos que cuajen al menos 4 horas... mejor 6, hasta que esté completamente firme.
8. En ese momento sacamos de la nevera y con un cuchillo bien afilado cortamos triángulos como si fueran trozos de sandía... pero esto hacerlo minutos antes de servir, que aunque esté bien rígida la cáscara no sostendrá bien el peso de la gelatina y como veis hay que comerla a dos manos.


¿Qué os ha parecido? Yo el verano pasado y éste, la he servido muchísimo... gusta a mayores y pequeños, refresca un montón, no llena ni engorda en exceso porque es 95% agua y la presentación llama mucho la atención, ¿verdad?

Pues nada, si os animáis a probar, ¡espero vuestros comentarios! ¡y sino también!
Un besazo gordísimo y millones de gracias por estar ahí.
Luz.

2 comentarios:

  1. Me encanta la presentación, que chulo queda sacar eso de postre, seguro que nadie queda indiferente


    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ya veo que se avecinan cambios en el blog... Seguro que quedará estupendo. La gelatina me encantan, es muy vistosa y fresquita para esta época. Yo hice algo parecido pero con las cáscaras de la naranja y también gustó mucho. Una delicia esta sandía, besos.

    ResponderEliminar